Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Edición impresa >

Los datos, informaciones, interpretaciones y calificaciones que aparecen en esta información corresponden exclusivamente al momento en que se realizaron y tienen, por tanto, una vigencia limitada.

: ‘Apps’ de escaneo de alimentos: el experto del móvil no es tan fiable

HACER LA COMPRA CON EL MÓVIL PARA COMPROBAR LA CALIDAD NUTRICIONAL DE LOS ALIMENTOS ANTES DE METERLOS EN EL CARRO ES UNA MODA CADA VEZ MÁS EXTENDIDA. CON LA AYUDA DE UN EQUIPO DE NUTRICIONISTAS Y TECNÓLOGOS, EVALUAMOS LA EFICACIA DE ESTAS HERRAMIENTAS.

Yuka

Esta aplicación fue creada por el francés François Benoit, un padre de familia que buscaba cómo hacer accesible la información sobre el etiquetado. Es muy popular en Francia, con más de 10 millones de usuarios.

  • Precio: gratis / 14,99 € al año la versión prémium
  • Descargas: más de 5 millones en Google Play
  • Valoración media de los usuarios: 4,5 / 5
  • Valoración media de los expertos: 1,5 / 5

¿Cómo funciona?

Yuka evalúa alimentos y cosméticos. En cuanto al análisis nutricional, tras escanear el código de barras, la herramienta puntúa cada producto sobre 100, a partir de tres criterios:

  • 60% de la nota: la calificación en Nutri-Score.
  • 30% de la nota: penaliza la presencia de aditivos basándose en infornes de la Autoridad Europea para la Seguridad de los Alimentos (EFSA), la agencia francesa de seguridad sanitaria (ANSES), el Centro Internacional de Investigaciones sobre el Cáncer (CIIC) y otros estudios independientes.
  • 10% de la nota: valora en positivo si el producto cuenta con la etiqueta ecológica europea. Este sello no siempre garantiza que el producto ha cumplido todos los criterios de una producción sostenible.

Cuando el producto suspende, la app propone alternativas mejor evaluadas.

Financiación. Según la compañía, procede de la cuota anual de 15 € de las suscripciones prémium y de los 59 € del Programa Nutrición –solo disponible en Francia–, a través del cual ofrece conocimientos sobre alimentación, recetas y acceso a nutricionistas

Los expertos opinan*

Lo mejor. “Otorga una valoración numérica que puede ser cómoda para el consumidor porque le resulta fácil de interpretar”, opina Beatriz Robles. “Sin embargo, esto es un arma de doble filo, porque si los criterios no se basan en la evidencia científica, esa nota por sí misma tiene poca validez, pero el usuario no va a apreciar matices”, añade.

Lo peor. “A pesar de que una parte de la nota se basa en Nutri-Score, no muestra la calificación que se obtendría con este sistema”, afirma Miguel Ángel Lurueña. “Además, esta herramienta necesita de un mejor ajuste porque algunas puntuaciones no son correctas”, indica Laura Saavedra. Todos los expertos coinciden en los dos puntos débiles: la valoración positiva de los productos ‘bio’ y la clasificación de los aditivos. “Ninguno de los dos aportan información que influya en la calidad nutricional del alimento”, explica Gemma del Caño. “La etiqueta ‘eco’ indica que están cumpliendo una legislación en relación con su sistema de producción, pero no son necesariamente más sostenibles (pueden venir del otro lado del planeta, con su correspondiente huella de carbono) y no hay ninguna evidencia de que sean nutricionalmente mejores”, apunta Robles, que añade: “En cuanto a los aditivos, la clasificación en ‘sin riesgo’, ‘riesgo limitado’, ‘riesgo moderado’ o ‘riesgo elevado’ lleva a pensar que hay aditivos peligrosos que debemos evitar, cuando todos los que se usan en el mercado son seguros en las dosis empleadas y son evaluados por la EFSA. Además, no es transparente, ya que no explica qué peso otorgan a la opinión de la EFSA ni el porqué de esa ponderación, frente a estudios independientes de los que no se conoce calidad ni robustez”.

(*) G. del Caño, experta en I+D+i y calidad de la industria alimentaria; M. Á. Lurueña, doctor en Ciencia y tecnología de los alimentos; B. Robles, dietista-nutricionista y tecnóloga alimentaria, y L. Saavedra, dietista-nutricionista y tecnóloga.

Paginación dentro de este contenido

Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones