Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Edición impresa >

Guía de compra: cacao en polvo y cremas de cacao : Análisis gastronómico

Cada persona consumió en nuestro país 3,7 kilos de chocolate y derivados del cacao, un producto con gran sabor pero aconsejado solo en ocasiones especiales

Análisis gastronómico

Sugerencias de compra

El cacao en polvo y las cremas para untar son una delicia destinada a ocasiones especiales. Para disfrutar de su sabor al máximo, estas son algunas recomendaciones:

El mejor para desayunar.

El cacao en polvo desgrasado, a pesar de ser el que más grasas saturadas contiene de la lista, en su cómputo total de hidratos de carbono y grasas consigue colocarse como el cacao en polvo para el desayuno más saludable. En contraposición, los chocolates o cacaos solubles clásicos son excesivamente ricos en azúcares y poco nutritivos, por lo que nunca deberían ser una alternativa saludable para el desayuno. Aunque se le incluyan pequeñas cantidades de avena o magnesio, su ingrediente principal continúa siendo el azúcar.

El mejor para la merienda.

El cacao en polvo desgrasado puede usarse para dar sabor al yogur, ya sea lácteo o vegetal, espolvorear sobre fruta o añadir a tortitas, granolas o bizcochos caseros realizados con ingredientes saludables. Si preferimos una crema para untar, esta puede elaborarse en casa añadiendo al cacao en polvo, avellanas, dátiles y una pequeña cantidad de grasa de buena calidad como aceite de oliva o de coco. Puestos a seleccionar la mejor crema de cacao untable, optaremos por las que nos incluyan una mayor cantidad de cacao y frutos secos, y cantidades pequeñas de grasas y azúcares, y que estos sean de la mejor calidad posible.

El mejor para coberturas para tartas.

Llamamos cobertura de chocolate al producto utilizado como materia prima en pastelería y repostería. Ha de tener una proporción de manteca de cacao (y no otras grasas) de alrededor del 31%, es decir, el doble que en los otros tipos de chocolate de tableta, lo que le hace más fluido. Su consistencia y fluidez hacen que se trabaje mejor o peor en repostería. A pesar de que puede ser negro (+/- 70% cacao seco) o con leche, la mejor opción siempre será la primera pudiendo también usarse las versiones en polvo.

Condiciones de conservación

El cacao, y en general cualquier chocolate, necesita conservarse en un lugar fresco y seco, a temperaturas de entre 12 ºC y 20 ºC y humedades inferiores al 70%. A partir de los 24 ºC-25 ºC, las grasas presentes pueden sufrir alteraciones. Si bien los cambios de temperatura no representan ningún riesgo sanitario, sus propiedades organolépticas se verían afectadas. También debe mantenerse alejado de productos con olores intensos, como el pescado o los quesos, ya que captará los olores que lo rodean.

Además, conviene mantenerlo bien cerrado, preferentemente con un recipiente hermético, lejos de harina o frutos secos que puedan sufrir insectaciones. En verano, en caso de que no sea posible mantener estas condiciones ambientales, es preferible conservarlo en la nevera o en una cámara fría, preservándolo de un exceso de humedad.

Paginación dentro de este contenido

Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones