Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Alimentación > Aprender a comer bien

^

Los datos, informaciones, interpretaciones y calificaciones que aparecen en esta información corresponden exclusivamente al momento en que se realizaron y tienen, por tanto, una vigencia limitada.

Encuestadas más de 800 personas de 17 comunidades autónomas sobre su grado de conocimiento de la alimentación saludable: Alimentación saludable: no lo sabemos todo

El conocimiento general sobre alimentación es bueno (18,5 puntos sobre 26), sin embargo, el de un 22% de los encuestados se calificó como bajo o solo aceptable

Conocimientos sobre alimentos y nutrientes concretos

Frutas y verduras: confusiones

Las frutas, verduras y hortalizas deben estar presentes en la dieta y consumirlas todos los días en una cantidad de, al menos, 5 piezas o raciones. Son muy ricas en compuestos antioxidantes, su contenido en calorías es bajo y la presencia de fibra hay que tenerla en cuenta, si bien es menor que el de las legumbres y los cereales integrales.

A pesar de su valor, los encuestados cometen errores a la hora de aplicar sus conocimientos sobre las frutas y las verduras. Tres de cada cinco creen que el consumo de estos alimentos tiene un límite de 5 raciones o piezas, cuando se trata de una medida de referencia mínima. Además, otro 34% cree que su contenido en fibra es superior al de las legumbres y los cereales integrales. Nada más lejos de la realidad.

 

Por el contrario, el 88% sabe que los zumos de frutas no sustituyen siempre a la pieza de fruta porque al eliminar la pulpa, pierden su contenido en fibra y no estimulan la saciedad.

Legumbres y fibra: la mejor alianza

Las legumbres tienen un alto contenido en fibra, son ricas en proteínas y tienen un bajo contenido en grasa (inferior al de cualquier otro alimento proteico). Son fundamentales para conservar una buena salud. Todos los encuestados lo saben y están al corriente de que favorecen el tránsito intestinal y disminuyen el riesgo de padecer algunas enfermedades gastrointestinales.

Asimismo, los entrevistados conocen los beneficios de la fibra a partir de alimentos. Por eso, el 93% reconoce las ventajas del arroz integral respecto del refinado. Y es que conserva las vitaminas del grupo B, los antioxidantes o fitoquímicos y también la fibra, sustancias que desaparecen casi totalmente durante el proceso de refinado.

Los beneficios de las proteínas

Los alimentos proteicos forman un grupo alimentario muy heterogéneo que tienen como denominador común su riqueza en proteínas, si bien algunos de ellos también son ricos en grasas, por lo que su consumo debe ser moderado.

Los pescados tienen un gran interés nutricional: su valor calórico es, en general, menor que el de las carnes, su densidad proteica similar y destaca su contenido en ácidos grasos poliinsaturados, omega-3 con propiedades cardioprotectoras (en el caso del pescado azul). Además, aunque un 38% de los encuestados crea lo contrario, los pescados congelados son nutritivamente iguales a los frescos.

Los mariscos que se consumen con mayor frecuencia pueden dividirse en dos clases: los crustáceos (langosta, bogavante, langostino, nécora, centollo y cigala) y los moluscos (ostra, vieira, navaja, mejillón, berberecho, almeja y caracol de mar). Un 65% de los entrevistados por EROSKI CONSUMER no sabe que estos últimos tienen una gran cantidad de colesterol, si bien no está asociado a elevaciones de colesterol sanguíneo. Por su parte, los crustáceos destacan por su escasa cantidad de grasas.

En cuanto a las carnes, su valor nutritivo radica en su riqueza en proteínas: aportan entre un 16% y un 22% de proteínas. Las aves tienen el mismo valor proteico que las carnes de vacuno y porcino, lo que varía es la cantidad de grasa (del 4% al 25%). Las menos grasas son la ternera, el caballo, el pollo (sin piel) y el conejo, y las más grasas son el cerdo, el cordero y el pato.

De forma acertada, el 93% de los entrevistados apuntó que los embutidos tienen un alto contenido en grasas saturadas (por lo que es recomendable disminuir su consumo). Por su parte, el conocimiento de los encuestados sobre los frutos secos y el huevo no desmerece. Un 79% de ellos indicó correctamente que a los frutos secos les caracteriza su riqueza en proteínas, grasas insaturadas y fibra dietética, una buena alternativa a las proteínas animales.

