Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Salud > Prevención y hábitos de vida

^

Los datos, informaciones, interpretaciones y calificaciones que aparecen en esta información corresponden exclusivamente al momento en que se realizaron y tienen, por tanto, una vigencia limitada.

Adelgazar y evitar la caída del cabello: visitadas un total de 125 farmacias y parafarmacias de 18 ciudades: Poca información en la venta de productos para adelgazar y evitar la caída del cabello

No siempre se informa de su composición y de los posibles efectos adversos

Las ciudades, una a una (II)

 

Murcia

Adelgazar y evitar la caída del cabello: visitadas un total de 125 farmacias y parafarmacias de 18 ciudades, 8 de Murcia

Poca información en la venta de productos para adelgazar y evitar la caída del cabello

No siempre recomiendan visitar a un especialista, ni tampoco es frecuente que pregunten sobre hábitos dietéticos, de salud o antecedentes

  En Murcia, se realizaron un total de ocho visitas a cuatro farmacias y otras cuatro parafarmacias. En cada establecimiento, se hicieron dos pruebas: por un lado, una mujer pedía un tratamiento para bajar unos kilos con rapidez y por otro, un hombre hacía lo propio para frenar la caída del cabello que notaba desde hacía meses. Y es que las preocupaciones por el peso tienen nombre de mujer: según los expertos, el 85% de las personas que se ponen en manos de un nutricionista para adelgazar son mujeres. Sin embargo, son más los hombres a quienes les afecta la caída del cabello: cerca de la mitad de la población masculina padece calvicie.

Bajar unos kilitos

Cuando se quiere adelgazar, lo más acertado es acudir a un médico especialista para que realice un diagnóstico exacto del caso y determine una solución. Pero, durante las visitas a los establecimientos murcianos, solo en una parafarmacia preguntaron a la mujer que quería bajar unos kilos de forma rápida si antes de acudir a la farmacia o parafarmacia habían visitado a un médico, aunque en dos recomiendan ir a la consulta de un médico o dietista. Aun así, entre las pautas saludables que aconsejaron, en seis de los ocho centros recomendaron la práctica de ejercicio físico de forma regular y en la misma proporción que se cuidase la alimentación.

Por otro lado, se demostró la escasa información que las farmacias y parafarmacias recopilan del usuario sobre sus hábitos dietéticos y de vida, antes de ofrecer un producto. Se comprobó que solo en una farmacia y en otra parafarmacia del total visitadas se interesaban su Índice de Masa Corporal (como referencia objetiva más utilizada para determinar dónde se sitúa el umbral del sobrepeso y la obesidad) y en la misma parafarmacia, pese a no medir ni pesar al cliente, se aseguró que lo haría la dietista que cada semana acude al establecimiento.

Sobre los hábitos dietéticos, en ninguno de las 8 farmacias y parafarmacias murcianas se interesaron por la cantidad de agua que bebía al día o si tomaba bebidas azucaradas. En este sentido, en tres establecimientos se preguntó por el tipo de comidas que tomaba, pero en ninguno por la frecuencia con la que come los distintos grupos de alimentos. Sin embargo, en la mitad de las parafarmacias se interesaron por si ingería de forma habitual alimentos ricos en grasa.

Y ¿qué tipo de productos se ofrecieron? En Murcia, ninguna farmacia o parafarmacia se negó a procurar alguno. En seis de los ocho casos se recomendaron productos basados en cápsulas o pastillas (en una ocasión combinadas con ampollas y tisanas); mientras que en los otros dos establecimientos ofrecieron un concentrado para beber y preparados alimenticios, respectivamente.

Así, la información más importante que deben proporcionar los dependientes de las farmacias y parafarmacias a los clientes sobre los tratamientos que les venden tiene que ver con las contraindicaciones o posibles efectos secundarios. En seis casos, aseguraron que ninguno de los productos ofrecidos tenía contraindicaciones y en otros dos no explicaron nada al respecto.

Evitar la caída del cabello

Cuando se percibe la caída del cabello, la Academia Española de Dermatología insiste en que los profesionales adecuados para el diagnóstico y tratamiento de esta situación son los dermatólogos. Sin embargo, en ninguna de las ocho farmacias y parafarmacias analizadas en la capital murciana se preguntó si antes de acudir al establecimiento se había visitado a un dermatólogo, aunque en dos sí aconsejaron ir a la consulta de un médico especialista.

Además, antes de ofrecer un tratamiento, es fundamental tratar de determinar al menos la causa que produce la caída del cabello. En este sentido, la información que recopilan del supuesto cliente no es satisfactoria, ya que en ningún establecimiento se preguntó desde hace cuánto tiempo nota una mayor caída del pelo y apenas en dos de ellos se interesaban por la cantidad que se había perdido. Resulta igual de negativo el hecho de que no se preguntaran en un centro si el supuesto cliente tomaba alguna medicación o si tenía antecedentes familiares de alopecia; mientras que en dos ocasiones se interesaron en si el supuesto cliente estaba atravesando una época de estrés o nerviosismo que pudiera explica la caída del pelo.

Y ¿qué tipo de productos se ofrecieron? Distinto problema pero modus operandi similar: en Murcia, ninguna farmacia o parafarmacia se negó a procurar alguno. En seis de los establecimientos se ofrecieron champús o lociones, (complementado con pastillas y ampollas en algunos casos), y en otros dos, eran ampollas y cápsulas respectivamente.

Así, una información pertinente sobre estos productos tiene que ver con las contraindicaciones o posibles efectos secundarios. Solo en dos casos aseguraron que tenía contraindicaciones tales como dolor de estómago o ligera rojez del cuero cabelludo, mientras que en los otros seis establecimientos aseguraron que no había efectos secundarios.  

Oviedo

Adelgazar y evitar la caída del cabello: visitadas un total de 125 farmacias y parafarmacias de 18 ciudades, 5 en Oviedo

Poca información en la venta de productos para adelgazar y evitar la caída del cabello

No siempre recomiendan visitar a un especialista, ni tampoco es frecuente que pregunten sobre hábitos dietéticos, de salud o antecedentes

  En Oviedo, se realizaron un total de cinco visitas a tres farmacias y dos parafarmacias. En cada establecimiento, se hicieron dos pruebas: por un lado, una mujer pedía un tratamiento para bajar unos kilos con rapidez y por otro, un hombre hacía lo propio para frenar la caída del cabello que notaba desde hacía meses. Y es que las preocupaciones por el peso tienen nombre de mujer: según los expertos, el 85% de las personas que se ponen en manos de un nutricionista para adelgazar son mujeres. Sin embargo, son más los hombres a quienes les afecta la caída del cabello: cerca de la mitad de la población masculina padece calvicie.

Bajar unos kilitos

Cuando se quiere adelgazar, lo más acertado es acudir a un médico especialista para que realice un diagnóstico exacto del caso y determine una solución. De hecho, durante las visitas a los establecimientos ovetenses, solo en uno preguntaron a la mujer que quería bajar unos kilos de forma rápida si antes de acudir a la farmacia o parafarmacia había visitado a un médico y recomendaron acudir a la consulta de un médico o dietista. Entre las pautas saludables que aconsejaron, en una de las visitas recomendaron practicar ejercicio y en cuatro, cuidar la alimentación.

Por otro lado, se demostró la escasa información que las farmacias y parafarmacias recopilan del usuario sobre sus hábitos dietéticos y de vida, antes de ofrecer un producto. Así, se comprobó que en ninguna de las visitas realizadas en Oviedo se interesaban por el Índice de Masa Corporal (como referencia objetiva más utilizada para determinar dónde se sitúa el umbral del sobrepeso y la obesidad) y tampoco medían o pesaban a la persona en cuestión. Sobre los hábitos dietéticos, solo en un centro analizado preguntaron por el tipo de alimentos que comía el supuesto cliente, aunque en ninguno se interesaron por la frecuencia con la que los comía. Tampoco le preguntaron cuántas comidas hacía al día, ni si ingería agua o bebidas azucaradas.

Y ¿qué tipo de productos se ofrecieron? En Oviedo, ninguna farmacia o parafarmacia se negó a procurar alguno. En dos establecimientos de los cinco visitados, el tratamiento que recomendaron consistía básicamente en concentrados para beber; y en otros dos, en cápsulas o pastillas. En un último caso, ofrecían combinar barritas con preparados para comer.

La información más importante que deben proporcionar los dependientes de las farmacias y parafarmacias a los clientes sobre los tratamientos que les venden tiene que ver con las contraindicaciones o posibles efectos secundarios. En todas las visitas realizadas, el personal aseguraba que no tenían ninguno.

Evitar la caída del cabello

Cuando se percibe la caída del cabello, la Academia Española de Dermatología insiste en que los profesionales adecuados para el diagnóstico y tratamiento de esta situación son los dermatólogos. En ninguno de los establecimientos analizados preguntaron si antes de acudir al establecimiento se había visitado a un dermatólogo, ni tampoco aconsejaron ir al médico.

Además, antes de ofrecer un tratamiento, es fundamental tratar de determinar al menos la causa que produce la caída del cabello. Sin embargo, en general, la información que recopilan del supuesto cliente no es del todo suficiente. Solo en un establecimiento ovetense se preguntó desde hacía cuanto notaba una mayor pérdida de cabello antes de recomendar un tratamiento y si tomaba alguna medicación. Sin embargo, en ninguna visita el dependiente preguntó por los antecedentes familiares de alopecia, aunque en uno se interesaba por si sufría alguna situación de tensión o nerviosismo.

Y ¿qué tipo de productos se ofrecieron? Distinto problema pero modus operandi similar: en Oviedo, ninguna farmacia o parafarmacia se negó a procurar alguno. Los dependientes de 3 de los 5 establecimientos analizados en la capital ovetense recomendaron un tratamiento basado en champús y ampollas o ?spray?. En los otros dos casos, ofrecieron un tratamiento solo basado en pastillas o cápsulas.  

Así, una información pertinente sobre estos productos tiene que ver con las contraindicaciones o posibles efectos secundarios. En todos los establecimientos visitados aseguraban que no había ninguno.

Pamplona

Adelgazar y evitar la caída del cabello: visitadas un total de 125 farmacias y parafarmacias de 18 ciudades, 5 en Pamplona

Poca información en la venta de productos para adelgazar y evitar la caída del cabello

No siempre recomiendan visitar a un especialista, ni tampoco es frecuente que pregunten sobre hábitos dietéticos y de salud

  establecimiento, se hicieron dos pruebas: por un lado, una mujer pedía un tratamiento para bajar unos kilos con rapidez y por otro, un hombre hacía lo propio para frenar la caída del cabello que notaba desde hacía En Pamplona, se realizaron un total de cinco visitas a tres farmacias y dos parafarmacias. En cada meses. Y es que las preocupaciones por el peso tienen nombre de mujer: según los expertos, el 85% de las personas que se ponen en manos de un nutricionista para adelgazar son mujeres. Sin embargo, son más los hombres a quienes les afecta la caída del cabello: cerca de la mitad de la población masculina padece calvicie.

Bajar unos kilitos

Cuando se quiere adelgazar, lo más acertado es acudir a un médico especialista para que realice un diagnóstico exacto del caso y determine una solución. De hecho, durante las visitas a los establecimientos pamploneses, en ninguno preguntaron a la mujer que quería bajar unos kilos de forma rápida si antes de acudir a la farmacia o parafarmacia había visitado a un médico y solo en una ocasión recomendaron asistir a la consulta de un dietista. Entre las pautas saludables que aconsejaron, en ninguna de las visitas recomendaron practicar ejercicio, pero en tres, insistieron en cuidar la alimentación.

Por otro lado, se demostró la escasa información que las farmacias y parafarmacias recopilan del usuario sobre sus hábitos dietéticos y de vida, antes de ofrecer un producto. Así, se comprobó que en ninguna de las visitas realizadas en Pamplona se interesaban por el Índice de Masa Corporal (como referencia objetiva más utilizada para determinar dónde se sitúa el umbral del sobrepeso y la obesidad) y tampoco medían o pesaban a la persona en cuestión. Sobre los hábitos dietéticos, en cuatro centros analizados preguntaron por el tipo de alimentos que comía el supuesto cliente, aunque solo en uno se interesaron por la frecuencia con la que comía los diferentes grupos de alimentos. También apenas en uno le preguntaron cuántas comidas hacía al día, pero en ninguno si ingería agua o bebidas azucaradas.

Y ¿qué tipo de productos se ofrecieron? En Pamplona, ninguna farmacia o parafarmacia se negó a procurar alguno. En tres establecimientos de los cinco visitados, el tratamiento que recomendaron consistía básicamente en cápsulas o pastillas (uno de ellos complementado con ampollas). En otros dos, ofrecían barritas (uno de ellos combinado con un concentrado para beber).

Así, la información más importante que deben proporcionar los dependientes de las farmacias y parafarmacias a los clientes sobre los tratamientos que les venden tiene que ver con las contraindicaciones o posibles efectos secundarios. En todas las visitas realizadas, los dependientes aseguraban que no tenía ninguno.

Evitar la caída del cabello

Cuando se percibe la caída del cabello, la Academia Española de Dermatología insiste en que los profesionales adecuados para el diagnóstico y tratamiento de esta situación son los dermatólogos. En ninguno de los establecimientos analizados preguntaron si antes de acudir al establecimiento se había visitado a un dermatólogo, ni tampoco aconsejaron ir al médico.

Además, antes de ofrecer un tratamiento, es fundamental tratar de determinar al menos la causa que produce la caída del cabello. Sin embargo, en general, la información que recopilan del supuesto cliente es escasa. Solo en un establecimiento pamplonés se preguntó desde hacía cuanto notaba una mayor pérdida de cabello antes de recomendar ningún tratamiento y en dos se interesaron por si tomaba alguna medicación. No obstante, en cuatro visitas el dependiente preguntó por los antecedentes familiares de alopecia, aunque solo en dos se interesaban por si sufría alguna situación de tensión o nerviosismo.

Y ¿qué tipo de productos se ofrecieron? Distinto problema pero modus operandi similar: en Pamplona, ninguna farmacia o parafarmacia se negó a procurar alguno. Los dependientes de los 5 establecimientos analizados en la capital navarra recomendaron un tratamiento basado en champús (en dos de ellos, se complementaba con pastillas o ampollas). En los otros dos casos, ofrecieron combinar champús y pastillas o cápsulas.  

Así, una información pertinente sobre estos productos tiene que ver con las contraindicaciones o posibles efectos secundarios. En todos los establecimientos visitados aseguraban que no había ninguno.

San Sebastián

Adelgazar y evitar la caída del cabello: visitadas un total de 125 farmacias y parafarmacias de 18 ciudades, 5 de San Sebastián

Poca información en la venta de productos para adelgazar y evitar la caída del cabello

No siempre recomiendan visitar a un especialista, ni tampoco es frecuente que pregunten sobre hábitos dietéticos y de salud o antecedentes

  En San Sebastián, se realizaron un total de cinco visitas a tres farmacias y dos parafarmacias. En cada establecimiento, se hicieron dos pruebas: por un lado, una mujer pedía un tratamiento para bajar unos kilos con rapidez y por otro, un hombre hacía lo propio para frenar la caída del cabello que notaba desde hacía meses. Y es que las preocupaciones por el peso tienen nombre de mujer: según los expertos, el 85% de las personas que se ponen en manos de un nutricionista para adelgazar son mujeres. Sin embargo, son más los hombres a quienes les afecta la caída del cabello: cerca de la mitad de la población masculina padece calvicie.

Bajar unos kilitos

Cuando se quiere adelgazar, lo más acertado es acudir a un médico especialista para que realice un diagnóstico exacto del caso y determine una solución. Pero, durante las visitas a los establecimientos donostiarras, en ninguna ocasión se preguntó a la mujer que quería bajar unos kilos de forma rápida si antes de acudir a la farmacia o parafarmacia habían visitado a un médico, ni tampoco recomendaron hacerlo. Aun así, entre las pautas saludables que aconsejaron, en tres casos (las dos parafarmacias y una farmacia) se recomendó la práctica de ejercicio físico de forma regular, mientras que en los cinco se comentó al supuesto cliente que era esencial que llevase una alimentación equilibrada.

Por otro lado, se demostró la escasa información que las farmacias y parafarmacias recopilan del usuario sobre sus hábitos dietéticos y de vida, antes de ofrecer un producto. En ninguna de las farmacias y parafarmacias visitadas en la capital guipuzcoana se interesaron por el Índice de Masa Corporal (como referencia objetiva más utilizada para determinar dónde se sitúa el umbral del sobrepeso y la obesidad), ni tampoco medían ni pesaban al supuesto cliente. Sobre los hábitos dietéticos, en dos visitas preguntaron por el tipo de alimentos que come el supuesto cliente y solo en una, por la frecuencia con que los ingiere. Además, en tres, sí que se interesaron por el número de comidas que hace, aunque en ninguno preguntaron cuánta agua y bebidas azucaradas ingiere.

Y ¿qué tipo de productos se ofrecieron? En San Sebastián, ninguna farmacia o parafarmacia se negó a procurar alguno. En tres de los cinco casos se recomendaron productos basados en cápsulas o pastillas, mientras que en los otros dos establecimientos ofrecieron concentrados para beber.

La información más importante que deben proporcionar los dependientes de las farmacias y parafarmacias a los clientes sobre los tratamientos que les venden tiene que ver con las contraindicaciones o posibles efectos secundarios. Así, en dos ocasiones aseguraron que no tenía efectos secundarios, mientras en los otros tres (donde se ofrecieron productos compuestos por pastillas y por un concentrado para beber) ni siquiera explicaron nada acerca de las contraindicaciones cuando se les preguntó.

Evitar la caída del cabello

Cuando se percibe la caída del cabello, la Academia Española de Dermatología insiste en que los profesionales adecuados para el diagnóstico y tratamiento de esta situación son los dermatólogos. Sin embargo, solo en una parafarmacia del total de establecimientos visitados en la capital donostiarra se preguntó si antes de acudir al establecimiento se había visitado a un dermatólogo, pero en ninguno recomiendan visitar a un especialista.

Además, antes de ofrecer un tratamiento, es fundamental tratar de determinar al menos la causa que produce la caída del cabello. En este sentido, la información que recopilan del supuesto cliente no es satisfactoria, ya que apenas en dos establecimientos se preguntó desde hace cuánto tiempo notaba una mayor caída del pelo, mientras que en ninguno de ellos se interesaban por la cantidad que se había perdido. Resulta igual de negativo el hecho de que solo se preguntara en dos centros si el supuesto cliente tomaba alguna medicación, en ninguno se interesaron por si tenía antecedentes familiares de alopecia y apenas en un establecimiento le comentaron si estaba atravesando una época de estrés o nerviosismo que pudiera explicar la caída del pelo.

Y ¿qué tipo de productos se ofrecieron? Distinto problema pero modus operandi similar: en San Sebastián, ninguna farmacia o parafarmacia se negó a procurar alguno. En tres de los establecimientos se ofrecieron champús, (complementado en todos los casos con ampollas); mientras que en las otras dos ocasiones se ofrecieron ampollas combinadas con pastillas.

Así, una información pertinente sobre estos productos tiene que ver con las contraindicaciones o posibles efectos secundarios. En dos casos, aseguraron que no tenía contraindicaciones y en otros tres (donde ofrecieron ampollas y champús como tratamiento), que no sabían nada al respecto.

Sevilla

Adelgazar y evitar la caída del cabello: visitadas un total de 125 farmacias y parafarmacias de 18 ciudades, 8 en Sevilla

Poca información en la venta de productos para adelgazar y evitar la caída del cabello

No siempre recomiendan visitar a un especialista, ni tampoco es frecuente que pregunten sobre hábitos dietéticos

  En Sevilla, se realizaron un total de ocho visitas a cuatro farmacias y cuatro parafarmacias. En cada establecimiento, se hicieron dos pruebas: por un lado, una mujer pedía un tratamiento para bajar unos kilos con rapidez y por otro, un hombre hacía lo propio para frenar la caída del cabello que notaba desde hacía meses. Y es que las preocupaciones por el peso tienen nombre de mujer: según los expertos, el 85% de las personas que se ponen en manos de un nutricionista para adelgazar son mujeres. Sin embargo, son más los hombres a quienes les afecta la caída del cabello: cerca de la mitad de la población masculina padece calvicie.

Bajar unos kilitos

Cuando se quiere adelgazar, lo más acertado es acudir a un médico especialista para que realice un diagnóstico exacto del caso y determine una solución. De hecho, durante las visitas a los establecimientos sevillanos, solo en dos preguntaron a la mujer que quería bajar unos kilos de forma rápida si antes de acudir a la farmacia o parafarmacia había visitado a un médico y en tres ocasiones recomendaron acudir a la consulta de un médico o dietista. Eso sí, entre las pautas saludables que aconsejaron, en seis de las visitas recomendaron practicar ejercicio y en siete, cuidar la alimentación.

Por otro lado, se comprobó la escasa información que las farmacias y parafarmacias recopilan del usuario sobre sus hábitos dietéticos y de vida, antes de ofrecer un producto. Solo en dos de las visitas realizadas en Sevilla se interesaban por el Índice de Masa Corporal (como referencia objetiva más utilizada para determinar dónde se sitúa el umbral del sobrepeso y la obesidad) y en ninguna medían o pesaban a la persona en cuestión. Sobre los hábitos dietéticos, en tres centros analizados preguntaron por el tipo de alimentos que comía el supuesto cliente y solo en dos se interesaron por la frecuencia con la que los tomaba. Además, únicamente en una le preguntaron cuántas comidas hacía al día, en tres si ingería agua y en dos, bebidas azucaradas.

Y ¿qué tipo de productos se ofrecieron? En Sevilla, ninguna farmacia o parafarmacia se negó a procurar alguno. En cinco establecimientos de los ocho visitados, el tratamiento que recomendaron consistía básicamente en cápsulas o pastillas. En otros tres, ofrecían concentrados para beber.

La información más importante que deben proporcionar los dependientes de las farmacias y parafarmacias a los clientes sobre los tratamientos que les venden tiene que ver con las contraindicaciones o posibles efectos secundarios. En seis de las visitas realizadas, los dependientes aseguraron que no había ninguno. En uno, sin embargo, indicaron que era un tratamiento desaconsejado para personas con tensión alta (se basaba en cápsulas o pastillas). Por último, hubo un caso en el que no explicaron nada al respecto (también se fundamentaban en cápsulas o pastillas).

