Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Edición impresa > Alimentación

Barritas energéticas : Barritas energéticas: frutos secos, cereales... y mucho azúcar

Si nos guiamos por su aspecto, da la sensación de que solo el sabor las diferencia. Pero existen grandes matices entre ellas, tanto en la composición como en el precio. Para elegir bien una barrita conviene supervisar bien sus ingredientes.

En apenas una década algunos aspectos de nuestra alimentación han cambiado drásticamente. Por ejemplo, en general comemos menos carne y tomamos menos leche, mientras hemos empezado a consumir ciertos productos que hasta hace poco resultaban casi exóticos o desconocidos, como bebidas vegetales, soja texturizada, guacamole, copos de avena… Tanto es así, que ya se han hecho un hueco definitivo en los lineales de los supermercados.

Con las barritas energéticas ha ocurrido algo parecido. No son nuevas en el mercado porque antes ya existían las llamadas “barritas dietéticas”, promocionadas como supuestos “sustitutivos de comidas” y con pretendidos fines “adelgazantes” o las barritas especializadas para la práctica deportiva. Pero en los últimos años este formato de producto se ha popularizado, de modo que la oferta se ha ampliado y diversificado notablemente.

Las barritas que analizamos en esta guía no se comercializan para un uso especializado, ya sea “dietético” o deportivo, sino para un consumo diverso, tal y como podemos apreciar en algunos de los envases. En ellos se ven diferentes sugerencias; por ejemplo, para tomar en el desayuno (Golden Grahams, Nestlé Fitness), para la práctica deportiva (Nature Valley, Nestlé Fitness), para la alimentación de la población infantil (Chocokrispies de Kellogg’s), o para consumir en cualquier situación, ya sea la oficina, el monte o el gimnasio (Eroski). Pero, ¿qué características tienen estos productos?

Pueden ser muy diferentes 

A primera vista todas las barritas pueden parecer iguales, ya que presentan algunas características en común; por ejemplo, su forma y su tamaño. Pero si nos fijamos un poco más, vemos que su aspecto es diferente: en algunas barritas se aprecia fácilmente la presencia de cereales enteros, como en Hero muesly o Nature Valley; en otras destaca la presencia de frutos secos, como en El Almendro o Bekind, y otras están recubiertas de ingredientes que cuesta identificar, como Chocokrispies de Kellogg’s o Golden Grahams. Esto puede darnos alguna pista sobre su composición, pero es importante consultar el etiquetado, porque a veces el aspecto o los mensajes del envase pueden llevarnos a engaño.

A veces las apariencias engañan

A la hora de consultar el etiquetado es importante tener en cuenta tres partes fundamentales: la denominación de venta, la lista de ingredientes y la información nutricional. Para las barritas no existe una legislación específica, así que como denominación de venta debe mostrarse una descripción del producto lo más ajustada posible a la realidad. Dicha descripción, que normalmente se muestra junto a la lista de ingredientes, queda a criterio del fabricante, así que podemos encontrar etiquetas en las que la denominación es vaga y escueta, como en Nestlé Fitness (“barrita de cereales con chocolate”) y otras en las que es más detallada, como en Kellogg’s chocolate con leche (“barrita de copos de trigo integral y cereales con trocitos y base de chocolate con leche”).

Esta información es especialmente importante en productos en los que la marca comercial puede dar a entender que poseen unas características que realmente no tienen. Por ejemplo, si nos fijamos en la barrita Hero avellanas podríamos pensar que ese fruto seco es el ingrediente principal, pero la denominación de venta indica “barrita de cereales con avellanas”, lo que nos informa de que que el producto está compuesto principalmente por cereales. Algo parecido ocurre con Chocokrispies, donde la marca podría dar a entender que el producto contiene chocolate (es decir, cacao y manteca de cacao), cuando en realidad solo tiene cacao. Por eso en el envase se indica “sabor a chocolate”

Análisis

Para realizar esta guía de compra se seleccionaron barritas energéticas elaboradas por marcas líderes en el mercado, en las que se analizó principalmente:

  • Puntuación Nutri-Score. La valoración viene muy determinada por la cantidad de energía, grasa, proteínas, azúcares y fibra.
  • Los ingredientes. Analizamos de qué están hechas estas barritas para conocer la calidad comercial del producto.
  • La información comercial. Analizamos si aporta información de valor o si esta puede resultar confusa o llevar a engaño al consumidor.
  • Precio. No fue un criterio para evaluar la calidad del producto, pero la calidad/precio se ha tenido en cuenta para las posiciones del ranking.
  • El etiquetado. Se analizó si cumple con la legislación vigente.

Paginación dentro de este contenido

Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones