Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Edición impresa >

Barritas energéticas : Otros compuestos

Si nos guiamos por su aspecto, da la sensación de que solo el sabor las diferencia. Pero existen grandes matices entre ellas, tanto en la composición como en el precio. Para elegir bien una barrita conviene supervisar bien sus ingredientes.

Otros compuestos

Además del ingrediente principal y de los endulzantes que sirven como aglutinantes, en estas barritas podemos encontrar otros ingredientes. En las que tienen una mejor formulación desde el punto de vista nutricional, es habitual la presencia de ingredientes saludables, como semillas de calabaza (El Almendro, Hero muesly) o arándanos deshidratados (Hero muesly). En el resto es frecuente la presencia de ingredientes poco recomendables, como chocolate azucarado (por ejemplo, Nestlé Fitness o Kellogg’s chocolate con leche) o aceites de mala calidad nutricional (como aceite de palma, en Kellogg’s chocolate con leche).

Algunas barritas, como Nestlé Fitness, Chocokrispies de Kellogg’s o Kellogg’s chocolate con leche están enriquecidas con vitaminas o minerales (por ejemplo, vitaminas B3 y B6, calcio, hierro…). En nuestro contexto es innecesario porque se trata de nutrientes que podemos encontrar regularmente en los alimentos que consumimos en una dieta habitual. El principal problema de esta práctica es que puede hacernos pensar que el producto es saludable, cuando en realidad no siempre es así, tal y como ocurre en estos casos.

Etiquetas ‘limpias’

En algunos productos no es fácil leer ni interpretar la etiqueta porque la lista de ingredientes es muy larga e incluye infinidad de sustancias. Ocurre porque muchos de los elementos que componen la barrita son ingredientes compuestos, como el chocolate, formado a su vez por cacao, manteca de cacao y azúcar. Además, es habitual el uso de otros ingredientes que cumplen funciones tecnológicas, como emulgentes (por ejemplo, lecitina de soja) o sustancias que mejoran la textura, como leche en polvo o sorbitol. Sin embargo, en algunas barritas, como El Almendro, Nature Valley o Bekind, se opta por una formulación mucho más sencilla, lo que se traduce en una etiqueta más fácil de comprender. Es lo que se conoce como “etiqueta limpia” o “clean label”.

Los nutrientes

El tercer elemento importante es la información nutricional. Esta debe mostrarse referida a 100 g de producto, pero en casos como este, en el que se trata de un alimento que se comercializa en paquetes con raciones individuales de tamaño variable, según la marca, es conveniente observar también la información por porción, ya que así nos haremos una idea más concreta de los nutrientes que nos aporta en cada ingesta.

El aporte nutricional de las barritas puede ser muy diferente, dependiendo de su composición. Las que contienen una elevada proporción de frutos secos, como El Almendro y Bekind, aportan una cantidad notable de proteínas (19,8% y 17%, respectivamente), de grasas de buena calidad (46,2% y 41%, respectivamente), de fibra (10,3% y 8,7%) y de energía (594 kcal/100 g y 544 kcal/100 g, respectivamente). De hecho, son las que más destacan en estos aspectos, junto con Eroski frutos secos, debido a su contenido en cacahuetes y frutos secos (36% de grasa, 12% de proteínas y 539kcal / 100g).

Por su parte, las barritas con los cereales como ingrediente mayoritario, como Nature Valley, Hero muesly o Eroski cereales, aportan una menor cantidad de esos nutrientes (en torno a un 13% de grasa, un 7% de proteínas, un 5% de fibra y 415 kcal/100 g).

Con respecto al azúcar, los productos con frutos secos, El Almendro y Bekind, son los que menos cantidad aportan (19,3% y 12%, respectivamente), mientras que en el resto está en torno al 28%, una cantidad muy considerable. En este sentido destacan especialmente Eroski cereales (33%), Nestlé Fitness (30%), Nature Valley y Hero avellanas (cada uno de ellos con un 28%). Esto, traducido al aporte por unidad (que pesa en torno a unos 25 g), significa un aporte de unos 3,6-5 g de azúcar en las barritas con menos cantidad (en torno a una cucharadita) y unos 8,6-12 g en las que tienen la cantidad más alta (unas dos o tres cucharaditas). Esto da idea de que estas últimas son claramente insanas, así que no debemos destinarlas a un consumo habitual.

Paginación dentro de este contenido

Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones