Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Salud > Prevención y hábitos de vida

^

Los datos, informaciones, interpretaciones y calificaciones que aparecen en esta información corresponden exclusivamente al momento en que se realizaron y tienen, por tanto, una vigencia limitada.

Analizados 125 gimnasios en 18 capitales de nuestro país: La atención al cliente y el asesoramiento médico-deportivo continúan siendo deficientes

Las diferencias son significativas: un 14% de los establecimientos no supera el examen de la revista, mientras que uno de cada tres logra el "muy bien" o "excelente"

Las 18 ciudades, una a una

 

A Coruña

Gimnasios: analizadas 125 instalaciones en 18 capitales de nuestro país, entre ellas 5 en A Coruña

Mejora la atención y el asesoramiento médico-deportivo de los gimnasios analizados en A Coruña

Los precios medios por acudir a este tipo de instalaciones suponen un desembolso de 52 euros por la matrícula y de 49 euros por la mensualidad

  En A Coruña, los técnicos de esta revista se hicieron pasar por usuarios interesados en apuntarse y visitaron 5 gimnasios en septiembre. Se analizaron sus tarifas y horarios, el estado de las instalaciones, el equipamiento y los servicios ofertados, además de aspectos relacionados con la seguridad, su accesibilidad, y la atención y asesoramiento al cliente. Así, los locales estudiados en la capital coruñesa logran una calificación global final de 'aceptable', peor que la media del informe e igual que en un estudio similar realizado en 2008. Pese a todo, uno de los cinco gimnasios estudiados no logró superar la prueba y otros dos se quedaron en el mediocre 'aceptable'.

Por apartados, aunque el estado de las instalaciones de los gimnasios coruñeses analizados logra un 'muy bien' de nota media final, la oferta de servicios básicos y el cuidado del usuario (que se resume en aspectos relacionados con la información facilitada, el seguimiento y control de personalizado y profesional de su estado físico o el propio interés por su salud y nivel de actividad física) sigue siendo mejorable: aprueba, aunque con un ajustado 'aceptable'. Las valoraciones mejoran en general con respecto a 2008, especialmente en el apartado de atención y asesoramiento al cliente, que pasa de un 'regular' al 'aceptable'; y en el de estado de las instalaciones, evoluciona de un 'bien' a un 'muy bien'. Sin embargo, los servicios básicos empeoran mucho: pasan de un 'muy bien' a un 'aceptable' en la actualidad.

Las tarifas de los gimnasios dependen en gran medida de sus características y de la variedad de sus servicios. El pago de la matrícula de inscripción, que se paga una única vez, es obligatoria en dos de los cinco centros estudiados en A Coruña, aunque en el momento de la visita, en uno de ellos se ofrecían descuentos. El coste medio de la inscripción en los locales con zona de aguas o SPA (por ejemplo piscina, sauna o jacuzzi) asciende a 56 euros, mientras que en aquellos gimnasios sin SPA supone 48 euros. Pero lo que importa es la mensualidad que se paga por ir todos los días. En A Coruña, los centros estudiados cobran una media de 49 euros mes a mes, pero de nuevo influye si el centro cuenta o no con zonas de aguas: si disponen de ella la cantidad es a 54 euros y en los gimnasios que no cuentan con SPA la mensualidad media es de 44 euros. Con todo, se recomienda al consumidor que compare precios antes de inscribirse en un gimnasio o en otro. Por ejemplo, en la capital coruñesa el establecimiento más caro tenía una cuota mensual de 54 euros y obtuvo una calificación media final de 7,4, mientras que el centro más económico (36 euros) consiguió un 5,4 de nota final.

La atención al cliente pierde músculo

Hacer ejercicio físico es beneficioso para la salud cuando se practica de forma controlada o en un estado de salud adecuado. Por ello, es imprescindible que los centros presten una atención preferente al estado de salud de sus usuarios y que cuenten con profesionales acreditados que guíen a los usuarios. En especial, quienes sufren por ejemplo lesiones físicas, fuman, padecen alguna enfermedad coronaria, tienen el colesterol alto o presentan antecedentes familiares de cardiopatía. Sin embargo, EROSKI CONSUMER ha constatado que en ninguno de los cinco gimnasios visitados en A Coruña realizan un examen médico previo al nuevo cliente para conocer cuál es su estado físico. Aun así, en uno preguntaron en qué estado de salud se encontraba el cliente y si padecía alguna enfermedad.

Monitores titulados

Para comenzar en la práctica deportiva se precisa del asesoramiento de un monitor profesional que diseñe las tablas de ejercicios y actividades. En A Coruña, en todos los visitados confirmaron que ofrecían este servicio. Sin embargo, en uno de ellos, se observó que no en todas las salas se contaba con un monitor que controlara la correcta ejecución de las actividades de los usuarios.

Además, en cuatro de los centros aseguraron que sus empleados contaban con la titulación adecuada para llevar a cabo su labor profesional. No obstante, en uno la respuesta ofrecida fue ambigua o confusa, de forma que no quedaba clara la titulación específica del personal.

Alicante

Gimnasios: analizadas 125 instalaciones en 18 capitales de nuestro país, entre ellas 6 en Alicante

La atención y el asesoramiento médico-deportivo de los gimnasios analizados en Alicante siguen siendo deficientes

Los precios medios por acudir a este tipo de instalaciones suponen un desembolso de 46,5 euros por la matrícula y de 48 euros por la mensualidad

  En Alicante, los técnicos de esta revista se hicieron pasar por usuarios interesados en apuntarse y visitaron 6 gimnasios en septiembre. Se analizaron sus tarifas y horarios, el estado de las instalaciones, el equipamiento y los servicios ofertados, además de aspectos relacionados con la seguridad, su accesibilidad, y la atención y asesoramiento al cliente. Así, los locales estudiados en la capital alicantina logran una calificación global final de 'bien', en la media del informe e igual que en un estudio similar realizado en 2008. