Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Edición impresa > Salud y psicología > Prevención y hábitos de vida

: Ante el calor, cómo parar el golpe

Beber con frecuencia, permanecer en la sombra y evitar los esfuerzos físicos en las horas centrales del día son claves para evitar los efectos de las altas temperaturas

Prevención: aplicar el sentido común

La prevención es la mejor arma para combatir las altas temperaturas. Cuando se notan sus síntomas, puede ser demasiado tarde. Los planes preventivos, dirigidos por las autoridades sanitarias a la población, proponen medidas al alcance de cualquier persona.

  • En casa: controlar la temperatura. Durante las horas de sol, deben bajarse las persianas de las ventanas y, durante la noche, abrilas para refrescar la casa. Se aconseja permanecer en las habitaciones más frescas y recurrir a algún tipo de climatización, como los ventiladores o el aire acondicionado.
  • En la calle: evitar el sol directo, cubrirse la cabeza con gorros y sombreros, caminar por la sombra, permanecer bajo una sombrilla cuando se esté en la playa y descansar en lugares frescos de la vía pública o en lugares cerrados que estén climatizados. Es importante llevar agua y beber a menudo, así como mojarse un poco la cara e, incluso, la ropa, que debe ser ligera (como la de algodón), de colores claros y holgada.
  • De viaje: es crucial evitar desplazarse durante las horas de más sol. Si no es posible, hay que seguir al pie las recomendaciones anteriores y más si se viaja con niños.

Con los demás: vigilar a las personas que viven solas, visitarlas una vez al día, ayudarlas a seguir los consejos para combatir el calor (sobre todo si son mayores), y si toman medicación, revisarla con su médico por si puede influir en la termorregulación. En ese caso, debe ajustarse o cambiarse.

  • En el botiquín: los fármacos deben guardarse en un lugar de la casa a salvo de la exposición directa al sol y de las altas temperaturas. El calor puede afectar a su calidad y provocar alteraciones en sus propiedades. Por eso, cuando se adquiere un fármaco por primera vez es crucial leer el prospecto para saber a qué temperatura conservarlos. De hecho, para asegurar su estabilidad y efectividad, hay algunos medicamentos que exigen refrigeración.

Consejos para prevenir un golpe de calor

  1. En los días de más calor, alejarse del sol y refrescarse a menudo con duchas frecuentes y rápidas y toallas mojadas con agua.
  2. Permanecer el mayor tiempo posible en lugares frescos, a la sombra y climatizados. Si no se tiene aire acondicionado o ventilador, intentar pasar al menos dos horas al día en lugares que sí lo tengan como grandes almacenes, bibliotecas o cines.
  3. Anticiparse a la sed: beber agua abundante y zumos de fruta, incluso sin tener sed, y hacer que los niños y los ancianos también beban.
  4. No tomar bebidas alcohólicas.
  5. Evitar las comidas muy calientes y calóricas.
  6. Reducir la actividad física al mediodía, que es cuando hace más calor.
  7. Evitar realizar esfuerzos físicos y actividades muy intensas en las horas de más calor.
  8. Usar ropa clara, ligera y de algodón para que deje transpirar.
  9. Mantener las medicinas en un lugar fresco, porque el calor puede alterar su composición y efectos.
  10. Permanecer el mayor tiempo posible en lugares frescos, a la sombra y climatizados,

Fuente: Xavier Basagaña, del CREAL, plan POCS del Departamento de Salud de Cataluña y Ministerio de Sanidad, Política Social y Consumo

Paginación dentro de este contenido

Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones