Saltar el menú de navegación e ir al contenido

  • Bienvenido (ES) | Ongi etorri (euskarazko bertsioa) | Benvingut (versió en català) | Benvido (versión en galego)
  • Bienvenido (ES)
  • Boletines
    •  | Baja  | Más opciones |
  • Portadas anteriores

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Alimentación > Tendencias

Λ

Los datos, informaciones, interpretaciones y calificaciones que aparecen en esta información corresponden exclusivamente al momento en que se realizaron y tienen, por tanto, una vigencia limitada.

Encuestadas 2.000 personas de 25 a 69 años de 9 comunidades autónomas sobre la influencia de la crisis en los hábitos alimentarios familiares: Hogares en crisis: las familias moderan la cantidad y calidad de sus compras en alimentación

El poder adquisitivo de las familias españolas se hunde. Según el INE, los ingresos de los hogares durante 2012 ascendieron a 26.775 euros de media, un 11% menos que en 2008. Cada trabajador ganó también en 2012 una media de 22.726 euros brutos, un 0,8% menos que en 2011. Las cifras no engañan y el aumento del paro (superior al 24%) y la reducción de los sueldos de aquellos que logran mantener su trabajo han hecho mella en la economía familiar.

 

Los gastos se multiplican y a las familias no les queda más remedio que tomar medidas e imponer recortes. Y la alimentación, como segunda partida más importante del presupuesto doméstico, no escapa a este ajuste. Tal y como muestra la Encuesta de Presupuestos Familiares del INE, las familias españolas le dedicaron 4.098 euros en 2013, un 10,5% menos que cinco años atrás.

Los expertos nutricionistas temen que con un presupuesto limitado no se realicen las mejores elecciones y se produzca un desequilibrio nutricional en el afán por ajustarse el cinturón. EROSKI CONSUMER ha querido indagar en este asunto y saber si la crisis económica ha modificado de alguna manera los hábitos nutricionales y de compra de productos alimenticios de la población. Para ello, realizó entre agosto y septiembre una encuesta online a 2.000 personas de entre 25 y 69 años que procedían de 9 comunidades autónomas: Andalucía, Islas Baleares, Castilla-La Mancha, Cataluña, Comunidad Valenciana, Galicia, Madrid, Navarra y País Vasco.

El estudio confirma que las familias españolas han tomado medidas para contener el gasto en alimentación: por ejemplo, durante la compra, el 92% compara más los precios y en torno al 85% evita gastos superfluos y presta más atención a las ofertas.

 

Además, el 83% de los entrevistados sustituye un alimento por otro similar por considerarlo más económico y uno de cada dos modera tanto la cantidad como la calidad del producto que compra. Principalmente, adquieren menos bollería y galletas, chocolate, embutidos, carne de bovino (vaca o ternera); y más carne de ave. Incluso un 22% ya no compra marisco, moluscos ni crustáceos.

Estos cambios en la dieta no pasan desapercibidos para los consumidores, que son quienes, en primer lugar, juzgan los efectos de sus elecciones nutricionales. Uno de cada cuatro entrevistados considera que, desde que se inició la crisis, su dieta es menos saludable (en mayor medida en Castilla-La Mancha y en la Comunidad Valenciana) y lo achacan a que tienen un menor poder adquisitivo y a que los productos son cada vez más caros.

El perfil de los encuestados

De las 2.000 personas encuestadas, uno de cada dos es hombre y la edad media del conjunto de la muestra es de 43 años. De hecho, el grueso de los entrevistados se sitúa entre los 30 y los 49 años. Todos los consumidores consultados son responsables de las decisiones de compra de productos de alimentación en su casa. El 56% se encarga solo de esta tarea y otro 44% la comparte con otra persona.

El tipo de familia más habitual en esta encuesta es la compuesta por una pareja con hijos (el 46% del total de entrevistados). También lo son las parejas sin hijos y con un familiar a su cargo (el 29%) y aquellas personas que viven solas (un 12%). En uno de cada tres de esos hogares, residen menores de edad.

En el 46% de los casos, la principal fuente de ingresos en la familia es el propio entrevistado y en la mayoría de los casos (un 67%) ese dinero procede de un trabajo por cuenta ajena. Desde que estalló la crisis económica en 2008, un 24% de los hogares se quedaron en algún momento sin esa fuente principal de ingresos (un 33% en los formados por familias monoparentales) una media de 15 meses. Un 19% continúa en esta situación.

Paginación


Otros servicios


Buscar en

Información de Copyright y aviso legal

Visita nuestro canal Eroski Consumer TV

En EROSKI CONSUMER nos tomamos muy en serio la privacidad de tus datos, aviso legal. © Fundación EROSKI

Fundación EROSKI

Validaciones de esta página

  • : Conformidad con el Nivel Triple-A, de las Directrices de Accesibilidad para el Contenido Web 1.0 del W3C-WAI
  • XHTML: Validación del W3C indicando que este documento es XHTML 1.1 correcto
  • CSS: Validación del W3C indicando que este documento usa CSS de forma correcta
  • RSS: Validación de feedvalidator.org indicando que nuestros titulares RSS tienen un formato correcto