Saltar el menú de navegación e ir al contenido

  • Bienvenido (ES) | Ongi etorri (euskarazko bertsioa) | Benvingut (versió en català) | Benvido (versión en galego)
  • Bienvenido (ES)
  • Boletines
    •  | Baja  | Más opciones |
  • Portadas anteriores

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Alimentación > Guía de los alimentos > Hortalizas y verduras

Λ

Guía de compra: verduras en conserva: Verduras en conserva, un tesoro en la despensa

Sus cualidades nutritivas apenas difieren de las verduras frescas e incluso en este formato, mantienen de forma estable sus nutrientes durante mucho más tiempo

Son sinónimo de salud y bienestar. Las cualidades nutritivas de las verduras juegan un papel trascendental en el equilibrio de nuestra dieta, ya sean frescas o en conserva.

Cuando en el siglo XVIII el francés Nicolas Appert consiguió esterilizar alimentos en botellas de cristal, se amplió muchísimo el abanico de posibilidades alimentarias de la población. Desde entonces, el descubrimiento de Appert ha evolucionado gracias a los modernos avances tecnológicos hasta el punto de que, en la actualidad, las conservas no solo garantizan por largo tiempo la inocuidad del alimento, sino que, además, consiguen preservar con éxito sus propiedades nutricionales, su color, su aroma y su textura.

 

Las verduras en conserva son prácticas, seguras y pueden convertirse en el "plan B" perfecto. Para que sus propiedades nutricionales lleguen casi intactas a nuestra mesa, se envasan justo después de cosecharlas, pero antes se lavan, se pelan (en el caso de ciertas hortalizas, como la zanahoria) y se blanquean. El proceso de blanqueo o escaldado significa someter a las hortalizas a un tratamiento por calor, con agua a una temperatura cercana a su punto de ebullición, seguido por un rápido enfriamiento. Con esta técnica, se mejora la conservación del producto, gracias a que inactiva las enzimas presentes en el propio alimento, que pueden causar su deterioro con el paso del tiempo. El lavado, por su parte, es siempre muy cuidadoso, sobre todo en el caso de las verduras cosechadas debajo de la tierra, como las zanahorias o las patatas, para descartar cualquier residuo. Así, cada hortaliza se lava mediante un proceso diferente que garantiza su limpieza en función de sus particularidades.

La moderna tecnología agroalimentaria se esfuerza en disminuir al máximo el impacto medioambiental de todos estos procesos, disminuyendo el consumo de energía y las tasas de emisiones de sustancias contaminantes. En este sentido, dicho impacto siempre será menor si consumimos productos locales, es decir, recolectados o procesados cerca de nuestro hogar. Por ejemplo, los pimientos del piquillo de Lodosa frente a los importados de Perú.

En el mercado

La oferta de verduras y hortalizas en conserva disponible en los comercios es amplísima. Nuestra despensa puede atesorar acelgas, alcachofas, alfalfa germinada, cebollitas, champiñones laminados o enteros, corazones de alcachofa, espárragos blancos o verdes, espinacas, grelos, judías verdes, menestra de verduras, palmito, patatas enteras o cocidas, pepinillos en vinagre, pimientos del piquillo, morrones y rojos; remolacha en rodajas o rallada, setas variadas, soja germinada, tomate pelado, troceado o triturado y zanahorias peladas o ralladas.

Paginación


Otros servicios


Buscar en

Información de Copyright y aviso legal

Visita nuestro canal Eroski Consumer TV

En EROSKI CONSUMER nos tomamos muy en serio la privacidad de tus datos, aviso legal. © Fundación EROSKI

Fundación EROSKI

Validaciones de esta página

  • : Conformidad con el Nivel Triple-A, de las Directrices de Accesibilidad para el Contenido Web 1.0 del W3C-WAI
  • XHTML: Validación del W3C indicando que este documento es XHTML 1.1 correcto
  • CSS: Validación del W3C indicando que este documento usa CSS de forma correcta
  • RSS: Validación de feedvalidator.org indicando que nuestros titulares RSS tienen un formato correcto