Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Alimentación > Aprender a comer bien

^

Los datos, informaciones, interpretaciones y calificaciones que aparecen en esta información corresponden exclusivamente al momento en que se realizaron y tienen, por tanto, una vigencia limitada.

Encuesta a 1.900 consumidores de 9 comunidades autónomas para conocer sus hábitos de compra: El 30% de los encuestados reclama más productos saludables para su compra diaria

Una tercera parte de los entrevistados adquiere productos ricos en fibra, sin azúcares añadidos o bajos en calorías

Información es poder

A la hora de hacer la compra, tanto si se adquieren este tipo de productos como si no, uno de los hábitos que todos los consumidores deberían interiorizar es el de leer la información nutricional que acompaña a cada producto. El etiquetado de los alimentos es una fuente de información fundamental. Además de obtener datos sobre la fechas de caducidad, instrucciones de manipulación y advertencias relacionadas con alergias; permite obtener referencias de las Cantidades Diarias Orientativas (CDO), de la energía (en Kilocalorías y Kilojulios) y de los nutrientes de los alimentos (como proteínas, hidratos de carbono, grasas, minerales y vitaminas).

  EROSKI CONSUMER comprobó que solo un 27% de los encuestados dice leer siempre la información que aparece en los envases. Otro 28% asegura que solo lo hace en ocasiones y un 23%, bastantes veces. En este sentido, las mujeres se detienen más que los hombres en las etiquetas nutricionales (un 79% de las entrevistadas dice hacerlo frente al 74% de hombres que también lo aseguran).

Por comunidades, son los baleares y los catalanes los que leen siempre la información de los envases y etiquetas (aproximadamente un 31% de ellos). Sin embargo, si se suman los que reconocen no interesarse nunca o muy pocas veces por este tipo de información (un 22% de los entrevistados), destacan los andaluces (un 27%), los navarros (un 26%) y los manchegos (un 25%) como los menos interesados en este sentido. Por el contrario, los que más lo están en este tipo de información son los gallegos (un 86% de los consultados dice leer las etiquetas).

Con todo, ¿en qué información nos fijamos más? Un 87% de los entrevistados centran su atención en la fecha de caducidad; un 56%, en los ingredientes que contiene el producto; y un 43% en su valor nutricional. Solo un 18% del total de consumidores encuestados aseguraban fijarse en el origen y en un 0,6%, en los conservantes.

Muchos hábitos que cambiar

Los consumidores cada vez valoran más lo que comen. Sin embargo, los datos demuestran que sus hábitos no son todavía del todo saludables.

  • Sal: los españoles ingieren de media, el doble de lo recomendado por la Organización Mundial de la Salud (OMS): no más de 5 gramos por persona y día.La mayor parte proviene de productos elaborados. Se considera que el 88% de la población consume más sal de la aconsejada. El dato es preocupante, de hecho, si se redujese la ingesta de sal, se evitarían cada año unos 20.000 accidentes cerebrovasculares y unos 30.000 de carácter cardiaco.
  • Azúcar: la población española consume unos 120 gramos (entre 15 y 20 cucharaditas de postre al día) de azúcares simples, por persona y día. Los azúcares proceden de los alimentos naturales o bien, se añaden a productos elaborados, como bebidas azucaradas, postres, bollería y derivados lácteos. Se estima que para una persona adulta sana, la dieta debe proveer unas 2.200 Kcal y los azúcares simples no deben superar el 10%.
  • Grasa: la recomendación principal sobre la grasa es que no debe proporcionar más del 35% de la energía total diaria (los menores de cuatro años pueden alcanzar hasta un 40%). Existen varios tipos de grasas, conviene conocer sus diferencias, ya que consumirlas dentro de una alimentación variada y equilibrada juega un papel importante a la hora de prevenir enfermedades cardiovasculares.
  • Fibra: existe un componente en la dieta del consumidor español que debería aumentar. Se trata de la fibra. La OMS aconseja un consumo diario de 25 gramos, pero en España se ingieren 22 gramos por persona y día. Su consumo reduce el riesgo de enfermedades de corazón, diabetes tipo 2 y permite controlar el peso. Por eso, la recomendación alimentaria para el consumo adecuado pasa por asegurar la ingesta de frutas, verduras, legumbres y cereales integrales.

Paginación


Otros servicios


Buscar en

Información de Copyright y aviso legal

Visita nuestro canal Eroski Consumer TV

En EROSKI CONSUMER nos tomamos muy en serio la privacidad de tus datos, aviso legal. © Fundación EROSKI

Fundación EROSKI

Validaciones de esta página

  • : Conformidad con el Nivel Triple-A, de las Directrices de Accesibilidad para el Contenido Web 1.0 del W3C-WAI
  • XHTML: Validación del W3C indicando que este documento es XHTML 1.1 correcto
  • CSS: Validación del W3C indicando que este documento usa CSS de forma correcta
  • RSS: Validación de feedvalidator.org indicando que nuestros titulares RSS tienen un formato correcto