Saltar o menú de navegación e ir ao contido

  • Bienvenido (ES) | Ongi etorri (euskarazko bertsioa) | Benvingut (versió en català) | Benvido (versión en galego)
  • Bienvenido (ES)
  • Boletines
    •  | Baixa  | Máis opcións |
  • Portadas anteriores

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canles de EROSKI CONSUMER


Estás na seguinte localización: Portada > Edición impresa > Actualidade e lecer > Informe

Λ

Cans Guía: Unha luz na escuridade

Ilia é unha femia negro acibeche de Labrego Retriever. Con dous anos xa é unha cadela guía, unha facultade froito dunha boa xenética, dunha educación sen fisuras, de grandes doses de adestramento e de moito cariño. Naceu na escola que a Fundación ONCE do Can Guía ten na localidade madrileña de Boadilla del Monte: unhas instalacións de 100.000 metros cadrados onde traballan case 60 persoas fixas distribuídas entre administración e os Departamentos de Cría, Cachorros, Canceiras, Adestramento e Instrución. Grazas a este labor diario e ás familias que acollen e educan aos futuros cans guía, mil cegos e minusválidos visuais de España poden desprazarse con absoluta liberdade.

  
A partir de los 18 meses un perro adiestrado en la Fundación ONCE del Perro Guía está capacitado para orientar a una persona con discapacidad visua. Foto: Rubén García Blázquez.

De 0 a 2 meses

Os cachorros de can guía ven a luz no bloque de partos, o máis vixiado e mimado de toda a escola, pero o ciclo non comeza co nacemento. Detrás do milagre biolóxico hai un selecto programa de cría que leva décadas seleccionando e cruzando os machos e femias máis axeitados para cumprir o traballo de lázaro. As razas que mellor se adaptan ao perfil de can guía -pola súa fidelidade, capacidade resolutiva, adaptación ao medio, fidelidade, valentía e sacrificio- son a de Pastor Alemán e, sobre todo, a Retriever, que engloba Labregos, Golden e Flat Coated.

  
Camada de Labrador Retriever en el bloque de partos. Foto cedida por la Fundación ONCE del Perro Guía.
  
Todos los cachorros de la misma camada se crían juntos hasta los 2 meses. A cada camada se le asigna una letra, en este caso la "P", y el nombre de cada perro empieza por esa letra. En la imagen vemos a Plater, Pansa, Palton, Poncho, Pegui y Peky jugando con Miguel Gómez, supervisor de cachorros. Foto: Rubén García Blázquez.
  
Una chica recoge de manos de un trabajador de la Fundación ONCE uno de los cachorros de la camada "P". Ella y su familia lo cuidarán y socializarán hasta que cumpla un año. Foto: Rubén García Blázquez.

De 2 a 12 meses

Tras o período de cría os cachorros son doados a familias que desexan adoptalos voluntariamente e, á parte de vivir na Comunidade de Madrid pola proximidade, deben superar unha entrevista, dispor de tempo libre e comprometerse a non o deixar só máis de dúas horas diarias. A tarefa da familia durante os seguintes dez meses é socializar o can nos ambientes nos que vai desenvolver a súa tarefa de guía, aqueles lugares aos que un cego podería ir, é dicir, todos. Este proceso, vital na formación do futuro can guía, diríxeo un supervisor de cachorros e a Fundación corre con todos os gastos de veterinaria, residencia, mantemento e asesoramento técnico.

  
Las familias reciben un documento con todos los datos de identificación del perro, su historial clínico y la fecha de la próxima vacuna. También les marcan estrictas pautas para su alimentación diaria. Foto: Rubén García Blázquez.
  
La familia hace visitas regulares a la Fundación de forma que los perros tienen un seguimiento exhaustivo por parte de los especialistas caninos de la ONCE. No hay lugar para cabos sueltos cuando se trata de criar y formar a un futuro perro guía. Foto: Rubén García Blázquez.
  
Las familias pueden llevar al perro a la Fundación durante periodos vacacionales. En las instalaciones hay una residencia específica para ellos. Foto: Rubén García Blázquez.

