Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Edición impresa > Alimentación

^

Guía de compra: langostinos: Langostinos: Navidad sobre la mesa

La acuicultura permite que lo tengamos disponible todo el año, pero el langostino es, sin duda, el rey de la mesa navideña

Sugerencias gastronómicas

Sugerencias de compra

 

Para disfrutar al máximo de los langostinos estas Navidades, las siguientes recomendaciones serán de lo más útiles:

El mejor para tomar en ensaladas.

Para este plato de preparación rápida, los langostinos cocidos pelados grandes que encontramos en la sección de refrigerados es la opción que nos exigirá menos tiempo. Podemos realizar con ellos un plato rico y completo en muy poco tiempo. Solo tenemos que añadir una vinagreta con un buen aceite de oliva virgen extra.

Para hacerlo a la plancha.

Esta versión, aliñado con limón, es muy popular. Los langostinos son muy fáciles de preparar y muy sabrosos. Si nos apasionan las barbacoas, también se pueden cocinar a la parrilla. Para cocinarlos así, los más recomendables son los langostinos tipo "banana" o Metapenaeus monoceros, de pesca extractiva, cuyo origen puede estar en el Mediterráneo y el Mar Negro, el Índico (este y oeste) o el Pacífico centro-oeste. Estas formas de preparación son muy interesantes porque la cantidad de aceite que se necesita es mínima. Basta una pizca de sal y pimienta y unas gotas de limón para realzar el sabor del plato, que se cocina con rapidez (4-5 minutos el tamaño mediano y 7-9 minutos el tamaño grande).

Para hacer sopa.

Podemos usar únicamente las colas de langostino peladas, opción muy práctica y rápida que tan solo requiere marcarlos en la sartén e incorporarlos al caldo realizado con pescado, cebolla, apio, laurel y tomate. Si queremos un sabor aún más intenso para el caldo, tanto para esta sopa clásica como para otras cremas de pescado y marisco, fondos para arroces o fideuás, podemos recurrir al langostino entero, usando la cabeza y cáscara para intensificar el sabor de estos caldos, reservando la cola pelada para añadir entera.

Para entremeses.

 

Dependiendo del tiempo que destinemos a la preparación, podremos recurrir a la versión ultra rápida de las colas de langostino peladas, refrigeradas y con ajo y perejil, que solo tendremos que dorar en la sartén; o, para los que cuentan con más tiempo, elaborar unos langostinos enteros descongelados bien cocidos, a la plancha o asados. Existen, además, versiones listas para consumir de colas de langostino cocidas. Se presentan en bandejas, blisters o pequeñas bolsas de no más de 200 gramos; algunas de ellas, en preparaciones como "al ajillo". Si bien son prácticas, los valores en cuanto a grasas y sal están lejos de lo recomendable para una ración tan pequeña. También podemos encontrar en los refrigerados preparaciones como langostinos en saquitos de masa filo, colas rebozadas... El aporte calórico es mucho más elevado, ya que suelen requerir una fritura para que queden listos.

Para los que tienen alto el colesterol malo.

Los ácidos grasos Omega-3 son un tipo de grasas poliinsaturadas que se encuentra sobre todo en los pescados de agua fría como el bacalao, el salmón, los arenques, las sardinas, etc. Este tipo de ácidos grasos pueden reducir el riesgo de padecer accidentes cerebrovasculares. En el caso del langostino, el tamaño no importa, ya que son ricos igualmente en Omega-3. Son, por tanto, uno de los platos estrella si necesitamos una dieta fuerte en ácidos grasos. Con independencia de su contenido en Omega-3, como se explicaba anteriormente, los langostinos también están entre los crustáceos de mayor contenido en colesterol y con una mayor concentración en la cabeza. Es en las cabezas de los langostinos donde se sitúa el aparato digestivo, que luego continúa al cuerpo en esa tira negra que lo recorre por el dorso. Esta parte, para muchos la más sabrosa, es conveniente descartarla y quedarnos con las colas limpias, en el caso de sufrir de colesterol alto e ingerir esporádicamente esta especie. La dieta de una persona con este problema debe estar basada principalmente en vegetales y frutas sin descartar las grasas saludables, cereales y granos integrales, pescados y carnes magras, así como legumbres, una correcta hidratación y actividad física. Es decir, acompañar este plato con una ensalada o un plato vegetal sería la mejor opción en lugar de escoger otros que también contengan un alto nivel de colesterol, como los embutidos, quesos o calamares.

Paginación


Otros servicios


Buscar en

Información de Copyright y aviso legal

Visita nuestro canal Eroski Consumer TV

En EROSKI CONSUMER nos tomamos muy en serio la privacidad de tus datos, aviso legal. © Fundación EROSKI

Fundación EROSKI

Validaciones de esta página

  • : Conformidad con el Nivel Triple-A, de las Directrices de Accesibilidad para el Contenido Web 1.0 del W3C-WAI
  • XHTML: Validación del W3C indicando que este documento es XHTML 1.1 correcto
  • CSS: Validación del W3C indicando que este documento usa CSS de forma correcta
  • RSS: Validación de feedvalidator.org indicando que nuestros titulares RSS tienen un formato correcto