Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Edición impresa > Actualidad y ocio > Tema de portada

^

Los datos, informaciones, interpretaciones y calificaciones que aparecen en esta información corresponden exclusivamente al momento en que se realizaron y tienen, por tanto, una vigencia limitada.

VERDADES Y MITOS DEL NUEVO ETIQUETADO

EL SISTEMA DE ETIQUETADO NUTRI-SCORE, COMPUESTO POR CINCO COLORES Y CINCO LETRAS, GENERA DUDAS: ¿ES OBLIGATORIO?, ¿SE APLICARÁ A TODOS LOS ALIMENTOS?, ¿SE PUEDE MANIPULAR? PREGUNTAMOS AL DOCTOR JORDI SALAS, UNO DE LOS MÁXIMOS IMPLICADOS EN LA INVESTIGACIÓN PARA INSTAURAR ESTE MÉTODO.

 

Desde enero de 2019, los establecimientos de Eroski, que contaban con su propio semáforo desde hace 11 años, ya tienen implantado el sistema de etiquetado frontal Nutri-Score. Esta calificación nutricional que combina letras y colores, por la que el Gobierno español se ha decantado, tiene el fin de poner freno al consumo de alimentos con alto contenido en grasas saturadas, azúcar o sal y facilitar de un simple vistazo la elección más saludable. Junto a su equipo, Jordi Salas, catedrático de Nutrición y Bromatología de la Universidad Rovira i Virgili, ha elaborado un informe que respalda la elección del Ministerio de Sanidad y de Eroski. Salas contesta a las dudas que despierta este etiquetado.

¿POR QUÉ NUTRI-SCORE?

Existe una gran diversidad de etiquetados que se aplican en varios países del mundo. Sin embargo, la ventaja de elegir esta modalidad se sustenta en contar con el aval de la evidencia científica, que justifica su eficacia. Las investigaciones demuestran que tanto la población general como los grupos desfavorecidos y las personas afectadas por patologías crónicas como la obesidad o la diabetes comprenden mejor NutriScore que otros logotipos. "En un reciente estudio elaborado en 12 países, incluido España, se ha constatado que este sistema es el que más ayuda a los consumidores a juzgar los alimentos en función de sus calidades nutricionales, por delante del semáforo británico, del sistema australiano de estrellas, del sistema de advertencias de Chile y de las Ingestas de Referencia", señala Salas. Otros estudios han demostrado que existe una asociación directa entre la puntuación que sirve de base a Nutri-Score y el riesgo de padecer patologías como el cáncer o enfermedades cardiovasculares.

DE LA PORCIÓN A LOS 100 GRAMOS

Un rasgo esencial del algoritmo de este sistema reside en basarse en 100 gramos de producto, y no en el cálculo por porción, que defiende una gran parte del sector agroalimentario. "Todos los organismos nacionales e internacionales, como la Organización Mundial de la Salud (OMS) y las asociaciones de consumidores, recomiendan calcular el logo nutricional por 100 g de alimento para permitir al consumidor comparar la calidad nutricional de los productos con el mismo criterio", subraya Salas. El cómputo por porción, impulsado por un consorcio de multinacionales de la alimentación, puede conducir al consumidor a minimizar la cantidad real de nutrientes desfavorables como el azúcar, las grasas saturadas o la sal.

LOS ALIMENTOS "SANOS" Y LOS "NO SANOS".

Es frecuente atribuir al etiquetado nutricional la misión de clasificar los alimentos en dos grandes grupos: los saludables y los que no lo son. Nutri-Score permite a los consumidores comparar, sobre una misma base y con los mismos criterios, la calidad nutricional entre alimentos, del menos favorable al más favorable, y orientar las elecciones de compra de un solo vistazo. "Pero no solo contrasta productos de una misma familia; también un mismo tipo de alimento propuesto por marcas distintas y de artículos pertenecientes a familias diferentes, pero con un mismo consumo o uso", explica Salas. Por ejemplo, Nutri-Score no solo compara, si hablamos de los cereales de desayuno, los copos de avena y los rellenos de chocolate. También equipara los cereales de desayuno de una cierta marca con el producto equivalente de otra, y diferentes familias de alimentos que pueden tomarse para empezar el día.

LAS COMPARACIONES SON ODIOSAS.

La flexibilidad de esta modalidad de etiquetado para confrontar productos ha abierto la puerta a comparaciones que antes eran impensables, pero que han acaparado el interés de los medios de comunicación. Así, mensajes como que en la clasificación de Nutri-Score, las bebidas azucaradas como el zumo de naranja envasado salen más favorecidas que el aceite de oliva, uno de los estandartes de la dieta mediterránea, plantean dudas entre los consumidores. Para Jordi Salas, esta crítica ha sido utilizada por los grupos de presión que no aceptan su implantación debido a la información precisa y objetiva que aporta sobre la calidad nutricional de los productos. Se intenta centrar el interés sobre aspectos muy específicos y condenar la eficacia global del método.

"Cualquier sistema existente clasifica mal el aceite de oliva debido a su alto contenido en calorías y grasas saturadas, y cataloga como saludables los refrescos sin azúcar. Sin embargo, nadie se ofuscó por este problema de clasificación del sistema británico", añade. "Facilitar a los consumidores la comparativa entre distintas categorías constituye la esencia de Nutri-Score. Durante la compra, los consumidores no se plantean comparaciones entre un aceite de oliva o un zumo de naranja envasado, ya que cada producto obedece a necesidades distintas, sino que cuestionan la calidad entre distintos tipos de aceites o zumos envasados", concluye Salas.

Paginación


Otros servicios


Buscar en

Información de Copyright y aviso legal

Visita nuestro canal Eroski Consumer TV

En EROSKI CONSUMER nos tomamos muy en serio la privacidad de tus datos, aviso legal. © Fundación EROSKI

Fundación EROSKI

Validaciones de esta página

  • : Conformidad con el Nivel Triple-A, de las Directrices de Accesibilidad para el Contenido Web 1.0 del W3C-WAI
  • XHTML: Validación del W3C indicando que este documento es XHTML 1.1 correcto
  • CSS: Validación del W3C indicando que este documento usa CSS de forma correcta
  • RSS: Validación de feedvalidator.org indicando que nuestros titulares RSS tienen un formato correcto