Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Alimentación > Aprender a comer bien

^

Los datos, informaciones, interpretaciones y calificaciones que aparecen en esta información corresponden exclusivamente al momento en que se realizaron y tienen, por tanto, una vigencia limitada.

Alimentación y envejecimiento: encuesta a mayores de 65 años: Casi uno de cada cinco mayores complementa su dieta con productos especiales

En el 95% de los casos eligen los alimentos funcionales en forma de lácteos como prebióticos o enriquecidos con calcio

Cuando la dieta no es suficiente

  A menudo, las personas mayores padecen patologías que pueden modificar sus necesidades nutricionales o alterar la capacidad para digerir, absorber y metabolizar los nutrientes.

Las enfermedades más comunes que sufren son: diabetes mellitus, enfermedades cardiovasculares, obesidad, hipertensión, enfermedades osteoarticulares, etc., motivadas por una inadecuada nutrición y la falta o disminución de ejercicio.

La desnutrición energético-proteica también es un problema frecuente en los ancianos. Las causas son variadas, entre ellas, las dificultades físicas y/o económicas para obtener los alimentos adecuados, problemas en la preparación e ingesta de alimentos...

Para prevenir los problemas relacionados con la alimentación en la persona mayor y paliar sus consecuencias, existen en el mercado una amplia gama de productos: alimentos funcionales, complementos alimenticios, productos dietéticos y preparados de nutrición enteral. Los primeros son aquellos que además de satisfacer las necesidades nutricionales de forma natural o procesada contienen componentes que ejercen efectos beneficiosos para la salud. Por ejemplo: los preparados lácteos con esteroles vegetales y fitoestanoles. Por su parte, los complementos nutricionales son preparados que aportan una cantidad de nutrientes, fibra, vitaminas y minerales, y se toman como complemento a la dieta diaria. Pueden ser batidos de proteínas, gotas, pastillas, cápsulas o polvos con preparados multivitamínicos, oligoelementos o suplementos de fibra. Los alimentos dietéticos tienen como principal finalidad satisfacer total o parcialmente las necesidades alimenticias de personas cuya capacidad para ingerir, digerir, absorber, metabolizar o excretar alimentos normales o determinados nutrientes sea limitada, deficiente o esté alterada. Pueden ser purés, cereales, sopas o batidos. Y, por último, la nutrición enteral es un tipo de nutrición artificial que se administra por sonda. Suelen ser líquidos o polvos para reconstituir, nutrir y prevenir una malnutrición proteico-calórica. ¿Dónde encontrarlos? Los alimentos funcionales se ofrecen en el canal de alimentación, mientras que los complementos alimenticios y productos dietéticos están disponibles en establecimientos de dietética y oficinas de farmacia. Los preparados de nutrición enteral se utilizan en pacientes ambulatorios u hospitalizados.

Ellas prefieren completar su dieta

EROSKI CONSUMER comprobó durante la encuesta que casi una de cada cinco personas mayores de 65 años complementa su dieta con algún alimento especial, complemento o producto dietético o nutricional. Es más común en el País Vasco (en un 25% de los casos), en Madrid (en un 24%) y en las Islas Baleares (en un 22%). Asimismo, entre los que afirman tener un problema de salud (un 72% de los mayores entrevistados), uno de cada cinco incluye estos alimentos complementarios en su dieta. Por sexos, son las mujeres las que se decantan en mayor medida por consumir este tipo de productos (un 23% ellas frente a un 14% ellos), especialmente las de entre 75 y 79 años.

Las mujeres mayores son las que más utilizan los alimentos funcionales

Lo habitual es que se consuman alimentos funcionales (en el 95% de los hogares encuestados). Sin embargo, el resto de tipologías no son tan comunes, ya que solo 15 casos los tomaban: ocho, complementos o suplementos nutricionales; cinco, productos dietéticos; y dos, alimentación entera.

Entre quienes toman alimentos funcionales, los que más éxito tienen son los lácteos, ya sean en forma de yogur (lo mencionaron en un 46% de las ocasiones) o leche (en otro 46%). De los primeros, los yogures prebióticos (bebibles o no) son los más consumidos (en un 46% de los casos). Entre los segundos, los más demandados son la leche con más calcio (en un 52% de los hogares los toman) y/o la leche de soja (en un 24%). En las dos últimas décadas, los alimentos funcionales han ido invadiendo el mercado y forman parte de nuestra dieta habitual. Cada día, aparecen nuevas propuestas en el mercado. El problema está en la publicidad, un tanto dudoda, que atribuye poderes sorprendentes a ciertos alimentos o productos. De ahí, que la Comunidad Europea haya elaborado un reglamento (1924/2006), exigiendo que la comercialización de alimentos funcionales esté avalada por estudios científicos que justifiquen las declaraciones nutricionales o de salud. Por su parte, quienes toman complementos o suplementos nutricionales, seis personas se decantaban por vitaminas y minerales, y tan solo uno respectivamente por suplementos nutricionales con calcio o productos con soja. Asimismo, entre quienes optan por los productos dietéticos, incluyen a su dieta levadura de cerveza, aloe vera, productos con lactobacillus, pastillas con calcio o leche con soja. Por último, la alimentación enteral se basaba en los dos últimos casos en un producto proteico.

Paginación


Otros servicios


Buscar en

Información de Copyright y aviso legal

Visita nuestro canal Eroski Consumer TV

En EROSKI CONSUMER nos tomamos muy en serio la privacidad de tus datos, aviso legal. © Fundación EROSKI

Fundación EROSKI

Validaciones de esta página

  • : Conformidad con el Nivel Triple-A, de las Directrices de Accesibilidad para el Contenido Web 1.0 del W3C-WAI
  • XHTML: Validación del W3C indicando que este documento es XHTML 1.1 correcto
  • CSS: Validación del W3C indicando que este documento usa CSS de forma correcta
  • RSS: Validación de feedvalidator.org indicando que nuestros titulares RSS tienen un formato correcto