Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Edición impresa > Alimentación

: Pasta, un plato fuerte saludable (sin relleno ni salsa)

ESTAMOS ANTE UN ALIMENTO ECONÓMICAMENTE ASEQUIBLE QUE GUSTA A CASI TODO EL MUNDO. ENTRE LAS DISTINTAS VARIEDADES DE PASTA QUE PODEMOS ENCONTRAR EN EL LINEAL DEL SUPERMERCADO EXISTEN DIFERENCIAS QUE CONVIENE CONOCER PARA HACER UNA MEJOR ELECCIÓN

Pastas de calidad superior

En algunos envases (por ejemplo, Eroski con vegetales, Plumas de Eroski basic, Hélices con tomate y espinacas Gallo) se puede observar una indicación que nos informa de que estamos ante una pasta “de calidad superior”. Como establece la Reglamentación Técnico-Sanitaria para la Elaboración, Circulación y Comercio de Pastas Alimenticias (Decreto 2181/1975), eso significa que han sido fabricadas exclusivamente con sémola o semolina de trigo duro, es decir, sin la incorporación de harinas de otras variedades de trigo. Esto hace que su textura sea más firme cuando se cuece, lo cual es especialmente deseable en pastas destinadas a la elaboración de ensaladas, como es el caso. 

La harina de trigo duro contiene una proporción de proteínas ligeramente superior que la de trigo común, pero eso no determina el contenido proteico final de la pasta, que depende, además, de factores como la proporción de harina empleada en la elaboración.

Diferentes tipos, diferentes precios 

Las variedades de pasta fresca rellena presentan los precios más altos. No es de extrañar, ya que, además de ir acompañadas de otros ingredientes, deben mantenerse a temperaturas de refrigeración, dos aspectos que aumentan los costes. Entre ellas, la de precio más elevado fue Rana Gourmet de queso de cabra y cebolla caramelizada (1,80 €/ración) seguida de Tortellini Cuatro quesos Rana (1,50 €/ración) y Tortellini Buitoni Cuatro quesos (1,35 €/ración). Las de precio más reducido fueron Cuatro quesos y Tortellini tomate y mozzarella, ambas de Eroski (0,90 €/ ración). 

Entre las pastas secas rellenas, las de precio más alto fueron Tortellini de carne de Knorr (0,57 €/ ración) y Gallo (0,51 €/ración), mientras que la más económica fue la de Eroski (0,34 €/ración). Entre las pastas secas se encontraron notables diferencias en el precio, que fue desde 0,08 €/ración de Espagueti y de Pluma Eroski basic hasta 0,54 €/ración de Fettuccine al huevo de Eroski Seleqtia. Esto último se puede explicar por su contenido en huevo y por un proceso de elaboración más complejo, pero también por otros aspectos como contar con un envase de cartón, más costoso que los habituales de polipropileno, o por ser un producto importado desde Italia. 

Existen, de hecho, diferencias entre los precios de las pastas fabricadas en España y las importadas desde Italia, como los Espaguetis Rummo (0,30 €/ ración) y Barilla (0,20 €/ración), el Espagueti integral Garofalo (0,34 €/ración), el Pennoni Seleqtia Eroski (0,20 €/ración), el Espagueti integral La Molisana (0,20 €/ración) o el Fettuccine al huevo de Eroski Seleqtia (0,50 €/ración). Esto no solo se explica por el coste asociado al transporte: en algunos casos se debe, además, a la aplicación de métodos de elaboración más costosos que dan como resultado un producto de mayor calidad, como el secado lento a baja temperatura (Espagueti Rummo) o la utilización de moldes de bronce (Espagueti fresco Rana, espagueti Rummo y La Molisana), que alumbran un producto de textura más suave y porosa, capaz de impregnarse mejor con las salsas de acompañamiento. 

¿La pasta italiana es la de mayor calidad? En España existe la idea de que la pasta italiana siempre es mejor, pero en aquel país las hay buenas y también malas. Lo que ocurre es que aquí solo llegan las primeras.

Paginación dentro de este contenido

Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones