Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Edición impresa >

Los datos, informaciones, interpretaciones y calificaciones que aparecen en esta información corresponden exclusivamente al momento en que se realizaron y tienen, por tanto, una vigencia limitada.

: Alergias desde la cuna

Uno de cada 10 menores en edad escolar presenta alguna reacción adversa a los alimentos. Muchos de estos síntomas desaparecen con la edad, pero algunos pueden ser tan graves que resulta perentorio diagnosticarlas cuanto antes y saber cómo actuar ante un shock anafiláctico.

¿Solo afecta un alimento?

“Hasta una tercera parte de los niños con alergia alimentaria presentan reacciones adversas con más de un alimento”, explica Ana María Plaza-Martín, del Servicio de Alergia e Inmunología Clínica del Hospital Sant Joan de Déu (Barcelona). La reactividad cruzada es un fenómeno que ocurre cuando un anticuerpo reacciona no solo con el alérgeno original, sino con otros similares. Es común entre alimentos de la misma familia. Por ejemplo, distintos frutos secos o distintos mariscos.

Cuando un niño muestra síntomas de alergia a un alimento, son muchas las dudas que les surgen a los padres. Por ejemplo, si el pequeño tiene alergia a la leche de vaca, se preguntan si podrán tomar leche de otros animales; si el rechazo es al huevo, quieren saber si solo al de gallina o también al de otras aves. No hay una respuesta única, y la clave suele estar en las proteínas:

  • Leche. Los alérgicos a la leche de vaca habitualmente también lo son a las de otros mamíferos, como la de cabra y la de oveja, porque dichas leches comparten muchas proteínas; no obstante, pueden tolerar otras, como la de burra o la de camella. Pero no es necesario retirar o no introducir la carne de ternera en estos niños, ya que la mayoría de ellos la toleran perfectamente.
  • Huevo. Los alérgicos suelen serlo también a los de las otras aves, pero no en todos los casos.
  • Mariscos. Moluscos, cefalópodos y crustáceos no comparten muchas de sus proteínas. Por lo tanto, deben estudiarse separadamente.
  • Pescados. Los niños alérgicos a un pescado suelen reaccionar a muchos de ellos. Esto es debido a que la parvalbúmina es la proteína más comúnmente implicada en esta alergia, y se trata de una proteína presente en la mayoría de los pescados.
  • Vegetales y frutos secos. Podemos encontrar reactividades cruzadas entre distintas familias. Normalmente, gran parte de la reactividad cruzada existente entre alimentos del reino vegetal es debida a proteínas comunes. Así, por ejemplo, es frecuente que quienes son alérgicos al cacahuete también lo sean a las legumbres (lentejas, guisantes, garbanzos y judías blancas).

Cómo pueden ser las reacciones alérgicas a los alimentos

  • Tóxicas
  • No tóxicas: hipersensibilidad
    • Mecanismos inmunitarios: alergia
      • Mediada por anticuerpos IgE
      • No mediada por anticuerpos IgE
    • Mecanismos no inmunitarios: intolerancia
      • Intolerancia de origen enzimático
      • Intolerancia de causa farmacológica
      • Intolerancia de origen indeterminado

Tipos de diagnóstico 

PRUEBAS ‘IN VIVO’

  • Cutáneas. Se hacen mediante la técnica Prick, que consiste en raspar la piel del niño con una lanceta en la que hay una gota del alérgeno problemático. Existe una variante que consiste en utilizar directamente el alimento, y no un extracto del alérgeno.
  • Epicutáneas. Son los Patch Test, y consisten en pegar en la espalda un parche con el alérgeno que se quiere probar. Habitualmente se usa para testar la dermatitis de contacto y está indicado en algunas alergias no IgE en las que la reacción se puede haber producido por el contacto con un alimento (por ejemplo, a la piel del melocotón).
  • De exposición o provocación oral. Consisten en hacer, de forma controlada y en un medio hospitalario, que el paciente se exponga al alimento sospechoso.
  • Reto. En ellas, se elimina de la dieta el alimento sospechoso durante un tiempo; después, se va reintroduciendo progresivamente.

PRUEBAS ‘IN VITRO’

Se hace un análisis de sangre orientado a diagnosticar aquellas reacciones alérgicas que están mediadas por IgE. Puesto que hay un anticuerpo IgE específico para cada alérgeno, este análisis podrá ayudar a identificar si se sufre de una alergia determinada.

Paginación dentro de este contenido

Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones