Saltar el menú de navegación e ir al contenido

  • Bienvenido (ES) | Ongi etorri (euskarazko bertsioa) | Benvingut (versió en català) | Benvido (versión en galego)
  • Bienvenido (ES)
  • Boletines
    •  | Baja  | Más opciones |
  • Portadas anteriores

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Edición impresa > Actualidad y ocio > Tema de portada

Λ

Los datos, informaciones, interpretaciones y calificaciones que aparecen en esta información corresponden exclusivamente al momento en que se realizaron y tienen, por tanto, una vigencia limitada.

Los hogares sustentados por personas con más de 65 años realizaron el 24% del gasto total de las familias españolas: Encuestadas 1.200 personas mayores de 65 a 80 años para conocer sus dificultades de consumo

La capacidad económica, tecnológica y de movilidad determina el consumo de los mayores

 

Envejecer es un proceso de la vida cuyos resultados dependen de varios factores: el estado de salud, las condiciones económicas, la forma de vida, la tipología de hogar e, incluso, el nivel cultural y tecnológico de la persona en cuestión. No hay dos personas mayores iguales.

Estos individuos forman un colectivo muy diversificado que crece a pasos agigantados. La Organización Mundial de la Salud (OMS) estima que, para mediados de este siglo, se habrá duplicado la cantidad de personas mayores de 60 años y, por primera vez en la historia, quienes rebasen los 65 años superarán en número a los niños menores de cinco años. A pesar de su importancia, este colectivo percibe que la sociedad le vuelve la espalda en demasiadas ocasiones. Sin embargo, para construir un futuro sostenible, es fundamental que los mayores tengan un papel activo en la sociedad. Así lo creen expertos como Alexandre Kalache, el exdirector del programa de Envejecimiento Activo de la OMS y quien, en la actualidad, lidera varios programas internacionales. Según este especialista, los mayores no suponen una carga económica; todo lo contrario, pueden desempeñar un papel positivo como consumidores activos.

Para no perder de vista a esta población de futuro, HISPACOOP (la Confederación Española de Cooperativas de Consumidores y Usuarios a la que pertenece Fundación EROSKI) ha querido conocer sus dificultades de consumo en diferentes áreas: la alimentación y los bienes diarios, la salud, la vivienda y sus gastos, la oferta de transporte y el ocio, el equipamiento personal y las entidades financieras.

Para ello, entre octubre y noviembre del pasado año, se realizaron un total de 1.200 entrevistas a personas de entre 65 y 80 años, ubicadas en lo que hoy en día se denomina la golden age (de 65 a 75 años) y la grey age (de 75 a 90 años).

Además, se realizaron tres reuniones en Vitoria (zona norte), Madrid (zona centro) y Sevilla (zona sur) para profundizar en la percepción sobre el consumo y el marco general del proceso de envejecimiento de las personas mayores. Cada grupo estaba integrado por hombres y mujeres entre los 60 y 75 años de clase social media.

Consumo y envejecimiento

El consumo de la población española mayor de 65 años no debe infravalorarse. Los hogares sustentados por personas mayores de 65 años realizaron en 2013 un gasto medio de 23.236 euros. En total, más de 118 mil millones de euros que supusieron el 24% del gasto total de las familias españolas durante ese año (uno de cada cuatro euros gastados en los hogares españoles). Estos datos de la Encuesta de Presupuestos Familiares del INE reflejan la importancia del consumidor mayor. Sobre todo, si se tiene en cuenta la evolución de esta proporción, que ha pasado de significar el 18% en 2007 al 24%.

Y ¿en qué gastan los hogares cuyo sustentador principal es mayor de 65 años? El 41% de su presupuesto doméstico está destinado a la vivienda, el agua, la electricidad, el gas y otros combustibles. El 17% va a parar a los alimentos y las bebidas no alcohólicas. El resto se reparte, por orden, en varias partidas: transportes; hoteles, cafés y restaurantes; mobiliario y equipamiento del hogar y otros gastos corrientes de conservación de la vivienda; salud; ocio, espectáculos y cultura; comunicaciones; bebidas alcohólicas y tabaco; y enseñanza.

 

La crisis también ha entrado de lleno en estos hogares. Las personas que participaron en las reuniones del estudio perciben un empobrecimiento generalizado de los jubilados. En los últimos años, el incremento de algunas partidas presupuestarias domésticas (suministros básicos de la vivienda, medicamentos a consecuencia de los recortes en los productos financiados por la Seguridad social, etc.) ha hecho que las personas de más de 65 años, cuya fuente de ingresos es la pensión de jubilación, se hayan privado de algunos productos o actos de consumo, modificando sus hábitos, aplicando medidas de ahorro, para cubrir las áreas que consideran fundamentales.

Por lo general, los mayores de 65 a 80 años de la encuesta reconocen que han variado su visión del consumo. Lo que más priorizan ahora es la salud y el cuidado personal, un 65% lo asegura. En segundo lugar, el 53% cita la alimentación y, en tercera posición, el 51% nombra la vivienda y los suministros básicos. A partir de ahí, la importancia concedida a otras áreas de consumo cae de forma relevante, aunque tiene algo de visibilidad el ocio y el tiempo libre.

Paginación


Otros servicios


Buscar en

Información de Copyright y aviso legal

Visita nuestro canal Eroski Consumer TV

En EROSKI CONSUMER nos tomamos muy en serio la privacidad de tus datos, aviso legal. © Fundación EROSKI

Fundación EROSKI

Validaciones de esta página

  • : Conformidad con el Nivel Triple-A, de las Directrices de Accesibilidad para el Contenido Web 1.0 del W3C-WAI
  • XHTML: Validación del W3C indicando que este documento es XHTML 1.1 correcto
  • CSS: Validación del W3C indicando que este documento usa CSS de forma correcta
  • RSS: Validación de feedvalidator.org indicando que nuestros titulares RSS tienen un formato correcto