Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Edición impresa >

: Cremas de verduras: saludables... si vigilamos la sal

A PRIMERA VISTA PARECEN SIMILARES, PERO SI NOS FIJAMOS EN LOS DETALLES COMPROBAMOS QUE EXISTEN IMPORTANTES DIFERENCIAS ENTRE ELLAS. NO TODOS LOS PLATOS HONDOS SON IGUALES.

Los platos de cuchara pueden disfrutarse en cualquier época del año, pero se agradecen especialmente cuando el frío arrecia. En los estantes de los mercados podemos encontrar diferentes opciones listas para consumir que nos permiten ahorrar tiempo y esfuerzo, como sopas, caldos, consomés o cremas. Según la legislación, estas denominaciones hacen referencia a productos obtenidos de dos formas posibles: cociendo con agua diferentes ingredientes (como vegetales, extractos de carne, grasas comestibles, especias, sal…), o bien, reconstituyendo una mezcla equivalente de ingredientes deshidratados. La diferencia entre estos productos se basa principalmente en la textura: los caldos y consomés son productos líquidos claros y poco espesos; las sopas, más o menos líquidas o pastosas que, además, pueden llevar ciertos ingredientes, como pastas alimenticias, harinas, sémolas y otros, y las cremas son productos similares pero con textura fina y viscosa.

Cuestión de ingredientes

Las cremas analizadas en esta guía están compuestas fundamentalmente por vegetales (verduras, hortalizas, tubérculos…), agua, sal y, en algunos casos, una materia grasa, como aceite de oliva o nata, a los que a veces se suman otros ingredientes (por ejemplo, almidón de maíz). El primer aspecto en el que deberíamos fijarnos a la hora de hacer la compra es la cantidad de vegetales que contienen, ya que puede variar mucho de unos productos a otros. Para hacernos una idea, si observamos el etiquetado de los productos analizados podemos encontrar desde la crema de setas Knorr, con un 9% de setas, o la crema de espárragos de la misma marca, con un 24% de vegetales, hasta la crema de verduras Gallina Blanca, con un 58% de vegetales.

Con respecto a los ingredientes, debemos saber que se enumeran en orden, según la proporción en la que se encuentran dentro del alimento. Así, comprobaremos, entre otras cosas, que en muchos de estos productos (en 16 de los 29 analizados) el ingrediente mayoritario no son los vegetales, sino el agua. Sin embargo, en los 13 productos restantes, los vegetales sí son los ingredientes principales. Es el caso de las marcas Anko, Pedro Luis y Gvtarra, las cremas Knorr envasadas en vidrio (de calabaza y de ocho verduras), la crema de Alicia y la crema fina de calabaza de Knorr y las cremas de calabaza y de verdura de Gallina Blanca.

Otro asunto a tener en cuenta es que en el listado de ingredientes debe especificarse la proporción en la que se encuentran aquellos que se destaquen de algún modo en el envase, ya sea en la denominación del alimento (por ejemplo, “crema de calabaza”) o en el etiquetado (con palabras o con imágenes). Así, algunos de los ingredientes que dan nombre a ciertas cremas en realidad no son los principales, como cabría esperar. Por ejemplo, en la crema de calabacín con queso de cabra Knorr, el queso está en una proporción de tan solo el 0,5%; en la crema de pollo con verduras, solo el 7,28% es pollo; en la crema de setas del bosque Knorr, solo el 9% son setas, y en la crema de espárragos, este ingrediente se encuentra en una proporción del 6%, de manera que el producto está compuesto principalmente por agua y patata (12%).

En algunos productos se incumple la legislación en este aspecto, (en concreto, el Reglamento 1169/2011 de la UE), ya que no se especifica la proporción de ingredientes que aparecen destacados en el etiquetado. Es el caso de algunas de las cremas Anko, que no muestran las proporciones de verduras ni de aceite de oliva, de la crema de 8 verduras Knorr, en cuya etiqueta se muestran imágenes de los ingredientes pero no se detallan sus proporciones, o de las cremas Pedro Luis, en las que ocurre lo mismo.

Análisis

Para la realización de esta guía se analizaron 29 productos elaborados por marcas líderes en el mercado: crema de garbanzos con verduras, crema de verduras, crema de calabaza y crema de alcachofas (Anko); crema casera de calabaza, crema casera de verduras, crema casera de pollo con verduras, crema de calabacín y crema de zanahoria con calabaza (Gallina Blanca); crema de calabaza, crema de ocho verduras, crema de calabacín con queso de cabra, crema de setas del bosque con champiñones, crema de Alicia, crema de verduras mediterráneas, crema de verduras campesinas, crema fina de calabaza con un suave toque de nata, puré de verduras jardineras, crema de verduras de la huerta, crema de espárragos con un suave toque de nata, crema de selección de verduras (Knorr); crema de calabacín, crema de verduras y crema de calabaza (Pedro Luis); crema de calabaza (Gvtarra); crema de calabacín con queso, crema de verduras mediterráneas, crema de calabaza y crema de verduras (Eroski).

Paginación dentro de este contenido

  •  No hay ninguna página anterior
  • Estás en la página: [Pág. 1 de 6]
  • Ir a la página siguiente Aceites y grasas »

Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones