Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Medio ambiente > Medio ambiente urbano

^

Los datos, informaciones, interpretaciones y calificaciones que aparecen en esta información corresponden exclusivamente al momento en que se realizaron y tienen, por tanto, una vigencia limitada.

Analizada la limpieza diaria de 30 calles en 10 ciudades del país: Residuos en el suelo y mobiliario urbano sucio en una de cada cuatro calles analizadas

Todas se ubicaban en A Coruña, Bilbao y Sevilla y la mayoría de los residuos eran colillas, papeles o plásticos

Las ciudades, una a una

A Coruña

Analizada la limpieza de 30 calles en 10 ciudades del país, entre ellas 3 en A Coruña

Suciedad en dos de las tres calles analizadas en A Coruña

Se observaron 6 tipos de residuos en el 67% de las ocasiones, especialmente basura inorgánica, pegada y líquida

  En total, en la capital coruñesa, se realizaron un total de 18 visitas. Por la mañana y por la tarde del lunes, jueves y sábado, se analizó palmo a palmo un tramo de cada una de las calles: 300 metros de la céntrica, 563 metros de la del ensanche y 599 metros de la del extrarradio. Estas vías se escogieron al azar: Real era peatonal y Juan Florez y General Sanjurjo eran residenciales y con calzada.

Dos de ellas (la del ensanche y la del extrarradio) presentaban un mayor grado de suciedad, mientras que la más céntrica se mantuvo limpia durante el análisis. En concreto, las tres lograron una media de 90 puntos de un máximo de 126 (muy por debajo de la media del estudio, 107 puntos). Los niveles de limpieza eran de 0 a 30 puntos significaba que se trataba de una arteria muy sucia, de 31 a 62 bastante sucia, de 63 a 93 algo sucia, de 94 a 110 limpia y de 111 a 126 muy limpia.

Residuos inorgánicos, pegados y líquidos

En el análisis del suelo, se observaron 6 tipos de residuos en el 67% de las ocasiones, la segunda proporción más alta del estudio. En concreto, en todas las exploraciones se visualizaron residuos inorgánicos (generalmente colillas, plásticos y papeles), pegados (siempre chicles) y líquidos (orina de perro), además de excrementos de gaviota dos de cada tres veces.

Pero no solo importa lo que se ve, sino cuántas veces se ha visto durante el tramo observado. Así, los residuos inorgánicos, pegados y líquidos se observaron a lo largo de la calle. Los excrementos también se vieron con bastante frecuencia, más de dos veces en la mitad de las exploraciones, y los residuos orgánicos eran los menos habituales y se advirtieron de forma ocasional una sola vez.

Papeleras rotas y contenedores con residuos fuera

El estado de las papeleras y los contenedores es fundamental para realizar una recogida eficiente de los residuos. Su correcto uso por parte de los coruñeses es una necesidad básica. Durante la observación en A Coruña, se observaron papeleras rotas en dos de cada tres exploraciones, en más de la mitad estaban sucias y en una de cada tres sobresalía basura. En cuanto a los contenedores, en la mitad de las visitas se detectaron recipientes con residuos fuera y sucios.

Por último, se comprobó que los bancos de Juan Flórez y General Sanjurjo, y los edificios y fachadas de las tres calles tenían pintadas. Además, los alcorques de Juan Flórez y General Sanjurjo estaban siempre sucios.

Comportamientos incívicos

Para cualquier ciudadano, la limpieza urbana y la recogida de residuos urbanos es una prestación básica y necesaria. Por eso, exige a las administraciones públicas ciertos niveles calidad a la hora de proporcionar este servicio. Pero los mismos ciudadanos que reclaman también tienen unos deberes que cumplir. Los comportamientos incívicos en materia de limpieza son inaceptables. Ese mismo ciudadano que pide a las administraciones públicas también debe estar concienciado y educado.

En A Coruña, no se observaron in situ conductas incívicas. Sin embargo, es evidente que la mayor parte de los residuos detectados se deben a comportamientos incívicos de los ciudadanos que viven y transitan por los tramos examinados.

El momento más sucio de A Coruña

Al igual que la rutina de los ciudadanos varía, con ella también lo hace la limpieza de la ciudad. Y es que no es lo mismo una calle un lunes por la mañana que un sábado por la tarde. El momento más sucio en A Coruña sucedió el jueves por la tarde en la rúa Juan Flórez. Se hallaron colillas, plásticos, excrementos de gaviota, chicles y orín de perro. Además, había papeleras sucias a lo largo de la calle y en una ocasión una tenía los residuos fuera. También los alcorques de los árboles estaban sucios.

Barcelona

Analizada la limpieza de 30 calles en 10 ciudades del país, entre ellas 3 en Barcelona

Las tres calles analizadas en Barcelona, entre las más limpias del estudio

Se observaron residuos en el suelo en el 24% de las ocasiones, entre las proporciones más bajas del análisis

  En total, en la capital catalana se realizaron un total de 18 visitas. Por la mañana y por la tarde del lunes, jueves y sábado, se analizó palmo a palmo un tramo de cada una de las calles: 345 metros de la céntrica, 536 metros de la del ensanche y 555 metros de la del extrarradio. Estas vías se escogieron al azar: Portal de l?Angel era peatonal y Diputació y Creu Coberta eran residenciales y con calzada.

Las tres estaban limpias durante la inspección realizada: lograron una media de 121 puntos de un máximo de 126 (muy por encima de la media del estudio, 107 puntos). Los niveles de limpieza eran de 0 a 30 puntos significaba que se trataba de una arteria muy sucia, de 31 a 62 bastante sucia, de 63 a 93 algo sucia, de 94 a 110 limpia y de 111 a 126 muy limpia.

Papeles y plásticos ocasionales

En el análisis del suelo, se observaron 5 tipos de residuos en el 24% de las ocasiones, entre las proporciones más bajas del estudio. En concreto, se hallaron residuos inorgánicos (generalmente, papeles y plásticos) en tres de cada cuatro exploraciones, hojas de árboles en una de cada tres y residuos orgánicos (restos de comida), excrementos de animal y residuos pegados (chicles) en menos de tres.

Pero no solo importa lo que se ve, sino cuántas veces se ha visto. Así, los residuos inorgánicos se observaron entre 2 y 5 veces en cada visita y el resto, de forma ocasional una o dos veces.

Papeleras y mobiliario urbano limpio

El estado de las papeleras y los contenedores es fundamental para realizar una recogida eficiente de los residuos. Su correcto uso por parte de los barceloneses es una necesidad básica. Durante la observación la capital catalana, se observó en una de cada tres exploraciones que había contenedores con residuos fuera. Sin embargo, las papeleras estaban en correcto estado de limpieza al igual que el resto del mobiliario urbano (bancos, farolas, etc.).

Comportamientos incívicos

Para cualquier ciudadano, la limpieza urbana y la recogida de residuos urbanos es una prestación básica y necesaria. Por eso, exige a las administraciones públicas ciertos niveles calidad a la hora de proporcionar este servicio. Pero los mismos ciudadanos que reclaman también tienen unos deberes que cumplir. Los comportamientos incívicos en materia de limpieza son inaceptables. Ese mismo ciudadano que pide a las administraciones públicas también debe estar concienciado y educado.

En Barcelona, no se observaron in situ conductas incívicas. Sin embargo, es evidente que la mayor parte de los residuos detectados se deben a comportamientos incívicos de los ciudadanos que viven y transitan por los tramos examinados.

El momento más sucio de Barcelona

Al igual que la rutina de los ciudadanos varía, con ella también lo hace la limpieza de la ciudad. Y es que no es lo mismo una calle un lunes por la mañana que un sábado por la tarde. Aunque en líneas generales, las tres arterias analizadas en Barcelona no tenían un grado elevado de suciedad, a la hora de escoger, el momento más sucio de la ciudad se produjo en la calle Diputació el lunes por la mañana. Entonces, se hallaron botellas y papeles, hojas y excrementos de animal. Asimismo, un contenedor tenía los residuos fuera.

Bilbao

Analizada la limpieza de 30 calles en 10 ciudades del país, entre ellas 3 en Bilbao

Suciedad en dos de las tres calles analizadas en Bilbao

Se observaron 6 tipos de residuos en el 85% de las ocasiones, especialmente basura inorgánica, pegada y líquida

  En total, en la capital bilbaína, se realizaron un total de 18 visitas. Por la mañana y por la tarde del lunes, jueves y sábado, se analizó palmo a palmo un tramo de cada una de las calles: 302 metros de la céntrica, 515 metros de la del ensanche y 506 metros de la del extrarradio. Estas vías se escogieron al azar: Ercilla era peatonal y Autonomía y Fray Juan eran residenciales y con calzada.

Dos de ellas (la del ensanche y la del extrarradio) presentaban un mayor grado de suciedad, mientras que la más céntrica se mantuvo limpia durante el análisis. En concreto, las tres lograron una media de 85 puntos de un máximo de 126 (muy por debajo de la media del estudio, 107 puntos). Los niveles de limpieza eran de 0 a 30 puntos significaba que se trataba de una arteria muy sucia, de 31 a 62 bastante sucia, de 63 a 93 algo sucia, de 94 a 110 limpia y de 111 a 126 muy limpia.

Residuos inorgánicos, pegados y líquidos

En el análisis del suelo, se observaron 6 tipos de residuos en el 85% de las ocasiones, la proporción más alta del estudio (seguida de A Coruña y Sevilla). En concreto, en todas las exploraciones realizadas en la capital vizcaína se visualizaron residuos inorgánicos (generalmente colillas, papeles, plásticos y envases), pegados (siempre chicles) y líquidos (orina de perro). Los excrementos de animal y los residuos orgánicos también fueron muy comunes en tres de cada cuatro exploraciones.

Pero no solo importa lo que se ve, sino cuántas veces se ha visto durante el tramo observado. Así, los residuos inorgánicos y orgánicos, excrementos y residuos líquidos se vieron entre 2 y 5 veces en cada visita. Por su parte, los residuos pegados se hallaron a lo largo de la calle en cada exploración.

Papeleras sucias y contenedores con residuos fuera

El estado de las papeleras y los contenedores es fundamental para realizar una recogida eficiente de los residuos. Su correcto uso por parte de los bilbaínos es una necesidad básica. Durante la observación en la capital bilbaína, en prácticamente todas las exploraciones se hallaron papeleras sucias y en una de cada tres exploraciones también contenedores con residuos fuera y sucios.

Por último, había suciedad en las jardineras y en los alcorques de los árboles de las calles analizadas, así como pintadas en las fachadas de los edificios y en las farolas.

Comportamientos incívicos

Para cualquier ciudadano, la limpieza urbana y la recogida de residuos urbanos es una prestación básica y necesaria. Por eso, exige a las administraciones públicas ciertos niveles calidad a la hora de proporcionar este servicio. Pero los mismos ciudadanos que exigen también tienen unos deberes que cumplir. Los comportamientos incívicos en materia de limpieza son inaceptables. Ese mismo ciudadano que pide a las administraciones públicas también debe estar concienciado y educado.

En Bilbao, se observaron in situ conductas incívicas en tres ocasiones: tiraban colillas y papeles al suelo. Pese a no ser testigo de más, es evidente que la mayor parte de los residuos detectados se deben a comportamientos incívicos de los ciudadanos que viven y transitan por los tramos examinados.

El momento más sucio de Bilbao

Al igual que la rutina de los ciudadanos varía, con ella también lo hace la limpieza de la ciudad. Y es que no es lo mismo una calle un lunes por la mañana que un sábado por la tarde. El momento más sucio en Bilbao sucedió el lunes por la tarde en la calle Autonomía. Se halló arena, papeles, colillas, plásticos, envases y hasta una bombona de butano. Asimismo, se vieron cáscaras de pipas, verdura, manchas de pintura, chicles y manchas líquidas, como orín de perro. También había una papelera y un contenedor de los que sobresalía basura. Además, se observó un comportamiento incívico: tirar colillas al suelo.

Logroño

Analizada la limpieza de 30 calles en 10 ciudades del país, entre ellas 3 en Logroño

Las tres calles analizadas en Logroño, entre las más limpias del estudio

Se observaron residuos en el suelo solo en el 4% de las ocasiones, la proporción más baja del análisis

  En total, en la capital riojana, se realizaron un total de 18 visitas. Por la mañana y por la tarde del lunes, jueves y sábado, se analizó palmo a palmo un tramo de cada una de las calles: 556 metros de la céntrica, 585 metros de la del ensanche y 572 metros de la del extrarradio. Estas vías se escogieron al azar: Portales era peatonal y Jorge Vigón y Madre de Dios eran residenciales y con calzada.

Las tres estaban limpias durante la inspección realizada: lograron una media de 122 puntos de un máximo de 126 (muy por encima de la media del estudio, 107 puntos). Los niveles de limpieza eran de 0 a 30 puntos significaba que se trataba de una arteria muy sucia, de 31 a 62 bastante sucia, de 63 a 93 algo sucia, de 94 a 110 limpia y de 111 a 126 muy limpia.

Residuos muy ocasionales

En el análisis del suelo, se observaron 3 tipos de residuos en el 4% de las ocasiones, la proporción más baja del estudio. De hecho, tan solo se hallaron residuos en el suelo en tres ocasiones: el lunes por la tarde en Portales y el sábado por la mañana en Madre de Dios y por la tarde en Jorge Vigón. En concreto, se vieron residuos inorgánicos en dos ocasiones (puertas de madera y bolsas de plástico), orgánicos (restos de fruta) y pegados (chicles).

Pero no solo importa lo que se ve, sino cuántas veces se ha visto durante el tramo observado. Así, todos los tipos de residuos se hallaron de forma ocasional una sola vez.

Mobiliario urbano limpio

El estado de las papeleras y los contenedores es fundamental para realizar una recogida eficiente de los residuos. Su correcto uso por parte de los logroñeses es una necesidad básica. Durante la observación la capital riojana, tan solo se observó una papelera con residuos fuera el sábado por la tarde y un contenedor en la misma situación el jueves por la tarde.

Por último, el resto del mobiliario urbano se encontraba en buen estado de limpieza, excepto las fachadas de los edificios, en las que se vieron pintadas y roturas.

Comportamientos incívicos

Para cualquier ciudadano, la limpieza urbana y la recogida de residuos urbanos es una prestación básica y necesaria. Por eso, exige a las administraciones públicas ciertos niveles calidad a la hora de proporcionar este servicio. Pero los mismos ciudadanos que reclaman también tienen unos deberes que cumplir. Los comportamientos incívicos en materia de limpieza son inaceptables. Ese mismo ciudadano que pide a las administraciones públicas también debe estar concienciado y educado.

En Logroño, no se observaron in situ conductas incívicas. Sin embargo, es evidente que la mayor parte de los residuos detectados se deben a comportamientos incívicos de los ciudadanos que viven y transitan por los tramos examinados.

El momento más sucio de Logroño

Al igual que la rutina de los ciudadanos varía, con ella también lo hace la limpieza de la ciudad. Y es que no es lo mismo una calle un lunes por la mañana que un sábado por la tarde.

Aunque en líneas generales, las tres arterias analizadas en Logroño no tenían un grado elevado de suciedad, a la hora de escoger, el momento más sucio de la ciudad se produjo en calle Jorge Vigón el sábado por la tarde. Entonces, se observaron residuos orgánicos en el suelo, en concreto, restos de fruta pisados en la acera. Además, también había un contenedor con cajas de cartón fuera.

Madrid

Analizada la limpieza de 30 calles en 10 ciudades del país, entre ellas 3 en Madrid

Las tres calles analizadas en Madrid, entre las más limpias del estudio

Se observaron residuos en el suelo en el 7% de las ocasiones, entre las proporciones más bajas del análisis

  En total, en la capital madrileña, se realizaron un total de 18 visitas. Por la mañana y por la tarde del lunes, jueves y sábado, se analizó palmo a palmo un tramo de cada una de las calles: 400 metros de la céntrica, 562 metros de la del ensanche y 558 metros de la del extrarradio. Estas vías se escogieron al azar: Fuencarral era peatonal y Velázquez y Fermín Caballero eran residenciales y con calzada.

Las tres estaban limpias durante la inspección realizada: lograron una media de 121 puntos de un máximo de 126 (muy por encima de la media del estudio, 107 puntos). Los niveles de limpieza eran de 0 a 30 puntos significaba que se trataba de una arteria muy sucia, de 31 a 62 bastante sucia, de 63 a 93 algo sucia, de 94 a 110 limpia y de 111 a 126 muy limpia.

Residuos en Fuencarral: chicles y bolsa de basura

En el análisis del suelo, se observaron 2 tipos de residuos en el 7% de las ocasiones, la segunda proporción más baja del estudio. En concreto, solo se hallaron residuos en el suelo en las exploraciones realizadas en la céntrica calle Fuencarral: en las seis ocasiones había chicles pegados a lo largo de la calle y en una, una bolsa de basura junto a una fachada repleta de residuos orgánicos.

Mobiliario urbano limpio

El estado de las papeleras y los contenedores es fundamental para realizar una recogida eficiente de los residuos. Su correcto uso por parte de los madrileños es una necesidad básica. Durante la observación en Madrid, tan solo se observó una papelera de la calle Fuencarral en la que sobresalía basura el jueves por la mañana y un contenedor el lunes por la tarde con residuos fuera. Por último, el resto del mobiliario se encontraba en buen estado de limpieza general. Apenas se vieron fachadas y marquesinas de Fermín Caballero con pintadas y dos bancos de Fuencarral con pegatinas.

Comportamientos incívicos

Para cualquier ciudadano, la limpieza urbana y la recogida de residuos urbanos es una prestación básica y necesaria. Por eso, exige a las administraciones públicas ciertos niveles calidad a la hora de proporcionar este servicio. Pero los mismos ciudadanos que reclaman también tienen unos deberes que cumplir. Los comportamientos incívicos en materia de limpieza son inaceptables. Ese mismo ciudadano que pide a las administraciones públicas también debe estar concienciado y educado.

En Madrid, no se observaron in situ conductas incívicas. Sin embargo, es evidente que la mayor parte de los residuos detectados se deben a comportamientos incívicos de los ciudadanos que viven y transitan por los tramos examinados.

El momento más sucio de Madrid

Al igual que la rutina de los ciudadanos varía, con ella también lo hace la limpieza de la ciudad. Y es que no es lo mismo una calle un lunes por la mañana que un sábado por la tarde.

Aunque en líneas generales, las tres arterias analizadas en Madrid no tenían un grado elevado de suciedad, a la hora de escoger, el momento más sucio de la ciudad se produjo en calle Fuencarral el jueves por la mañana. Entonces, se encontró una bolsa de basura junto a una fachada repleta de residuos orgánicos y también manchas de chicles pegados a lo largo de toda la calle. Asimismo, una de las papeleras de tramo estudiado tenía residuos fuera y había bancos con pegatinas.

Pamplona

Analizada la limpieza de 30 calles en 10 ciudades del país, entre ellas 3 en Pamplona

Las tres calles analizadas en Pamplona, entre las más limpias del estudio

Se observaron residuos en el suelo solo en el 13% de las ocasiones, entre las proporciones más bajas del análisis

  En total, en la capital navarra, se realizaron un total de 18 visitas. Por la mañana y por la tarde del lunes, jueves y sábado, se analizó palmo a palmo un tramo de cada una de las calles: 316 metros de la céntrica, 538 metros de la del ensanche y 595 metros de la del extrarradio. Estas vías se escogieron al azar: Estafeta era peatonal y Paulino Caballero y Marcelo Celayeta eran residenciales y con calzada.

