Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Alimentación > Guía de los alimentos

^

Guía de compra: conservas de atún: Conservas de atún, una porción de mar en la mesa

Proporcionan una cantidad notable de hierro, yodo, vitaminas del grupo B y ácidos grasos esenciales.

Características nutricionales y debates sobre el atún

Su lugar en la dieta

El enlatado de alimentos nos ofrece la posibilidad de comer sano de una manera sencilla, ya que el alimento está listo para su consumo, sin que su calidad se vea afectada. De ahí que el consumidor recurra con cierta frecuencia a la compra de estos alimentos catalogados en muchas casas como "plan B". Y es que la calidad de estos alimentos ha mejorado de forma espectacular durante los últimos años. Gracias a los modernos procesos tecnológicos, el valor nutricional de los pescados enlatados es muy similar a la del producto fresco. La similitud nutricional entre el atún fresco y el enlatado se explica, en gran medida, gracias a la rapidez con la que se ultracongela el pescado tras su captura.

 

Las conservas de pescado suponen una notable fuente de nutrientes importantes, como hierro, yodo, vitaminas del grupo B (sobre todo la vitamina B12) o ácidos grasos esenciales (como el omega-3). En paralelo, se debe tener en cuenta que su contenido en sal es considerable, salvo en el caso de los productos "bajos en sal", dado que muchos alimentos enlatados la utilizan como conservante o para mejorar su sabor.

Entre los componentes del atún -en especial, del rojo-, hay otro elemento que, si bien no es un nutriente, conviene tener en cuenta. Se trata del mercurio, que proviene de la contaminación medioambiental y se acumula en peces de gran tamaño, como los grandes depredadores. Es un metal pesado que, en grandes dosis, resulta tóxico, sobre todo en el feto o en niños pequeños. Por esta razón, la Agencia Española de Seguridad Alimentaria y Nutrición (AESAN), que en la actualidad se denomina Agencia Española de Consumo, Seguridad Alimentaria y Nutrición (AECOSAN), emitió en 2011 una advertencia sobre las especies más contaminadas con mercurio: pez espada, tiburón, lucio y atún rojo -Thunnus thynnus-, una especie grande, normalmente consumida en fresco o congelada y fileteada.

La recomendación de precaución en el consumo de este pescado (no del bonito) va dirigida a mujeres embarazadas o que puedan estarlo, mujeres en fase de lactancia y niños de corta edad (de entre 1 y 3 años). Se recomienda que este grupo de población consuma una amplia variedad de pescados, pero que evite las especies que contienen más mercurio. Las recomendaciones de la AECOSAN son las siguientes:

 
  • Mujeres en edad fértil, embarazadas o en período de lactancia: evitar el consumo.
  • Niños menores de 3 años: evitar el consumo.
  • Niños 3-12 años: limitar a 50 gramos por semana o 100 gramos cada 2 semanas y no consumir ningún otro de los pescados de esta categoría en la misma semana.

Aunque los adultos españoles consumen unos 11,5 gramos de conservas de atún o bonito al día (lo que se traduce, de forma aproximada, en una lata semanal por persona), hay que aclarar que habrá personas que tomen tres latas semanales mientras que otras no tomarán ninguna.

El atún: A debate

En estos momentos, se desarrolla un acalorado debate científico con respecto del atún. Por una parte, es incuestionable que supone una importantísima fuente de ácidos grasos omega-3, implicados en la salud cardiovascular. Por otra, su aporte en mercurio puede hacer que grupos sensibles superen las ingestas máximas toleradas por las autoridades sanitarias. De ahí que ciertos colectivos apelen al llamado "principio de precaución": si una propuesta dietética puede suponer un riesgo para la salud pública, no compensada por los beneficios que aporta, se debe poner "en cuarentena". Es lo que hizo en 2011, el Grupo de Revisión, Estudio y Posicionamiento de la Asociación Española de Dietistas-Nutricionistas (GREP-AEDN). Consideró extender estas recomendaciones a todos los atunes enlatados, tras tener en cuenta diversos aspectos relacionados con las denominaciones que permite la reglamentación con respecto al "atún claro" (es posible hallar atún rojo etiquetado como "atún claro") y tras detallar que existen otras opciones dietéticas para ingerir omega-3, como las sardinas o los frutos secos. En todo caso, se trata de una cuestión en revisión en la actualidad.

¿Cuántas latas se podrían tomar a la semana?

Varones sanos (adultos) pueden tomar dos latas de 50 gramos a la semana y los beneficios superarán sin duda a los posibles riesgos (por su contenido en mercurio). En el caso de mujeres en edad fértil, embarazadas o en niños menores de 3 años, se debe evitar el consumo siempre que existan dudas de si se trata de atún rojo (Thunnus thynnus). En niños de 3 a 12 años no se debe superar el consumo de una lata semanal (50 gramos) si, de nuevo, se duda de si se trata de atún rojo (Thunnus thynnus).

Paginación


Otros servicios


Buscar en

Información de Copyright y aviso legal

Visita nuestro canal Eroski Consumer TV

En EROSKI CONSUMER nos tomamos muy en serio la privacidad de tus datos, aviso legal. © Fundación EROSKI

Fundación EROSKI

Validaciones de esta página

  • : Conformidad con el Nivel Triple-A, de las Directrices de Accesibilidad para el Contenido Web 1.0 del W3C-WAI
  • XHTML: Validación del W3C indicando que este documento es XHTML 1.1 correcto
  • CSS: Validación del W3C indicando que este documento usa CSS de forma correcta
  • RSS: Validación de feedvalidator.org indicando que nuestros titulares RSS tienen un formato correcto