Evitar la caída del cabello

Cuando se percibe la caída del cabello, la Academia Española de Dermatología insiste en que los profesionales adecuados para el diagnóstico y tratamiento de esta situación son los dermatólogos. Solo en uno de los establecimientos analizados (una farmacia y una parafarmacia) preguntaron si antes de acudir al establecimiento se había visitado a un dermatólogo (en otra farmacia además informaron de que un especialista pasaba por el establecimiento una vez por semana y podía estudiar el caso concreto), y en dos aconsejaron ir al médico.

Además, antes de ofrecer un tratamiento, es fundamental tratar de determinar al menos la causa que produce la caída del cabello. Sin embargo, aunque en el estudio se percibió una falta general de información a la hora de recopilar datos del supuesto cliente, no ocurría lo mismo en los establecimientos analizados en Sevilla. Y es que en cinco se preguntó desde hacía cuanto notaba una mayor pérdida de cabello antes de recomendar ningún tratamiento, aunque solo en dos se interesaron por si tomaba alguna medicación. En todas las visitas el dependiente preguntó por los antecedentes familiares de alopecia, y en siete se interesaban por si sufría alguna situación de tensión o nerviosismo.

Y ¿qué tipo de productos se ofrecieron? Distinto problema pero modus operandi similar: en Sevilla, ninguna farmacia o parafarmacia se negó a procurar alguno. Los dependientes de 5 de los 8 establecimientos analizados en la capital sevillana recomendaron un tratamiento basado en champús (dos de ellos debían complementarse con cápsulas). En los otros tres casos, ofrecieron solo pastillas o cápsulas.  

Así, una información pertinente sobre estos productos tiene que ver con las contraindicaciones o posibles efectos secundarios. En todos los establecimientos visitados aseguraban que no había ninguno.

Valencia

Adelgazar y evitar la caída del cabello: visitadas un total de 125 farmacias y parafarmacias de 18 ciudades, 8 de Valencia

Poca información en la venta de productos para adelgazar y evitar la caída del cabello

No siempre recomiendan visitar a un especialista, ni tampoco es frecuente que pregunten sobre hábitos dietéticos, aunque sí por los antecedentes y otros síntomas

  En Valencia, se realizaron un total de ocho visitas a cuatro farmacias y otras cuatro parafarmacias. En cada establecimiento, se hicieron dos pruebas: por un lado, una mujer pedía un tratamiento para bajar unos kilos con rapidez y por otro, un hombre hacía lo propio para frenar la caída del cabello que notaba desde hacía meses. Y es que las preocupaciones por el peso tienen nombre de mujer: según los expertos, el 85% de las personas que se ponen en manos de un nutricionista para adelgazar son mujeres. Sin embargo, son más los hombres a quienes les afecta la caída del cabello: cerca de la mitad de la población masculina padece calvicie.

Bajar unos kilitos

Cuando se quiere adelgazar, lo más acertado es acudir a un médico especialista para que realice un diagnóstico exacto del caso y determine una solución. Pero, durante las visitas a los establecimientos valencianos, en ninguna ocasión se preguntó a la mujer que quería bajar unos kilos de forma rápida si antes de acudir a la farmacia o parafarmacia habían visitado a un médico, aunque en dos aconsejan visitar la consulta de un médico o dietista. Aun así, entre las pautas saludables que aconsejaron, en seis ocasiones se recomendó la práctica de ejercicio físico de forma regular, mientras que en los ocho casos se comentó al supuesto cliente que era esencial que llevase una alimentación equilibrada.

Por otro lado, se comprobó la escasa información que las farmacias y parafarmacias recopilan del usuario sobre sus hábitos dietéticos y de vida, antes de ofrecer un producto. En ninguna de las farmacias y parafarmacias visitadas en la capital valenciana se interesaron por el Índice de Masa Corporal (como referencia objetiva más utilizada para determinar dónde se sitúa el umbral del sobrepeso y la obesidad), ni tampoco medían ni pesaban al supuesto cliente.  

Sin embargo, en cinco visitas se le preguntó a la supuesta clienta si ingería de forma habitual alimentos ricos en grasa y por los tipos de alimentos que comía. Sin embargo, solo en uno de cada tres establecimientos se interesaron por la frecuencia de ingesta de cada grupo de alimentos y en uno, por la cantidad de agua que bebía.

Y ¿qué tipo de productos se ofrecieron? En Valencia, ninguna farmacia o parafarmacia se negó a procurar alguno. En siete de los ocho casos se recomendaron productos basados en cápsulas o pastillas, mientras que en  el otro establecimiento ofrecieron unas ampollas.  

La información más importante que deben proporcionar los dependientes de las farmacias y parafarmacias a los clientes sobre los tratamientos que les venden tiene que ver con las contraindicaciones o posibles efectos secundarios. Así, en dos ocasiones aseguraron que no tenía efectos secundarios, mientras en los otros seis (donde se ofrecieron productos compuestos por pastillas) no explicaron nada acerca de las contraindicaciones cuando se les preguntó.

Evitar la caída del cabello

Cuando se percibe la caída del cabello, la Academia Española de Dermatología insiste en que los profesionales adecuados para el diagnóstico y tratamiento de esta situación son los dermatólogos. Sin embargo, solo en dos establecimientos del total visitados en la capital valenciana se preguntó si antes de acudir al establecimiento se había visitado a un dermatólogo y se recomendó visitar la consulta de un médico especialista.

Además, antes de ofrecer un tratamiento, es fundamental tratar de determinar al menos la causa que produce la caída del cabello. En este sentido, la información que recopilan del supuesto cliente es relativamente satisfactoria, pero no del todo. En la mitad de los establecimientos, se preguntó desde hace cuánto tiempo notaba una mayor caída del pelo o cuánta cantidad de cabello habían perdido. Resulta negativo el hecho de que no preguntaran en ni un solo centro si el supuesto cliente tomaba alguna medicación o si había antecedentes familiares de alopecia. Sin embargo, es positivo que en cinco casos, los dependientes se interesaron por si el supuesto cliente estaba atravesando una época de estrés o nerviosismo que pudiera explicar la caída del pelo.

Y ¿qué tipo de productos se ofrecieron? Distinto problema pero modus operandi similar: en Valencia, ninguna farmacia o parafarmacia se negó a procurar alguno. En la tres de los establecimientos se ofrecieron pastillas, en dos ampollas (en un caso complementado con pastillas) y en otros dos champús y en uno más un ?spray?.

Una información pertinente sobre estos productos tiene que ver con las contraindicaciones o posibles efectos secundarios. Así, en la mitad aseguraron que no tenía contraindicaciones y en la otra mitad de los casos (donde ofrecieron champús, pastillas o el spray como tratamiento) no explicaron nada al respecto.

Valladolid

Adelgazar y evitar la caída del cabello: visitadas un total de 125 farmacias y parafarmacias de 18 ciudades, 6 en Valladolid

Poca información en la venta de productos para adelgazar y evitar la caída del cabello

No siempre recomiendan visitar a un especialista, ni tampoco es frecuente que pregunten sobre hábitos alimenticios, de vida y de salud o antecedentes

  En Valladolid, se realizaron un total de seis visitas a tres farmacias y tres parafarmacias. En cada establecimiento, se hicieron dos pruebas: por un lado, una mujer pedía un tratamiento para bajar unos kilos con rapidez y por otro, un hombre hacía lo propio para frenar la caída del cabello que notaba desde hacía meses. Y es que las preocupaciones por el peso tienen nombre de mujer: según los expertos, el 85% de las personas que se ponen en manos de un nutricionista para adelgazar son mujeres. Sin embargo, son más los hombres a quienes les afecta la caída del cabello: cerca de la mitad de la población masculina padece calvicie.

Bajar unos kilitos

Cuando se quiere adelgazar, lo más acertado es acudir a un médico especialista para que realice un diagnóstico exacto del caso y determine una solución. De hecho, durante las visitas a los establecimientos vallisoletanos, solo en uno preguntaron a la mujer que quería bajar unos kilos de forma rápida si antes de acudir a la farmacia o parafarmacia había visitado a un médico y en dos ocasiones recomendaron acudir a la consulta de un médico o dietista. Aunque entre las pautas saludables que aconsejaron solo en una de las visitas aconsejaron practicar ejercicio, en cuatro exhortaron a que cuidaran la alimentación.

Por otro lado, se comprobó la escasa información que las farmacias y parafarmacias recopilan del usuario sobre sus hábitos dietéticos y de vida, antes de ofrecer un producto. En una de las visitas realizadas en Valladolid se interesaban por el Índice de Masa Corporal (como referencia objetiva más utilizada para determinar dónde se sitúa el umbral del sobrepeso y la obesidad), y en ninguno medían o pesaban a la persona en cuestión. Sin embargo, en una de ellas contaban con los servicios de una nutricionista que pasaba consulta una vez por semana, previo pago, y se encargaba de tomar las medidas. Sobre los hábitos dietéticos, solo en tres centros analizados preguntaron por el tipo de alimentos que comía la supuesta cliente y en uno se interesaron por la frecuencia con la que comía los diferentes grupos de alimentos. En ninguno le preguntaron cuántas comidas hacía al día, ni si ingería agua o bebidas azucaradas.

Y ¿qué tipo de productos se ofrecieron? En Valladolid, ninguna farmacia o parafarmacia se negó a procurar alguno. En cinco establecimientos de los seis visitados, el tratamiento que recomendaron consistía básicamente en cápsulas o pastillas. En otro, ofrecían parches.

La información más importante que deben proporcionar los dependientes de las farmacias y parafarmacias a los clientes sobre los tratamientos que les venden tiene que ver con las contraindicaciones o posibles efectos secundarios. En cuatro de las visitas realizadas, no explicaban nada al respecto. Solo en una ocasión aseguraron que podía causar descomposición (era un tratamiento a base de pastillas o cápsulas)  y en otro no explicaron nada sobre sus efectos (los parches).

Evitar la caída del cabello

Cuando se percibe la caída del cabello, la Academia Española de Dermatología insiste en que los profesionales adecuados para el diagnóstico y tratamiento de esta situación son los dermatólogos. En ninguno de los establecimientos analizados preguntaron si antes de acudir al establecimiento se había visitado a un dermatólogo, ni tampoco aconsejaron ir al médico.

Además, antes de ofrecer un tratamiento, es fundamental tratar de determinar al menos la causa que produce la caída del cabello. Sin embargo, en general, la información recopilada del supuesto cliente no es suficiente. Solo en la mitad de los establecimientos vallisoletanos se preguntó desde hacía cuanto notaba una mayor pérdida de cabello antes de recomendar ningún tratamiento, y en ninguno se interesaron por si tomaba alguna medicación. Además, solo en una visita el dependiente preguntó por los antecedentes familiares de alopecia, y en ninguno se interesaba por si sufría alguna situación de tensión o nerviosismo.

Y ¿qué tipo de productos se ofrecieron? Distinto problema pero modus operandi similar: en Valladolid, ninguna farmacia o parafarmacia se negó a procurar alguno. Los dependientes de 3 de los 6 establecimientos analizados en la capital vallisoletana recomendaron un tratamiento basado en cápsulas o pastillas. En los otros tres casos, ofrecieron champús (dos de ellos, combinados con ampollas).  

