Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Alimentación > Aprender a comer bien

^

Los datos, informaciones, interpretaciones y calificaciones que aparecen en esta información corresponden exclusivamente al momento en que se realizaron y tienen, por tanto, una vigencia limitada.

Encuesta a 1.575 consumidores de 9 comunidades autónomas para conocer hábitos alimentarios infantiles: Obesidad infantil: hábitos nutricionales erróneos y menos actividad física de la recomendada

Solo en un 50% de los hogares, los niños comen verdura o ensalada todos los días y en casi un 10% de los casos, la merienda consiste en bollería o snack en bolsa

Menos tele, más ejercicio

El segundo condicionante para evitar la obesidad infantil es el ejercicio físico que debe realizar el niño. Sería recomendable que los pequeños acumulasen por lo menos 30 minutos de actividad física de intensidad moderada la mayor parte de los días: caminar, trotar, correr, nadar, montar en bicicleta... En la encuesta, EROSKI CONSUMER comprobó que en los 1.575 hogares consultados los niños realizan una media de 2 horas a la semana de gimnasia o deporte como asignatura obligatoria en el colegio. Pero esto no es suficiente, ¿se realiza algún tipo de actividad física fuera del colegio? Una vez terminada la jornada escolar, en un 64% de los domicilios entrevistados los niños dedican habitualmente las tardes a hacer las tareas de la escuela y después, a practican alguna actividad física. Otro 30% afirma que después de hacer las tareas, salen al parque o a la calle a jugar y un 6% ve habitualmente la televisión o juega a los videojuegos. Con todo, un 14% de los hogares reconocieron que lso pequeños que allí vivían no realizaban ningún tipo de ejercicio físico concreto en su tiempo libre.

Entonces, ¿cuántas horas dedican los niños a ver la tele o juegan con los videojuegos y la consola? Invertir más de dos horas al día delante de la televisión o videojuegos implica un 67% más de riesgo de padecer problemas de atención. En la encuesta, un 44% de los hogares entrevistados reconoce que sus hijos ven la tele o juegan con videojuegos todos los días o casi todos, pero otro 41% asegura que solo lo hacen los fines de semana. Incluso un 15% dice que no lo hacen habitualmente. En concreto, un 50% dice cada jornada ven entre 1 y 2 horas y un 43% menos de una hora. Sin embargo, solo un 6% entre 2 y 3 horas al día y un escaso 1% más de 3 horas.

Si el niño tiene sobrepeso...

La detección del sobrepeso es simple y muy evidente, basta con echar un vistazo periódicamente a la báscula y estar atentos a lo que se entiende como peso normal según edad, sexo, altura o constitución física. El problema surge cuando este sobrepeso se hace habitual o tiende a aumentar sin que se aprecie la posibilidad de revertir la situación de forma natural. Es entonces cuando la familia debe tomar cartas en el asunto y acudir a un especialista.

  • Ayuda profesional: Ante la mínima sospecha de que pueda surgir alguna complicación metabólica hay que acudir al médico. El profesional deberá valorar de forma integral los hábitos de vida del niño, su ritmo y nivel de actividad física y la conducta alimentaria que sigue. Pero también deberá informarse acerca de la forma de cocinar, del tipo de alimentos, de las cantidades que acostumbra a comer el niño, del orden en las comidas (desayunos, almuerzos, meriendas) y de sus horarios.
  • Compañía de los padres: La obesidad infantil es el resultado de una ecuación compleja en la que intervienen factores genéticos, ambientales, socioeconómicos y, sin duda, psicológicos. Todo ello forma parte de la costumbre familiar y de la relación que mantiene el niño (también los padres) con la comida. Es imprescindible, por ello, la compañía de los progenitores en la consulta para resolver las dudas que tenga el niño sobre las cuestiones que le pueda plantear el dietista o el médico relativas a su alimentación.
  • Sobrepeso, también preocupante: El diagnóstico del sobrepeso o de la obesidad es sencillo y rápido, ya que los datos antropométricos (peso, talla y perímetros de cintura, cadera, muslo y brazo) se comparan con los establecidos para la población infantil. Con ellos se marca la diferencia entre sobrepeso y obesidad. Pese a que la obesidad representa un mayor riesgo para la salud del niño, no hay que dejar en un segundo plano el sobrepeso. Este trastorno también precisa ser tratado con seriedad desde los primeros años de vida. Es ahí donde, precisamente, radica la dificultad: en conocer el origen que ha llevado a que el niño aumente de peso.
  • Implicación familiar: No hay que perder de vista la condición genética del menor. Sin embargo, en la mayoría de los casos el exceso de peso responde más a desequilibrios nutricionales y a que no se consumen las suficientes energías. De cualquier modo, el problema del sobrepeso se transformará en una constante en el niño si la familia al completo no se implica en un cambio hacia unos hábitos de vida y alimentarios más saludables.

TABLA COMPARATIVA

Frecuencia de consumo de grupos de alimentos en los 1.575 hogares encuestados, según EROSKI CONSUMER
Grupos de alimentos Todos los días 2 o 3 veces a la semana 1 o 2 veces a la semana Sólo de forma ocasional Nunca
Ensaladas y verduras 49,7% 34,1% 12,2% 2,2% 1,9%
Carne y pollo 17,4% 75,7% 6,3% 0,3% 0,3%
Pescado 4,0% 57,8% 35,3% 1,7% 1,2%
Arroz, pasta, patatas 14,3% 62,9% 22,5% 0,4% 0,0%
Platos precocinados 0,1% 1,1% 12,3% 47,1% 39,3%
Legumbres 0,9% 30,0% 63,7% 3,9% 1,6%
Derivados cárnicos (salchichas, embutidos, etc.) 26,6% 29,8% 25,8% 14,4% 3,3%
Huevos 1,0% 32,3% 62,4% 3,2% 1,1%
Fruta fresca 80,1% 12,5% 4,2% 2,0% 1,1%

Paginación


Otros servicios


Buscar en

Información de Copyright y aviso legal

Visita nuestro canal Eroski Consumer TV

En EROSKI CONSUMER nos tomamos muy en serio la privacidad de tus datos, aviso legal. © Fundación EROSKI

Fundación EROSKI

Validaciones de esta página

  • : Conformidad con el Nivel Triple-A, de las Directrices de Accesibilidad para el Contenido Web 1.0 del W3C-WAI
  • XHTML: Validación del W3C indicando que este documento es XHTML 1.1 correcto
  • CSS: Validación del W3C indicando que este documento usa CSS de forma correcta
  • RSS: Validación de feedvalidator.org indicando que nuestros titulares RSS tienen un formato correcto