Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Edición impresa >

Helados infantiles : Cuál es la materia grasa

Aunque tienen menos azúcares que las versiones para adultos, su consumo debe ser muy puntual.

Cuál es la materia grasa

Los productos de la categoría “helados” deben cumplir dos requisitos: estar elaborados con proteínas lácteas y contener, al menos, un 5% de materia grasa. En Mikolápiz de Nestlé esto último se cumple (10% de grasa), pero en Spiderman de Frigo se queda un poco corto (4,9%), aunque a efectos prácticos se puede redondear a 5%, por lo que cumpliría con la legislación. También podemos encontrar materia grasa en una de las tres partes que constituyen Drácula de Frigo, aunque con la información que figura en la etiqueta no podemos conocer en qué proporción se encuentra en esa parte concreta.

Los helados de agua y los sorbetes no suelen contener materia grasa, pero hay algunas excepciones, como Fantasmikos y Frigo Chuches, en los que su presencia se explica porque este ingrediente forma parte de la cobertura. Las materias grasas más apreciadas, por su sabor y sus características tecnológicas, son las grasas lácteas (nata o mantequilla), como las que se utilizan en los “helados crema” y “helados de leche”, pero son también las más caras. Por eso, en su lugar se suelen utilizar grasas de origen vegetal, que son más baratas. Los productos pertenecen entonces a la categoría “helados”.

Estas grasas vegetales deben cumplir un requisito: estar compuestas por una proporción importante de ácidos grasos saturados, ya que de este modo son sólidas a temperatura ambiente. Eso facilita la elaboración del helado, porque al mezclarse con el resto de los ingredientes permite formar una masa consistente. Pero, sobre todo, determina la textura y la firmeza final de la pieza, haciendo que sea cremosa y se derrita con dificultad.

En el pasado, la grasa vegetal más utilizada era la de palma, pero debido a la mala imagen que ha adquirido en los últimos años debido a motivos de salud y medioambientales, se ha ido sustituyendo por otras. Desde hace unos años la más empleada es la de coco, que es precisamente la que encontramos mayoritariamente en todos los helados, aunque también se utilizan en menor medida otras grasas vegetales con características parecidas, como shea y carité.

Con fruta o con sabor a fruta

Otro de los requisitos que exige la legislación es que los sorbetes contengan, al menos, un 15% de frutas (habitualmente se emplean en forma de puré o de zumo a partir de concentrado, como en los productos analizados). Es precisamente la cantidad que encontramos en Calippo de Frigo y en los polos de Eroski. En este aspecto destaca Frutti de Nestlé, con un 21,5% de frutas. Por otra parte, el envase de Fantasmikos incluye helados de agua y sorbetes, pero la lista de ingredientes no hace distinciones entre unos y otros, así que no hay modo de saber la proporción de fruta que contienen estos últimos (la cantidad global es del 12,5%).

Entre el resto de los productos analizados encontramos opciones sin frutas (por ejemplo, Frigo Chuches y Mikolápiz), y otras que las contienen, pero en pequeña cantidad, como Spiderman (9%) o Colajet (4%). En este sentido llaman la atención Pirulo Tropical y Drácula, porque promocionan en su envase la presencia de frutas, cuando en realidad estas se encuentran en cantidades muy pequeñas, del 6,8% y 5%, respectivamente. Para hacernos una idea, en un helado Drácula (50 g) hay 2,5 g de puré de fresa, lo que equivale aproximadamente a la octava parte de una fresa.

Por otra parte, para que un helado pueda llamarse “con fruta” (por ejemplo “helado con fresa”) debe llevar al menos un 15% de fruta, aunque se permite que ese mínimo sea del 10% en el caso de cítricos y frutas ácidas, exóticas o de sabor fuerte o consistencia pastosa; por ejemplo, piña, plátano, kiwi o mango. Si la cantidad es menor debe llamarse “sabor a” (por ejemplo, helado “sabor a fresa”).

Entre los helados analizados, Spiderman de Frigo está formado por tres partes, una de las cuales se denomina “helado de fresa”, de modo que no cumple ninguna de las fórmulas anteriores (“con” o “sabor a”). Como acabamos de señalar, este producto contiene un 9% de zumo de fresa, pero ese porcentaje se refiere al conjunto del helado, así que no podemos saber en qué proporción se encuentra en esa parte concreta.

Los porqués del azúcar

Si por algo se caracterizan los helados es porque, además de estar congelados, tienen sabor dulce. Normalmente esto se consigue añadiendo azúcares. No solo se utiliza el azúcar común (sacarosa), sino también otros tipos, como jarabes de glucosa o de fructosa. Muchas personas piensan que esto se hace para despistar al consumidor y que así no pueda identificar la presencia de azúcar en la lista de ingredientes. Pero en realidad no es así. El uso de estos azúcares tiene un fin tecnológico: se emplean para captar agua y evitar la formación de cristales de hielo de gran tamaño, que harían que la textura del helado fuera granulosa y desagradable. Es también uno de los principales motivos por los que se utiliza leche en polvo en lugar de leche líquida.

El podio del azúcar

LOS QUE MÁS

  • Calippo: 17,9 g
  • Colajet: 13,3 g
  • Mikolápiz: 11,5 g

LOS QUE MENOS

  • Pirulo Tropical: 6,5 g
  • Spiderman: 7 g
  • Fantasmikos*: 9,1 g

Gramos por pieza. *En Fantasmikos se han tenido en cuenta tres piezas, para completar un peso similar al de las otras marcas (concretamente 48 g).

Paginación dentro de este contenido

Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones