Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Salud > Prevención y hábitos de vida

^

Los datos, informaciones, interpretaciones y calificaciones que aparecen en esta información corresponden exclusivamente al momento en que se realizaron y tienen, por tanto, una vigencia limitada.

Encuesta sobre hábitos de exposición al sol, percepción de riesgo y etiquetado de las cremas solares: Uno de cada cinco encuestados nunca se protege cuando se expone al sol en las vacaciones de verano

Un 12% no adquiere cremas solares y tres de cada diez nunca leen la información del etiquetado

Las Comunidades, una a una

 

Andalucía

Encuesta a 1.000 personas sobre sus hábitos de exposición al sol, su percepción de riesgo y el etiquetado de las cremas solares

Casi uno de cada cinco encuestados andaluces nunca se protege del sol en las vacaciones de verano

Un 26% nunca lee la información del etiquetado de las cremas solares y uno de cada cinco ha utilizado alguna vez crema solar caducada

  En Andalucía, se entrevistó a un total de 111 personas. El 51% eran mujeres y tenían una media de edad de 44 años. Cada uno de ellos es diferente frente a los rayos solares: la pigmentación de la piel, el color de sus ojos, el cabello y su capacidad para broncearse determinan a qué fototipo pertenecen, es decir, qué capacidad tiene su piel de absorber la radiación solar. En este sentido, un 22% de los encuestados andaluces se ubica en el primer fototipo (pieles, ojos y cabellos muy claros que siempre se queman y cuyo bronceado es imperceptible), un 51% en el segundo (también con piel, ojos y cabello claros, pero que consiguen un bronceado moderado, aunque a menudo se queman), otro 17% en el tercero (tienen una piel más oscura, así como el pelo y los ojos, se queman en ocasiones y consiguen un bronceado medio) y el 10% en el cuarto (tienen la piel, los ojos y el cabello morenos, raramente se queman y siempre se broncean).

Expuestos y no siempre protegidos

El verano es la época en la que los andaluces entrevistados se exponen más al sol: el 78% lo hace durante las vacaciones y días festivos, y el 49%, el resto de días estivales. Las partes del cuerpo que más lucen al sol en esta época son la cara, los brazos, muslos y piernas, y las manos. Durante las vacaciones estivales, la mayor proporción de ellos asegura exponerse no más de una hora (el 32%). Además, el momento del día escogido en esta época por dos de cada cinco andaluces entrevistados para hacerlo es la mañana (de 10.00 a 12.00 horas) y en similar proporción también por la tarde (a partir de las 16.00 horas). Sin embargo, un 48% confiesa hacerlo también entre las 12.00 y las 16.00 horas (la proporción más alta del estudio), pese al peligro que conlleva, puesto que la intensidad de radiación solar es máxima en este horario.

Pero lo más importante es saber si utilizan algún tipo de protección cuando se exponen al sol. El 17% de los andaluces encuestados confiesa no protegerse nunca durante las vacaciones y días festivos, una proporción que aumenta hasta el 55% el resto del tiempo. Fuera de la época estival, se protegen aún menos: en vacaciones y días festivos un 66% nunca lo hace y el resto del tiempo tampoco un 71%.

Conscientes, pero algo confiados

A pesar de todo, los andaluces encuestados se conocen la teoría: si el sol no se toma con precaución, las consecuencias pueden ser muy perjudiciales para la salud. EROSKI CONSUMER ha medido esa percepción de riesgo y ha consultado a los 111 encuestados en Andalucía su opinión acerca de una serie de afirmaciones sobre la radiación y la protección solar. En función de sus respuestas, se ha cuantificado esa percepción con una escala del 0 a los 3,80 puntos, siendo 0 un nivel bajo y 3,80 un nivel alto.

Así, un 63% de los encuestados catalanes tienen un nivel medio de percepción de riesgo, un 35% un nivel alto y apenas para un 2% es bajo (cerca de las proporciones de la media del estudio). Esta clasificación demuestra que todavía hay quien se confía. Si bien apenas un 2% considera que tomar el sol durante un tiempo prolongado nunca supone un riesgo, otro 16% cree que solo en ocasiones. Por suerte, el 82% de los encuestados piensa que es peligroso siempre.

Aun así, casi uno de cada cinco encuestados andaluces no cree que cada tipo de piel absorba la radiación solar de forma diferente. Una creencia errónea, puesto que nadie es igual frente al sol y cada persona tiene su fototipo de piel. Además, tres de cada cuatro creen que es falso que en las estaciones más frías, la irritación ocular pueda ser mayor. Sin embargo, es en esta época del año cuando el sol está más bajo en el horizonte, por lo que el ángulo de los rayos solares incide de manera más directa en los ojos y puede provocar un reflejo más intenso y una mayor irritación ocular.

Cremas solares

Los encuestados andaluces que sí se protegen en verano cuando se exponen al sol lo hacen principalmente con crema protectora solar. La industria cosmética cuenta desde hace décadas con protectores solares y fotoprotectores para prevenir quemaduras, envejecimiento prematuro de la piel, etc. En ellos, se deben incluir una serie de indicaciones y menciones específicas que reflejen su eficacia: los índices de protección solar. Estas indicaciones, junto con frases sobre el modo de empleo y las advertencias en su uso, suponen una importante información para el consumidor. Pero ¿realmente éste lee y entiende esta información?

En la encuesta, se comprobó que uno de cada cuatro andaluces que participaron en ella nunca lee la información que se indica en el etiquetado. Y quienes sí la leen (siempre o en ocasiones), uno de cada tres no entiende los datos sobre los ingredientes del producto y alrededor del 10% tampoco aquellos que explican cómo actúa y dónde, ni siquiera los consejos de utilización. Es más, por error o simplemente por falta de atención, uno de cada cinco entrevistados andaluces ha utilizado alguna vez crema solar caducada.

Castilla la Mancha

Encuesta a 1.000 personas sobre sus hábitos de exposición al sol, su percepción de riesgo y el etiquetado de las cremas solares

Casi uno de cada cinco encuestados manchegos nunca se protege del sol en las vacaciones de verano

Más de un 30% nunca lee la información del etiquetado de las cremas solares y en similar proporción ha utilizado alguna vez crema solar caducada

  En Castilla-La Mancha, se entrevistó a un total de 111 personas. El 50% eran mujeres y tenían una media de edad de 47 años. Cada uno de ellos es diferente frente a los rayos solares: la pigmentación de la piel, el color de sus ojos, el cabello y su capacidad para broncearse determinan a qué fototipo pertenecen, es decir, qué capacidad tiene su piel de absorber la radiación solar. En este sentido, un 25% de los encuestados manchegos se ubica en el primer fototipo (pieles, ojos y cabellos muy claros que siempre se queman y cuyo bronceado es imperceptible), un 40% en el segundo (también con piel, ojos y cabello claros, pero que consiguen un bronceado moderado, aunque a menudo se queman), otro 31% en el tercero (tienen una piel más oscura, así como el pelo y los ojos, se queman en ocasiones y consiguen un bronceado medio) y el 4% en el cuarto (tienen la piel, los ojos y el cabello morenos, raramente se queman y siempre se broncean).

Expuestos y no siempre protegidos

El verano es la época en la que los manchegos entrevistados se exponen más al sol: el 80% lo hace durante las vacaciones y días festivos, y el 55%, el resto de días estivales. Las partes del cuerpo que más lucen al sol en esta época son la cara, los brazos, los muslos y las piernas. Durante las vacaciones estivales, la mayor proporción de ellos asegura exponerse entre 1 y 2 horas (el 34%) y no más de una hora (el 20%). Además, el momento del día escogido en esta época por uno de cada dos manchegos entrevistados para hacerlo es la mañana (de 10.00 a 12.00 horas) y uno de cada tres también por la tarde (a partir de las 16.00 horas). Sin embargo, tres de cada diez también confiesa hacerlo entre las 12.00 y las 16.00 horas, pese al peligro que conlleva, puesto que la intensidad de radiación solar es máxima en este horario.

Pero lo más importante es saber si utilizan algún tipo de protección cuando se exponen al sol. El 18% de los manchegos encuestados confiesa no protegerse nunca durante las vacaciones y días festivos, una proporción que aumenta hasta el 44% el resto del tiempo. Fuera de la época estival, se protegen aún menos: en vacaciones y días festivos un 57% nunca lo hace y el resto del tiempo tampoco un 70%.

Conscientes, pero algo confiados

A pesar de todo, los manchegos encuestados se conocen la teoría: si el sol no se toma con precaución, las consecuencias pueden ser muy perjudiciales para la salud. EROSKI CONSUMER ha medido esa percepción de riesgo y ha consultado a los 111 encuestados en Castilla-La Mancha su opinión acerca de una serie de afirmaciones sobre la radiación y la protección solar. En función de sus respuestas, se ha cuantificado esa percepción con una escala del 0 a los 3,80 puntos, siendo 0 un nivel bajo y 3,80 un nivel alto.

Así, un 57% de los encuestados manchegos tienen un nivel medio de percepción de riesgo, un 38% un nivel alto y apenas para un 5% es bajo (proporciones similares a la media del estudio). Esta clasificación demuestra que todavía hay quien se confía. Si bien apenas un 6% considera que tomar el sol durante un tiempo prolongado nunca supone un riesgo, otro 10% cree que solo en ocasiones. Por suerte, el 84% de los encuestados piensa que es peligroso siempre.

Aun así, uno de cada cuatro encuestados manchegos no cree que cada tipo de piel absorba la radiación solar de forma diferente. Una creencia errónea, puesto que nadie es igual frente al sol y cada persona tiene su fototipo de piel. Además, tres de cada cinco creen que es falso que en las estaciones más frías, la irritación ocular pueda ser mayor. Sin embargo, es en esta época del año cuando el sol está más bajo en el horizonte, por lo que el ángulo de los rayos solares incide de manera más directa en los ojos y puede provocar un reflejo más intenso y una mayor irritación ocular.

Cremas solares

Los encuestados manchegos que sí se protegen en verano cuando se exponen al sol lo hacen principalmente con crema protectora solar. La industria cosmética cuenta desde hace décadas con protectores solares y fotoprotectores para prevenir quemaduras, envejecimiento prematuro de la piel, etc. En ellos, se deben incluir una serie de indicaciones y menciones específicas que reflejen su eficacia: los índices de protección solar. Estas indicaciones, junto con frases sobre el modo de empleo y las advertencias en su uso, suponen una importante información para el consumidor. Pero ¿realmente éste lee y entiende esta información?

En la encuesta, se comprobó que uno de cada tres manchegos que participaron en ella nunca lee la información que se indica en el etiquetado. Y quienes sí la leen (siempre o en ocasiones), tres de cada diez no entiende los datos sobre los ingredientes del producto y alrededor del 10% tampoco aquellos que explican cómo actúa y dónde, ni siquiera los consejos de utilización. Es más, por error o simplemente por falta de atención, tres de cada diez entrevistados manchegos ha utilizado alguna vez crema solar caducada.

Cataluña

Encuesta a 1.000 personas sobre sus hábitos de exposición al sol, su percepción de riesgo y el etiquetado de las cremas solares

Uno de cada cinco encuestados catalanes nunca se protege al exponerse al sol en las vacaciones de verano

Un 27% nunca lee la información del etiquetado de las cremas solares y uno de cada cinco ha utilizado alguna vez crema solar caducada

  En Cataluña, se entrevistó a un total de 111 personas. El 51% eran mujeres y tenían una media de edad de 46 años. Cada uno de ellos es diferente frente a los rayos solares: la pigmentación de la piel, el color de sus ojos, el cabello y su capacidad para broncearse determinan a qué fototipo pertenecen, es decir, qué capacidad tiene su piel de absorber la radiación solar. En este sentido, un 17% de los encuestados catalanes se ubica en el primer fototipo (pieles, ojos y cabellos muy claros que siempre se queman y cuyo bronceado es imperceptible), un 36% en el segundo (también con piel, ojos y cabello claros, pero que consiguen un bronceado moderado, aunque a menudo se queman), otro 31% en el tercero (tienen una piel más oscura, así como el pelo y los ojos, se queman en ocasiones y consiguen un bronceado medio) y el 16% en el cuarto (tienen la piel, los ojos y el cabello morenos, raramente se queman y siempre se broncean).

Expuestos y no siempre protegidos

El verano es la época en la que los catalanes entrevistados se exponen más al sol: el 86% lo hace durante las vacaciones y días festivos, y el 72%, el resto de días estivales. Las partes del cuerpo que más lucen al sol en esta época son la cara, los brazos, muslos y piernas, y las manos. Durante las vacaciones estivales, la mayor proporción de ellos asegura exponerse entre 2 y 3 horas (el 30%) y entre 1 y 2 horas (el 28%). Además, el momento del día escogido en esta época por tres de cada cinco catalanes entrevistados para hacerlo es la mañana (de 10.00 a 12.00 horas) y uno de cada cuatro también por la tarde (a partir de las 16.00 horas). Sin embargo, uno de cada tres también confiesa hacerlo entre las 12.00 y las 16.00 horas, pese al peligro que conlleva, puesto que la intensidad de radiación solar es máxima en este horario.

Pero lo más importante es saber si utilizan algún tipo de protección cuando se exponen al sol. El 19% de los catalanes encuestados confiesa no protegerse nunca durante las vacaciones y días festivos, una proporción que aumenta hasta el 38% el resto del tiempo. Fuera de la época estival, se protegen aún menos: en vacaciones y días festivos un 58% nunca lo hace y el resto del tiempo tampoco un 70%.

Conscientes, pero algo confiados

A pesar de todo, los catalanes encuestados se conocen la teoría: si el sol no se toma con precaución, las consecuencias pueden ser muy perjudiciales para la salud. EROSKI CONSUMER ha medido esa percepción de riesgo y ha consultado a los 111 encuestados en Cataluña su opinión acerca de una serie de afirmaciones sobre la radiación y la protección solar. En función de sus respuestas, se ha cuantificado esa percepción con una escala del 0 a los 3,80 puntos, siendo 0 un nivel bajo y 3,80 un nivel alto.

Así, un 56% de los encuestados catalanes tienen un nivel medio de percepción de riesgo, un 40% un nivel alto y apenas para un 4% es bajo (proporciones similares a la media del estudio). Esta clasificación demuestra que todavía hay quien se confía. Si bien apenas un 7% considera que tomar el sol durante un tiempo prolongado nunca supone un riesgo, otro 18% cree que solo en ocasiones. Por suerte, el 75% de los encuestados piensa que es peligroso siempre.

Aun así, casi uno de cada cinco encuestados catalanes no cree que cada tipo de piel absorba la radiación solar de forma diferente. Una creencia errónea, puesto que nadie es igual frente al sol y en la población existen distintos fototipos individuales de cada persona. Además, dos de cada tres creen que es falso que en las estaciones más frías, la irritación ocular pueda ser mayor. Sin embargo, es en esta época del año cuando el sol está más bajo en el horizonte, por lo que el ángulo de los rayos solares incide de manera más directa en los ojos y puede provocar un reflejo más intenso y una mayor irritación ocular.

Cremas solares

Los encuestados catalanes que sí se protegen en verano cuando se exponen al sol lo hacen principalmente con crema protectora solar, entre otros métodos. La industria cosmética cuenta desde hace décadas con protectores solares y fotoprotectores para prevenir quemaduras, envejecimiento prematuro de la piel, etc. En ellos, se deben incluir una serie de indicaciones y menciones específicas que reflejen su eficacia: los índices de protección solar. Estas indicaciones, junto con frases sobre el modo de empleo y las advertencias en su uso, suponen una importante información para el consumidor. Pero ¿realmente éste lee y entiende esta información?

En la encuesta, se comprobó que uno de cada cuatro catalanes que participaron en ella nunca lee la información que se indica en el etiquetado. Y quienes sí la leen (siempre o en ocasiones), el 26% no entiende los datos sobre los ingredientes del producto y alrededor del 10% tampoco aquellos que explican cómo actúa y dónde. Es más, por error o simplemente por falta de atención, uno de cada cinco entrevistados catalanes ha utilizado alguna vez crema solar caducada.

Comunidad de Madrid

Encuesta a 1.000 personas sobre sus hábitos de exposición al sol, su percepción de riesgo y el etiquetado de las cremas solares

Uno de cada diez encuestados madrileños nunca se protege del sol en las vacaciones de verano

Uno de cada cuatro nunca lee la información del etiquetado de las cremas solares y en igual proporción ha utilizado alguna vez crema solar caducada

  En la Comunidad de Madrid, se entrevistó a un total de 111 personas. El 52% eran mujeres y tenían una media de edad de 45 años. Cada uno de ellos es diferente frente a los rayos solares: la pigmentación de la piel, el color de sus ojos, el cabello y su capacidad para broncearse determinan a qué fototipo pertenecen, es decir, qué capacidad tiene su piel de absorber la radiación solar. En este sentido, un 26% de los encuestados madrileños se ubica en el primer fototipo (pieles, ojos y cabellos muy claros que siempre se queman y cuyo bronceado es imperceptible), un 49% en el segundo (también con piel, ojos y cabello claros, pero que consiguen un bronceado moderado, aunque a menudo se queman), otro 13% en el tercero (tienen una piel más oscura, así como el pelo y los ojos, se queman en ocasiones y consiguen un bronceado medio) y el 12% en el cuarto (tienen la piel, los ojos y el cabello morenos, raramente se queman y siempre se broncean).

Expuestos y no siempre protegidos

El verano es la época en la que los madrileños entrevistados se exponen más al sol: el 81% lo hace durante las vacaciones y días festivos, y el 63%, el resto de días estivales. Las partes del cuerpo que más lucen al sol en esta época son la cara, los brazos, muslos y piernas, y las manos. Durante las vacaciones estivales, la mayor proporción de ellos asegura exponerse entre 1 y 2 horas (el 40%). Además, el momento del día escogido en esta época por uno de cada dos madrileños entrevistados para hacerlo es la mañana (de 10.00 a 12.00 horas) y en similar proporción también por la tarde (a partir de las 18.00 horas). Sin embargo, uno de cada tres también confiesa hacerlo entre las 12.00 y las 16.00 horas, pese al peligro que conlleva, puesto que la intensidad de radiación solar es máxima en este horario.

Pero lo más importante es saber si utilizan algún tipo de protección cuando se exponen al sol. El 12% de los madrileños encuestados confiesa no protegerse nunca durante las vacaciones y días festivos (de las proporciones más bajas del estudio), una proporción que aumenta hasta el 39% el resto del tiempo. Fuera de la época estival, se protegen aún menos: en vacaciones y días festivos un 60% nunca lo hace y el resto del tiempo tampoco un 69%.

Conscientes, pero algo confiados

A pesar de todo, los madrileños encuestados se conocen la teoría: si el sol no se toma con precaución, las consecuencias pueden ser muy perjudiciales para la salud. EROSKI CONSUMER ha medido esa percepción de riesgo y ha consultado a los 111 encuestados en la Comunidad de Madrid su opinión acerca de una serie de afirmaciones sobre la radiación y la protección solar. En función de sus respuestas, se ha cuantificado esa percepción con una escala del 0 a los 3,80 puntos, siendo 0 un nivel bajo y 3,80 un nivel alto.

Así, un 59% de los encuestados madrileños tienen un nivel medio de percepción de riesgo y un 41% un nivel alto. Muy pocos se confían: solo un 7% considera que tomar el sol durante un tiempo prolongado nunca o solo a veces supone un riesgo, a diferencia del 93% de los encuestados que piensa que es peligroso siempre.

Con todo, uno de cada cinco encuestados madrileños no cree que cada tipo de piel absorba la radiación solar de forma diferente. Una creencia errónea, puesto que nadie es igual frente al sol y cada persona tiene su fototipo de piel. Además, uno de cada dos cree que es falso que en las estaciones más frías, la irritación ocular pueda ser mayor. Sin embargo, es en esta época del año cuando el sol está más bajo en el horizonte, por lo que el ángulo de los rayos solares incide de manera más directa en los ojos y puede provocar un reflejo más intenso y una mayor irritación ocular.

Cremas solares

Los encuestados madrileños que sí se protegen en verano cuando se exponen al sol lo hacen principalmente con crema protectora solar, entre otros métodos. La industria cosmética cuenta desde hace décadas con protectores solares y fotoprotectores para prevenir quemaduras, envejecimiento prematuro de la piel, etc. En ellos, se deben incluir una serie de indicaciones y menciones específicas que reflejen su eficacia: los índices de protección solar. Estas indicaciones, junto con frases sobre el modo de empleo y las advertencias en su uso, suponen una importante información para el consumidor. Pero ¿realmente éste lee y entiende esta información?

En la encuesta, se comprobó que uno de cada cuatro madrileños que participaron en ella nunca lee la información que se indica en el etiquetado. Y quienes sí la leen (siempre o en ocasiones), un 26% no entiende los datos sobre los ingredientes del producto y alrededor del 10% tampoco aquellos que explican cómo actúa y dónde, ni siquiera los consejos de utilización y el grado de protección de la crema. Es más, por error o simplemente por falta de atención, uno de cada cuatro entrevistados madrileños ha utilizado alguna vez crema solar caducada.

Comunidad Valenciana

Encuesta a 1.000 personas sobre sus hábitos de exposición al sol, su percepción de riesgo y el etiquetado de las cremas solares

Tres de cada diez encuestados valencianos nunca se protege del sol en las vacaciones de verano

Un 31% nunca lee la información del etiquetado de las cremas solares y uno de cada cinco ha utilizado alguna vez crema solar caducada

  En la Comunidad Valenciana, se entrevistó a un total de 111 personas. El 51% eran mujeres y tenían una media de edad de 46 años. Cada uno de ellos es diferente frente a los rayos solares: la pigmentación de la piel, el color de sus ojos, el cabello y su capacidad para broncearse determinan a qué fototipo pertenecen, es decir, qué capacidad tiene su piel de absorber la radiación solar. En este sentido, un 20% de los encuestados valencianos se ubica en el primer fototipo (pieles, ojos y cabellos muy claros que siempre se queman y cuyo bronceado es imperceptible), un 46% en el segundo (también con piel, ojos y cabello claros, pero que consiguen un bronceado moderado, aunque a menudo se queman), otro 21% en el tercero (tienen una piel más oscura, así como el pelo y los ojos, se queman en ocasiones y consiguen un bronceado medio) y el 13% en el cuarto (tienen la piel, los ojos y el cabello morenos, raramente se queman y siempre se broncean).

Expuestos y no siempre protegidos

El verano es la época en la que los valencianos entrevistados se exponen más al sol: el 87% lo hace durante las vacaciones y días festivos, y el 73%, el resto de días estivales. Las partes del cuerpo que más lucen al sol en esta época son los brazos, muslos y piernas; la cara y las manos. Durante las vacaciones estivales, la mayor proporción de ellos asegura exponerse entre 1 y 2 horas (el 34%), no más de una hora (el 23%) y entre 1 y 2 horas (el 21%). Además, el momento del día escogido en esta época por dos de cada tres valencianos entrevistados para hacerlo es la mañana (de 10.00 a 12.00 horas) y uno de cada cinco también por la tarde (a partir de las 16.00 horas). Sin embargo, tres de cada diez también confiesa hacerlo entre las 12.00 y las 16.00 horas, pese al peligro que conlleva hacerlo, puesto que la intensidad de radiación solar es máxima en este horario.

Pero lo más importante es saber si utilizan algún tipo de protección cuando se exponen al sol. El 30% de los valencianos encuestados confiesa no protegerse nunca durante las vacaciones y días festivos (la proporción más alta del estudio), una proporción que aumenta hasta el 45% el resto del tiempo. Fuera de la época estival, se protegen aún menos: en vacaciones y días festivos un 60% nunca lo hace y el resto del tiempo tampoco un 70%.

Conscientes, pero algo confiados

A pesar de todo, los valencianos encuestados se conocen la teoría: si el sol no se toma con precaución, las consecuencias pueden ser muy perjudiciales para la salud. EROSKI CONSUMER ha medido esa percepción de riesgo y ha consultado a los 111 encuestados en la Comunidad Valenciana su opinión acerca de una serie de afirmaciones sobre la radiación y la protección solar. En función de sus respuestas, se ha cuantificado esa percepción con una escala del 0 a los 3,80 puntos, siendo 0 un nivel bajo y 3,80 un nivel alto.

Así, un 50% de los encuestados valencianos tienen un nivel medio de percepción de riesgo, un 36% un nivel alto y apenas para un 14% es bajo. Esta última proporción es la más alta del estudio, lo que indica que en comparación con el resto de entrevistados del estudio, hay más valencianos confiados. Si bien apenas un 7% considera que tomar el sol durante un tiempo prolongado nunca supone un riesgo, otro 13% cree que solo en ocasiones. Por suerte, el 80% de los encuestados piensa que es peligroso siempre.

Aun así, casi uno de cada cuatro encuestados valencianos no cree que cada tipo de piel absorba la radiación solar de forma diferente. Una creencia errónea, puesto que nadie es igual frente al sol y cada persona tiene su fototipo de piel. Además, tres de cada cuatro creen que es falso que en las estaciones más frías, la irritación ocular pueda ser mayor. Sin embargo, es en esta época del año cuando el sol está más bajo en el horizonte, por lo que el ángulo de los rayos solares incide de manera más directa en los ojos y puede provocar un reflejo más intenso y una mayor irritación ocular.

Cremas solares

Los encuestados valencianos que sí se protegen en verano cuando se exponen al sol lo hacen principalmente con crema protectora solar. La industria cosmética cuenta desde hace décadas con protectores solares y fotoprotectores para prevenir quemaduras, envejecimiento prematuro de la piel, etc. En ellos, se deben incluir una serie de indicaciones y menciones específicas que reflejen su eficacia: los índices de protección solar. Estas indicaciones, junto con frases sobre el modo de empleo y las advertencias en su uso, suponen una importante información para el consumidor. Pero ¿realmente éste lee y entiende esta información?

En la encuesta, se comprobó que tres de cada diez valencianos que participaron en ella nunca lee la información que se indica en el etiquetado. Y quienes sí la leen (siempre o en ocasiones), uno de cada cuatro no entiende los datos sobre los ingredientes del producto y alrededor del 10% tampoco aquellos que explican cómo actúa y dónde, ni la información sobre los consejos de utilización y el grado de protección de la loción. Es más, por error o simplemente por falta de atención, uno de cada cinco entrevistados valencianos ha utilizado alguna vez crema solar caducada.

Galicia

Encuesta a 1.000 personas sobre sus hábitos de exposición al sol, su percepción de riesgo y el etiquetado de las cremas solares

Uno de cada diez encuestados gallegos nunca se protege del sol en las vacaciones de verano

Un 38% nunca lee la información del etiquetado de las cremas solares y uno de cada cinco ha utilizado alguna vez crema solar caducada

  En Galicia, se entrevistó a un total de 111 personas. El 57% eran mujeres y tenían una media de edad de 48 años. Cada uno de ellos es diferente frente a los rayos solares: la pigmentación de la piel, el color de sus ojos, el cabello y su capacidad para broncearse determinan a qué fototipo pertenecen, es decir, qué capacidad tiene su piel de absorber la radiación solar. En este sentido, un 13% de los encuestados gallegos se ubica en el primer fototipo (pieles, ojos y cabellos muy claros que siempre se queman y cuyo bronceado es imperceptible), un 52% en el segundo (también con piel, ojos y cabello claros, pero que consiguen un bronceado moderado, aunque a menudo se queman), otro 27% en el tercero (tienen una piel más oscura, así como el pelo y los ojos, se queman en ocasiones y consiguen un bronceado medio) y el 8% en el cuarto (tienen la piel, los ojos y el cabello morenos, raramente se queman y siempre se broncean).

Expuestos y no siempre protegidos

El verano es la época en la que los gallegos entrevistados se exponen más al sol: el 90% lo hace durante las vacaciones y días festivos, y el 79%, el resto de días estivales. Las partes del cuerpo que más lucen al sol en esta época son los brazos, muslos y piernas; la cara, y las manos. Durante las vacaciones estivales, la mayor proporción de ellos asegura exponerse entre 1 y 2 horas (el 33%) y entre 2 y 3 horas (el 29%). Además, el momento del día escogido en esta época por dos de cada cinco gallegos entrevistados para hacerlo es la mañana (de 10.00 a 12.00 horas) y uno de cada dos también por la tarde (a partir de las 16.00 horas). Sin embargo, uno de cada tres también confiesa hacerlo entre las 12.00 y las 16.00 horas, pese al peligro que conlleva, puesto que la intensidad de radiación solar es máxima en este horario.

Pero lo más importante es saber si utilizan algún tipo de protección cuando se exponen al sol. El 11% de los gallegos encuestados confiesa no protegerse nunca durante las vacaciones y días festivos, una proporción que aumenta hasta el 24% el resto del tiempo. Aun así, son las proporciones más bajas del estudio en comparación con valencianos y vascos, que se protegen mucho menos. Con todo, los gallegos, fuera de la época estival, tienen menos cuidado: en vacaciones y días festivos un 44% nunca se protege y el resto del tiempo tampoco un 55%.

Conscientes, pero algo confiados

A pesar de todo, los gallegos encuestados se conocen la teoría: si el sol no se toma con precaución, las consecuencias pueden ser muy perjudiciales para la salud. EROSKI CONSUMER ha medido esa percepción de riesgo y ha consultado a los 111 encuestados en Galicia su opinión acerca de una serie de afirmaciones sobre la radiación y la protección solar. En función de sus respuestas, se ha cuantificado esa percepción con una escala del 0 a los 3,80 puntos, siendo 0 un nivel bajo y 3,80 un nivel alto.

Así, un 48% de los encuestados gallegos tienen un nivel medio de percepción de riesgo y un 52% un nivel alto. Nadie lo tiene bajo a diferencia del resto de comunidades analizadas. Aun así, esta clasificación demuestra que todavía hay quien se confía. Si bien ningún gallego entrevistado considera que tomar el sol durante un tiempo prolongado nunca supone un riesgo, un 20% cree que solo en ocasiones. Por suerte, el 80% de los encuestados piensa que es peligroso siempre.

Aun así, casi uno de cada cinco encuestados gallegos no cree que cada tipo de piel absorba la radiación solar de forma diferente. Una creencia errónea, puesto que nadie es igual frente al sol y cada persona tiene su fototipo de piel. Además, dos de cada tres creen que es falso que en las estaciones más frías, la irritación ocular pueda ser mayor. Sin embargo, es en esta época del año cuando el sol está más bajo en el horizonte, por lo que el ángulo de los rayos solares incide de manera más directa en los ojos y puede provocar un reflejo más intenso y una mayor irritación ocular.

Cremas solares

Los encuestados gallegos que sí se protegen en verano cuando se exponen al sol lo hacen principalmente con crema protectora solar. La industria cosmética cuenta desde hace décadas con protectores solares y fotoprotectores para prevenir quemaduras, envejecimiento prematuro de la piel, etc. En ellos, se deben incluir una serie de indicaciones y menciones específicas que reflejen su eficacia: los índices de protección solar. Estas indicaciones, junto con frases sobre el modo de empleo y las advertencias en su uso, suponen una importante información para el consumidor. Pero ¿realmente éste lee y entiende esta información?

En la encuesta, se comprobó que uno de cada tres gallegos que participaron en ella nunca lee la información que se indica en el etiquetado. Y quienes sí la leen (siempre o en ocasiones), uno de cada cuatro no entiende los datos sobre los ingredientes del producto. Es más, por error o simplemente por falta de atención, uno de cada cinco entrevistados gallegos ha utilizado alguna vez crema solar caducada.

Islas Baleares

Encuesta a 1.000 personas sobre sus hábitos de exposición al sol, su percepción de riesgo y el etiquetado de las cremas solares

Uno de cada cuatro encuestados baleares nunca se protege del sol en las vacaciones de verano

Casi un 30% nunca lee la información del etiquetado de las cremas solares y uno de cada cuatro ha utilizado alguna vez crema solar caducada

  En las Islas Baleares, se entrevistó a un total de 111 personas. El 50% eran mujeres y tenían una media de edad de 45 años. Cada uno de ellos es diferente frente a los rayos solares: la pigmentación de la piel, el color de sus ojos, el cabello y su capacidad para broncearse determinan a qué fototipo pertenecen, es decir, qué capacidad tiene su piel de absorber la radiación solar. En este sentido, un 22% de los encuestados baleares se ubica en el primer fototipo (pieles, ojos y cabellos muy claros que siempre se queman y cuyo bronceado es imperceptible), un 37% en el segundo (también con piel, ojos y cabello claros, pero que consiguen un bronceado moderado, aunque a menudo se queman), otro 24% en el tercero (tienen una piel más oscura, así como el pelo y los ojos, se queman en ocasiones y consiguen un bronceado medio) y el 17% en el cuarto (tienen la piel, los ojos y el cabello morenos, raramente se queman y siempre se broncean).

Expuestos y no siempre protegidos

El verano es la época en la que los baleares entrevistados se exponen más al sol: el 68% lo hace durante las vacaciones y días festivos, y el 60%, el resto de días estivales. Las partes del cuerpo que más lucen al sol en esta época son la cara, los brazos, muslos y piernas, y las manos. Durante las vacaciones estivales, la mayor proporción de ellos asegura exponerse más de 5 horas (el 31%) y entre 1 y 2 horas (el 23%). Además, el momento del día escogido en esta época por dos de cada tres baleares entrevistados para hacerlo es la mañana (de 10.00 a 12.00 horas) y tres de cada diez también por la tarde (a partir de las 16.00 horas). Sin embargo, uno de cada cinco también confiesa hacerlo entre las 12.00 y las 16.00 horas, pese al peligro que conlleva, puesto que la intensidad de radiación solar es máxima en este horario.

Pero lo más importante es saber si utilizan algún tipo de protección cuando se exponen al sol. El 24% de los baleares encuestados confiesa no protegerse nunca durante las vacaciones y días festivos (entre las proporciones más altas del estudio), una proporción que aumenta hasta el 37% el resto del tiempo. Fuera de la época estival, se protegen aún menos: en vacaciones y días festivos un 56% nunca lo hace y el resto del tiempo tampoco un 61%.

Conscientes, pero algo confiados

A pesar de todo, los baleares encuestados se conocen la teoría: si el sol no se toma con precaución, las consecuencias pueden ser muy perjudiciales para la salud. EROSKI CONSUMER ha medido esa percepción de riesgo y ha consultado a los 111 encuestados en las Islas Baleares su opinión acerca de una serie de afirmaciones sobre la radiación y la protección solar. En función de sus respuestas, se ha cuantificado esa percepción con una escala del 0 a los 3,80 puntos, siendo 0 un nivel bajo y 3,80 un nivel alto.

Así, un 46% de los encuestados baleares tienen un nivel medio de percepción de riesgo, un 48% un nivel alto y apenas para un 7% es bajo (proporciones similares a la media del estudio). Esta clasificación demuestra que todavía hay quien se confía demasiado: un 14% (la mayor proporción del estudio) considera que tomar el sol durante un tiempo prolongado nunca supone un riesgo y otro 12% cree que solo en ocasiones. Por suerte, el 74% de los encuestados piensa que es peligroso siempre.

Además, uno de cada dos cree que es falso que en las estaciones más frías, la irritación ocular pueda ser mayor. Sin embargo, es en esta época del año cuando el sol está más bajo en el horizonte, por lo que el ángulo de los rayos solares incide de manera más directa en los ojos y puede provocar un reflejo más intenso y una mayor irritación ocular.

Cremas solares

Los encuestados baleares que sí se protegen en verano cuando se exponen al sol lo hacen principalmente con crema protectora solar. La industria cosmética cuenta desde hace décadas con protectores solares y fotoprotectores para prevenir quemaduras, envejecimiento prematuro de la piel, etc. En ellos, se deben incluir una serie de indicaciones y menciones específicas que reflejen su eficacia: los índices de protección solar. Estas indicaciones, junto con frases sobre el modo de empleo y las advertencias en su uso, suponen una importante información para el consumidor. Pero ¿realmente éste lee y entiende esta información?

En la encuesta, se comprobó que un 28% de los baleares que participaron en ella nunca lee la información que se indica en el etiquetado. Y quienes sí la leen (siempre o en ocasiones), alrededor del 10% no entiende los datos sobre los ingredientes del producto y tampoco aquellos que explican cómo actúa y dónde. Es más, por error o simplemente por falta de atención, uno de cada cuatro entrevistados baleares ha utilizado alguna vez crema solar caducada.

Navarra

Encuesta a 1.000 personas sobre sus hábitos de exposición al sol, su percepción de riesgo y el etiquetado de las cremas solares

Uno de cada diez encuestados navarros nunca se protege del sol en las vacaciones de verano

Uno de cada cinco nunca lee la información del etiquetado de las cremas solares y uno de cada tres ha utilizado alguna vez crema solar caducada

  En Navarra, se entrevistó a un total de 111 personas. El 56% eran mujeres y tenían una media de edad de 45 años. Cada uno de ellos es diferente frente a los rayos solares: la pigmentación de la piel, el color de sus ojos, el cabello y su capacidad para broncearse determinan a qué fototipo pertenecen, es decir, qué capacidad tiene su piel de absorber la radiación solar. En este sentido, un 17% de los encuestados navarros se ubica en el primer fototipo (pieles, ojos y cabellos muy claros que siempre se queman y cuyo bronceado es imperceptible), un 52% en el segundo (también con piel, ojos y cabello claros, pero que consiguen un bronceado moderado, aunque a menudo se queman), otro 18% en el tercero (tienen una piel más oscura, así como el pelo y los ojos, se queman en ocasiones y consiguen un bronceado medio) y el 12% en el cuarto (tienen la piel, los ojos y el cabello morenos, raramente se queman y siempre se broncean).

Expuestos y no siempre protegidos

El verano es la época en la que los navarros entrevistados se exponen más al sol: el 82% lo hace durante las vacaciones y días festivos, y el 74%, el resto de días estivales. Las partes del cuerpo que más lucen al sol en esta época son la cara, los brazos, muslos y piernas, y las manos. Durante las vacaciones estivales, la mayor proporción de ellos asegura exponerse entre 1 y 2 horas (el 31%), no más de 1 hora (el 30%) y entre 2 y 3 horas (el 29%, respectivamente). Además, el momento del día escogido en esta época por uno de cada dos navarros entrevistados para hacerlo es la mañana (de 10.00 a 12.00 horas) y tres de cada diez también por la tarde (a partir de las 18.00 horas). Sin embargo, un 30% también confiesa hacerlo entre las 12.00 y las 16.00 horas, pese al peligro que conlleva, puesto que la intensidad de radiación solar es máxima en este horario.

Pero lo más importante es saber si utilizan algún tipo de protección cuando se exponen al sol. El 16% de los navarros encuestados confiesa no protegerse nunca durante las vacaciones y días festivos, una proporción que aumenta hasta el 36% el resto del tiempo. Fuera de la época estival, se protegen aún menos: en vacaciones y días festivos un 69% nunca lo hace y el resto del tiempo tampoco un 75%.

Conscientes, pero algo confiados

A pesar de todo, los navarros encuestados se conocen la teoría: si el sol no se toma con precaución, las consecuencias pueden ser muy perjudiciales para la salud. EROSKI CONSUMER ha medido esa percepción de riesgo y ha consultado a los 111 encuestados en Navarra su opinión acerca de una serie de afirmaciones sobre la radiación y la protección solar. En función de sus respuestas, se ha cuantificado esa percepción con una escala del 0 a los 3,80 puntos, siendo 0 un nivel bajo y 3,80 un nivel alto.

Así, un 50% de los encuestados navarros tienen un nivel medio de percepción de riesgo, un 48% un nivel alto y apenas para un 2% es bajo (proporciones similares a la media del estudio). Esta clasificación demuestra que todavía hay quien se confía. Si bien apenas un 5% considera que tomar el sol durante un tiempo prolongado nunca supone un riesgo, otro 17% cree que solo en ocasiones. Por suerte, el 78% de los encuestados piensa que es peligroso siempre.

Aun así, casi uno de cada cuatro encuestados navarros no cree que cada tipo de piel absorba la radiación solar de forma diferente. Una creencia errónea, puesto que nadie es igual frente al sol y en la población existen distintos fototipos individuales de cada persona. Además, tres de cada cinco creen que es falso que en las estaciones más frías, la irritación ocular pueda ser mayor. Sin embargo, es en esta época del año cuando el sol está más bajo en el horizonte, por lo que el ángulo de los rayos solares incide de manera más directa en los ojos y puede provocar un reflejo más intenso y una mayor irritación ocular.

Cremas solares

Los encuestados navarros que sí se protegen en verano cuando se exponen al sol lo hacen principalmente con crema protectora solar. La industria cosmética cuenta desde hace décadas con protectores solares y fotoprotectores para prevenir quemaduras, envejecimiento prematuro de la piel, etc. En ellos, se deben incluir una serie de indicaciones y menciones específicas que reflejen su eficacia: los índices de protección solar. Estas indicaciones, junto con frases sobre el modo de empleo y las advertencias en su uso, suponen una importante información para el consumidor. Pero ¿realmente éste lee y entiende esta información?

En la encuesta, se comprobó que uno de cada cinco navarros que participaron en ella nunca lee la información que se indica en el etiquetado. Y quienes sí la leen (siempre o en ocasiones), uno de cada tres no entiende los datos sobre los ingredientes del producto. Es más, por error o simplemente por falta de atención, un 34% de los entrevistados navarros ha utilizado alguna vez crema solar caducada.

País Vasco

Encuesta a 1.000 personas sobre sus hábitos de exposición al sol, su percepción de riesgo y el etiquetado de las cremas solares

Casi tres de cada diez encuestados vascos nunca se protegen del sol en las vacaciones de verano

Casi uno de cada cinco nunca lee la información del etiquetado de las cremas solares y un 28% ha utilizado alguna vez crema solar caducada

  En el País Vasco, se entrevistó a un total de 111 personas. El 52% eran mujeres y tenían una media de edad de 49 años. Cada uno de ellos es diferente frente a los rayos solares: la pigmentación de la piel, el color de sus ojos, el cabello y su capacidad para broncearse determinan a qué fototipo pertenecen, es decir, qué capacidad tiene su piel de absorber la radiación solar. En este sentido, un 17% de los encuestados vascos se ubica en el primer fototipo (pieles, ojos y cabellos muy claros que siempre se queman y cuyo bronceado es imperceptible), un 60% en el segundo (también con piel, ojos y cabello claros, pero que consiguen un bronceado moderado, aunque a menudo se queman), otro 11% en el tercero (tienen una piel más oscura, así como el pelo y los ojos, se queman en ocasiones y consiguen un bronceado medio) y el 12% en el cuarto (tienen la piel, los ojos y el cabello morenos, raramente se queman y siempre se broncean).

Expuestos y no siempre protegidos

El verano es la época en la que los vascos entrevistados se exponen más al sol: el 86% lo hace durante las vacaciones y días festivos, y el 70%, el resto de días estivales. Las partes del cuerpo que más lucen al sol en esta época son la cara, los brazos, muslos y piernas, y las manos. Durante las vacaciones estivales, la mayor proporción de ellos asegura exponerse entre 1 y 2 horas (el 37%) y entre 2 y 3 horas (el 27%). Además, el momento del día escogido en esta época por dos de cada cinco vascos entrevistados para hacerlo es la mañana (de 10.00 a 12.00 horas) y uno de cada tres también por la tarde (a partir de las 16.00 horas). Sin embargo, un 38% también confiesa hacerlo entre las 12.00 y las 16.00 horas, pese al peligro que conlleva, puesto que la intensidad de radiación solar es máxima en este horario.

Pero lo más importante es saber si utilizan algún tipo de protección cuando se exponen al sol. El 28% de los encuestados vascos confiesa no protegerse nunca durante las vacaciones y días festivos, una proporción que aumenta hasta el 45% el resto del tiempo. Estas proporciones se ubican entre las más altas del estudio solo superadas por las de los valencianos y andaluces. Fuera de la época estival, se protegen aún menos: en vacaciones y días festivos un 60% nunca lo hace y el resto del tiempo tampoco un 70%.

Conscientes, pero algo confiados

A pesar de todo, los vascos encuestados se conocen la teoría: si el sol no se toma con precaución, las consecuencias pueden ser muy perjudiciales para la salud. EROSKI CONSUMER ha medido esa percepción de riesgo y ha consultado a los 111 encuestados en el País Vasco su opinión acerca de una serie de afirmaciones sobre la radiación y la protección solar. En función de sus respuestas, se ha cuantificado esa percepción con una escala del 0 a los 3,80 puntos, siendo 0 un nivel bajo y 3,80 un nivel alto.

Así, un 54% de los encuestados vascos tienen un nivel medio de percepción de riesgo, un 44% un nivel alto y apenas para un 2% es bajo (proporciones similares a la media del estudio). Esta clasificación demuestra que todavía hay quien se confía. Si bien apenas un 3% considera que tomar el sol durante un tiempo prolongado nunca supone un riesgo, otro 14% cree que solo en ocasiones. Por suerte, el 83% de los encuestados piensa que es peligroso siempre.

Aun así, casi uno de cada cinco encuestados vascos no cree que cada tipo de piel absorba la radiación solar de forma diferente. Una creencia errónea, puesto que nadie es igual frente al sol y cada persona tiene su fototipo de piel. Además, uno de cada dos cree que es falso que en las estaciones más frías, la irritación ocular pueda ser mayor. Sin embargo, es en esta época del año cuando el sol está más bajo en el horizonte, por lo que el ángulo de los rayos solares incide de manera más directa en los ojos y puede provocar un reflejo más intenso y una mayor irritación ocular.

Cremas solares

Los encuestados vascos que sí se protegen en verano cuando se exponen al sol lo hacen principalmente con crema protectora solar. La industria cosmética cuenta desde hace décadas con protectores solares y fotoprotectores para prevenir quemaduras, envejecimiento prematuro de la piel, etc. En ellos, se deben incluir una serie de indicaciones y menciones específicas que reflejen su eficacia: los índices de protección solar. Estas, junto con frases sobre el modo de empleo y las advertencias en su uso, suponen una importante información para el consumidor. Pero ¿realmente éste lee y entiende esta información?

En la encuesta, se comprobó que un 17% de los vascos que participaron en ella nunca lee la información que se indica en el etiquetado. Y quienes sí la leen (siempre o en ocasiones), un tercio no entiende los datos sobre los ingredientes del producto y alrededor del 10% tampoco aquellos que explican cómo actúa y dónde, ni siquiera los consejos de utilización y el grado de protección de la crema. Es más, por error o simplemente por falta de atención, un 28% de los entrevistados vascos ha utilizado alguna vez crema solar caducada.

Paginación


Otros servicios


Buscar en

Información de Copyright y aviso legal

Visita nuestro canal Eroski Consumer TV

En EROSKI CONSUMER nos tomamos muy en serio la privacidad de tus datos, aviso legal. © Fundación EROSKI

Fundación EROSKI

Validaciones de esta página

  • : Conformidad con el Nivel Triple-A, de las Directrices de Accesibilidad para el Contenido Web 1.0 del W3C-WAI
  • XHTML: Validación del W3C indicando que este documento es XHTML 1.1 correcto
  • CSS: Validación del W3C indicando que este documento usa CSS de forma correcta
  • RSS: Validación de feedvalidator.org indicando que nuestros titulares RSS tienen un formato correcto