Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Edición impresa >

Los datos, informaciones, interpretaciones y calificaciones que aparecen en esta información corresponden exclusivamente al momento en que se realizaron y tienen, por tanto, una vigencia limitada.

: No todo lo ‘veggie’ es saludable

UNO DE CADA DIEZ ESPAÑOLES RECHAZA EN MAYOR O MENOR GRADO LOS ALIMENTOS DE ORIGEN ANIMAL CON EL OBJETIVO DE CUIDAR SU CUERPO. LAS DIETAS VEGETALES OFRECEN MUCHAS BONDADES, PERO ALGUNOS DE LOS PRODUCTOS QUE PERMITEN INGERIR NO SON NECESARIAMENTE SANOS. DETECTARLOS PASA POR PRESTAR ATENCIÓN A SU COMPOSICIÓN Y DESCONFIAR DE CIERTOS ULTRAPROCESADOS DISEÑADOS PARA SUSTITUIR INGREDIENTES PROHIBIDOS.

Un etiquetado más transparente

La legislación debe aún adaptarse a estas nuevas propuestas. En la actualidad, existe un sello para etiquetar los productos veganos reconocido internacionalmente: V-Label. Se trata de un distintivo único de calidad con criterios estandarizados al que se adhieren algunas empresas. Promovido por la Unión Vegetariana Europea (EVU), que integra a diferentes organizaciones activas en el vegetarianismo y el veganismo, persigue presionar con el fin de aplicar un etiquetado común para este tipo de productos en toda la Unión Europea, ya que no hay ninguna normativa específica que limite el modo en el que se informa al consumidor.

En 2018 se presentó una iniciativa ciudadana a Europa sobre el Etiquetado alimentario obligatorio: no vegetariano/vegetariano/vegano. Sus impulsores argumentan que los vegetarianos y los veganos tienen grandes dificultades a la hora de encontrar alimentos adecuados para su dieta en la UE. Por un lado, se ven obligados a estudiar la lista de ingredientes de cada producto para determinar si les conviene o no comprarlo. Por otro, también deben extremar la vigilancia ante determinados componentes ambiguos, cuyo origen puede ser a veces vegetal o animal. El aditivo E-120, por ejemplo, muy utilizado en alimentación, es un colorante natural que se obtiene de las cochinillas o de otros insectos. Esta reclamación viene de lejos. Ya en el Reglamento 1169/2011 de la UE se anunciaba que se iban a adoptar medidas para mejorar la información al consumidor sobre los alimentos destinados a vegetarianos y veganos. Sin embargo, todavía no existe ninguna regulación específica para veganos.

Mientras la legislación del etiquetado avanza, también se estudia cómo denominar a aquellos alimentos que parecen carne pero no lo son. En abril de 2019, el Comité de Agricultura del Parlamento Europeo votó a favor de prohibir que se pueda llamar hamburguesa, salchicha o burger a productos que no sean cárnicos. Ningún envase podrá anunciar, por ejemplo, que contiene “hamburguesas de soja”, pero sí “discos vegetarianos”. La medida pretende contribuir a que el consumidor sea completamente consciente de lo que está comiendo.

Paginación dentro de este contenido

Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones