Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Edición impresa

^

Más raro que un perro (o un gato) verde

Son como de la familia. Les hablamos. Les pedimos cita en el médico. Los llevamos con nosotros de vacaciones. Ya es hora de sensibilizarlos con las buenas costumbres. Un reciente estudio afirma que nuestros animales generan el 25% de las emisiones de co2 derivadas del consumo de carne. No resulta tan difícil tener una mascota ecologista: todo empieza con un juego.

Al igual que los humanos, los cerca de diez millones de perros y gatos que viven en España también tienen su impacto sobre el planeta. Según un estudio realizado en Estados Unidos y publicado en la revista científica Plos One , nuestros amigos más peludos -cuyas dietas están basadas principalmente en la carne- son responsables de una cuarta parte del impacto ambiental (entre otros, contaminación del agua y emisiones de dióxido de carbono) del consumo cárnico total de un país.

Ojo: cambiar la dieta de Toby o Micifú (este -el gato- carnívoro obligado) por una alimentación vegetariana no es la solución, sino algo muy peligroso que puede poner en peligro su vida. Pero si te aburre ver cómo la basura daña el entorno, debes saber que tu perro o tu gato también puede ayudar a salvar el planeta. Un ejemplo cotidiano: una botella de plástico puede (y debe) salvarse de la basura y transformarse en un juguete para ellos de forma muy sencilla. Y una caja de cartón vacía es el mejor regalo para el felino.

UN JUGUETE CANINO 'ECO'.

Cada año, los habitantes del planeta (bípedos y cuadrúpedos, se supone) tiran ocho millones de toneladas de plástico al mar, según un estudio publicado en la prestigiosa revista Science. Pues bien: resulta complicado encontrar un modo más divertido de reducir el plástico de tu basura -buena parte del cual acabará en el mar, como insisten los estudios- que con este juguete canino tan ecológico: un mordedor para perros hecho con una botella de plástico. "Esas botellas son estupendas para fabricar juguetes para perros, porque pueden mordisquearlas, perseguirlas y lanzarlas sin peligro", afirma la veterinaria Gabriela Galán. ¿Cómo elaborar este juguete verde? Lo primero es forrar la botella con un calcetín o una camiseta vieja lavada. Recuerda cerrar bien el tapón para evitar que se suelte y resulte peligroso. El perro disfrutará mordisqueando su juguete. Y aún hay modo de hacerlo más interesante: mete unas legumbres secas antes de cerrar la tapa. Así se convertirá en un mordedor canino tan ecológico como sonoro.

UN REGALO 100% FELINO.

Una caja de cartón es un regalazo para el gato. Y, si no, haz la prueba: olvídate de abandonarla en la basura. Colócala en mitad del salón y observa a tu medio sylvestris catus ir hacia ella como un imán. Es un secreto peludo a voces: los gatos aman las cajas de cartón.

La ciencia ha encontrado la respuesta a este misterio felino: una caja proporciona un escondite genial al gato durante el juego, y además le sirve de refugio para reducir el estrés, le ayuda a mantenerse caliente y mejora las relaciones con otros gatos de casa, en caso de vivir con más animales. De hecho, si unimos todas las evidencias, los gatos no solo adoran las cajas: resulta, además, que las necesitan. Para darle una segunda vida gatuna a sus cajas de cartón basta con quitarles las tapas o solapas y colocarlas de lado, con una mantita dentro, para fabricar una cama de lo más apetecible. Y si abres un agujero más en uno de los laterales y metes dentro ratones para gatos y hojas secas, también servirá para hacer más divertidos sus juegos.

Recreo 'eco' sin riesgos.

Los envases reutilizados y la ropa vieja sirven como base de juguetes para gatos y perros. Pero hay que asegurarse de que el juego de tu amigo de cuatro patas es seguro:

  1. Escoge juguetes que no quepan por completo en la boca del perro y que, por tanto, no puedan acabar en el fondo de su garganta.
  2. Asegúrate de que el juguete no tiene piezas sueltas o que el animal pueda arrancar (botones, hilos, etc.) y atragantarse.
  3. No uses las bolas con un único agujero: pueden hacer efecto vacío en el interior de la boca del perro o gato y suponer un peligro.
  4. Las piedras y los palos no son seguros.
  5. Supervisa siempre su juego.
  6. Varía los juguetes: rótalos para exprimir el juego y que su atractivo se multiplique.

Paginación


Otros servicios


Buscar en

Información de Copyright y aviso legal

Visita nuestro canal Eroski Consumer TV

En EROSKI CONSUMER nos tomamos muy en serio la privacidad de tus datos, aviso legal. © Fundación EROSKI

Fundación EROSKI

Validaciones de esta página

  • : Conformidad con el Nivel Triple-A, de las Directrices de Accesibilidad para el Contenido Web 1.0 del W3C-WAI
  • XHTML: Validación del W3C indicando que este documento es XHTML 1.1 correcto
  • CSS: Validación del W3C indicando que este documento usa CSS de forma correcta
  • RSS: Validación de feedvalidator.org indicando que nuestros titulares RSS tienen un formato correcto