Las tres estaban limpias durante la inspección realizada: lograron una media de 119 puntos de un máximo de 126 (muy por encima de la media del estudio, 107 puntos). Los niveles de limpieza eran de 0 a 30 puntos significaba que se trataba de una arteria muy sucia, de 31 a 62 bastante sucia, de 63 a 93 algo sucia, de 94 a 110 limpia y de 111 a 126 muy limpia.

Papeles y envases ocasionales

En el análisis del suelo, se observaron 2 tipos de residuos en el 13% de las ocasiones, entre las proporciones más bajas del estudio. En concreto, se hallaron residuos inorgánicos (generalmente, papeles y envases) en dos de cada tres exploraciones y en una de cada diez residuos pegados al pavimento (chicles). Es más, en la céntrica de Estafeta no se vio ningún tipo de residuo en el suelo durante todo el jueves.

Pero no solo importa lo que se ve, sino cuántas veces se ha visto durante el tramo observado. Así, los residuos inorgánicos se observaron una sola vez en cada visita, mientras que los chicles estaban dispersos a lo largo de la calle.

Cajas de cartón junto a los contenedores

El estado de las papeleras y los contenedores es fundamental para realizar una recogida eficiente de los residuos. Su correcto uso por parte de los pamploneses es una necesidad básica. Durante la observación la capital navarra, tan solo se observó una papelera con residuos que sobresalían de ella. Ocurrió el sábado por la tarde y se trataba de un cordón. También se vio la misma situación el lunes por la mañana en un contenedor de la calle Estafeta: eran cajas de cartón.

Por otra parte, los contenedores de la calle céntrica se encontraron con residuos fuera rodeándolos en cinco ocasiones el lunes a la tarde y todo el jueves y el sábado. Siempre eran cajas de cartón.

Por último, se comprobó que los edificios y fachadas de las tres calles tenían pintadas y que una jardinera de la calle Paulino Caballero se mantenía sucia todos los días de observación, debido a un envase en su interior que no se retiraba.

Comportamientos incívicos

Para cualquier ciudadano, la limpieza urbana y la recogida de residuos urbanos es una prestación básica y necesaria. Por eso, exige a las administraciones públicas ciertos niveles calidad a la hora de proporcionar este servicio. Pero los mismos ciudadanos que exigen también tienen unos deberes que cumplir. Los comportamientos incívicos en materia de limpieza son inaceptables. Ese mismo ciudadano que pide a las administraciones públicas también debe estar concienciado y educado.

En Pamplona, no se observaron in situ conductas incívicas. Sin embargo, es evidente que la mayor parte de los residuos detectados se deben a comportamientos incívicos de los ciudadanos que viven y transitan por los tramos examinados.

El momento más sucio de Pamplona

Al igual que la rutina de los ciudadanos varía, con ella también lo hace la limpieza de la ciudad. Y es que no es lo mismo una calle un lunes por la mañana que un sábado por la tarde.

Aunque en líneas generales, las tres arterias analizadas en Pamplona no tenían un grado elevado de suciedad, a la hora de escoger, el momento más sucio de la ciudad se produjo en la céntrica calle Estafeta el lunes por la mañana. Entonces, en tres ocasiones se vieron cajas de cartón bien apiladas en las afueras de los comercios que inmediatamente después de tomar las fotografías adjuntas fueron recogidas por un camión. También había pintadas en las fachadas.

San Sebastián

Analizada la limpieza de 30 calles en 10 ciudades del país, entre ellas 3 en San Sebastián

La limpieza de las calles analizadas en San Sebastián: correcta pero mejorable

Se observaron residuos en el suelo en el 12% de las ocasiones aunque se hallaron numerosas pintadas en parte del mobiliario urbano analizado

  En total, en la capital guipuzcoana, se realizaron un total de 18 visitas. Por la mañana y por la tarde del lunes, jueves y sábado, se analizó palmo a palmo un tramo de cada una de las calles: 350 metros de la céntrica, 524 metros de la del ensanche y 515 metros de la del extrarradio. Estas vías se escogieron al azar: Loiola y sus extensiones hacia San Marcial y Arrasate eran peatonales y Urbieta y Sierra de Aralareran residenciales y con calzada.

Las tres estaban limpias durante la inspección realizada: lograron una media de 111 puntos de un máximo de 126 (algo por encima de la media del estudio, 107 puntos). Los niveles de limpieza eran de 0 a 30 puntos significaba que se trataba de una arteria muy sucia, de 31 a 62 bastante sucia, de 63 a 93 algo sucia, de 94 a 110 limpia y de 111 a 126 muy limpia.