De 12 a 18 meses

Ao ano de vida, con mágoa, pero sen sufrir trauma ningún, a familia desvincúlase fisicamente do can e este regresa á escola. Os adestradores toman agora a batuta e adestran o futuro can guía de xeito progresivo en intensidade e dificultade. Comezan con adestramentos na propia escola, valéndose de circuítos, e de xeito inmediato pasan a formalos na propia cidade. Entre outras tarefas ensínanlles a marcaren os bordos e os obstáculos, a buscaren o camiño máis despexado, a viaxaren en transportes públicos e reforzan as súas pautas de comportamento e obediencia. Durante este proceso viven cos seus compañeiros no bloque de adestramento, onde os coidadores velan por eles as 24 horas e os manteñen nas mellores condicións físicas e emocionais. A familia é informada sempre da evolución do animal e da entrega ao usuario, momento que xa comparten todos xuntos na escola.

  
Durante las visitas se comprueba como se está desarrollando el carácter y la actitud de cada perro. En la foto Miguel Gómez con Leidi, una Flat Retriever. Foto: Rubén García Blázquez.
  
Eva entrenando a un Retriever en un circuito simulado. Foto: Rubén García Blázquez.
  
A base de repeticiones los perros son capaces de marcar y solventar cada uno de los obstáculos. Foto: Rubén García Blázquez.
  
Los Retriever son decididos y fieles y saben acatar las órdenes. Foto: Rubén García Blázquez.
  
Su futuro compañero no podrá verle así que el perro debe aprender a buscar el contacto. Foto: Rubén García Blázquez.

A partir dos 18 meses

Durante a fase de adestramento, os técnicos da escola avalían as condicións de cada can e escollen entre a lista de usuarios con minusvalidez visual a quen mellor se adapte a cada animal adestrado, de acordo ao seu grao de autonomía, as súas condicións físicas e o seu carácter. O futuro usuario desprázase á escola e dende o primeiro día recoméndaselle vivamente que prescinda do bastón que o orientou ata aquela. Convive e adestra co can guía asignado durante polo menos dúas semanas e axiña os vínculos afectivos dan os seus froitos e fórmase un tándem perfecto. Así chegou Ilia a converterse en cadela guía e así coñeceu ao seu compañeiro José Luis, que a define como a súa "luz na escuridade".

  
Durante la fase de entrenamiento los perros viven en unas instalaciones amplias y están atendidos las 24 horas por los cuidadores, en el caso de la foto por Antonio. Foto: Rubén García Blázquez.
  
El estado físico y emocional de los futuros perros guía debe ser idóneo. Foto: Rubén García Blázquez.
  
En Mayo de 2010, tras varios años de espera, José Luis Irisarri se convirtió en usuario de perro guía. En la imagen junto a Ilia, una labradora negro azabache de dos años. Foto: Rubén García Blázquez.
  
Cada perro guía lleva una chapa de identificación. Las siglas FOPG (Fundación ONCE del Perro Guía), el número de teléfono para llamar en caso de que se extravíe el animal y un número de orden interno que sirve para reconocer a cada ejemplar. Foto: Rubén García Blázquez.
  
A los perros guía se les acostumbra a comer una sola vez al día, siempre a la misma hora. De esta forma el usuario controla la hora de las las deposiciones y se asegura que el animal trabajará con efectividad el resto del día. Foto: Rubén García Blázquez.
  
Usuario y perro guía pasan juntos todo el tiempo. En la imagen podemos ver a José Luis junto a otra usuaria de perro guía cantando con sus compañeros del coro. Foto: Rubén García Blázquez.
  
Para José Luis, Ilia es su "luz en la oscuridad". Todo el cariño que se les demuestre es poco. Foto: Rubén García Blázquez.

Outras fotorreportaxes que che poden interesar

Outros servizos


Buscar en

Información de Copyright e aviso legal

Visita nuestro canal Eroski Consumer TV

En EROSKI CONSUMER tomámosnos moi en serio a privacidad dos teus datos, aviso legal. © Fundación EROSKI

Fundación EROSKI

Validaciones de esta página

  • : Conformidad con el Nivel Triple-A, de las Directrices de Accesibilidad para el Contenido Web 1.0 del W3C-WAI
  • XHTML: Validación del W3C indicando que este documento es XHTML 1.1 correcto
  • CSS: Validación del W3C indicando que este documento usa CSS de forma correcta
  • RSS: Validación de feedvalidator.org indicando que nuestros titulares RSS tienen un formato correcto