Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Edición impresa > Salud y psicología > Problemas de salud

La salud de la piel : Tratamiento: cuanto antes y a la carta

Para evitar lesiones más graves y duraderas es fundamental acudir al dermatólogo ante la aparición de los primeros granitos

Tratamiento: cuanto antes y a la carta

Muchas personas consideran el acné un mal inevitable debido a los cambios hormonales que se producen en la adolescencia y la juventud, y piensan que con el tiempo desaparecerá por sí solo. Aunque esto es en parte cierto, si el proceso se abandona a su suerte lo más probable es que los afectados acaben con la cara y otras partes del cuerpo señaladas por los episodios de acné juveniles de forma inconfundible y para siempre.

Por este motivo, los expertos insisten cada vez más en que dejar pasar el tiempo, sin iniciar un tratamiento, es un error. Aunque el acné no se puede prevenir (ya que se desconoce cuándo se iniciarán los cambios hormonales que lo dispararán), sí se puede tratar de forma precoz en cuanto aparecen las primeras señales con el fin de frenarlo y evitar daños posteriores, como las cicatrices.

El acné se puede controlar con tratamientos
tópicos que contienen antibióticos, pero siempre
deben utilizarse bajo control médico

Hay que tener en cuenta que el inicio del tratamiento no siempre lo marca la gravedad del acné (es decir, si este se encuentra muy extendido, tiene lesiones muy profundas, nódulos y quistes), sino el malestar psicológico del afectado. Esto se debe a que hay personas que se encuentran tan deprimidas que necesitan que se les aplique un tratamiento médico cuanto antes para que el acné desaparezca de su cara, aun cuando éste no sea grave.

En cuanto a los remedios dermatológicos disponibles en la actualidad, la finalidad de todos ellos es reducir la aparición de los nuevos granos que nacen y curar los ya existentes, aunque el paciente debe tener paciencia y ser constante, ya que la mejoría no se empieza a notar hasta pasadas cuatro semanas, según subraya la Sociedad Española de Medicina Familiar y Comunitaria (Semfyc) en su “Guía Práctica de la Salud. Enfermedades de la piel y el pelo”.

El acné se puede controlar con tratamientos tópicos que contienen medicamentos antibióticos, peróxido de benzoilo y retinoides. Son cremas y sales que se aplican sobre la piel, pero que siempre deben utilizarse bajo control médico. También se trata con fármacos, como los antibióticos por vía oral o bien hormonas, cuyo objetivo es controlar la producción excesiva de la grasa que conduce a la formación del acné. En los casos de acné rebelde se puede utilizar la isotretinoína -más popular por la marca Roacutan ®-que resulta beneficiosa para controlar el factor graso, las hormonas y las bacterias que intervienen en la aparición del acné. Aunque, debido a sus efectos secundarios, ya que reseca la piel, aumenta el nivel de lípidos en sangre y en mujeres embarazadas puede causar daños en el feto, siempre debe utilizarse bajo control médico.

Las personas que ya tienen cicatrices y marcas pueden recurrir a soluciones cosméticas, entre las que figuran los peelings y otros tratamientos para combatir la sequedad excesiva del rostro. Tras aplicar alguna de las opciones terapéuticas disponibles, el acné remite y se consigue controlar al cabo de unos seis meses y un año en la mayoría de los casos, en torno al 80%. Para conseguirlo, se debe aplicar el tratamiento más apropiado para cada tipo de paciente y es fundamental no abandonarlo si se quieren lograr buenos resultados. Con el tiempo, el acné puede volver a aparecer, pero si ya se ha controlado una vez de manera correcta, reaparecerá de forma menos intensa y será más fácil de frenar.

Ante la aparición de los primeros granos...

  1. Acudir pronto al dermatólogo.
  2. Evitar el estrés.
  3. No abusar de la exposición solar. Aunque en su justa medida tomar el sol incide de forma positiva sobre el grano, su abuso puede empeorar algunos casos de acné.
  4. Mantener una higiene correcta sin llegar al exceso. Según cada piel, se realiza una o dos veces al día, con jabones suaves o para pieles con acné. El secado debe hacerse de manera suave y sin frotar y hay que mantener el pelo limpio y apartado de la cara.
  5. Los alimentos grasos, como el chocolate, no producen acné, por lo que no hay que suprimir ninguno en concreto, a menos que las personas afectadas noten que empeoran al tomarlos. En cualquier caso, se debe seguir una dieta sana, sobre todo en casos de obesidad.
  6. Las mujeres susceptibles de sufrir acné deben evitar el maquillaje y los cosméticos grasos porque taponan los poros. Se pueden utilizar aquellos que en la etiqueta ponga “no comedogénico”, “libre de aceites” o “no produce acné”. Y dejarse aconsejar por el médico.
  7. En los hombres, es posible que el afeitado agrave la situación, por lo que es preferible evitarlo. Cada uno deberá averiguar si le perjudica menos utilizar la maquinilla eléctrica o las cuchillas.
  8. No se deben intentar reventar los granos ni manipular las lesiones, puesto que al hacerlo se rompen hacia el interior, aumentan de tamaño y provoca una mayor inflamación.
  9. Las personas que ya han quedado con marcas pueden someterse a un tratamiento cosmético específico.
  10. Los medicamentos para el acné pueden producir irritación, enrojecimiento y ardor. Al principio se pueden usar menores cantidades y en días alternos (siempre que así lo prescriba el médico) y poco a poco aumentarla. Se aconseja aplicarlos después de haberse lavado y secado bien y evitar el contacto con los ojos.
  11. Con tratamiento, el acné tarda en mejorar cuatro semanas. Después hay que continuar hasta el final y no abandonarlo para evitar recaídas.

Fuentes: Guía Práctica de la Salud. Unidad 12: Enfermedades de la piel y el pelo, de Semfyc, y Aurora Guerra, jefa de Sección de Dermatología del Hospital Doce de Octubre, de Madrid, profesora titular de la Universidad Complutense de Madrid y miembro de la Asociación Española de Dermatología y Venereología (AEDV). (www.auroraguerra.com)

Paginación dentro de este contenido

Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones