Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Edición impresa >

Los datos, informaciones, interpretaciones y calificaciones que aparecen en esta información corresponden exclusivamente al momento en que se realizaron y tienen, por tanto, una vigencia limitada.

Despilfarro de alimentos: analizados más de 400 hogares y encuesta a 3.400 consumidores en 17 comunidades autónomas : Cada hogar analizado tira al año 76 kilos de alimentos a la basura

Solo un 9% de los entrevistados reconoce que suele desechar la comida sobrante directamente o al cabo de un tiempo

Lo que pensamos que tiramos

¿Somos realmente conscientes de la cantidad de alimentos que destinamos al cubo de la basura? Los resultados de este estudio sugieren que no. Solo el 5% de los encuestados reconoce que suele tirar comida a la basura, el 95% restante asegura que intenta conservarlos en el frigorífico o congelados, aunque entre ellos hay quienes confiesan que, al final, acaban por tirarlos (el 5% de ellos así lo reconoce).

En este sentido, se enumeraron doce tipos de alimentos para detectar la percepción que tienen los entrevistados sobre la cantidad que tiran de los mismos. Consideran que apenas se tira nada, una creencia extensible a todos los grupos, excepto a las frutas y verduras. Es más, quienes sí reconocen deshacerse de los alimentos lo hacen, de forma mayoritaria, con la idea de que es en poca cantidad.

En cifras, más de la mitad de los encuestados reconoce tirar frutas y verduras, solo uno de cada tres admite deshacerse de cereales, productos de panadería y pastelería; y apenas uno de cada cinco dice hacer lo propio con embutidos, comidas precocinadas y con la pasta, el arroz y las legumbres. Para todos los demás grupos de alimentos, el porcentaje de quienes admiten tirar algo es inferior al 15%.

¿Despilfarras o planificas?

La mejor manera de no despilfarrar comida es planificar. Sin embargo, no todos los hogares tienen esta costumbre. Por ejemplo, siete de cada diez encuestados afirma que comprueba la despensa y el frigorífico antes de comprar nada, y uno de cada cinco, que lo hacen bastantes veces, pero todavía hay un 9% que sale a comprar sin revisar lo que tiene en casa.

Elaborar una lista previa es otro paso clave para no acabar echando comida a la basura. Frente a una mayoría de hogares que sí lo hace (el 68% de las viviendas de 3 o más personas y el 54% de las unipersonales), el 15% de encuestados confirma que nunca van a comprar con una lista o que lo hacen muy pocas veces. Menos aún son las personas que confeccionan un menú antes de pensar en la compra. El 26% de los encuestados dice que casi nunca o nunca lo hace y en las viviendas unipersonales la proporción sube hasta el 33%.

Cuando llega el momento de hacer la compra, los consumidores dicen valorar fundamentalmente dos aspectos: el precio y las ofertas (un 45% de ellos), y la calidad de los productos (un 43%). Sin embargo, en el gesto de situarse frente a un producto, comprobar su precio y su calidad, y finalmente decidir depositarlo o no en la cesta de nuestra compra debe intervenir un hábito importante: fijarse en la fecha de caducidad o de consumo preferente. En la encuesta, admiten hacerlo siete de cada diez personas, pero una cuarta parte asegura que no lo hace en todos los alimentos y el 4% declara que no presta atención a este dato nunca o casi nunca.

Paginación dentro de este contenido

Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones