Saltar el menú de navegación e ir al contenido

  • Bienvenido (ES) | Ongi etorri (euskarazko bertsioa) | Benvingut (versió en català) | Benvido (versión en galego)
  • Bienvenido (ES)
  • Boletines
    •  | Baja  | Más opciones |
  • Portadas anteriores

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Edición impresa > Actualidad y ocio > Tema de portada

Λ

Los datos, informaciones, interpretaciones y calificaciones que aparecen en esta información corresponden exclusivamente al momento en que se realizaron y tienen, por tanto, una vigencia limitada.

Análisis documental para elaborar un diagnóstico sobre la situación de la publicidad de los alimentos en nuestro país: Publicidad de los alimentos: la amenaza de la confusión

Los expertos consideran que la publicidad de los alimentos introduce conceptos confusos, pese a que la ley y los códigos éticos tratan de proteger a los consumidores

 

Muchos expertos nutricionistas y científicos consideran que, en la publicidad de los alimentos, es habitual introducir conceptos confusos, exagerados y contradictorios, que generalmente crean falsas expectativas a los consumidores. Y todo a pesar de que la ley y los códigos éticos tratan de protegerles garantizándoles libertad de elección, seguridad alimentaria, lucha contra el fraude y control de la información incorrecta.

Y, mientras, las cifras de obesidad no paran de aumentar. Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), el 20% de los hombres y el 23% de las mujeres en Europa ya son obesos. Además, las enfermedades no transmisibles -muchas de ellas, originadas en una mala alimentación y unos hábitos de vida sedentarios- causan el 87% de los fallecimientos en Europa.

Sin duda, en esta materia, el público más vulnerable son los niños. Sobre ellos se ejerce una gran presión comercial de alimentos insanos, una gran amenaza teniendo en cuenta las elevadas cifras de obesidad infantil: 42 millones de niños en edad preescolar padecen sobrepeso u obesidad en el mundo y, en España, dos de cada cinco niños de entre 7 y 8 años sufre exceso de peso.

Por todo ello, EROSKI CONSUMER quiso realizar un diagnóstico sobre la publicidad de los alimentos en nuestro país. Para ello, ha realizado un análisis documental basándose en diversas fuentes. Por un lado, en dos estudios de referencia ("La alimentación y el consumidor", monográfico de la Encuesta Nacional de Sanidad de 2013, y "Alimentación, consumo y salud", de la Obra Social Fundación La Caixa) y también se consultaron reflexiones de expertos y periodistas especializados, como Julio Basulto, Michael Collan y Ana Isabel Gutiérrez.

Por otro lado, se han incorporaron informaciones de entidades que intervienen en el mundo de la nutrición, como la Organización Mundial de la Salud (OMS), Consumers International (CI), Fundación Vasca para la Seguridad Alimentaria (ELIKA), Justicia Alimentaria Global (VSF), entre otras. Así como blogs sobre alimentación y nutrición: "El Comidista", "Mi dieta cojea" o "El nutricionista de la general".

Publicidad y alimentación

Vivimos inmersos en la publicidad. Vemos u oímos mensajes publicitarios a todas horas: al desayunar con la radio encendida o mientras leemos el periódico en la tablet, incluso cuando caminamos, nos tratan de seducir en marquesinas y escaparates. Según la empresa Zenith Media, recibimos una media de 3.000 impactos publicitarios al día. Apenas quedan lugares que no se hayan convertido ya en un soporte para la publicidad.

En 2014, la inversión en España en este sector creció cerca de un 6% respecto de 2013 y superó los 11.000 millones de euros, según datos de InfoAdex, empresa que controla e investiga el sector publicitario en nuestro país.

Entre los diferentes medios utilizados, el mailing personalizado y la televisión son los que más inversión se llevan (1.900 y 1.800 millones de euros, respectivamente). El monográfica de la Encuesta Nacional de Salud de 2013 (en adelante ENS) destaca las ventajas de la televisión a la hora de llegar al público: rapidez de penetración (impacta en poco tiempo), flexibilidad geográfica y temporal y permite un mensaje de calidad.

El sector de la alimentación es uno de los más importantes en cuanto a volumen de inversión: ocupa el sexto puesto en el ranking con una inversión publicitaria de 279,2 millones de euros, un 7,3% del total de la inversión publicitaria controlada (3.821,4 millones de euros).

Pero su valor no radica únicamente en una cuestión monetaria. Para la ENS, la publicidad alimentaria y aquella relacionada con los cánones de belleza y moda es especialmente importante en los países industrializados, ya que es "capaz de influir en los comportamientos alimentarios de todos los estratos sociales y etarios (de la misma edad) de la población".

Entorno "obesogénico"

La OMS alertó hace unos meses que, en 2030, Europa se enfrenta a una crisis de obesidad. Ese año, se prevé que seis de cada diez mujeres y siete de cada diez hombres tengan sobrepeso. Es más, sitúa a España entre los países que sufrirán un importante incremento de estos problemas con un 30% de obesidad y un 70% de sobrepeso.

La relación entre obesidad y publicidad causa cierta controversia. Por un lado, tal y como explica el profesor Emilio Luque en el estudio elaborado por la Obra Social Fundación La Caixa, "la industria alimentaria, las grandes cadenas de restauración rápida y sus aliados sostienen que la consecución de una dieta y un nivel de actividad física conducentes al equilibrio calórico, el control del peso y la salud es fundamentalmente un asunto de responsabilidad personal".

No obstante, Luque recuerda la reflexión de Marion Nestle, profesora de Nutrición, Estudios de Alimentación y Salud Pública en la Universidad de Nueva York, quien insiste en que, si bien es cierto que las decisiones alimentarias son, en principio, responsabilidad individual, también lo es que la obesidad es un asunto público: "No tomamos nuestras decisiones sobre comida en el vacío. Seleccionamos nuestra dieta en un entorno mercantilizado, en el cual se invierten miles de millones de dólares en convencernos de que los consejos nutricionales son tan confusos y comer de manera sana tan imposiblemente difícil, que no vale la pena molestarse en comer menos de uno u otro alimento o categoría".

En este punto, aparece la expresión "entorno obesogénico". Para Luque, "la reciente tendencia global a la obesidad tiene sus raíces en un "entorno obesogénico", que promueve una ingesta creciente de calorías, reduciendo al mismo tiempo el gasto energético asociado a la actividad física en el trabajo y en nuestros desplazamientos, y que escapa en gran medida al control de los individuos".

Coincide con estas afirmaciones Tim Lobstein, experto de la Asociación Internacional de Estudios de la Obesidad (IASO en sus siglas en inglés): "vivimos en un entorno lleno de estímulos que nos animan a comer, a hacer menos ejercicio y sobre todo a consumir. Se trata de un entorno gestionado comercialmente".

Paginación


Otros servicios


Buscar en

Información de Copyright y aviso legal

Visita nuestro canal Eroski Consumer TV

En EROSKI CONSUMER nos tomamos muy en serio la privacidad de tus datos, aviso legal. © Fundación EROSKI

Fundación EROSKI

Validaciones de esta página

  • : Conformidad con el Nivel Triple-A, de las Directrices de Accesibilidad para el Contenido Web 1.0 del W3C-WAI
  • XHTML: Validación del W3C indicando que este documento es XHTML 1.1 correcto
  • CSS: Validación del W3C indicando que este documento usa CSS de forma correcta
  • RSS: Validación de feedvalidator.org indicando que nuestros titulares RSS tienen un formato correcto