Saltar el menú de navegación e ir al contenido

  • Bienvenido (ES) | Ongi etorri (euskarazko bertsioa) | Benvingut (versió en català) | Benvido (versión en galego)
  • Bienvenido (ES)
  • Boletines
    •  | Baja  | Más opciones |
  • Portadas anteriores

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Alimentación > Aprender a comer bien > Curiosidades

Λ

Aceiteras rellenables, ¿sí o no?

La prohibición de utilizarlas en restaurantes y bares ha originado polémica entre distintos sectores y la CE ha retirado esta iniciativa por el momento

  Es una de las imágenes que más se repiten en bares y restaurantes, tanto en invierno como en verano. Las aceiteras descansando en las mesas de los distintos establecimientos a la espera de que los clientes las utilicen para aliñar ensaladas o condimentar los diferentes platos. El objetivo de esta práctica tan común en nuestro país no es otro que el de ahorrar en envases; se rellenan las botellas con aceite una vez vacías y así sucesivamente hasta que se acaba el aceite. Sin embargo, quince de los estados miembro de la Unión Europea pidieron a la Comisión su prohibición, entre ellos España, Italia, Grecia y Portugal, los cuatro principales países productores de aceite de oliva de la UE y del mundo. Bajo la premisa de garantizar la calidad en un alimento tan preciado como es el aceite de oliva, los expertos aseguran que es una medida a favor del consumidor.

La UE decidió vetar a los restaurantes el uso de botellas rellenables con el fin de evitar fraudes y mejorar la higiene de los alimentos, una iniciativa que varios de los Estados miembro pedían desde hace tiempo. Desde el Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente (MAGRAMA) de nuestro país se veía con buenos ojos esta nueva legislación ya que se lograba una mayor transparencia en el uso del aceite. Sin embargo, la polémica suscitada ha sido tal que la Comisión Europea ha anunciado la retirada de esta medida.

La idea era que a partir del día 1 de enero de 2014 los restaurantes ya no dispusieran de envases rellenables en sus mesas con aceite de oliva. El Comisario europeo de Agricultura informa que se está estudiando una nueva propuesta acerca del uso de las aceiteras rellenables y que se debe debatir a fondo con los sectores más afectados como son la hostelería, restauración y, por supuesto, con el consumidor. Si bien algunos estados apoyan la iniciativa, son muchos los que no lo hacen y apuntan sobre todo a los consumidores como principales detractores ya que, en la mayoría de los casos, esta normativa supondría un incremento del precio final de las comidas.

Garantizar la calidad del aceite

La votación de la nueva normativa no obtuvo el respaldo necesario para que fuera aprobada, por lo que el proceso se ha suspendido. Desde la Comisión se están realizando los trámites necesarios entre todas las partes implicadas para dar un nuevo veredicto óptimo para todos. El objetivo de la norma era garantizar la calidad del aceite y evitar fraudes, ya que es habitual mezclar diferentes tipos de aceites y servirlos como aceite de oliva. Los responsables de bares y restaurantes deberían aplicar además nuevas reglas sobre el etiquetado, en concreto se debería señalar la categoría del aceite de oliva y su origen para los rangos de aceite virgen y virgen extra.

Se trata de una medida para garantizar la calidad de lo que nos sirven, así como su autenticidad. El consumidor podrá conocer así la procedencia del aceite, la categoría y la certeza de que no se ha rellenado con otro tipo de aceite. Sin embargo, los propietarios de bares y restaurantes ya indican que esta medida supone un incremento económico para ellos, con lo que pueden verse obligados a aumentar el precio final de los platos, ya sean bocadillos, tostadas o ensaladas, por ejemplo. Los defensores de la norma, como Portugal, explican que en su país se introdujeron medidas similares en 2005 y el resultado es positivo.

Hay una corriente de opinión que defiende que el uso de botellas no rellenables de aceite supone un precio muy bajo en comparación con el aceite que contienen y no tiene por qué suponer un incremento excesivo para los empresarios del sector. Además, puntualizan que esta nueva iniciativa tampoco plantea problemas medioambientales ya que la mayoría de botellas son de vidrio, fáciles de reciclar. En definitiva, una normativa que no plantea contraindicaciones y que garantiza una calidad única para un alimento único como es el aceite de oliva.

¿Qué opina el consumidor?

Los países del norte son los que se oponen a la normativa. Consideran que les afectan porque no es tan habitual el consumo de aceite de oliva ni son países productores. En cambio, los países del sur están a favor de la prohibición de las aceituneras rellenables. Pero, ¿qué opina el consumidor? Al fin y al cabo, de ellos dependen. El Comisario europeo, representante de los intereses de los ciudadanos y consumidores de la UE, ha reconocido un error en el procedimiento: no haber escuchado al consumidor, principal detractor de la normativa, por la posibilidad de que el precio de los alimentos sufra un incremento. La polémica está más que servida. Ahora la Comisión Europea deberá consultar con la Organización Mundial del Comercio (OMC) sobre esta cuestión y, en un plazo de 60 días, dar su opinión. Después, se deberá presentar una nueva propuesta sobre el aceite identificado en restauración y volver a someterlo a votación. Por ahora, el proceso está parado y no existe prohibición alguna del uso de aceituneras rellenables.

La alternativa: monodosis o envases no rellenables

  Para sustituir las botellas rellenables se proponen las monodosis que ya se sirven en establecimientos de comida rápida o botellas no rellenables y desechables, ya que el aceite servido en envase de vidrio o plástico duro es más atractivo para el consumidor. En cualquier caso, las botellas no podrán ser rellenadas a posteriori. De esta manera, se podrá controlar la autenticidad del aceite que se sirve en cada establecimiento. El sector hostelero no está a favor de dicha normativa, como tampoco las pequeñas cooperativas del sector del aceite por el gasto extra que representan.

La Federación de Cooperativas Agroalimentarias se ha mostrado también a favor ya que antepone la calidad del aceite como razón principal. En cuanto a la repercusión económica del consumidor, los expertos indican que no debe suponer ningún incremento pero será necesario esperar a ver qué pasa. En cualquier caso, puede que el consumidor opte para no añadir tanto aceite en sus comidas si estas se ven encarecidas en el precio final.


Otros servicios


Buscar en

Información de Copyright y aviso legal

Visita nuestro canal Eroski Consumer TV

En EROSKI CONSUMER nos tomamos muy en serio la privacidad de tus datos, aviso legal. © Fundación EROSKI

Fundación EROSKI

Validaciones de esta página

  • : Conformidad con el Nivel Triple-A, de las Directrices de Accesibilidad para el Contenido Web 1.0 del W3C-WAI
  • XHTML: Validación del W3C indicando que este documento es XHTML 1.1 correcto
  • CSS: Validación del W3C indicando que este documento usa CSS de forma correcta
  • RSS: Validación de feedvalidator.org indicando que nuestros titulares RSS tienen un formato correcto