Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Edición impresa >

Los datos, informaciones, interpretaciones y calificaciones que aparecen en esta información corresponden exclusivamente al momento en que se realizaron y tienen, por tanto, una vigencia limitada.

: ‘Apps’ de escaneo de alimentos: el experto del móvil no es tan fiable

HACER LA COMPRA CON EL MÓVIL PARA COMPROBAR LA CALIDAD NUTRICIONAL DE LOS ALIMENTOS ANTES DE METERLOS EN EL CARRO ES UNA MODA CADA VEZ MÁS EXTENDIDA. CON LA AYUDA DE UN EQUIPO DE NUTRICIONISTAS Y TECNÓLOGOS, EVALUAMOS LA EFICACIA DE ESTAS HERRAMIENTAS.

My Real Food

Carlos Ríos, nutricionista y gurú del movimiento ‘realfooding’ en Instragram, es quien marca la pauta de esta aplicación. Define su propuesta como un estilo de vida saludable basado en consumir lo que él llama ‘comida real’ y huir de los ultraprocesados.

  • Precio: gratis
  • Descargas: más de 500.000 en Google Play
  • Valoración media de los usuarios: 4,7 / 5
  • Valoración media de los expertos: 2,8 / 5

¿Cómo funciona?

La base de esta aplicación es la comunidad de Realfooders: “Crean contenido proponiendo recetas saludables y se motivan entre ellos”, explica Carlos Ríos. Para evitar los bulos, la app establece moderadores que eliminan o desmienten cualquier información no acorde con la evidencia científica. Esta aplicación clasifica los productos en tres grupos en función del Índice Real Food: comida real, buen procesado y ultraprocesado. Este índice ha sido creado por el propio Carlos Ríos a partir del sistema NOVA. Esta clasificación, creada en 2010 por la Universidad de São Paulo, agrupa los alimentos según el grado de procesamiento. “Lo hemos simplificado con la ayuda de un equipo de dietistasnutricionistas y de abogados expertos en regulación del etiquetado buscando la mayor facilidad del usuario”, añade. En esta app hay espacio para los aditivos: “Informa de su presencia e indica si es inocuo o controvertido en función de los estudios científicos”, explica Ríos.

Financiación. Por el momento, con recursos propios, aunque en el futuro contará con planes prémium.

Los expertos opinan*

Lo mejor. “En relación con Yuka, da más independencia al consumidor porque no ofrece una nota absoluta, sino varios tipos de información (grado de procesado, ingredientes, información nutricional…)”, opina Beatriz Robles. “Es positivo que emplee el criterio de advertencia ‘alto en…’, siguiendo el sistema de etiquetado frontal empleado en Chile, que es un criterio objetivo”, añade Gemma del Caño. “Además, el grado de procesamiento es un aspecto importante a la hora de elegir o evitar el consumo de un producto”, opina Saavedra.

Lo peor. El sistema de clasificación es, en palabras de Miguel Ángel Lurueña, “fácil de interpretar, pero demasiado simplista”. Y añade: “Puestos a simplificar sería más recomendable clasificar en saludable o insano”. Para Beatriz Robles, “el sistema NOVA es público y objetivo, no ha lugar a la interpretación y podría ser un buen criterio”. Sin embargo, la letra pequeña de la app indica que “adapta y se basa en estudios científicos actuales del sistema NOVA”. Para Robles, “esa adaptación introduce un factor subjetivo desconocido, con lo que pierde imparcialidad sin hacer público el método de evaluación”. Y, como en Yuka, el asunto de los aditivos es un motivo de crítica. “Pone en duda la seguridad de algunos aditivos al calificarlos como ‘controvertidos’, lo que puede generar desconfianza y miedos infundados (quimifobia)”, analiza Lurueña. Además, como recuerda Robles, “indica que se basa en las opiniones de la EFSA y en estudios independientes, sin identificar dichos estudios. “Requiere de una evidencia científica más sólida para apoyar esa teoría”, remata Laura Saavedra.

Paginación dentro de este contenido

Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones