Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Alimentación > Aprender a comer bien > Curiosidades

^

Los datos, informaciones, interpretaciones y calificaciones que aparecen en esta información corresponden exclusivamente al momento en que se realizaron y tienen, por tanto, una vigencia limitada.

Encuestadas cerca de 1.000 personas sobre sus hábitos de lectura del etiquetado de alimentos: Solo uno de cada dos encuestados lee siempre el etiquetado de los productos

El 94% cree que se utilizan términos excesivamente complejos y el 86% opina que debería modificarse

Una maraña de conceptos no siempre descifrable

  Una cosa es leer y otra entender. Quienes leen las etiquetas de los productos que adquieren no siempre comprenden la información que en ellas aparece: uno de cada dos encuestados reconoce que solo la entiende a veces. Por sexos, son ellos quienes en mayor proporción así lo reconocen (un 54% frente al 49% de ellas), y por edad, los encuestados de entre 35 y 54 años (el 55% a diferencia del 40% de 18 a 34 años que también lo asegura). Por último, dos de cada tres extremeños y castellanoleoneses entrevistados también destacan por confirmar que esa información no siempre la descifran (en torno al 65% de ellos).

Y ¿cuál es el tipo de información que no suelen entender? Tres de cada cinco menciona la lista de ingredientes y alérgenos, dos de cada cinco la información nutricional y uno de cada cuatro el nombre o razón social y dirección del fabricante, el lugar de origen y la denominación de venta del producto. Por edad y sexo, todos coinciden en que la lista de ingredientes y alérgenos es el dato en el que suelen dudar en mayor medida (incluso, tres de cada cinco afirman que el grado de comprensión de este dato es medio). Pero también añaden la información nutricional los encuestados en Asturias y las comunidades madrileña y valenciana, así como el lugar de origen del producto en Cantabria.

Su utilidad e influencia a debate

La utilidad del etiquetado de los productos a veces se cuestiona. Aunque tres de cada cuatro personas encuestadas confirmaron que siempre es útil (en mayor medida las mujeres -un 79%- y los jóvenes de 18 a 34 años, un 82%), una de cada cinco cree que solo lo es a veces (en mayor proporción los hombres y los adultos de 35 a 54 años, un 22% de ellos respectivamente) y no llegan al 1% quienes opinan que nunca lo es (superan esta proporción el 7% de los riojanos encuestados que así lo cree). El tipo de información más útil para los encuestados por EROSKI CONSUMER es la información nutricional (así se lo parece al 37%), la lista de ingredientes y alérgenos (al 32%) y la fecha de envasado y caducidad o consumo preferente (al 21%). No hay apenas diferencias por edad y sexo, si bien en cuanto a la localidad, los extremeños también le dan importancia al lugar de origen (así lo hacen el 19% de los encuestados allí).

Sin embargo, pese a verle la utilidad a la información del etiquetado no siempre influye en la compra que realizan. En la encuesta, un 51% de los entrevistados aseguró que siempre le influía (mayoría mujeres y los encuestados de 55 años o más), un 48% dijo que solo a veces (más en los hombres, a un 52% así se lo parece, y de 35 a 54 años) y un 1%, nunca (por localidad, sin embargo, la cifra sube hasta el 7% de los riojanos encuestados, y al 5% de los murcianos, baleares y navarros). Con todo, la información que les influye en primer lugar en su compra es la nutricional al 39% de ellos, la lista de ingredientes y alérgenos al 33% y la fecha de envasado y caducidad o consumo preferente al 17%.

Términos complejos que no ayudan

Para que el etiquetado de alimentos sea una herramienta eficaz y un medio de comunicación útil para el usuario, es imprescindible que la información sea clara y legible. Sin embargo, en la encuesta, nueve de cada diez entrevistados por EROSKI CONSUMER opinaron que las etiquetas contienen información con términos excesivamente complejos. Quienes lo piensan en mayor proporción son aquellos con más de 35 años (un 95% frente al 90% de los jóvenes de 18 a 34 años) y curiosamente, todos los manchegos y extremeños encuestados.

Entre quienes creen que las palabras utilizadas en el etiquetado son complejas, uno de cada cinco dice que esta situación siempre se produce (el 26% de los hombres y los adultos mayores de 55 años, y más del 30% de los canarios y extremeños encuestados) y siete de cada diez, solo a veces.

En este sentido, a cuatro de cada cinco personas de la encuesta la información de las etiquetas les ha inducido a error o confundido alguna vez a la hora de hacer la compra. Por sexos, a un 84% de ellos y a un 81% de ellas. Pero las diferencias son mayores por edades: mientras a los mayores de 35 años les sucedió en el 83%, entre los jóvenes de 18 a 34 años esa proporción baja al 75%.

En el 65% de los casos esa información que indujo a error se refería a la composición del producto, en uno de cada tres a las características y cualidades del producto y en una de cada cuatro a la naturaleza y origen del mismo.

Paginación


Otros servicios


Buscar en

Información de Copyright y aviso legal

Visita nuestro canal Eroski Consumer TV

En EROSKI CONSUMER nos tomamos muy en serio la privacidad de tus datos, aviso legal. © Fundación EROSKI

Fundación EROSKI

Validaciones de esta página

  • : Conformidad con el Nivel Triple-A, de las Directrices de Accesibilidad para el Contenido Web 1.0 del W3C-WAI
  • XHTML: Validación del W3C indicando que este documento es XHTML 1.1 correcto
  • CSS: Validación del W3C indicando que este documento usa CSS de forma correcta
  • RSS: Validación de feedvalidator.org indicando que nuestros titulares RSS tienen un formato correcto