Una información pertinente sobre estos productos tiene que ver con las contraindicaciones o posibles efectos secundarios. En cuatro de los establecimientos visitados aseguraban que no había ninguno. En uno ni siquiera explica nada al respecto (era un tratamiento basado en pastillas) y en un último caso (el tratamiento era combinar un champú con ampollas), el dependiente insta al supuesto cliente a leer el prospecto.

Vitoria

Adelgazar y evitar la caída del cabello: visitadas un total de 125 farmacias y parafarmacias de 18 ciudades, 5 de Vitoria

Poca información en la venta de productos para adelgazar y evitar la caída del cabello

No siempre recomiendan visitar a un especialista, ni tampoco es frecuente que pregunten sobre hábitos dietéticos y de salud o antecedentes

  En Vitoria, se realizaron un total de cinco visitas a tres farmacias y otras dos parafarmacias. En cada establecimiento, se hicieron dos pruebas: por un lado, una mujer pedía un tratamiento para bajar unos kilos con rapidez y por otro, un hombre hacía lo propio para frenar la caída del cabello que notaba desde hacía meses. Y es que las preocupaciones por el peso tienen nombre de mujer: según los expertos, el 85% de las personas que se ponen en manos de un nutricionista para adelgazar son mujeres. Sin embargo, son más los hombres a quienes les afecta la caída del cabello: cerca de la mitad de la población masculina padece calvicie.

Bajar unos kilitos

Cuando se quiere adelgazar, lo más acertado es acudir a un médico especialista para que realice un diagnóstico exacto del caso y determine una solución. Pero, durante las visitas a los establecimientos vitorianos, solo en una parafarmacia se preguntó a la mujer que quería bajar unos kilos de forma rápida si antes de acudir al establecimiento habían visitado a un médico y en dos, aconsejan acudir a la consulta de un médico o dietista. Aun así, entre las pautas saludables que aconsejaron, en las dos parafarmacias se recomendó la práctica de ejercicio físico de forma regular y en cuatro ocasiones (las tres farmacias y una parafarmacia) se comentó al supuesto cliente que era esencial que llevase una alimentación equilibrada.

Por otro lado, se comprobó la escasa información que las farmacias y parafarmacias recopilan del usuario sobre sus hábitos dietéticos y de vida, antes de ofrecer un producto. Solo en una farmacia del total de establecimientos visitados en la capital alavesa se interesaron por el Índice de Masa Corporal (como referencia objetiva más utilizada para determinar dónde se sitúa el umbral del sobrepeso y la obesidad), ni tampoco medían ni pesaban al supuesto cliente (aunque en tres ocasiones aseguraron que sí lo haría la dietista que acude cada semana al establecimiento).

Igual de negativo es el hecho de que solo en una parafarmacia se le preguntara a la supuesta clienta si ingería de forma habitual alimentos ricos en grasa o que no se preguntase en ningún caso cuántas comidas se hacían al día, aunque en tres ocasiones se interesaban por el tipo de alimentos que come a diario, y en una, por la cantidad de agua que ingiere.

Y ¿qué tipo de productos se ofrecieron? En Vitoria, ninguna farmacia o parafarmacia se negó a procurar alguno. En todos los casos se ofrecieron tratamientos a base de cápsulas o pastillas.

Así, la información más importante que deben proporcionar los dependientes de las farmacias y parafarmacias a los clientes sobre los tratamientos que les venden tiene que ver con las contraindicaciones o posibles efectos secundarios. Así, en una ocasión aseguraron que podría provocar descomposición, en otro caso insistieron en que no había efectos secundarios y en las otras tres ocasiones restantes no explicaron nada, ni cuando se les preguntó al respecto.

Evitar la caída del cabello

Cuando se percibe la caída del cabello, la Academia Española de Dermatología insiste en que los profesionales adecuados para el diagnóstico y tratamiento de esta situación son los dermatólogos. Sin embargo, solo en un establecimiento de los visitados en la capital vitoriana se preguntó si antes de acudir al establecimiento se había visitado a un dermatólogo y aconsejaron ir a la consulta del médico dietista.

Además, antes de ofrecer un tratamiento, es fundamental tratar de determinar al menos la causa que produce la caída del cabello. En este sentido, la información que recopilan del supuesto cliente no es del todo satisfactoria, ya que en ningún establecimiento se preguntó desde hace cuánto tiempo notaba una mayor caída del pelo, aunque en tres de ellos se interesaron por saber cuánta cantidad de cabello habían perdido. Resulta negativo el hecho de que no preguntaran en ni un solo centro si el supuesto cliente tomaba alguna medicación o si había antecedentes familiares de alopecia, y que apenas en uno se interesaran por si el supuesto cliente estaba atravesando una época de estrés o nerviosismo que pudiera explicar la caída del pelo.

Y ¿qué tipo de productos se ofrecieron? Distinto problema pero modus operandi similar: en Vitoria, ninguna farmacia o parafarmacia se negó a procurar alguno. En tres de los establecimientos se ofrecieron champús o lociones, y en los otros dos se recomendaron tratamientos en forma de ampollas y pastillas, respectivamente.

Así, una información pertinente sobre estos productos tiene que ver con las contraindicaciones o posibles efectos secundarios. Así, en todos los casos aseguraron al supuesto cliente que no tenían efectos secundarios.  

Zaragoza

Adelgazar y evitar la caída del cabello: visitadas un total de 125 farmacias y parafarmacias de 18 ciudades, 8 en Zaragoza

Poca información en la venta de productos para adelgazar y evitar la caída del cabello

No siempre recomiendan visitar a un especialista, ni tampoco es frecuente que pregunten sobre hábitos dietéticos y de salud

  En Zaragoza, se realizaron un total de ocho visitas a cuatro farmacias y cuatro parafarmacias. En cada establecimiento, se hicieron dos pruebas: por un lado, una mujer pedía un tratamiento para bajar unos kilos con rapidez y por otro, un hombre hacía lo propio para frenar la caída del cabello que notaba desde hacía meses. Y es que las preocupaciones por el peso tienen nombre de mujer: según los expertos, el 85% de las personas que se ponen en manos de un nutricionista para adelgazar son mujeres. Sin embargo, son más los hombres a quienes les afecta la caída del cabello: cerca de la mitad de la población masculina padece calvicie.

Bajar unos kilitos

Cuando se quiere adelgazar, lo más acertado es acudir a un médico especialista para que realice un diagnóstico exacto del caso y determine una solución. De hecho, durante las visitas a los establecimientos zaragozanos, en ninguno preguntaron a la mujer que quería bajar unos kilos de forma rápida si antes de acudir a la farmacia o parafarmacia había visitado a un médico y solo en una ocasión recomendaron acudir a la consulta de un dietista. También, entre las pautas saludables que aconsejaron, en cinco de las visitas recomendaron practicar ejercicio, y en todas, cuidar la alimentación.

Por otro lado, se comprobó la escasa información que las farmacias y parafarmacias recopilan del usuario sobre sus hábitos dietéticos y de vida, antes de ofrecer un producto. En ninguna de las visitas realizadas en Zaragoza se interesaban por el Índice de Masa Corporal (como referencia objetiva más utilizada para determinar dónde se sitúa el umbral del sobrepeso y la obesidad) y tampoco medían o pesaban a la persona en cuestión. Sobre los hábitos dietéticos, solo en dos centros analizados preguntaron por el tipo de alimentos que comía el supuesto cliente, y en ninguno se interesaron por la frecuencia con la que comía los diferentes grupos de alimentos. Tampoco preguntaron cuántas comidas hacía al día, ni si ingería agua.

Y ¿qué tipo de productos se ofrecieron? En Zaragoza, ninguna farmacia o parafarmacia se negó a procurar alguno. En cinco establecimientos de los ocho visitados, el tratamiento que recomendaron consistía básicamente en cápsulas o pastillas (uno de ellos, se complementaba con barritas). En otros dos respectivamente ofrecían infusiones y barritas. Y en el último, un concentrado para beber.

La información más importante que deben proporcionar los dependientes de las farmacias y parafarmacias a los clientes sobre los tratamientos que les venden tiene que ver con las contraindicaciones o posibles efectos secundarios. En cinco de las visitas realizadas, los dependientes de los establecimientos aseguraron que no había ninguno. Sin embargo, en un caso (eran cápsulas o pastillas con barritas) avisaron de que era un tratamiento que se desaconsejaba tomarlo más de 6 meses y en otro, que podría causar descomposición (eran cápsulas o pastillas). Por último, solo en uno de los tratamientos no explicaron nada al respecto.

Evitar la caída del cabello

Cuando se percibe la caída del cabello, la Academia Española de Dermatología insiste en que los profesionales adecuados para el diagnóstico y tratamiento de esta situación son los dermatólogos. Solo en tres de los establecimientos analizados (todos parafarmacias) preguntaron si antes de acudir al establecimiento se había visitado a un dermatólogo y en dos aconsejaron ir al médico.

Además, antes de ofrecer un tratamiento, es fundamental tratar de determinar al menos la causa que produce la caída del cabello. Sin embargo, en general, la información que recopilan del supuesto cliente es insuficiente. Solo en tres establecimientos zaragozanos se preguntó desde hacía cuanto notaba una mayor pérdida de cabello antes de recomendar ningún tratamiento, y en ninguno se interesaron por si tomaba alguna medicación. En ninguna visita el dependiente preguntó por los antecedentes familiares de alopecia, aunque en cuatro se interesaban por si sufría alguna situación de tensión o nerviosismo.

Y ¿qué tipo de productos se ofrecieron? Distinto problema pero modus operandi similar: en Zaragoza, ninguna farmacia o parafarmacia se negó a procurar alguno. Los dependientes de cuatro de los ocho establecimientos analizados en la capital aragonesa recomendaron un tratamiento basado en cápsulas o pastillas. En los otros tres casos, ofrecieron champús o lociones (uno de ellos, combinado con mascarillas). Por último, en uno, aconsejaron ampollas.  

Así, una información pertinente sobre estos productos tiene que ver con las contraindicaciones o posibles efectos secundarios. En cinco de los establecimientos visitados aseguraban que no había ninguno. En otros dos, sin embargo, indican que se debe evitar el tratamiento si se es alérgico al componente del producto (es un tratamiento a base de cápsulas); y en otro, el dependiente avisa de que la loción puede provocar caspa si se abusa de ella. En el último caso, ni siquiera explica nada al respecto.

Paginación


Otros servicios


Buscar en

Información de Copyright y aviso legal

Visita nuestro canal Eroski Consumer TV

En EROSKI CONSUMER nos tomamos muy en serio la privacidad de tus datos, aviso legal. © Fundación EROSKI

Fundación EROSKI

Validaciones de esta página

  • : Conformidad con el Nivel Triple-A, de las Directrices de Accesibilidad para el Contenido Web 1.0 del W3C-WAI
  • XHTML: Validación del W3C indicando que este documento es XHTML 1.1 correcto
  • CSS: Validación del W3C indicando que este documento usa CSS de forma correcta
  • RSS: Validación de feedvalidator.org indicando que nuestros titulares RSS tienen un formato correcto