Sin residuos en Sierra de Aralar y Urbieta

En el análisis del suelo, se observaron 5 tipos de residuos solo en el 12% de las ocasiones, entre las proporciones más bajas del estudio. De hecho, en la calle Sierra de Aralar no se vieron residuos en el suelo durante el lunes y jueves completos. Tampoco en Urbieta el sábado. Sí en el resto de las ocasiones, aunque de manera ocasional: en dos de cada cinco residuos inorgánicos (colillas, papeles y plásticos) y menos de dos veces, residuos orgánicos (pipas y restos de galletas y pipas) y excrementos de animal.

Pero no solo importa lo que se ve, sino cuántas veces se ha visto durante el tramo observado. Así, los técnicos se toparon con los residuos inorgánicos en menos de dos ocasiones en cada visita, una vez con los orgánicos y dos con los excrementos.

Papeleras sucias en Sierra de Aralar

El estado de las papeleras y los contenedores es fundamental para realizar una recogida eficiente de los residuos. Su correcto uso por parte de los habitantes de San Sebastián es una necesidad básica. Durante la observación en la capital guipuzcoana, se encontraron papeleras sucias en la calle del extrarradio Sierra de Aralar, así como los contenedores con residuos fuera, también en Urbieta.

Por último, el resto del mobiliario se encontraba en buen estado de limpieza general, aunque las se hallaron pintadas en bancos, farolas, jardineras, marquesinas y fachadas de edificios.

Comportamientos incívicos

Para cualquier ciudadano, la limpieza urbana y la recogida de residuos urbanos es una prestación básica y necesaria. Por eso, exige a las administraciones públicas ciertos niveles calidad a la hora de proporcionar este servicio. Pero los mismos ciudadanos que reclaman también tienen unos deberes que cumplir. Los comportamientos incívicos en materia de limpieza son inaceptables. Ese mismo ciudadano que pide a las administraciones públicas también debe estar concienciado y educado.

En San Sebastián, se observaron in situ conductas incívicas en dos ocasiones: tirar al suelo cáscaras de pipas y una bolsa de plástico. Pero además, es evidente que la mayor parte de los residuos detectados se deben a comportamientos incívicos de los ciudadanos que viven y transitan por los tramos examinados.

El momento más sucio de San Sebastián

Al igual que la rutina de los ciudadanos varía, con ella también lo hace la limpieza de la ciudad. Y es que no es lo mismo una calle un lunes por la mañana que un sábado por la tarde.

Aunque en líneas generales, las tres arterias analizadas en San Sebastián no tenían un grado elevado de suciedad, a la hora de escoger, el momento más sucio de la ciudad se produjo el jueves por la tarde en el tramo comprendido por tres calles céntricas (Loiola, San Marcial y Arrasate) . Se hallaron cáscaras de pipas y plásticos y papeles en el suelo y en los alcorques. Además, se observó un comportamiento incívico: tiraron una bolsa de plástico al suelo.

Sevilla

Analizada la limpieza de 30 calles en 10 ciudades del país, entre ellas 3 en Sevilla

Suciedad en las calles analizadas en Sevilla

Se observaron 6 tipos de residuos en el 64% de las ocasiones, especialmente basura inorgánica y pegada, hojas y excrementos

  En total, en la capital sevillana, se realizaron un total de 18 visitas. Por la mañana y por la tarde del lunes, jueves y sábado, se analizó palmo a palmo un tramo de cada una de las calles: 339 metros de la céntrica, 535 metros de la del ensanche y 596 metros de la del extrarradio. Aunque estas vías se escogieron al azar, Ercilla era peatonal y Autonomía y Fray Juan eran residenciales y con calzada.

Las tres presentaron suciedad durante la inspección de limpieza realizada: lograron una media de 89 puntos de un máximo de 126 (la segunda puntuación más baja del estudio y por debajo de la media de 107 puntos). Los niveles de limpieza eran de 0 a 30 puntos significaba que se trataba de una arteria muy sucia, de 31 a 62 bastante sucia, de 63 a 93 algo sucia, de 94 a 110 limpia y de 111 a 126 muy limpia.

Residuos inorgánicos, pegados y excrementos

En el análisis del suelo, se observaron 6 tipos de residuos en el 64% de las ocasiones, la tercera proporción más alta del estudio (después de la de Bilbao y A Coruña). En concreto, en las exploraciones realizadas en la capital sevillana se visualizaron residuos en el suelo: inorgánicos en todas (papeles, colillas, latas de refrescos y bebidas), pegados en el 90% (chicles, grasa y vómito), excrementos en dos de cada tres y residuos orgánicos y excrementos en menos de tres ocasiones.

Pero no solo importa lo que se ve, sino cuántas veces se ha visto durante el tramo observado. Así, los residuos inorgánicos se observaron a lo largo de la calle en cada visita, y los pegados y excrementos entre 2 y 5 veces. El resto fue más ocasional.

Papeleras sucias

El estado de las papeleras y los contenedores es fundamental para realizar una recogida eficiente de los residuos. Su correcto uso por parte de los sevillanos es una necesidad básica. Durante la observación en la capital sevillana, en siete de cada diez exploraciones se vieron papeleras sucias y en una de cada tres sobresalían residuos o los tenían fuera. En cuanto a los contenedores, en una de cada tres ocasiones se hallaron algunos con residuos fuera.

Por último, se encontró suciedad en farolas, alcorques de los árboles, jardineras y marquesinas, así como pintadas en fachadas y señales.

Comportamientos incívicos

Para cualquier ciudadano, la limpieza urbana y la recogida de residuos urbanos es una prestación básica y necesaria. Por eso, exige a las administraciones públicas ciertos niveles calidad a la hora de proporcionar este servicio. Pero los mismos ciudadanos que reclaman también tienen unos deberes que cumplir. Los comportamientos incívicos en materia de limpieza son inaceptables. Ese mismo ciudadano que pide a las administraciones públicas también debe estar concienciado y educado.

En Sevilla, se observaron in situ conductas incívicas en siete ocasiones: tiraban colillas y papeles al suelo, escupir y dejar una bolsa de basura junto a una señal. Pese a no ser testigos de más, es evidente que la mayor parte de los residuos detectados se deben a comportamientos incívicos de los ciudadanos que viven y transitan por los tramos examinados.

El momento más sucio de Sevilla

Al igual que la rutina de los ciudadanos varía, con ella también lo hace la limpieza de la ciudad. Y es que no es lo mismo una calle un lunes por la mañana que un sábado por la tarde. El momento más sucio en Sevilla sucedió el jueves por la tarde en la Avenida Emilio Lemos. Entonces, se observaron latas, envases de cartón y plásticos en el suelo y también grasa, vómito y chicle pegado en el pavimento. Además, de un tomate y excrementos. Además, el técnico fue testigo de un comportamiento incívico de un hombre que tiró un papel al suelo.

Valencia

Analizada la limpieza de 30 calles en 10 ciudades del país, entre ellas 3 en Valencia

La limpieza de las calles analizadas en Valencia: correcta pero mejorable

Se observaron residuos en el suelo en el 50% de las ocasiones, pero el mobiliario se encontraba en buen estado de limpieza

  En total, en la capital valenciana, se realizaron un total de 18 visitas. Por la mañana y por la tarde del lunes, jueves y sábado, se analizó palmo a palmo un tramo de cada una de las calles: 303 metros de la céntrica, 630 metros de la del ensanche y 542 metros de la del extrarradio. Aunque estas vías se escogieron al azar, Don Juan de Austria era peatonal y Micer Mascó y Gaspar Aguilar eran residenciales y con calzada.

Las tres estaban limpias durante la inspección realizada: lograron una media de 113 puntos de un máximo de 126 (por encima de la media del estudio, 107 puntos). Los niveles de limpieza eran de 0 a 30 puntos significaba que se trataba de una arteria muy sucia, de 31 a 62 bastante sucia, de 63 a 93 algo sucia, de 94 a 110 limpia y de 111 a 126 muy limpia.

Residuos inorgánicos entre 2 y 5 ocasiones

En el análisis del suelo, se observaron 6 tipos de residuos en el 50% de las ocasiones: en nueve de cada diez eran residuos inorgánicos (generalmente papeles y colillas), en una de cada dos líquidos (orina de animal y refrescos) y excrementos, y en menos de cuatro ocasiones se vieron residuos pegados (chicles) y orgánicos (restos de comida).

Pero no solo importa lo que se ve, sino cuántas veces se ha visto durante el tramo observado. Así, los técnicos se toparon con los residuos inorgánicos y pegados entre 2 y 5 ocasiones en cada visita, una vez con los líquidos, excrementos y orgánicos.

Mobiliario urbano limpio

El estado de las papeleras y los contenedores es fundamental para realizar una recogida eficiente de los residuos. Su correcto uso por parte de los valencianos es una necesidad básica. Durante la observación en la capital valenciana, tan solo se vieron en cuatro exploraciones papeleras en las que sobresalían residuos y en la mitad, contenedores con residuos fuera.

Por último, en líneas generales el resto del mobiliario urbano se encontraba en buenas condiciones de limpieza, excepto las jardineras de la céntrica calle Don Juan de Austria, en las que se halló suciedad.

Comportamientos incívicos

Para cualquier ciudadano, la limpieza urbana y la recogida de residuos urbanos es una prestación básica y necesaria. Por eso, exige a las administraciones públicas ciertos niveles calidad a la hora de proporcionar este servicio. Pero los mismos ciudadanos que reclaman también tienen unos deberes que cumplir. Los comportamientos incívicos en materia de limpieza son inaceptables. Ese mismo ciudadano que pide a las administraciones públicas también debe estar concienciado y educado.

En Valencia, no se observaron in situ conductas incívicas. Sin embargo, es evidente que la mayor parte de los residuos detectados se deben a comportamientos incívicos de los ciudadanos que viven y transitan por los tramos examinados.

El momento más sucio de Valencia

Al igual que la rutina de los ciudadanos varía, con ella también lo hace la limpieza de la ciudad. Y es que no es lo mismo una calle un lunes por la mañana que un sábado por la tarde.

Aunque en líneas generales, las tres arterias analizadas en la capital valenciana no tenían un grado elevado de suciedad, a la hora de escoger, el momento más sucio de la ciudad se produjo en la calle Micer Mascó el jueves por la mañana. Entonces, se observaron restos de ropa, basura, papeles, colillas, restos de frutas y excrementos de animal. Además, las zonas cercanas a los árboles y los aparcamientos también tenían residuos. Por último, de un contenedor, sobresalía basura.

Vitoria

Analizada la limpieza de 30 calles en 10 ciudades del país, entre ellas 3 en Vitoria

La limpieza de las calles analizadas en Vitoria: correcta pero mejorable

Se observaron residuos en el suelo en el 46% de las ocasiones, aunque el mobiliario se encontraba en buen estado de limpieza

  En total, en la capital alavesa, se realizaron un total de 18 visitas. Por la mañana y por la tarde del lunes, jueves y sábado, se analizó palmo a palmo un tramo de cada una de las calles: 363 metros de la céntrica, 577 metros de la del ensanche y 528 metros de la del extrarradio. Aunque estas vías se escogieron al azar, San Prudencio era peatonal y Beato Tomás de Zumárraga y Pamplona eran residenciales y con calzada.

Las tres estaban limpias durante la inspección realizada: lograron una media de 102 puntos de un máximo de 126 (algo por bajo de la media del estudio, 107 puntos). Los niveles de limpieza eran de 0 a 30 puntos significaba que se trataba de una arteria muy sucia, de 31 a 62 bastante sucia, de 63 a 93 algo sucia, de 94 a 110 limpia y de 111 a 126 muy limpia.

Residuos en el suelo

En el análisis del suelo, se observaron 4 tipos de residuos en el 46% de las ocasiones: en todas las exploraciones había residuos inorgánicos (generalmente papeles) y residuos pegados (chicles). Sin embargo, en menos de tres ocasiones se observaron residuos líquidos (orín de animal) y orgánicos (cáscara de plátano).

Pero no solo importa lo que se ve, sino cuántas veces se ha visto durante el tramo observado. Así, los técnicos se toparon con los residuos inorgánicos más de seis veces en cada visita y los pegados a lo largo de la calle. Sin embargo, el resto de basura hallada aparecía de forma ocasional, una sola vez.

Buen estado del mobiliario urbano

El estado de las papeleras y los contenedores es fundamental para realizar una recogida eficiente de los residuos. Su correcto uso por parte de los vitorianos es una necesidad básica. Durante la observación en la capital vitoriana, se comprobó que el mobiliario urbano (bancos, farolas, semáforos, señales, etc.) estaba en buenas condiciones de limpieza. Sin embargo, en una de cada tres exploraciones se vieron contenedores con residuos fuera y las ramas y hojas de los alcorques de la calle Pamplona eran abundantes.

Comportamientos incívicos

Para cualquier ciudadano, la limpieza urbana y la recogida de residuos urbanos es una prestación básica y necesaria. Por eso, exige a las administraciones públicas ciertos niveles calidad a la hora de proporcionar este servicio. Pero los mismos ciudadanos que reclaman también tienen unos deberes que cumplir. Los comportamientos incívicos en materia de limpieza son inaceptables. Ese mismo ciudadano que pide a las administraciones públicas también debe estar concienciado y educado.

En Vitoria, no se observaron in situ conductas incívicas. Sin embargo, es evidente que la mayor parte de los residuos detectados se deben a comportamientos incívicos de los ciudadanos que viven y transitan por los tramos examinados.

El momento más sucio de Vitoria

Al igual que la rutina de los ciudadanos varía, con ella también lo hace la limpieza de la ciudad. Y es que no es lo mismo una calle un lunes por la mañana que un sábado por la tarde.

Aunque en líneas generales, las tres arterias analizadas en la capital vitoriana no tenían un grado elevado de suciedad, a la hora de escoger, el momento más sucio de la ciudad se produjo en la calle Pamplona el lunes por la tarde. Entonces, se vieron papeles, plásticos y envoltorios en la base de los árboles y a lo largo de la calle. También, había una papelera sucia, bancos rotos y contenedores con residuos fuera.

Paginación


Otros servicios


Buscar en

Información de Copyright y aviso legal

Visita nuestro canal Eroski Consumer TV

En EROSKI CONSUMER nos tomamos muy en serio la privacidad de tus datos, aviso legal. © Fundación EROSKI

Fundación EROSKI

Validaciones de esta página

  • : Conformidad con el Nivel Triple-A, de las Directrices de Accesibilidad para el Contenido Web 1.0 del W3C-WAI
  • XHTML: Validación del W3C indicando que este documento es XHTML 1.1 correcto
  • CSS: Validación del W3C indicando que este documento usa CSS de forma correcta
  • RSS: Validación de feedvalidator.org indicando que nuestros titulares RSS tienen un formato correcto