Saltar el menú de navegación e ir al contenido

  • Bienvenido (ES) | Ongi etorri (euskarazko bertsioa) | Benvingut (versió en català) | Benvido (versión en galego)
  • Bienvenido (ES)
  • Boletines
    •  | Baja  | Más opciones |
  • Portadas anteriores

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Salud > Prevención y hábitos de vida

Λ

De la música al silencio

La elección de los auriculares y el modo de usarlos son dos factores determinantes para conservar la salud de los oídos

  Entretenerse y evadirse de todo mientras se escucha a través de los cascos música a gran volumen durante un trayecto en tren, autobús o mientras se da un paseo puede pasar factura a la salud auditiva de cualquiera. Las alertas sobre la sordera de los adolescentes y jóvenes usuarios de auriculares están justificadas por distintos estudios. Algunos tipos de auriculares disponibles en el mercado son más nocivos que otros. Por eso, conviene conocer sus diferencias y aprender a usarlos para salvar el oído.

El camino que hay entre el uso de auriculares y el de los audífonos es cada vez más corto. En los últimos años, varias investigaciones científicas han confirmado la aparición de la sordera adquirida en edades cada vez más tempranas. Uno de los más recientes y relevantes ha sido el realizado por un equipo de investigadores de Boston y publicado en 2010 en la revista "Journal of American Medical Association" (JAMA), que ha constatado que la pérdida de la audición aumentó hasta en un 31% entre los adolescentes y jóvenes estadounidenses en el periodo 2005-2006 respecto a las estadísticas del mismo grupo de población 15 años antes. Este trabajo tuvo un resultado, cuando menos, impactante: uno de cada cinco adolescentes -de entre 12 y 19 años- tenía algún tipo de pérdida auditiva. Y, entre otros factores de riesgo, escuchar música a un volumen alto era y es uno de los factores de riesgo más importantes en este sector poblacional.

Los cascos intra-auriculares son los más dañinos para la salud de los oídos

Numerosos estudios sobre la sordera inducida por el ruido, entre ellos uno realizado en músicos de orquesta, ya han demostrado que la exposición prolongada a un volumen elevado de música daña la cóclea, una de las estructuras del oído interno. Esta exposición prolongada a la música tiene como consecuencia un trauma acústico que varía según las características de cada persona (algunas son más vulnerables), del tiempo de exposición (número de horas seguidas escuchando música) y de la intensidad (según lo elevado del volumen). El Comité Científico de Riesgos Sanitarios Nuevos y Emergentes de la Comisión Europea ya hizo público un informe en 2008 en el que advertía que escuchar música de reproductores musicales a más de 89 decibelios (dB)y durante más de 60 minutos al día podía causar sordera. Una conversación normal se produce a 60 dB y todos los sonidos que superen los 85 dB ya suponen un peligro para la salud auditiva.

Tipos de auriculares

Los auriculares se pueden clasificar según su diseño (externos e internos), calidad del sonido (abiertos o cerrados) e impedancia (alta o baja). De acuerdo a su diseño, se dividen en dos grandes grupos:

  •   Los externos son los auriculares que quedan por fuera del pabellón de la oreja y que según algunas clasificaciones también se subdividen en circumaurales, que son aquellos que rodean la oreja con una almohadilla de espuma, y los supra-aurales, que constan de una almohadilla que descansa sobra la oreja pero sin cubrirla del todo. En cuanto a la calidad del sonido, tanto unos como otros pueden ser abiertos, si permiten la fuga de sonido al exterior y también recogen parte de ese sonido exterior, o cerrados, si el sonido no sale hacia afuera y aíslan por completo del ruido ambiente. Sin embargo, voces expertas opinan que estas subdivisiones responden más a una cuestión semántica que a una realidad técnica y apuestan por clasificar los auriculares en los dos grandes grupos mencionados.
  • Los internos o intra-aurales, cuyo nombre técnico correcto es auriculares intracanales, son los que quedan escondidos dentro del conducto auditivo. Algunas clasificaciones también los subdividen en ear-buds o botones de oreja, que son los más habituales y que se colocan a la entrada de la oreja, pero no llegan a penetrar en ella, y los intra-auriculares, que sí se colocan dentro del canal auditivo. De nuevo, en este segundo caso, los expertos en audición son partidarios de designar a todos estos subtipos de auriculares bajo la nomenclatura de intracanales.

Además de por su diseño, los auriculares se distinguen por una característica técnica en la que los usuarios deberían fijarse en el momento de adquirirlos, ya que es muy importante para cuidar su audición. Se trata de la impedancia, que es la resistencia que el auricular ejerce al paso de la corriente. Este dato figura en todos los auriculares y suele ser de 32, 16 y 8 ohmios y rara vez de 4 ohmios.

En función de la impedancia, la potencia del reproductor es mayor o menor. Así, a menor impedancia, la potencia es mayor y, a mayor impedancia, la potencia es menor. Desde el punto de vista de la salud auditiva, es preferible utilizar auriculares de impedancia más alta para que la potencia sea más baja.

Paginación


Otros servicios


Buscar en

Información de Copyright y aviso legal

Visita nuestro canal Eroski Consumer TV

En EROSKI CONSUMER nos tomamos muy en serio la privacidad de tus datos, aviso legal. © Fundación EROSKI

Fundación EROSKI

Validaciones de esta página

  • : Conformidad con el Nivel Triple-A, de las Directrices de Accesibilidad para el Contenido Web 1.0 del W3C-WAI
  • XHTML: Validación del W3C indicando que este documento es XHTML 1.1 correcto
  • CSS: Validación del W3C indicando que este documento usa CSS de forma correcta
  • RSS: Validación de feedvalidator.org indicando que nuestros titulares RSS tienen un formato correcto