El 84% indicó además que la yema de huevo es rica en grasa y colesterol (su mayor inconveniente), aunque hoy en día se considera adecuada la ingesta de dos o tres huevos a la semana, aunque se padezca hipercolesterolemia u otra dislipemia (alteración del metabolismo de los lípidos).

Las grasas, "buenas" con moderación

El grupo alimentario formado por las grasas, los aceites y las mantequillas también tienen su lugar en una dieta saludable. Proporcionan vitaminas liposolubles y ácidos grasos esenciales y dan palatabilidad y saciedad a nuestra dieta. Eso sí, no deben representar más del 30% al 35% del total de la ingesta calórica.

Por ejemplo, el 96% de los entrevistados estaba en lo cierto cuando indicó que el aceite de oliva es una grasa monoinsaturada cardiosaludable. En cuanto a los alimentos ricos en ácidos grasos omega-3 causan desorientación entre los entrevistados por EROSKI CONSUMER. Uno de cada dos aseguró que solo se pueden hallar en los pescados azules como el salmón, el atún y la trucha.

Sí es cierto que los ácidos grasos omega-3 más importantes son el EPA o ácido eicosapentanoico y el DHA o ácido docosahexanoico, que nuestro cuerpo puede sintetizar y que se encuentran de modo natural en los pescados azules como el salmón o las sardinas, así como en el marisco y otros alimentos marinos. Sin embargo, existe otro ácido graso de la misma familia, el alfa linolénico, que es esencial y no lo sintetiza el organismo. Se encuentra en los aceites de semillas -soja, maíz, girasol-, en los frutos secos, en el germen de cereales y en menor medida, en los vegetales verdes.

Lácteos, mejor desnatados

Los lácteos son fuente importante de proteínas. Los productos desnatados tienen la ventaja de aportar menos calorías, grasas saturadas y colesterol, además de ser algo más ricos en proteínas (aunque el 69% de los encuestados afirmara lo contrario).

El valor alimentario del yogur es similar al de la leche. El primero contiene una menor presencia de lactosa, útil especialmente a aquellos que sufren intolerancia a esta sustancia debido a su déficit de lactasa (enzima producida por el intestino delgado para absorber la lactosa). Con todo, hay que tener cuidado con los yogures de frutas y sabores porque suelen tener una gran cantidad de azúcar añadido. Un 78% de los entrevistados conocía este inconveniente.

En este sentido, el 83% sabe que existen otras fuentes de calcio como algunos frutos secos (avellanas, almendras, nueces y cacahuetes) y las sardinas enlatadas.

Camino hacia una alimentación saludable

La Organización Mundial de la Salud propone 10 pasos para conseguir un estilo de vida saludable:

  • Consumir una dieta nutritiva basada en alimentos de origen principalmente vegetal.
  • Comer frutas y verduras, y pan, cereales, pasta, arroz o patatas varias veces al día.
  • Mantener el peso corporal entre los límites recomendados. El Índice de Masa Corporal aconsejado es de 18,5 a 25. Se calcula con el peso en kilogramos, dividido por la altura (al cuadrado) en metros.
  • Controlar el consumo de grasas (no más del 30% de la energía diaria).
  • Reemplazar carnes grasas por legumbres, lentejas o carne magra.
  • Ingerir productos lácteos bajos en grasa.
  • Seleccionar alimentos bajos en azúcar y tomar azúcar refinado con mesura.
  • Elegir una dieta baja en sal.
  • Limitar la ingesta de alcohol.
  • Controlar las técnicas culinarias. Las más aconsejables: vapor, horno, plancha o hervido.

Paginación


Otros servicios


Buscar en

Información de Copyright y aviso legal

Visita nuestro canal Eroski Consumer TV

En EROSKI CONSUMER nos tomamos muy en serio la privacidad de tus datos, aviso legal. © Fundación EROSKI

Fundación EROSKI

Validaciones de esta página

  • : Conformidad con el Nivel Triple-A, de las Directrices de Accesibilidad para el Contenido Web 1.0 del W3C-WAI
  • XHTML: Validación del W3C indicando que este documento es XHTML 1.1 correcto
  • CSS: Validación del W3C indicando que este documento usa CSS de forma correcta
  • RSS: Validación de feedvalidator.org indicando que nuestros titulares RSS tienen un formato correcto