Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Edición impresa >

: Cremas de verduras: saludables... si vigilamos la sal

A PRIMERA VISTA PARECEN SIMILARES, PERO SI NOS FIJAMOS EN LOS DETALLES COMPROBAMOS QUE EXISTEN IMPORTANTES DIFERENCIAS ENTRE ELLAS. NO TODOS LOS PLATOS HONDOS SON IGUALES.

Aceites y grasas

La mayoría de los productos analizados (concretamente 17) contienen aceite de oliva virgen extra, normalmente en una proporción del 1%, aunque en la crema de calabaza Gallina Blanca se encuentra en una proporción del 2,5%. Como es bien sabido, este aceite es saludable y, además, aporta buen sabor. Otros productos, como la crema de setas, la crema de verduras mediterráneas, la crema de verduras campestres y el puré de verduras jardineras (todos ellos de la marca Knorr) y la crema de calabaza Gvtarra contienen aceite de girasol, presumiblemente debido a su menor coste. En otros productos, como las cremas Knorr envasadas en vidrio (calabaza y ocho verduras) y la crema fina de calabaza y crema de selección de verduras Knorr se utiliza mantequilla, lo cual aporta un sabor característico y contribuye a conseguir una textura más cremosa.

Para ello también se suelen emplear ingredientes como nata, queso o leche mazada (que resulta de la elaboración de la mantequilla), que podemos encontrar en productos como la crema de calabaza Eroski, la de verduras campesinas Knorr o las de calabaza y de alcachofas Anko. Desde el punto de vista nutricional, emplear mantequilla en lugar de aceite de oliva o girasol hace que el producto final tenga una mayor proporción de grasas saturadas que, en general, son menos deseables que las insaturadas. En cualquier caso, las diferencias cuantitativas no son muy significativas (la proporción de grasas saturadas en los productos Knorr con mantequilla es del 2%).

Espesantes

Para aportar la textura fina y viscosa que caracteriza a una crema, además de las materias grasas de origen lácteo (como la nata o la mantequilla) se utilizan habitualmente diferentes espesantes. Uno de los más empleados es el almidón de maíz, presente por ejemplo en las cremas de Eroski y en las de Gallina Blanca, pero también se utilizan otros recursos, como las alubias blancas (en la crema de calabaza Gvtarra) o la patata, tal y como se hace en los guisos caseros. En algunos casos, este último ingrediente se encuentra en cantidades notables, como ocurre en el puré de verduras Pedro Luis, donde es el ingrediente mayoritario, o en el puré de verduras jardineras (16%), la crema de verduras campesinas (15%) o la crema de espárrago blanco (12%), todos ellos de Knorr, lo que podría interpretarse como una forma de abaratar costes, ya que la patata es más económica que las verduras y las hortalizas (y menos interesante nutricionalmente), pero aporta mucho cuerpo al producto.

Azúcar

En los últimos años el azúcar se ha convertido en el enemigo público número uno, hasta el punto de que su mera presencia en un producto genera recelos en muchas personas. Sin embargo, hay ocasiones en las que este ingrediente se utiliza en bajas cantidades que no suponen una preocupación para la salud. Es el caso de algunas de las cremas analizadas en esta guía, concretamente las de Knorr (salvo en la de verduras campesinas) y las de Eroski, donde el azúcar se utiliza simplemente para mejorar ligeramente el sabor, suavizando la acidez, igual que cuando elaboramos salsa de tomate en casa.

¿Agricultura ecológica o sostenible?

En algunos productos, como las cremas Knorr, se indica que los vegetales proceden de agricultura sostenible (izquierda), pero se trata de una alegación que no está recogida en la legislación, así que no se basa en criterios objetivos y regulados. En otros casos, como las cremas Pedro Luis (derecha), lo que se indica es que los vegetales proceden de agricultura ecológica, una alegación que sí está regulada, concretamente por el Reglamento 2018/848, que establece unas condiciones obligatorias para poder etiquetar los productos de este modo (por ejemplo, permite el uso de un número reducido de fitosanitarios, menor que en la agricultura convencional).

Paginación dentro de este contenido

Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones