Saltar el menú de navegación e ir al contenido

  • Bienvenido (ES) | Ongi etorri (euskarazko bertsioa) | Benvingut (versió en català) | Benvido (versión en galego)
  • Bienvenido (ES)
  • Boletines
    •  | Baja  | Más opciones |
  • Portadas anteriores

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER

Secciones dentro de este canal:


Estás en la siguiente localización: Portada > Economía > Servicios y hogar

Λ

Guía de compra: detergentes: Detergentes, cuestión de formato y colores

Los que se comercializan en polvo son los más apropiados para ropa blanca, aunque respetan menos los colores mientras que los detergentes líquidos cuidan mejor las prendas de color y los tejidos delicados, pero su eficacia con la suciedad es más discreta

  Se estima que una familia de cuatro miembros pone la lavadora entre tres y cinco veces a la semana, o lo que es lo mismo, como mínimo, en más de 200 ocasiones al año el consumidor se enfrenta a una de las tareas del hogar que para muchos es de las más ingratas. Porque no solo se trata de poner la lavadora, después hay que tender la ropa, recogerla y doblarla. Seguramente, en esta cadena de obligadas rutinas falte una, y la que casualmente desencadena todo este proceso: elegir el detergente con el que hacer la colada. En el recuerdo queda la imagen publicitaria que durante años mostraba a un ama de casa convencida de que su detergente era el que lavaba más blanco y de que por ello no hacía falta cambiarlo por otro. Hoy en día, la blancura en la colada se sigue buscando pero también otro tipo de soluciones. Actualmente, abundan en el mercado distintos productos con diferencias en sus formulaciones y en sus resultados;0,,, adecuados a cada ropa, color o incluso indicados para determinados tipos de piel. Desde los que sirven para toda la colada (sin importar el color de las prendas que se laven conjuntamente), pasando por aquellos de uso específico para ropas negras o delicadas hasta productos 2 en 1 cuya formulación contiene sustancias detergentes y suavizantes. En esta ecuación, se suma un elemento más: las distintas presentaciones en las que se comercializa el detergente. Al omnipresente formato en polvo, le acompaña el producto líquido, en tableta y las últimas incorporaciones; las cápsulas. Cada una de ellas rinde de manera distinta frente al nivel de suciedad de la prenda y al tipo de tejido. Son cuestiones que no siempre el consumidor conoce ni domina. Por todo ello, para acertar en la elección del detergente resulta fundamental conocer las principales clases y sus prestaciones y peculiaridades. Además, en la selección del producto que vayamos a emplear debe pesar también la conciencia ecológica. En muchos casos, es posible contribuir a la mejora medioambiental si se opta por productos concentrados (conllevan un gasto energético menor por su ahorro de envase, en transporte...) o si se ponen en práctica una serie de rutinas cuando se pone la lavadora.

Distintas presentaciones, distintos usos

En el pasillo de los productos de limpieza, el quebradero de cabeza para muchos comienza al tener que decantarse por una u otra presentación de detergente. "¿Será mejor el líquido que el tradicional polvo?, ¿cómo actúan las cápsulas de detergente? o ¿cuál limpia sin dañar los tejidos?", son tan solo algunas de las cuestiones que rondan en este primer asalto. Bien es cierto que junto a estos consumidores conviven otros tantos que por tradición o incluso sentimentalismo se niegan, pase lo que pase, a cambiar de marca de detergente.

Las virtudes y defectos de las distintas presentaciones se resumen así:

  •   Polvo. Su principal ventaja frente al formato líquido es su eficacia contra las manchas. En general, estos detergentes tienen un poder de limpieza mayor. Eso sí, para asegurar su resultado necesita altas temperaturas para potenciar su disolución por lo que no se comporta de forma óptima en lavados fríos. Como defectos, son detergentes cuyos restos tienden a acumularse en el cajetín de la lavadora con las molestias que ello ocasiona para el consumidor. Su mayor eficacia hace peligrar el color de las prendas y los tejidos más delicados. Por eso, son detergentes más apropiados para las coladas blancas de prendas con tejidos menos exigentes. No hay que obviar tampoco que los detergentes en polvo tienen el poco honroso título de ser los que menos cuidan el medio ambiente.
  •   Tableta. Las luces y sombras son las mismas que las del detergente en polvo, ya que al fin y al cabo el producto es el mismo pero presentado en formato distinto. Y es que si algo caracteriza a esta clase de detergente es la comodidad que ofrece al consumidor. Basta con introducir la tableta en la lavadora. De esta manera, se evita el peligro de utilizar una dosis mayor o menor de la que se precisa y ello suma para obtener un resultado mejor.
  •  Líquido. En el otro extremo, se sitúan los detergentes líquidos. Respetan y cuidan más los tejidos y colores, se diluyen bien a bajas temperaturas por lo que pueden usarse en programas de lavado con agua fría pero sus resultados contra las manchas son más discretos. Con todo, el detergente liquido es la mejor opción para la ropa de color, coladas negras y tejidos delicados (lana, seda, viscosa...). Son más cuidadosos con el entorno, en especial las versiones concentradas y ultraconcentradas, ya que su gasto energético es menor: por su volumen, emplean menos materias primas, material de embalaje y todo ello permite hacer una gestion más eficiente de su almacenaje y transporte en beneficio del medio ambiente.
  •   Cápsulas. Son el formato más nuevo en el mercado. Se trata de unos saquitos de film hidrosoluble (se disuelve al entrar en contacto con el agua) en cuyo interior se encuentra la dosis exacta de jabón líquido para la colada. Tienen las mismas bondades que los detergentes líquidos pero a ellas hay que sumar la facilidad de uso y la comodidad que brindan al consumidor.

La importancia de la dosificación para el medioambiente y el bolsillo

  La AISE (Asociación Internacional de Jabones, Detergentes y Productos Afines) lleva años promoviendo distintas medidas reguladoras para intentar paliar el impacto que los detergentes causan en el medio ambiente. A finales de los 90, fomentó la puesta en marcha de un código de buenas prácticas medioambientales y el pasado año entró en vigor la última recomendación. La medida promueve la reformulación de los detergentes para conseguir que concentren las dosis por lavado a un máximo de 75 ml, manteniendo la misma eficacia pero con menos cantidad de producto con el consecuente ahorro en envases, transporte y materias primas. La mayoría de las marcas del mercado ya han concentrado sus fórmulas para respetar esta recomendación. Hace varios años se hizo lo mismo para la detergencia en polvo, concentrando las formulaciones a máximo 125 ml por lavado (aproximadamente 80 gramos).

  • Menos producto más ahorro. Según lo concentrada que está la fórmula de un detergente (proporción entre el porcentaje de materia activa y el de agua), el consumidor necesitará más o menos cantidad para un lavado eficaz; cuanto más concentrada significa que tiene mayor cantidad de materia activa y por tanto con menos producto se consiguen resultados tan eficaces como con más cantidad de otro que esté más diluido, es decir, menos concentrado. A la hora de comparar precios y de decantarse por un detergente u otro entre diferentes productos, conviene hacerlo teniendo en cuenta el número de lavados o dosis que contenga cada uno y no la cantidad de producto que haya en litros o kilogramos.
  • Comparar entre dosis. En cualquier caso, es fundamental emplear la dosis de lavado que el fabricante recomienda en el etiquetado del envase. Esta se obtiene teniendo en cuenta los diferentes grados de suciedad de las prendas (poco manchada/algo manchada/muy manchada) y la dureza del agua: blanda, media y dura. De esta manera, si se utiliza la dosis indicada se ahorrará producto, evitando malgastar detergente y dinero; el consumo en agua y energía será menor si se aprovecha la carga completa y se apuesta por ciclos cortos y agua fría.

Paginación


Otros servicios


Buscar en

Información de Copyright y aviso legal

Visita nuestro canal Eroski Consumer TV

En EROSKI CONSUMER nos tomamos muy en serio la privacidad de tus datos, aviso legal. © Fundación EROSKI

Fundación EROSKI

Validaciones de esta página

  • : Conformidad con el Nivel Triple-A, de las Directrices de Accesibilidad para el Contenido Web 1.0 del W3C-WAI
  • XHTML: Validación del W3C indicando que este documento es XHTML 1.1 correcto
  • CSS: Validación del W3C indicando que este documento usa CSS de forma correcta
  • RSS: Validación de feedvalidator.org indicando que nuestros titulares RSS tienen un formato correcto