Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Edición impresa > Alimentación

Turrones diversos : El tipo de grasa

Tenemos a nuestra disposición un enorme abanico de opciones, pero no siempre es fácil elegir. Hay notables diferencias en lo que respecta a la composición nutricional y el valor comercial de sus ingredientes.

El tipo de grasa

La composición nutricional de los turrones analizados está determinada por el tipo de endulzante (azúcar o edulcorantes) y por la cantidad en la que se encuentran. Pero también las materias básicas tienen mucha influencia, especialmente en lo que respecta al aporte de grasa. En la mayoría de los productos destaca el uso de manteca de cacao, concretamente en las variedades de chocolate y de praliné, mientras que en otros el principal ingrediente que aporta la materia grasa son los frutos secos, especialmente las almendras. Es lo que ocurre en los turrones fantasía (Crema catalana Eroski, Yema tostada El Almendro y Nata-nuez Delaviuda) y en dos sin azúcar (Yema Vicens y Yema Eroski). Esto tiene relevancia desde el punto de vista nutricional porque el perfil de ácidos grasos de las almendras es más saludable que el de la manteca de cacao, ya que contiene más ácidos grasos insaturados, como oleico y linoleico, y menos ácidos grasos saturados de cadena larga, como esteárico y palmítico.

La importancia del envase

El tipo de envase en el que se comercializan los alimentos es importante, porque influye en su conservación. El turrón se presenta habitualmente en dos formatos. Los de chocolate, como Suchard o Eroski, suelen comercializarse envasados con un film formado por varias capas, de plástico y aluminio, que no deja pasar la luz, el aire ni la humedad, pero no protege el producto de los impactos. El resto de los turrones se comercializan normalmente envasados en plástico, que evita el paso de la humedad y el aire, y cubiertos por una caja de cartón, que impide el paso de la luz y protege frente a los golpes, como ocurre en Virginias o el turrón de crema catalana Eroski. Resulta difícil valorar el impacto ambiental en uno y otro caso, pero desde el punto de vista meramente práctico, es preferible el envase de cartón.

¿Cómo ayuda Nutri-Score a elegir?

El tipo de endulzante y el tipo de grasa determinan la puntuación en el sistema Nutri-Score. Los turrones de chocolate y de praliné contienen mucho azúcar (en torno al 47%) y grasas saturadas (alrededor del 16%) y un alto aporte de energía (560 kcal/100 g), por eso obtienen Nutri-Score E. Los turrones fantasía también llevan mucho azúcar (46%), pero están compuestos por grasas de mejor calidad nutricional y menos saturadas (en torno al 3%), por eso tienen Nutri-Score D. El turrón trufado de chocolate con guindas Virginias no contiene azúcares añadidos, pero posee grasas saturadas procedentes de la manteca de cacao (11%), por eso obtiene Nutri-Score C. Los turrones sin azúcares añadidos no tienen azúcar y aportan pocas grasas saturadas (en torno al 3%), por eso se puntúan con Nutri-score A, pero no significa que sean saludables. En este caso Nutri-Score nos permite comparar los turrones entre sí para tener una idea de cuál tiene mejor perfil nutricional.

Las grandes diferencias de precio

Existen importantes diferencias en el precio, que van desde los 0,48 €/100 g del turrón de chocolate crujiente Eroski hasta los 2,52 €/100 g del turrón de yema Vicens sin azúcar. En algunos casos esas diferencias tienen una justificación evidente, relacionada con la proporción en la que se encuentran las materias básicas. Por eso el turrón más caro es el Vicens, que es también el que contiene una mayor proporción de almendras (un 62%), además de un 3% de yema. Pero en este grupo el turrón de yema Eroski tiene mejor relación calidad-precio, ya que cuesta 1,33 €/100 g y contiene un 40% de almendra y un 10% de yema. En otros casos los precios no son acordes con la proporción de materias básicas. Por ejemplo, entre los turrones de chocolate, el más barato es el de Eroski, que cuesta 0,48 €/100 g y tiene un 24% de cacao, mientras El Almendro cuesta más del doble (1,03 €/100 g) y lleva un 31% cacao.

Ocurre algo parecido en los turrones de praliné, en los que Eroski cuesta 0,93 €/100 g, con un 27% de cacao, y Delaviuda, 2 €/100 g con tan solo un 23% de cacao. En el grupo de turrones de fantasía es mucho más complicado establecer comparaciones, dada la variedad de materias básicas que contienen los productos. El más barato es el de Crema catalana Eroski (38% de almendra, 7% de yema, 3% de nata) con 1,10 €/100 g, que cuesta menos de la mitad que el más caro, el Trufado de chocolate Virginias con 2,30 €/100g (con un 22% de cacao y un 24% de guindas).

Paginación dentro de este contenido

Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones