Saltar el menú de navegación e ir al contenido

  • Bienvenido (ES) | Ongi etorri (euskarazko bertsioa) | Benvingut (versió en català) | Benvido (versión en galego)
  • Bienvenido (ES)
  • Boletines
    •  | Baja  | Más opciones |
  • Portadas anteriores

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Medio ambiente > Medio ambiente urbano

Λ

Informática y ecología: ¿causa pendiente?

Cualquier ciudadano puede seguir unos sencillos consejos con el fin de que sus ordenadores sean más ecológicos y, de paso, ahorrarse dinero

  Puede resultar paradójico o difícil de creer a priori que informática y ecología vayan de la mano. Ordenadores de sobremesa, portátiles, minis, tabletas medianas y pequeñas, libros electrónicos... el número y variedad de aparatos informáticos que llenan los hogares es cada vez mayor. En consecuencia, el consumo energético y la huella ambiental asociada a la informática del hogar son, también, cada vez mayores.. Sin embargo, es posible dar un uso más ecológico a estos aparatos. Utilizarlos con más conciencia ?verde? no solo contribuirá a alargar su vida útil, sino también a ahorrar dinero.

Usar el ordenador más conveniente

Antes de decidirse por uno de los diversos modelos del mercado, conviene conocer para qué sirven y cuáles son sus especificaciones. De esta manera, se podrá elegir el que más conviene según las necesidades: cuánto tiempo y dónde se usará, qué tipo de aplicaciones se necesitan, etc. De lo contrario, puede ocurrir que se quede apartado porque no se utilice, o que se empleen demasiados recursos cuando no era necesario. Para un uso doméstico y de ocio puntual, una tableta será suficiente. En el caso de un uso profesional continuado, la mejor opción será uno de escritorio.

Además del uso, otro criterio para tener en cuenta es el del consumo energético. Los ordenadores portátiles consumen menos energía que los de sobremesa y las tabletas menos que los portátiles.

Consultar las etiquetas y los informes ambientales

El etiquetado de los ordenadores ofrece una interesante información a la hora de decidirse por el modelo más ecológico: de qué materiales está hecho (algunos son más contaminantes que otros); si tiene en cuenta su reciclaje posterior; si llega algún tipo de etiqueta ambiental como la EPEAT (con tres categorías, oro, plata y bronce) o la Energy Star y si el fabricante tiene una determinada política medioambiental.

Los informes ambientales también son de ayuda. La organización ecologista Greenpeace publica desde hace varios años diversos informes que evalúan el comportamiento medioambiental de los principales fabricantes de ordenadores y teléfonos móviles, como la Guía para una Electrónica más verde o la Encuesta de Electrónica Verde.

Elegir los modelos más eficientes

  Los modelos con la mayor eficiencia energética suponen importantes ahorros en el consumo eléctrico. Además de ser positivo para el bolsillo, también lo es para el medio ambiente. Los fabricantes tienden a que sus creaciones sean cada vez más eficientes en el consumo de recursos. Así ocurre con el microprocesador Intel Core 2 Duo, que es hasta un 40% más rápido y más de un 40% más eficiente que su predecesor. Las tarjetas gráficas consumen mucha energía y, por ello, si no se tiene intención de instalar potentes juegos 3D, es mejor no abusar de ellas. Los monitores de tipo LED son los más eficientes y son la mejor opción cuando se necesitan pantallas grandes.

Poner en práctica hábitos de ahorro energético

Si no se va a utilizar el ordenador durante varias horas, conviene activar el modo de hibernación porque consume menos o apagar el monitor. Los diferentes sistemas operativos tienen formas de activar la hibernación o el apagado pasado un determinado tiempo. Tampoco hay que olvidarse de los periféricos (impresoras, escáneres, etc.) que se deben mantener apagados, salvo cuando se necesiten. Medidas como reducir el brillo del monitor, desconectar los dispositivos inalámbricos (Wi-Fi, bluetooth) si no se usan, desfragmentar el disco duro para que funcione mejor, utilizar programas sencillos, mantener el sistema limpio de programas espía, cuidar la batería, recurrir a un equipo multifunción (impresora, fotocopiadora y escáner), etc. contribuirán a gastar menos. Asimismo, diversos programas informáticos ayudan a consumir menos electricidad y, de paso, a concienciarse por el medio ambiente.

Reutilizarlos cuando se pueda

Dotar de una vida más larga al ordenador supone ahorrar dinero y generar menos residuos y un menor consumo de recursos naturales. Si se actualizan ciertos componentes, como la memoria RAM, o se añade más disco duro, se logrará que dure más tiempo. Otras opciones son regalárselo a un amigo o familiar que no necesite un ordenador demasiado potente o donarlo a alguna ONG como Ingenieros Sin Fronteras o Telecomunicaciones Solidarias. Sistemas como Clickyrecicla ofrecen la posibilidad de recoger diversos componentes informáticos para reutilizarlos y ganar dinero a cambio.

Reciclarlos cuando ya no funcionen

  Si ya no funciona el ordenador, el siguiente paso ecológico es reciclarlo. Para ello hay dos opciones. Si no se va a comprar un nuevo aparato, se puede depositar en el punto limpio más cercano. La Fundación Ecolec los localiza en un mapa de su página web. Pero si se compra un nuevo aparato, la tienda debe hacerse cargo gratis del antiguo.

Comprar ordenadores "ecológicos"

Algunos ordenadores se centran en lo ecológico y, aunque todavía son pocos y más bien testimoniales, constituyen la respuesta a una concienciación medioambiental cada vez más alta de los consumidores. Por otro lado, también hay cada vez más periféricos que se fijan en lo "verde", como cargadores solares y componentes con materiales biodegradables.


Otros servicios


Buscar en

Información de Copyright y aviso legal

Visita nuestro canal Eroski Consumer TV

En EROSKI CONSUMER nos tomamos muy en serio la privacidad de tus datos, aviso legal. © Fundación EROSKI

Fundación EROSKI

Validaciones de esta página

  • : Conformidad con el Nivel Triple-A, de las Directrices de Accesibilidad para el Contenido Web 1.0 del W3C-WAI
  • XHTML: Validación del W3C indicando que este documento es XHTML 1.1 correcto
  • CSS: Validación del W3C indicando que este documento usa CSS de forma correcta
  • RSS: Validación de feedvalidator.org indicando que nuestros titulares RSS tienen un formato correcto