Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Edición impresa

^

REVISIÓN EN LA GRANJA

NO SOLO LAS LEYES Y LOS GANADEROS QUIEREN QUE AVES, CERDOS Y RESES VIVAN BIEN. EL 94% DE LOS CONSUMIDORES ESPAÑOLES CONSIDERA IMPORTANTE EL TRATO QUE SE DISPENSA A LOS ANIMALES DE CRÍA. ESTA TENDENCIA ÉTICA, QUE CUENTA CON SUS PROPIOS CERTIFICADOS, TIENE CADA VEZ MÁS PESO EN LAS DECISIONES DE COMPRA.

LA EXPERTA

LA EXPERTA: Inma Estévez, doctora en Etología y experta en bienestar animal del Instituto Público de Investigación y desarrollo tecnológico NEIKER-Tecnalia. Investigadora senior de Ikerbasque: "Un mayor bienestar no siempre supone un aumento en los costes"

 

¿Cuándo podemos decir que hay bienestar animal?

Cuando, además de disfrutar una buena salud, tienen sus necesidades fisiológicas cubiertas (alimentación, reproducción...) y pueden mostrar un comportamiento natural, como explorar o mantener relaciones sociales positivas con otros individuos de su especie. Buscamos prácticas de manejo alternativas para evitar situaciones estresantes o dolorosas. A veces, las soluciones pueden ser simples: por ejemplo, a las gallinas se les puede ofrecer material de forraje para mantenerlas ocupadas o instalar perchas donde puedan acomodarse. Otras veces los problemas son más complejos.

¿Por qué la sociedad valora cada vez más estos aspectos?

Es fruto de la evolución de nuestros valores éticos y del mayor conocimiento sobre la capacidad de sentir de los animales. Las personas tratan de consumir de forma consciente y responsable, y las condiciones en las que se manejan los animales y su bienestar tienen cada vez más importancia en su decisión de compra. Creemos que todos los consumidores, independientemente de su nivel económico, deberían tener igual acceso a estos productos.

¿Qué efectos tiene en la productividad y la rentabilidad?

 

Un mayor bienestar animal no siempre supone un aumento significativo en los costes. A veces este es mínimo y solo requiere que se sepa qué medidas aplicar y cuáles conllevan mayores niveles de estrés. También se puede conseguir mejoras mediante cambios en el diseño de las instalaciones o facilitando el comportamiento natural de las especies. El bienestar mejora la productividad, así que, incluso con mayores inversiones, podría compensar económicamente.

¿Las industrias alimentarias avanzan?

Las grandes empresas están profundamente implicadas. Se ha formado la plataforma Global Coalition for Animal Welfare para establecer estándares de bienestar en la cadena de producción. Esta dinámica es imparable y el bienestar es un aspecto a considerar por las empresas que aspiren a seguir en el mercado.

¿Las normativas española y europea son suficientes?

En Europa somos punteros; el problema consiste en cómo aplicas y verificas su cumplimiento. Necesitamos más educación y revalorizar el trabajo de los buenos ganaderos. La transferencia de los nuevos conocimientos que estamos generando contribuirá a mejorar muchos aspectos de manejo y salud.

FELICIDAD EN EL CAMPO, SALUD EN LA MESA

  Una mejor salud de los animales repercute en el bienestar de las personas. Según Antoni Dalmau, veterinario e investigador de IRTA, el estrés de los animales determina su estado de salud y, por tanto, la calidad de los productos que se obtienen de ellos. "Cuando están sometidos a estrés, como una temperatura demasiado alta, la respuesta implica un gran consumo de energía que se resta a otras funciones del organismo; por ejemplo, el sistema inmunitario. Si esa situación se alarga y el problema se convierte en crónico, es posible que se produzca una inmunodepresión y, como consecuencia, una mayor propensión a infecciones y a la necesidad de medicamentos", explica. Estas circunstancias afectan a la calidad nutricional y organoléptica de los productos de origen animal. Dalmau nos ofrece algunos ejemplos: "El contenido en grasas o proteínas de un producto de origen animal dependerá de su estado general (calidad nutricional). Además, un cerdo que está sometido a estrés térmico durante la fase final de su engorde buscará refrescarse en los lugares más húmedos del corral. Si no tiene una zona de baño, se la va a fabricar él mismo con sus propios orines y heces. Un corral sucio en las fases finales del engorde aumenta el riesgo de que la carne pueda tener un olor desagradable a escatol, lo que causará rechazo en el consumidor. Otro caso: un ternero que ha tenido que gastar mucha energía por transportes muy largos, una espera excesiva en el matadero o se ha visto envuelto en situaciones de estrés muy demandantes de energía las horas previas a su sacrificio producirá una carne llamada DFD (Dark, Firm, Dry) que, además de ser menos jugosa y más oscura, tiene un pH final más alto, lo que acelera su deterioro.

Paginación


Otros servicios


Buscar en

Información de Copyright y aviso legal

Visita nuestro canal Eroski Consumer TV

En EROSKI CONSUMER nos tomamos muy en serio la privacidad de tus datos, aviso legal. © Fundación EROSKI

Fundación EROSKI

Validaciones de esta página

  • : Conformidad con el Nivel Triple-A, de las Directrices de Accesibilidad para el Contenido Web 1.0 del W3C-WAI
  • XHTML: Validación del W3C indicando que este documento es XHTML 1.1 correcto
  • CSS: Validación del W3C indicando que este documento usa CSS de forma correcta
  • RSS: Validación de feedvalidator.org indicando que nuestros titulares RSS tienen un formato correcto