Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Edición impresa > Alimentación > Aprender a comer bien > Complementos dietéticos

Los datos, informaciones, interpretaciones y calificaciones que aparecen en esta información corresponden exclusivamente al momento en que se realizaron y tienen, por tanto, una vigencia limitada.

Alimentación y envejecimiento: encuesta a mayores de 65 años : Casi uno de cada cinco mayores complementa su dieta con productos especiales

En el 95% de los casos eligen los alimentos funcionales en forma de lácteos como prebióticos o enriquecidos con calcio

Mejor prevenir

En líneas generales, el 30% de los entrevistados que toma este tipo de alimentación especial, lo hace para prevenir una enfermedad, en un 24% por cuidarse y en un 19% para ayudar en un tratamiento con medicamentos. Solo a un 28% de las personas consultadas les prescribieron o recomendaron este tipo de productos. Eso sí, en un 92% de las veces fue un médico quien lo hizo.

Las personas mayores de 65 años que dijeron consumir este tipo de productos, estimaron que gastaban 14 euros al mes de media. Mientras en las Islas Baleares y el País Vasco desembolsan una media de 18 euros, en Andalucía el gasto supone la mitad, asciende a 9 euros. En el 91%, los encuentran en el supermercado. Solo un 6% lo adquiere en una farmacia y un 3% en una herboristería. Por tipo de producto, los alimentos funcionales se adquieren generalmente en los supermercados, los complementos o suplementos nutricionales en la herboristería, los productos dietéticos en la herboristería e incluso en el supermercado, y la alimentación enteral en la farmacia.

La tele y la radio: efectivos para publicitarlos

Aunque un 41% de las personas encuestadas por EROSKI CONSUMER tiene una buena o muy buena percepción de este tipo de productos, hay otro 45% que no sabe qué pensar de ellos y un 14% tiene una mala o muy mala opinión de ellos.

Por último, siete de cada diez personas mayores encuestadas había oído hablar de este tipo de productos, en un 45% de los casos por escucharlo en la televisión o en la radio, en un 25% porque la familia o amigos le hablaron de ellos, en un 15% por verlo en anuncios de revistas y periódicos y en un 9% porque el médico se lo mencionó.

Fuentes: investigación propia y CSIC, Fundación INGEMA, Servicio de Geriatría del Hospital Central de Cruz Roja, Sociedad Española de Nutrición (SEN) y Consejo General de Colegios Oficiales de Farmacéuticos.

A cierta edad: cuidarse sin obsesionarse

Son muchas las empresas que han encontrado en las personas mayores su opción de negocio. Algunas de las marcas de productos lácteos más conocidas en nuestro país han creado líneas de investigación y han desarrollado una amplia gama de productos exclusivos para las personas mayores con necesidades nutricionales especiales. Algo similar ocurre en algunos laboratorios farmacéuticos que buscan profundizar en el ámbito de la prevención de enfermedades y mejora de la calidad de vida a través de la nutrición.

Tampoco hay que obsesionarse con la alimentación. Aunque existan este tipo de productos la dieta no debe dejarse de lado: debe cubrir las necesidades nutricionales básicas, es decir, que se caracterice por ser variada, equilibrada y saludable. Para ello, los expertos de EROSKI CONSUMER dan algunas claves dirigidas a las personas sanas sin regímenes dietéticos:

  • Cuidado con los kilos de más: mantener un peso adecuado es la mejor forma de saber si estamos ingiriendo las calorías adecuadas.
  • No conviene comer solo/a: es más apropiado hacerlo acompañado y en casa, si es posible. Diversos estudios demuestran que comer en compañía es un factor positivo para conseguir alimentarse de forma saludable.
  • Es recomendable hacer cuatro comidas al día y que la cena sea siempre ligera.
  • Mejor hidratos de carbono en forma de frutas, verduras, hortalizas, etc. No debe abusarse de los azúcares ni de los dulces.
  • Las proteínas deben de tomarse en cantidades similares a otras edades: tanto de origen vegetal (legumbres y frutos secos) como animal (sobre todo, pescado, leche y sus derivados, y huevos).
  • Disminuir las grasas: en especial, las de origen animal (carne, embutidos, nata y mantequilla).
  • Las comidas deben de estar adecuadamente condimentadas y con sabores marcados ya que con los años se tiende a una disminución de sensibilidad gustativa.
  • Reducir el consumo de sal: se recomienda echar poca cantidad a las comidas y evitar los productos enlatados, embutidos y precocinados. Para dar más sabor a los platos, se pueden utilizar hierbas aromáticas.
  • Tomar líquidos entre las comidas aunque no se tenga sensación de sed, más en épocas de temperaturas altas.
  • Cuidado con el alcohol: en caso de que le médico no lo haya prohibido, pueden tomarse cantidades moderadas de vino o cerveza con las comidas (una copa o vaso al día en mujeres y hasta dos en hombres). Un consumo elevado de alcohol tiene muchos efectos negativos para la salud.
  • No añadir suplementos vitamínicos ni minerales sin prescripción médica.

Paginación dentro de este contenido

Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones