Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Edición impresa >

Sopas de sobre : Pocos nutrientes y mucha sal

Fáciles y rápidos de preparar, estos productos deshidratados se presentan como un recurso para muchos hogares con escaso tiempo para cocinar. Aunque en sus envases ofrecen la imagen de un plato casero, ¿son realmente una solución recomendable?

Pocos nutrientes y mucha sal

Si observamos los datos que muestran todos estos productos, veremos que son bastante pobres desde el punto de vista nutricional. No es ninguna sorpresa, porque la mayor parte de una sopa es agua.

  • Hidratos de carbono. Es el nutriente más abundante, con cifras que rondan los 12 gramos por ración, salvo en la Sopas de Cebolla y en la Sopa Doce Verduras, ambas de Knorr, con 7 g y 5 g, respectivamente. Pero no todos los hidratos son iguales. Los de estos dos productos resultan más recomendables, porque son complejos, mientras que en el resto de los casos proceden de la pasta, es decir, están constituidos básicamente por almidón, que se transforma rápidamente en hidratos de carbono simples cuando lo ingerimos.
  • Grasas. Al igual que ocurre con los hidratos de carbono, también es importante conocer de dónde vienen, para lo que es necesario consultar la lista de ingredientes. En algunos productos se utiliza grasa de pollo o de carne; en otros, aceite de oliva, que es el más apreciado y también el más caro, y en otros, se emplea aceite de palma, que es el más barato y menos recomendable. Por eso, en algunos productos como en los de Eroski se destaca la ausencia de este último. En cualquier caso, las cantidades de grasas que se utilizan en este tipo de sopas son muy pequeñas. Por ejemplo, la cantidad de aceite de oliva oscila entre el 0,09% y el 0,7% de la Sopa de Pollo y en la Sopa de Carne de Eroski, respectivamente. Es decir, en el mejor de los casos la cantidad de aceite de oliva en una ración de sopa de 250ml no llega a la mitad de una cucharadita de postre. Tanto si se trata de aceite de oliva como de aceite de palma, la cantidad presente es casi insignificante: en torno a 0,4 g por ración. El único producto que destaca es la Sopa de Cebolla de Knorr, con 1,1 g por ración, pero también es una cantidad pequeña. Por eso, en algunos productos, como en los de Knorr y en los de Eroski, se muestra el mensaje “bajo en grasas”, una declaración que solo se puede hacer cuando el alimento contiene menos de 3 g de grasa por cada 100 g (o menos de 1,5 g por cada 100 ml en el caso de los líquidos), tal y como ocurre en estos casos.
  • Proteínas. La cantidad en estas sopas también es muy pequeña, en torno a 2 g por ración, salvo en la Sopa Doce Verduras de Knorr, con 0,6 g por ración. Por eso llama la atención que en algunos productos se muestre la indicación “fuente de proteínas”, como ocurre en los de Eroski. Esto se explica porque el requisito legal para poder mostrar esa declaración nutricional es que las proteínas aporten, como mínimo, el 12% del valor energético del alimento. En este caso se cumple: aportan en torno al 15% de la energía. Ahora bien, no debemos interpretar que eso ocurre porque la cantidad de proteínas sea alta, sino porque el valor energético es muy bajo, en torno a 21 kcal/100 ml. Para hacernos una idea, una ración de estas sopas aporta aproximadamente 53 kcal, una cantidad equivalente a las que aporta media manzana.
  • Fibra. Al igual que ocurre con las proteínas, la cantidad resulta prácticamente insignificante (0,5 g por ración), algo esperable dada la baja proporción de ingredientes como verduras y hortalizas. Por eso sorprende que la Sopa Doce Verduras de Knorr muestre la indicación “fuente de fibra”. Se explica porque estamos ante un caso parecido al anterior. Es decir, no es que haya mucha fibra, sino que hay pocas calorías. La legislación permite mostrar ese mensaje cuando la cantidad de fibra es, como mínimo, de 3 g por 100 g de producto, o 1,5 g de fibra por 100 kcal. Esta sopa contiene 0,36 g de fibra por 100 ml, lo cual es muy poco, pero cumple con el requisito. Para obtener 100 kcal habría que consumir un litro de sopa, y en esa cantidad sí encontraríamos más de 1,5 g de fibra.
  • Sal. Es lo más destacable de estos productos, que contienen en torno a 1,9 gramos de sal por ración, una cantidad bastante considerable. La Organización Mundial de la Salud recomienda consumir menos de 5 gramos de sal al día, así que, si tomamos una de estas sopas, solo podremos consumir 3,1 g de sal a partir de toda la suma de alimentos que comamos ese día, lo cual no es nada fácil, de modo que es muy probable que superemos esa cifra de 5 g.

En definitiva, se trata de un producto muy pobre desde el punto de vista nutricional, que apenas aporta nutrientes y energía y que, además, contiene una cantidad considerable de sal. Al calcular la puntuación en el sistema Nutri-Score a partir de 100 ml de producto preparado, la mayoría obtiene una C, salvo la Sopa de Cebolla de Knorr, que tiene una B.

Paginación dentro de este contenido

Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones