Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Edición impresa > Salud y psicología > Atención sanitaria

Prevenir la cistitis : Escalera de tratamientos

Beber abundante agua y tomar antibióticos son los tratamientos más comunes para tratar esta infección, aunque hay hábitos que ayudan a evitarla como orinar antes y después de mantener relaciones sexuales

Escalera de tratamientos

Es muy importante que la mujer aprenda desde la
niñez a realizar la higiene de su periné de delante
hacia atrás para no contaminar la entrada de la uretra

Los pasos terapéuticos que se siguen en la actualidad para tratar la cistitis son los siguientes:

  • Beber mucha agua: los estudios demuestran que el hecho de beber mucha agua puede hacer que en algunos casos desaparezca la infección de orina causante de la cistitis.
  • Antisépticos y antibióticos: en otras muchas ocasiones, las cistitis no se curan solo con agua, y se hacen necesarios los antisépticos urinarios (que se eliminan por la orina) y antibióticos. Hace unos años los antibióticos se administraban en pautas más largas (de 5 a 7 días), que podían llegar hasta los 21 días en el caso de los hombres, mientras que en la actualidad se han reducido a 2 o 3 días y basta con tomar el medicamento cada 12 o 24 horas en ese periodo. Con este régimen terapéutico se consiguen curar el 90%-95% de las infecciones urinarias que han provocado el cuadro cistítico. Si transcurridos tres días el tratamiento antibiótico no funciona, se debe acudir de nuevo al médico. Lo más probable es que se repita el cultivo de orina para identificar el germen causante de la infección, a fin de aplicar un antibiótico más específico.
  • Tratamiento supresivo postcoital: en los últimos años también ha surgido la posibilidad de suministrar una sola dosis de tratamiento antibiótico. Se toma después de mantener relaciones sexuales, por eso se denomina tratamiento supresivo postcoital. Es un paso terapéutico preventivo ya que evita que se desencadene la cistitis.
  • Comprimidos o jarabe basados en arándanos: el tratamiento supresivo postcoital se combina con otro basado en una sustancia de los arándonos rojos americanos (crawnberrys), que se debe tomar de forma continua durante varios meses. No obstante, conviene recordar que el consumo directo de estos frutos del bosque no sirve para prevenir la cistitis. En cambio, lo efectivo es tomarse los comprimidos o jarabes elaborados a partir de las proantocianidinas (PACs), un componente de los arándanos que impide que crezcan las bacterias. Gracias a las PACs, la orina se vuelve más ácida, y esta acidez ayuda a eliminar las bacterias y a reducir el número de infecciones y de cistitis de repetición.
  • Las autovacunas: otra novedad terapéutica contra las cistitis de repetición son las vacunas que se administran por vía oral. Para ello, se debe realizar un análisis de orina, que se puede efectuar en una farmacia, a fin de identificar el agente causal de la infección que la provoca. Una vez identificado, se desarrolla una autovacuna específica contra este. Estas autovacunas resuelven entre el 80% y el 90% de los casos de las cistitis de repetición.
  • Medicación intravenosa: en muy pocos casos y muy extremos, cuando el resto de los tratamientos no funciona, el último paso terapéutico es recibir medicación intravenosa. En estos casos, es usual suministrar amikacina, un antibiótico bactericida.

Tengo cistitis, ¿qué hago?

  1. Antes de comenzar cualquier tratamiento hay que acudir a una farmacia, laboratorio o centro de salud para analizar una muestra de orina.
  2. No es recomendable automedicarse.
  3. Cuando se conoce el resultado del análisis, el médico de cabecera o el farmacéutico pueden recomendar el tratamiento inicial.
  4. Si no se responde al tratamiento inicial o ante la cistitis de repetición, hay que acudir al urólogo.
  5. Beber abundante agua. En principio cualquier tipo, pero las de mineralización débil son las más adecuadas para aumentar la producción de orina (diuresis).
  6. Adoptar medidas de higiene íntima adecuadas.
  7. La higiene del periné, en sentido de delante hacia atrás, es una costumbre muy importante para evitar tanto las infecciones urogenitales como la cistitis. Es una rutina que se debe inculcar a las mujeres desde la infancia.
  8. La mujer debe orinar siempre antes y después de mantener relaciones sexuales.

Fuente: José Emilio Batista, coordinador de la Unidad de Urodinamia del Centro Médico Teknon y presidente de la Asociación Continencia

Paginación dentro de este contenido

Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones