Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Alimentación > Aprender a comer bien

^

Los datos, informaciones, interpretaciones y calificaciones que aparecen en esta información corresponden exclusivamente al momento en que se realizaron y tienen, por tanto, una vigencia limitada.

Encuesta a 1.575 consumidores de 9 comunidades autónomas para conocer hábitos alimentarios infantiles: Obesidad infantil: hábitos nutricionales erróneos y menos actividad física de la recomendada

Solo en un 50% de los hogares, los niños comen verdura o ensalada todos los días y en casi un 10% de los casos, la merienda consiste en bollería o snack en bolsa

Las 9 comunidades, una a una

 

Andalucía

Obesidad infantil: encuesta a 1.575 consumidores de 9 comunidades autónomas para conocer los hábitos alimentarios y de ocio de los niños de entre 5 y 12 años, 175 en Andalucía

Persisten hábitos nutricionales erróneos y la actividad física no se potencia siempre

Solo en un 47% de los hogares, los niños comen verdura y ensalada todos los días; en un 12%, el desayuno es incompleto; y en otro 20%, no se complementa la gimnasia de 2 horas a la semana del colegio con otro tipo de ejercicio físico

  En Andalucía, se realizaron un total de 175 entrevistas telefónicas a responsables de la alimentación familiar (o una de ellas). En cuatro de cada cinco ocasiones, se trataba de una mujer y en un 58% de las veces tenía entre 35 y 44 años. En cuanto a su nivel académico, un 37% de los entrevistados tenían bachiller superior, BUP o FP, un 32% eran universitarios y otro 20% habían obtenido el título de bachiller elemental o el de EGB. Además, poco más de la mitad aportaba ingresos en casa. La media de personas que vivían en los domicilios consultados era de 4 y en un 63% de ellos, vivía un solo niño de entre 5 y 12 años; y en un 33%, dos niños. En poco más del 4% de los hogares entrevistados había más de tres niños.

La dieta de los escolares

La alimentación infantil ha cambiado paulatinamente. Se ha percibido un incremento del consumo calórico total, motivado especialmente por la inclusión en la dieta de más proteínas y más grasas. Pero existen otras tendencias que no han ayudado a mantener unos hábitos alimentarios saludables: consumir en escasa proporción verduras, frutas y hortalizas; sustituir la leche por otro tipo de lácteos; los zumos comerciales, los refrescos y bebidas gaseosas se han incorporado de forma masiva a la dieta durante la infancia y adolescencia; y también lo han hecho los cereales de desayuno azucarados, galletas, pasteles, chucherías, ?snacks? y la bollería industrial.

A este respecto, EROSKI CONSUMER quiso saber cuántas comidas al día hacen los pequeños de la casa. La recomendación general es de cinco y en el 85% de los hogares andaluces encuestados, así lo hacían. En un 15% admitían hacer cuatro comidas.

Y ¿qué es lo que comen los escolares andaluces en esas cinco ingestas diarias? Lo recomendable para una dieta completa es comer fruta fresca, ensaladas y verduras todos los días; de 2 a 4 veces por semana arroz, pasta y patatas, la misma frecuencia que las legumbres (2 como primer plato y 2 como guarnición). Además, se aconseja tomar pescado y carne entre 3 y 4 veces por semana, alternando su consumo. Son prescindibles los derivados cárnicos y los platos precocinados, por lo que no conviene abusar de su consumo. También lo son las golosinas, chucherías, bollería industrial, etc. El agua es la principal fuente de líquido.

En la encuesta, solo en un 47% de los hogares en Andalucía aseguraron comer ensalada y verdura todos los días, aunque consumían a diario fruta fresca en tres de cada cuatro (el resto solo 2 o 3 veces a la semana o con menor frecuencia, en un 2% incluso nunca). Arroz, pasta y patatas se incluían en la dieta entre 2 y 3 veces a la semana en el 57% de los casos, mientras que las legumbres se comen en menos ocasiones (1 o 2 veces a la semana) en un 61%. El pescado está presente solo 1 o 2 veces a la semana en uno de cada tres domicilios entrevistados, a diferencia de la carne que es más frecuente: 2 o 3 veces por semana en un 81%. A pesar de ser prescindibles, en un 15% de las ocasiones, los niños comían 1 o 2 veces a la semana platos precocinados; y en un 18%, derivados cárnicos (como las salchichas o los embutidos) a diario. En el 85% de los hogares encuestados en Andalucía, acompañaban todas las comidas con agua.

Además, las meriendas no son siempre saludables. En el 16% de los hogares entrevistados en Andalucía, éstas consisten en bollería industrial, aperitivos o snacks en bolsa. Y aunque prácticamente todos los escolares andaluces desayunan, en un 12% de los hogares solo toman un vaso de leche (o un lácteo) o un zumo, cuando para que el desayuno sea completo, debe estar compuesto por un lácteo o proteico, cereales y fruta.

Pese a todo, en el 69% de los hogares, los padres andaluces creen que la alimentación de sus hijos es bastante equilibrada y en un 14%, que es muy equilibrada. Sin embargo, en un 17% asumen que es poco equilibrada.

En el tiempo libre

Hoy en día, existe una gran oferta de entretenimiento de tipo sedentario como la televisión, el cine, los juegos de ordenador y las redes de comunicación que resultan muy atractivos para los niños. Sería recomendable que los niños acumulasen por lo menos 30 minutos de actividad física aeróbica de intensidad moderada de manera frecuente y, si es posible, mejor todos los días de la semana. Es decir, caminar, trotar, correr, nadar, montar en bicicleta, etc. a una intensidad que haga trabajar al corazón en un rango de pulsaciones comprendido entre el 55% y el 85% de la frecuencia cardiaca máxima.

En la encuesta, EROSKI CONSUMER comprobó que en los 175 hogares consultados, los niños andaluces realizan una media de 2 horas a la semana de gimnasia como asignatura obligatoria en el colegio. Pero ¿se practica algún ejercicio físico fuera del colegio? No en el 20% de los hogares entrevistados (una de las proporciones más altas del estudio). Y ¿cuántas horas dedican los niños a ver la tele o juegan con los videojuegos y la consola? En un 46% de los hogares entrevistados reconocen que sus hijos lo hacen todos los días o casi todos y es más, un 50% dice que entre 1 y 2 horas cada jornada, a pesar de que invertir más de dos horas al día delante de la televisión o videojuegos implica un 67% más de riesgo de padecer problemas de atención.

Castilla la Mancha

Obesidad infantil: encuesta a 1.575 consumidores de 9 comunidades autónomas para conocer los hábitos alimentarios y de ocio de los niños de entre 5 y 12 años, 175 en Castilla La Mancha

Persisten hábitos nutricionales erróneos y la actividad física no se potencia siempre

Solo en un 38% de los hogares, los niños comen verdura y ensalada todos los días; en un 14%, el desayuno es incompleto; y en otro 13%, no se complementa la gimnasia de 2 horas a la semana del colegio con otro tipo de ejercicio físico

 En Castilla La Mancha, se realizaron un total de 175 entrevistas telefónicas a responsables de la alimentación familiar (o una de ellas). En tres de cada cuatro ocasiones, se trataba de una mujer y en un 53% de las veces tenía entre 35 y 44 años. En cuanto a su nivel académico, un 38% de los entrevistados tenían bachiller superior, BUP o FP, un 30% eran universitarios y otro 24% habían obtenido el título de bachiller elemental o el de EGB. Además, el 58% aportaba ingresos en casa. La media de personas que vivían en los domicilios consultados era de 4 y en un 66% de ellos, vivía un solo niño de entre 5 y 12 años; y en un 32%, dos niños. No llegaba al 3% de los hogares entrevistados en los que hubiese más de tres niños.

La dieta de los escolares

La alimentación infantil ha cambiado paulatinamente. Se ha percibido un incremento del consumo calórico total, motivado especialmente por la inclusión en la dieta de más proteínas y más grasas. Pero existen otras tendencias que no han ayudado a mantener unos hábitos alimentarios saludables: consumir en escasa proporción verduras, frutas y hortalizas; sustituir la leche por otro tipo de lácteos; los zumos comerciales, los refrescos y bebidas gaseosas se han incorporado de forma masiva a la dieta durante la infancia y adolescencia; y también lo han hecho los cereales de desayuno azucarados, galletas, pasteles, chucherías, ?snacks? y la bollería industrial.

A este respecto, EROSKI CONSUMER quiso saber cuántas comidas al día hacen los pequeños de la casa. La recomendación general es de cinco y en el 91% de los hogares manchegos encuestados, así lo hacían. Solo en un 8% admitían hacer cuatro comidas y en un 0,6%, tres.

Y ¿qué es lo que comen los escolares manchegos en esas cinco ingestas diarias? Lo recomendable para una dieta completa es comer fruta fresca, ensaladas y verduras todos los días; de 2 a 4 veces por semana arroz, pasta y patatas, la misma frecuencia que las legumbres (2 como primer plato y 2 como guarnición). Además, se aconseja tomar pescado y carne entre 3 y 4 veces por semana, alternando su consumo. Son prescindibles los derivados cárnicos y los platos precocinados, por lo que no conviene abusar de su consumo. También lo son las golosinas, las chucherías, la bollería industrial, etc. El agua es la principal fuente de líquido.

En la encuesta, solo en un 38% de los hogares en Castilla La Mancha aseguraron comer ensalada y verdura todos los días, aunque consumían a diario fruta fresca en cuatro de cada cinco (el resto solo 2 o 3 veces a la semana y con menos frecuencia; en un 2%, de forma ocasional e incluso nunca). Arroz, pasta y patatas se incluían en la dieta entre 2 y 3 veces a la semana en el 61% de los casos, mientras que las legumbres se comen en menos ocasiones (1 o 2 veces a la semana) en un 64%. El pescado está presente solo 1 o 2 veces a la semana en uno de cada tres domicilios entrevistados, a diferencia de la carne que es más frecuente: 2 o 3 veces por semana en un 72%. A pesar de ser prescindibles, en un 13% de las ocasiones, los niños comían 1 o 2 veces a la semana platos precocinados; y en un 21%, a diario los derivados cárnicos (como las salchichas o los embutidos). En el 90% de los hogares encuestados en Castilla La Mancha, acompañaban todas las comidas con agua.

Además, las meriendas no son siempre saludables. En el 14% de los hogares entrevistados en Castilla La Mancha, éstas consisten en bollería industrial, aperitivos o snacks en bolsa. Y aunque prácticamente todos los escolares manchegos desayunan, en un 14% de los hogares solo toman un vaso de leche (o un lácteo) o un zumo, cuando para que el desayuno sea completo, debe estar compuesto por un lácteo o proteico, cereales y fruta.

Así, en el 72% de los hogares, los padres manchegos creen que la alimentación de sus hijos es bastante equilibrada y en un 13%, que es muy equilibrada. En un 15% asumen que lo es poco.

En el tiempo libre

Hoy en día, existe una gran oferta de entretenimiento de tipo sedentario como la televisión, el cine, los juegos de ordenador y las redes de comunicación que resultan muy atractivos para los niños. Sería recomendable que los niños acumulasen por lo menos 30 minutos de actividad física aeróbica de intensidad moderada de manera frecuente y, si es posible, mejor todos los días de la semana. Es decir, caminar, trotar, correr, nadar, montar en bicicleta, etc. a una intensidad que haga trabajar al corazón en un rango de pulsaciones comprendido entre el 55% y el 85% de la frecuencia cardiaca máxima.

En la encuesta, EROSKI CONSUMER comprobó que en los 175 hogares consultados, los niños manchegos realizan una media de 2 horas a la semana de gimnasia como asignatura obligatoria en el colegio. Pero ¿se practica algún ejercicio físico fuera del colegio? No en el 13% de los hogares entrevistados. Y ¿cuántas horas dedican los niños a ver la tele o juegan con los videojuegos y la consola? En un 50% de los hogares entrevistados reconocen que sus hijos lo hacen todos los días o casi todos y es más, un 57% dice que entre 1 y 2 horas cada jornada, a pesar de que invertir más de dos horas al día delante de la televisión o videojuegos implica un 67% más de riesgo de padecer problemas de atención.

Cataluña

Obesidad infantil: encuesta a 1.575 consumidores de 9 comunidades autónomas para conocer los hábitos alimentarios de niños de entre 5 y 12 años, 175 en Cataluña

Persisten hábitos nutricionales erróneos y la actividad física no se potencia siempre

Solo en un 49% de los hogares, los niños comen verdura y ensalada todos los días; en un 13%, el desayuno es incompleto; y en otro 13%, no se complementa la gimnasia de 2 horas a la semana del colegio con otro tipo de ejercicio físico

  En Cataluña, se realizaron un total de 175 entrevistas telefónicas a responsables de la alimentación familiar (o una de ellas). En tres de cada cuatro ocasiones, se trataba de una mujer y en un 60% de las veces tenía entre 35 y 44 años. En cuanto a su nivel académico, un 35% de los entrevistados tenían bachiller superior, BUP o FP, un 31% eran universitarios y otro 26% habían obtenido el título de bachiller elemental o el de EGB. Además, dos de cada tres aportaban ingresos en casa. La media de personas que vivían en los domicilios consultados era de 4 y en un 70% de ellos, vivía un solo niño de entre 5 y 12 años; y en un 27%, dos niños. No llegaba al 4% de los hogares entrevistados en los que hubiese más de tres niños.

La dieta de los escolares

La alimentación infantil ha cambiado paulatinamente. Se ha percibido un incremento del consumo calórico total, motivado especialmente por la inclusión en la dieta de más proteínas y más grasas. Pero existen otras tendencias que no han ayudado a mantener unos hábitos alimentarios saludables: consumir en escasa proporción verduras, frutas y hortalizas; sustituir la leche por otro tipo de lácteos; los zumos comerciales, los refrescos y bebidas gaseosas se han incorporado de forma masiva a la dieta durante la infancia y adolescencia; y también lo han hecho los cereales de desayuno azucarados, galletas, pasteles, chucherías, ?snacks? y la bollería industrial.

A este respecto, EROSKI CONSUMER quiso saber cuántas comidas al día hacen los pequeños de la casa. La recomendación general es de cinco y en el 91% de los hogares catalanes encuestados, así lo hacían. Solo en un 9% admitían hacer cuatro comidas y en un 0,6%, tres.

Y ¿qué es lo que comen los escolares catalanes en esas cinco ingestas diarias? Lo recomendable para una dieta completa es comer fruta fresca, ensaladas y verduras todos los días; de 2 a 4 veces por semana arroz, pasta y patatas, la misma frecuencia que las legumbres (2 como primer plato y 2 como guarnición). Además, se aconseja tomar pescado y carne entre 3 y 4 veces por semana, alternando su consumo. Son prescindibles los derivados cárnicos y los platos precocinados por lo que no conviene abusar de su consumo. También lo son las golosinas, las chucherías, la bollería industrial, etc. Por supuesto, el agua es la principal fuente de líquido.

En la encuesta, solo en un 49% de los hogares en Cataluña aseguraron comer ensalada y verdura todos los días, aunque consumían a diario fruta fresca en tres de cada cuatro (el resto solo 2 o 3 veces a la semana). Arroz, pasta y patatas se incluían en la dieta entre 2 y 3 veces a la semana en el 70% de los casos, mientras que las legumbres se comen en menos ocasiones (1 o 2 veces a la semana) en un 63%. El pescado está presente solo 1 o 2 veces a la semana en uno de cada tres domicilios entrevistados, a diferencia de la carne que es más frecuente: 2 o 3 veces por semana en un 75%. A pesar de ser prescindibles, en un 14% de las ocasiones, los niños comían 1 o 2 veces a la semana platos precocinados; y en un 34%, derivados cárnicos (como las salchichas o los embutidos) lo hacían a diario. Por último, en el 94% de los hogares encuestados en Cataluña, acompañaban todas las comidas con agua.

Además, las meriendas no son siempre saludables. En el 14% de los hogares entrevistados en Cataluña, éstas consisten en bollería industrial, aperitivos o snacks en bolsa. Y aunque prácticamente todos los escolares catalanes desayunan, en un 13% de los hogares solo toman un vaso de leche (o un lácteo) o un zumo, cuando para que el desayuno sea completo, debe estar compuesto por un lácteo o proteico, cereales y fruta.

Pese a todo, en el 81% de los hogares, los padres catalanes creen que la alimentación de sus hijos es bastante equilibrada y en un 12%, que es muy equilibrada. Solo en un 7% asumen que es poco equilibrada.

En el tiempo libre

Hoy en día, existe una gran oferta de entretenimiento de tipo sedentario como la televisión, el cine, los juegos de ordenador y las redes de comunicación que resultan muy atractivos para los niños. Sin embargo, sería recomendable que los menores acumulasen por lo menos 30 minutos de actividad física aeróbica de intensidad moderada de manera frecuente y, si es posible, mejor todos los días de la semana. Es decir, caminar, trotar, correr, nadar, montar en bicicleta, etc. a una intensidad que haga trabajar al corazón en un rango de pulsaciones comprendido entre el 55% y el 85% de la frecuencia cardiaca máxima.

En la encuesta, EROSKI CONSUMER comprobó que en los 175 hogares consultados, los niños catalanes realizan una media de 2 horas a la semana de gimnasia como asignatura obligatoria en el colegio. Pero ¿se practica algún ejercicio físico fuera del colegio? No en el 13% de los hogares entrevistados. Y ¿cuántas horas dedican los niños a ver la tele o juegan con los videojuegos y la consola? En un 44% de los hogares entrevistados reconocen que sus hijos lo hacen todos los días o casi todos y es más, un 53% dice que entre 1 y 2 horas cada jornada, a pesar de que invertir más de dos horas al día delante de la televisión o videojuegos implica un 67% más de riesgo de padecer problemas de atención.

Comunidad Valenciana

Obesidad infantil: encuesta a 1.575 consumidores de 9 comunidades autónomas para conocer los hábitos alimentarios y de ocio de los niños de entre 5 y 12 años, 175 en la Comunidad Valenciana

Persisten hábitos nutricionales erróneos y la actividad física no se potencia siempre

Solo en un 57% de los hogares, los niños comen verdura y ensalada todos los días; en un 20%, el desayuno es incompleto; y en otro 26%, no se complementa la gimnasia de 2 horas a la semana del colegio con otro tipo de ejercicio físico

  En la Comunidad Valenciana, se realizaron un total de 175 entrevistas telefónicas a responsables de la alimentación familiar (o una de ellas). En tres de cada cuatro ocasiones, se trataba de una mujer y en un 59% de las veces tenía entre 35 y 44 años. En cuanto a su nivel académico, un 33% de los entrevistados tenían bachiller superior, BUP o FP, otro 33% eran universitarios y un 27% habían obtenido el título de bachiller elemental o el de EGB. Además, un 57% aportaban ingresos en casa. La media de personas que vivían en los domicilios consultados era de 4 y en un 75% de ellos, vivía un solo niño de entre 5 y 12 años; y en un 23%, dos niños. No llegaba al 2% de los hogares entrevistados en los que hubiese más de tres niños.

La dieta de los escolares

La alimentación infantil ha cambiado paulatinamente. Se ha percibido un incremento del consumo calórico total, motivado especialmente por la inclusión en la dieta de más proteínas y más grasas. Pero existen otras tendencias que no han ayudado a mantener unos hábitos alimentarios saludables: consumir en escasa proporción verduras, frutas y hortalizas; sustituir la leche por otro tipo de lácteos; los zumos comerciales, los refrescos y bebidas gaseosas se han incorporado de forma masiva a la dieta durante la infancia y adolescencia; y también lo han hecho los cereales de desayuno azucarados, galletas, pasteles, chucherías, ?snacks? y la bollería industrial.

A este respecto, EROSKI CONSUMER quiso saber cuántas comidas al día hacen los pequeños de la casa. La recomendación general es de cinco y en el 92% de los hogares valencianos encuestados, así lo hacían. Solo en un 7% admitían hacer cuatro comidas.

Y ¿qué es lo que comen los escolares valencianos en esas cinco ingestas diarias? Lo recomendable para una dieta completa es comer fruta fresca, ensaladas y verduras todos los días; de 2 a 4 veces por semana arroz, pasta y patatas, la misma frecuencia que las legumbres (2 como primer plato y 2 como guarnición). Además, se aconseja tomar pescado y carne entre 3 y 4 veces por semana, alternando su consumo. Son prescindibles los derivados cárnicos y los platos precocinados por lo que no conviene abusar de su consumo. También lo son las golosinas, las chucherías, la bollería industrial, etc. El agua es la principal fuente de líquido.

En la encuesta, solo en un 57% de los hogares en la Comunidad Valenciana aseguraron comer ensalada y verdura todos los días, aunque consumían a diario fruta fresca en tres de cada cuatro (el resto menos de 3 veces a la semana). Arroz, pasta y patatas se incluían en la dieta entre 2 y 3 veces a la semana en el 70% de los casos, mientras que las legumbres se comen en menos ocasiones (1 o 2 veces a la semana) en un 66%. El pescado está presente solo 1 o 2 veces a la semana en uno de cada tres domicilios entrevistados, a diferencia de la carne que es más frecuente: 2 o 3 veces por semana en un 82%. A pesar de ser prescindibles, en un 14% de las ocasiones, los niños comían 1 o 2 veces a la semana platos precocinados; y en un 27%, a diario derivados cárnicos (como las salchichas o los embutidos). Por último, en el 93% de los hogares encuestados en la Comunidad Valenciana, acompañaban todas las comidas con agua.

Además, las meriendas no son siempre saludables. En el 17% de los domicilios valencianos, éstas consisten en bollería industrial, aperitivos o snacks en bolsa. Y aunque prácticamente todos los escolares valencianos desayunan, en un 20% de los hogares (la proporción más alta del estudio) solo toman un vaso de leche (o un lácteo) o un zumo, cuando para que el desayuno sea completo, debe estar compuesto por un lácteo o proteico, cereales y fruta.

Pese a todo, en el 69% de los hogares, los padres valencianos creen que la alimentación de sus hijos es bastante equilibrada y en un 18%, que es muy equilibrada. Solo en un 12% asumen que es poco equilibrada.

En el tiempo libre

Hoy en día, existe una gran oferta de entretenimiento de tipo sedentario como la televisión, el cine, los juegos de ordenador y las redes de comunicación que resultan muy atractivos para los niños. Sería recomendable que los niños acumulasen por lo menos 30 minutos de actividad física aeróbica de intensidad moderada de manera frecuente y, si es posible, mejor todos los días de la semana. Es decir, caminar, trotar, correr, nadar, montar en bicicleta, etc. a una intensidad que haga trabajar al corazón en un rango de pulsaciones comprendido entre el 55% y el 85% de la frecuencia cardiaca máxima.

En la encuesta, EROSKI CONSUMER comprobó que en los 175 hogares consultados, los niños valencianos realizan una media de 2 horas a la semana de gimnasia como asignatura obligatoria en el colegio. Pero ¿se practica algún ejercicio físico fuera del colegio? No en el 26% de los hogares entrevistados (la proporción más alta del estudio). Y ¿cuántas horas dedican los niños a ver la tele o juegan con los videojuegos y la consola? En un 52% de los hogares entrevistados reconocen que sus hijos lo hacen todos los días o casi todos y es más, un 57% dice que entre 1 y 2 horas cada jornada, a pesar de que invertir más de dos horas al día delante de la televisión o videojuegos implica un 67% más de riesgo de padecer problemas de atención.

Galicia

Obesidad infantil: encuesta a 1.575 consumidores de 9 comunidades autónomas para conocer los hábitos alimentarios de niños de entre 5 y 12 años, 175 en Galicia

Persisten hábitos nutricionales erróneos y la actividad física no se potencia siempre

Solo en un 47% de los hogares, los niños comen verdura y ensalada todos los días; en un 21%, el almuerzo consiste en bollería industrial, aperitivos o snacks en bolsa; y en otro 9%, no se complementa la gimnasia de 2 horas a la semana del colegio con otro tipo de ejercicio físico

  En Galicia, se realizaron un total de 175 entrevistas telefónicas a responsables de la alimentación familiar (o una de ellas). En cuatro de cada cinco ocasiones, se trataba de una mujer y en un 54% de las veces tenía entre 35 y 44 años. En cuanto a su nivel académico, un 37% de los entrevistados tenían bachiller superior, BUP o FP, otro 37% eran universitarios y un 18% había obtenido el título de bachiller elemental o el de EGB. Además, dos de cada tres aportaban ingresos en casa. La media de personas que vivían en los domicilios consultados era de 4 y en un 72% de ellos, vivía un solo niño de entre 5 y 12 años; y en un 26%, dos niños. No llegaba al 2% de los hogares entrevistados en los que hubiese más de tres niños.

La dieta de los escolares

La alimentación infantil ha cambiado paulatinamente. Se ha percibido un incremento del consumo calórico total, motivado especialmente por la inclusión en la dieta de más proteínas y más grasas. Pero existen otras tendencias que no han ayudado a mantener unos hábitos alimentarios saludables: consumir en escasa proporción verduras, frutas y hortalizas; sustituir la leche por otro tipo de lácteos; los zumos comerciales, los refrescos y bebidas gaseosas se han incorporado de forma masiva a la dieta durante la infancia y adolescencia; y también lo han hecho los cereales de desayuno azucarados, galletas, pasteles, chucherías, ?snacks? y la bollería industrial.

A este respecto, EROSKI CONSUMER quiso saber cuántas comidas al día hacen los pequeños de la casa. La recomendación general es de cinco y en el 82% de los hogares gallegos encuestados, así lo hacían. En un 17% admitían hacer cuatro comidas y en un 0,6%, tres.

Y ¿qué es lo que comen los escolares gallegos en esas cinco ingestas diarias? Lo recomendable para una dieta completa es comer fruta fresca, ensaladas y verduras todos los días; de 2 a 4 veces por semana arroz, pasta y patatas, la misma frecuencia que las legumbres (2 como primer plato y 2 como guarnición). Además, se aconseja tomar carne y pescado entre 3 y 4 veces por semana, alternando su consumo. Son prescindibles los derivados cárnicos y los platos precocinados por lo que no conviene abusar de su consumo. También lo son las golosinas, las chucherías, la bollería industrial, etc. Por supuesto, el agua es la principal fuente de líquido.

En la encuesta, solo en un 47% de los hogares en Galicia aseguraron comer ensalada y verdura todos los días, aunque consumían a diario fruta fresca en cuatro de cada cinco (el resto solo 2 o 3 veces a la semana o con menor frecuencia). Arroz, pasta y patatas se incluían en la dieta entre 2 y 3 veces a la semana en el 64% de los casos, mientras que las legumbres se comen en menos ocasiones (1 o 2 veces a la semana) en un 66%. El pescado está presente solo 1 o 2 veces a la semana en uno de cada tres domicilios entrevistados, a diferencia de la carne que es más frecuente: 2 o 3 veces por semana en un 82%. A pesar de ser prescindibles, en un 27% de las ocasiones, los niños comían a diario derivados cárnicos (como las salchichas o los embutidos). Por último, en el 92% de los hogares encuestados en Galicia, acompañaban las comidas con agua.

Además, los almuerzos no son siempre saludables. En el 21% de los hogares entrevistados en Galicia, éstos consisten en bollería industrial, aperitivos o snacks en bolsa. Sin embargo, prácticamente todos los escolares gallegos desayunan y en el 97% de los hogares, contiene la mayor parte de los nutrientes necesarios: un lácteo (o proteico), un zumo y cereales.

Así, en el 78% de los hogares, los padres gallegos creen que la alimentación de sus hijos es bastante equilibrada y en un 14%, muy equilibrada. Solo en un 7% asumen que lo es poco.

En el tiempo libre

Hoy en día, existe una gran oferta de entretenimiento de tipo sedentario como la televisión, el cine, los juegos de ordenador y las redes de comunicación que resultan muy atractivos para los más pequeños. Sería recomendable que los niños acumulasen por lo menos 30 minutos de actividad física aeróbica de intensidad moderada de manera frecuente y, si es posible, todos los días de la semana. Es decir, caminar, trotar, correr, nadar, montar en bicicleta, etc. a una intensidad que haga trabajar al corazón en un rango de pulsaciones comprendido entre el 55% y el 85% de la frecuencia cardiaca máxima.

En la encuesta, EROSKI CONSUMER comprobó que en los 175 hogares consultados, los niños gallegos realizan una media de 2 horas a la semana de gimnasia como asignatura obligatoria en el colegio. Pero ¿se practica algún ejercicio físico fuera del colegio? No en el 9% de los hogares entrevistados (la proporción más baja del estudio). Y ¿cuántas horas dedican los niños a ver la tele o juegan con los videojuegos y la consola? En un 37% de los hogares entrevistados reconocen que sus hijos lo hacen todos los días o casi todos y es más, un 47% dice que entre 1 y 2 horas cada jornada, a pesar de que invertir más de dos horas al día delante de la televisión o videojuegos implica un 67% más de riesgo de padecer problemas de atención.

Islas Baleares

Obesidad infantil: encuesta a 1.575 consumidores de 9 comunidades autónomas para conocer los hábitos alimentarios y de ocio de los niños de entre 5 y 12 años, 175 en las Islas Baleares

Persisten hábitos nutricionales erróneos y la actividad física no se potencia siempre

Solo en un 54% de los hogares, los niños comen verdura y ensalada todos los días; en un 9%, el desayuno es incompleto; y en otro 13%, no se complementa la gimnasia de 2 horas a la semana del colegio con otro tipo de ejercicio físico

  En las Islas Baleares, se realizaron un total de 175 entrevistas telefónicas a responsables de la alimentación familiar (o una de ellas). En tres de cada cuatro ocasiones, se trataba de una mujer y en un 51% de las veces tenía entre 35 y 44 años. En cuanto a su nivel académico, un 33% de los entrevistados eran universitarios, un 32% tenían bachiller superior, BUP o FP, y otro 26% habían obtenido el título de bachiller elemental o el de EGB. Además, casi tres de cada cuatro aportaban ingresos en casa. La media de personas que vivían en los domicilios consultados era de 4 y en un 70% de ellos, vivía un solo niño de entre 5 y 12 años; y en un 26%, dos niños. En un 4% de los hogares entrevistados había tres niños.

La dieta de los escolares

La alimentación infantil ha cambiado paulatinamente. Se ha percibido un incremento del consumo calórico total, motivado especialmente por la inclusión en la dieta de más proteínas y más grasas. Pero existen otras tendencias que no han ayudado a mantener unos hábitos alimentarios saludables: consumir en escasa proporción verduras, frutas y hortalizas; sustituir la leche por otro tipo de lácteos; los zumos comerciales, los refrescos y bebidas gaseosas se han incorporado de forma masiva a la dieta durante la infancia y adolescencia; y también lo han hecho los cereales de desayuno azucarados, galletas, pasteles, chucherías, ?snacks? y la bollería industrial.

A este respecto, EROSKI CONSUMER quiso saber cuántas comidas al día hacen los pequeños de la casa. La recomendación general es de cinco y en el 94% de los hogares baleares encuestados, así lo hacían. Solo en un 6% admitían hacer cuatro comidas y en un 0,6%, tres.

Y ¿qué es lo que comen los escolares baleares en esas cinco ingestas diarias? Lo recomendable para una dieta completa es comer fruta fresca, ensaladas y verduras todos los días; de 2 a 4 veces por semana arroz, pasta y patatas, la misma frecuencia que las legumbres (2 como primer plato y 2 como guarnición). Además, se aconseja tomar pescado y carne entre 3 y 4 veces por semana, alternando su consumo. Son prescindibles los derivados cárnicos y los platos precocinados, por lo que no conviene abusar de su consumo. También lo son las golosinas, las chucherías, la bollería industrial, etc. Por supuesto, el agua es la principal fuente de líquido.

En la encuesta, solo en un 54% de los hogares en Islas Baleares aseguraron comer ensalada y verdura todos los días, aunque consumían a diario fruta fresca en tres de cada cuatro (el resto solo 2 o 3 veces a la semana e incluso con menos frecuencia). Arroz, pasta y patatas se incluían en la dieta entre 2 y 3 veces a la semana en el 62% de los casos, mientras que las legumbres se comen en menos ocasiones (1 o 2 veces a la semana) en un 74%. El pescado está presente solo 1 o 2 veces a la semana en el 46% de los domicilios entrevistados, a diferencia de la carne que es más frecuente: 2 o 3 veces por semana en un 65%. A pesar de ser prescindibles, en un 9% de las ocasiones, los niños comían 1 o 2 veces a la semana platos precocinados; y en un 27%, derivados cárnicos (como las salchichas o los embutidos) lo hacían a diario. Por último, en el 89% de los hogares encuestados en Islas Baleares, acompañaban todas las comidas con agua.

Además, las meriendas no son siempre saludables. En el 12% de los hogares entrevistados en Islas Baleares, éstas consisten en bollería industrial, aperitivos o snacks en bolsa. Y aunque todos los escolares baleares desayunan, en un 9% de los hogares solo toman un vaso de leche (o un lácteo) o un zumo, cuando para que el desayuno sea completo, debe estar compuesto por un lácteo o proteico, cereales y fruta.

Pese a todo, en el 77% de los hogares, los padres baleares creen que la alimentación de sus hijos es bastante equilibrada y en un 14%, que es muy equilibrada. Solo en un 9% asumen que es poco equilibrada.

En el tiempo libre

Hoy en día, existe una gran oferta de entretenimiento de tipo sedentario como la televisión, el cine, los juegos de ordenador y las redes de comunicación que resultan muy atractivos para los niños. Sería recomendable que los niños acumulasen por lo menos 30 minutos de actividad física aeróbica de intensidad moderada de manera frecuente y, si es posible, mejor todos los días de la semana. Es decir, caminar, trotar, correr, nadar, montar en bicicleta, etc. a una intensidad que haga trabajar al corazón en un rango de pulsaciones comprendido entre el 55% y el 85% de la frecuencia cardiaca máxima.

En la encuesta, EROSKI CONSUMER comprobó que en los 175 hogares consultados, los niños baleares realizan una media de 2 horas a la semana de gimnasia como asignatura obligatoria en el colegio. Pero ¿se practica algún ejercicio físico fuera del colegio? No en el 13% de los hogares entrevistados. Y ¿cuántas horas dedican los niños a ver la tele o juegan con los videojuegos y la consola? En un 46% de los hogares entrevistados reconocen que sus hijos lo hacen todos los días o casi todos y es más, un 49% dice que entre 1 y 2 horas cada jornada, a pesar de que invertir más de dos horas al día delante de la televisión o videojuegos implica un 67% más de riesgo de padecer problemas de atención.

Madrid

Obesidad infantil: encuesta a 1.575 consumidores de 9 comunidades autónomas para conocer los hábitos alimentarios y de ocio de los niños de entre 5 y 12 años, 175 en Madrid

Persisten hábitos nutricionales erróneos y la actividad física no se potencia siempre

Solo en un 51% de los hogares, los niños comen verdura y ensalada todos los días; en un 7%, el desayuno es incompleto; y en otro 11%, no se complementa la gimnasia de 2 horas a la semana del colegio con otro tipo de ejercicio físico

  En Madrid, se realizaron un total de 175 entrevistas telefónicas a responsables de la alimentación familiar (o una de ellas). En tres de cada cuatro ocasiones, se trataba de una mujer y en un 67% de las veces tenía entre 35 y 44 años. En cuanto a su nivel académico, un 38% de los entrevistados eran universitarios, un 37% tenían bachiller superior, BUP o FP, y otro 21% habían obtenido el título de bachiller elemental o el de EGB. Además, dos de cada tres aportaban ingresos en casa. La media de personas que vivían en los domicilios consultados era de 4 y en un 66% de ellos, vivía un solo niño de entre 5 y 12 años; y en un 31%, dos niños. No llegaba al 3% de los hogares entrevistados en los que hubiese más de tres niños.

La dieta de los escolares

La alimentación infantil ha cambiado paulatinamente. Se ha percibido un incremento del consumo calórico total, motivado especialmente por la inclusión en la dieta de más proteínas y más grasas. Pero existen otras tendencias que no han ayudado a mantener unos hábitos alimentarios saludables: consumir en escasa proporción verduras, frutas y hortalizas; sustituir la leche por otro tipo de lácteos; los zumos comerciales, los refrescos y bebidas gaseosas se han incorporado de forma masiva a la dieta durante la infancia y adolescencia; y también lo han hecho los cereales de desayuno azucarados, galletas, pasteles, chucherías, ?snacks? y la bollería industrial.

A este respecto, EROSKI CONSUMER quiso saber cuántas comidas al día hacen los pequeños de la casa. La recomendación general es de cinco y en el 85% de los hogares madrileños encuestados, así lo hacían. En un 15% admitían hacer cuatro comidas.

Y ¿qué es lo que comen los escolares madrileños en esas cinco ingestas diarias? Lo recomendable para una dieta completa es comer fruta fresca, ensaladas y verduras todos los días; de 2 a 4 veces por semana arroz, pasta y patatas, la misma frecuencia que las legumbres (2 como primer plato y 2 como guarnición). Además, se aconseja tomar pescado y carne entre 3 y 4 veces por semana, alternando su consumo. Son prescindibles los derivados cárnicos y los platos precocinados por lo que no conviene abusar de su consumo. También lo son las golosinas, las chucherías, la bollería industrial, etc. El agua es la principal fuente de líquido.

En la encuesta, solo en un 51% de los hogares en Madrid aseguraron comer ensalada y verdura todos los días, aunque consumían a diario fruta fresca en cuatro de cada cinco (el resto menos de 3 veces a la semana e en incluso un 2%, nunca). Arroz, pasta y patatas se incluían en la dieta entre 2 y 3 veces a la semana en el 59% de los casos, mientras que las legumbres las comen en menos ocasiones (1 o 2 veces a la semana) en un 52%. El pescado está presente solo 1 o 2 veces a la semana en uno de cada cinco domicilios entrevistados, a diferencia de la carne que es más frecuente: 2 o 3 veces por semana en un 77%. A pesar de ser prescindibles, en un 14% de las ocasiones, los niños comían 1 o 2 veces a la semana platos precocinados; y en un 23%, derivados cárnicos (como las salchichas o los embutidos) a diario. Por último, en el 93% de los hogares encuestados en Madrid, acompañaban todas las comidas con agua.

Además, las meriendas no son siempre saludables. En el 10% de los hogares entrevistados en Madrid, éstas consisten en bollería industrial, aperitivos o snacks en bolsa. Y aunque todos los escolares madrileños desayunan, en un 7% de los hogares solo toman un vaso de leche (o un lácteo) o un zumo, cuando para que el desayuno sea completo, debe estar compuesto por un lácteo o proteico, cereales y fruta.

Pese a todo, en el 81% de los hogares, los padres madrileños creen que la alimentación de sus hijos es bastante equilibrada y en un 12%, que es muy equilibrada. Solo en un 7% asumen que es poco equilibrada.

En el tiempo libre

Hoy en día, existe una gran oferta de entretenimiento de tipo sedentario como la televisión, el cine, los juegos de ordenador y las redes de comunicación que resultan muy atractivos para los niños. Sería recomendable que los niños acumulasen por lo menos 30 minutos de actividad física aeróbica de intensidad moderada de manera frecuente y, si es posible, mejor todos los días de la semana. Es decir, caminar, trotar, correr, nadar, montar en bicicleta, etc. a una intensidad que haga trabajar al corazón en un rango de pulsaciones comprendido entre el 55% y el 85% de la frecuencia cardiaca máxima.

En la encuesta, EROSKI CONSUMER comprobó que en los 175 hogares consultados, los niños madrileños realizan una media de 2 horas a la semana de gimnasia como asignatura obligatoria en el colegio. Pero ¿se practica algún ejercicio físico fuera del colegio? No en el 11% de los hogares entrevistados. Y ¿cuántas horas dedican los niños a ver la tele o juegan con los videojuegos y la consola? En un 40% de los hogares entrevistados reconocen que sus hijos lo hacen todos los días o casi todos y es más, un 42% dice que entre 1 y 2 horas cada jornada, a pesar de que invertir más de dos horas al día delante de la televisión o videojuegos implica un 67% más de riesgo de padecer problemas de atención.

Navarra

Obesidad infantil: encuesta a 1.575 consumidores de 9 comunidades autónomas para conocer los hábitos alimentarios y de ocio de los niños de entre 5 y 12 años, 175 en Navarra

Persisten hábitos nutricionales erróneos y la actividad física no se potencia siempre

Solo en un 58% de los hogares, los niños comen verdura y ensalada todos los días; en un 14%, el almuerzo consiste en bollería industrial, aperitivos o snacks en bolsa; y en otro 11%, no se complementa la gimnasia de 2 horas a la semana del colegio con otro tipo de ejercicio físico

  En Navarra, se realizaron un total de 175 entrevistas telefónicas a responsables de la alimentación familiar (o una de ellas). En tres de cada cuatro ocasiones, se trataba de una mujer y en un 62% de las veces tenía entre 35 y 44 años. En cuanto a su nivel académico, un 41% de los entrevistados tenían bachiller superior, BUP o FP, un 29% eran universitarios y otro 22% habían obtenido el título de bachiller elemental o el de EGB. Además, en el 55% aportaban ingresos en casa. La media de personas que vivían en los domicilios consultados era de 4 y en un 54% de ellos, vivía solo un niño de entre 5 y 12 años; en un 40%, dos niños; y en un 6%, tres.

La dieta de los escolares

La alimentación infantil ha cambiado paulatinamente. Se ha percibido un incremento del consumo calórico total, motivado especialmente por la inclusión en la dieta de más proteínas y más grasas. Pero existen otras tendencias que no han ayudado a mantener unos hábitos alimentarios saludables: consumir en escasa proporción verduras, frutas y hortalizas; sustituir la leche por otro tipo de lácteos; los zumos comerciales, los refrescos y bebidas gaseosas se han incorporado de forma masiva a la dieta durante la infancia y adolescencia; y también lo han hecho los cereales de desayuno azucarados, galletas, pasteles, chucherías, ?snacks? y la bollería industrial.

A este respecto, EROSKI CONSUMER quiso saber cuántas comidas al día hacen los pequeños de la casa. La recomendación general es de cinco y en el 96% de los hogares navarros encuestados, así lo hacían. Solo en un 4% admitían hacer cuatro comidas.

Y ¿qué es lo que comen los escolares navarros en esas cinco ingestas diarias? Lo recomendable para una dieta completa es comer fruta fresca, ensaladas y verduras todos los días; de 2 a 4 veces por semana arroz, pasta y patatas, la misma frecuencia que las legumbres (2 como primer plato y 2 como guarnición). Además, se aconseja tomar pescado y carne entre 3 y 4 veces por semana, alternando su consumo. Son prescindibles los derivados cárnicos y los platos precocinados por lo que no conviene abusar de su consumo. También lo son las golosinas, las chucherías, la bollería industrial, etc. Por supuesto, el agua es la principal fuente de líquido.

En la encuesta, solo en un 58% de los hogares en Navarra aseguraron comer ensalada y verdura todos los días, aunque consumían a diario fruta fresca en tres de cada cuatro (el resto menos de 3 veces a la semana, en un 1% incluso nunca). Arroz, pasta y patatas se incluían en la dieta entre 2 y 3 veces a la semana el 62% de los casos, mientras que las legumbres se comen en menos ocasiones (1 o 2 veces a la semana) en un 69%. El pescado está presente 1 o 2 veces a la semana en dos de cada cinco domicilios entrevistados, a diferencia de la carne que es más frecuente: 2 o 3 veces por semana en un 73%. A pesar de ser prescindibles, en un 14% de las ocasiones, los niños comían 1 o 2 veces a la semana platos precocinados; y en un 30%, derivados cárnicos (como las salchichas o los embutidos) a diario. Por último, en el 98% de los hogares encuestados en Navarra, acompañaban todas las comidas con agua.

Además, los almuerzos no son siempre saludables. En el 14% de los hogares entrevistados en Navarra, éstas consisten en bollería industrial, aperitivos o snacks en bolsa. Y aunque prácticamente todos los escolares navarros desayunan, en un 8% de los hogares solo toman un vaso de leche (o un lácteo) o un zumo, cuando para que el desayuno sea completo, debe estar compuesto por un lácteo o proteico, cereales y fruta.

Pese a todo, en el 76% de los hogares, los padres navarros creen que la alimentación de sus hijos es bastante equilibrada y en un 18%, que es muy equilibrada. Solo en un 6% asumen que es poco equilibrada.

En el tiempo libre

Hoy en día, existe una gran oferta de entretenimiento de tipo sedentario como la televisión, el cine, los juegos de ordenador y las redes de comunicación que resultan muy atractivos para los niños. Sería recomendable que los niños acumulasen por lo menos 30 minutos de actividad física aeróbica de intensidad moderada de manera frecuente y, si es posible, mejor todos los días de la semana. Es decir, caminar, trotar, correr, nadar, montar en bicicleta, etc. a una intensidad que haga trabajar al corazón en un rango de pulsaciones comprendido entre el 55% y el 85% de la frecuencia cardiaca máxima.

En la encuesta, EROSKI CONSUMER comprobó que en los 175 hogares consultados, los niños navarros realizan una media de 2 horas a la semana de gimnasia como asignatura obligatoria en el colegio. Pero ¿se practica algún ejercicio físico fuera del colegio? No en el 11% de los hogares entrevistados. Y ¿cuántas horas dedican los niños a ver la tele o juegan con los videojuegos y la consola? En un 44% de los hogares entrevistados reconocen que sus hijos lo hacen todos los días o casi todos y es más, un 55% dice que entre 1 y 2 horas cada jornada, a pesar de que invertir más de dos horas al día delante de la televisión o videojuegos implica un 67% más de riesgo de padecer problemas de atención.

País Vasco

Obesidad infantil: encuesta a 1.575 consumidores de 9 comunidades autónomas para conocer los hábitos alimentarios de niños de entre 5 y 12 años, entre ellos 175 del País Vasco

Persisten hábitos nutricionales erróneos y la actividad física no se potencia siempre

Solo en un 46% de los hogares, los niños comen verdura y ensalada todos los días y en otro 12%, no se complementa la gimnasia de 2 horas a la semana del colegio con otro tipo de ejercicio físico

  En el País Vasco, se realizaron un total de 175 entrevistas telefónicas a responsables de la alimentación familiar (o una de ellas). En tres de cada cuatro ocasiones, se trataba de una mujer y en un 63% de las veces tenía entre 35 y 44 años. En cuanto a su nivel académico, un 44% de los entrevistados tenían bachiller superior, BUP o FP, un 39% eran universitarios y otro 10% habían obtenido el título de bachiller elemental o el de EGB. Además, dos de cada tres aportaban ingresos en casa. La media de personas que vivían en los domicilios consultados era de 4 y en un 59% de ellos, vivía un solo niño de entre 5 y 12 años; y en un 37%, dos niños. El 4% de los hogares entrevistados había tres niños.

La dieta de los escolares

La alimentación infantil ha cambiado paulatinamente. Se ha percibido un incremento del consumo calórico total, motivado especialmente por la inclusión en la dieta de más proteínas y más grasas. Pero existen otras tendencias que no han ayudado a mantener unos hábitos alimentarios saludables: consumir en escasa proporción verduras, frutas y hortalizas; sustituir la leche por otro tipo de lácteos; los zumos comerciales, los refrescos y bebidas gaseosas se han incorporado de forma masiva a la dieta durante la infancia y adolescencia; y también lo han hecho los cereales de desayuno azucarados, galletas, pasteles, chucherías, ?snacks? y la bollería industrial.

A este respecto, EROSKI CONSUMER quiso saber cuántas comidas al día hacen los pequeños de la casa. La recomendación general es de cinco y en el 76% de los hogares vascos encuestados, así lo hacían. En un 24% admitían hacer cuatro comidas.

Y ¿qué es lo que comen los escolares vascos en esas cinco ingestas diarias? Lo recomendable para una dieta completa es comer fruta fresca, ensaladas y verduras todos los días; de 2 a 4 veces por semana arroz, pasta y patatas, la misma frecuencia que las legumbres (2 como primer plato y 2 como guarnición). Además, se aconseja tomar pescado y carne entre 3 y 4 veces por semana, alternando su consumo. Son prescindibles los derivados cárnicos y los platos precocinados por lo que no conviene abusar de su consumo. También lo son las golosinas, las chucherías, la bollería industrial, etc. Por supuesto, el agua es la principal fuente de líquido.

En la encuesta, solo en un 46% de los hogares en el País Vasco aseguraron comer ensalada y verdura todos los días, aunque consumían a diario fruta fresca en el 87% (el resto solo 2 o 3 veces a la semana o con menos frecuencia). Arroz, pasta y patatas se incluían en la dieta entre 2 y 3 veces a la semana en el 62% de los casos, mientras que las legumbres las comen en menos ocasiones (1 o 2 veces a la semana) en un 58%. El pescado lo ingieren solo 1 o 2 veces a la semana en uno de cada tres domicilios vascos entrevistados, a diferencia de la carne que es más frecuente: 2 o 3 veces por semana en un 75%. A pesar de ser prescindibles, en un 8% de las ocasiones, los niños comían 1 o 2 veces a la semana platos precocinados; y en un 33%, derivados cárnicos (como las salchichas o los embutidos) lo hacían a diario. Por último, en el 98% de los hogares encuestados en el País Vasco, acompañaban todas las comidas con agua.

Además, los almuerzos de mediodía no son siempre saludables. En el 27% de los hogares entrevistados en el País Vasco, estos consisten en bollería industrial, aperitivos o snacks en bolsa. Y aunque todos los escolares vascos de los domicilios encuestados desayunan, en un reducido 2% de los hogares, solo toman un vaso de leche (o un lácteo) o un zumo, cuando para que el desayuno sea completo, debe estar compuesto por un lácteo o proteico, cereales y fruta.

Pese a todo, en el 74% de los hogares, los padres vascos creen que la alimentación de sus hijos es bastante equilibrada y en un 23%, que es muy equilibrada. Solo en un 3% asumen que es poco equilibrada.

En el tiempo libre

Hoy en día, existe una gran oferta de entretenimiento de tipo sedentario como la televisión, el cine, los juegos de ordenador y las redes de comunicación que resultan muy atractivos para los niños. Sería recomendable que los más pequeños acumulasen por lo menos 30 minutos de actividad física aeróbica de intensidad moderada de manera frecuente y, si es posible, mejor todos los días de la semana. Es decir, caminar, trotar, correr, nadar, montar en bicicleta, etc. a una intensidad que haga trabajar al corazón en un rango de pulsaciones comprendido entre el 55% y el 85% de la frecuencia cardiaca máxima.

En la encuesta, EROSKI CONSUMER comprobó que en los 175 hogares consultados, los niños vascos realizan una media de 2 horas a la semana de gimnasia como asignatura obligatoria en el colegio. Pero ¿se practica algún ejercicio físico fuera del colegio? No en el 12% de los hogares entrevistados. Y ¿cuántas horas dedican los niños a ver la tele o juegan con los videojuegos y la consola? En un 35% de los hogares entrevistados reconocen que sus hijos lo hacen todos los días o casi todos y es más, un 41% dice que entre 1 y 2 horas cada jornada, a pesar de que invertir más de dos horas al día delante de la televisión o videojuegos implica un 67% más de riesgo de padecer problemas de atención.

Paginación


Otros servicios


Buscar en

Información de Copyright y aviso legal

Visita nuestro canal Eroski Consumer TV

En EROSKI CONSUMER nos tomamos muy en serio la privacidad de tus datos, aviso legal. © Fundación EROSKI

Fundación EROSKI

Validaciones de esta página

  • : Conformidad con el Nivel Triple-A, de las Directrices de Accesibilidad para el Contenido Web 1.0 del W3C-WAI
  • XHTML: Validación del W3C indicando que este documento es XHTML 1.1 correcto
  • CSS: Validación del W3C indicando que este documento usa CSS de forma correcta
  • RSS: Validación de feedvalidator.org indicando que nuestros titulares RSS tienen un formato correcto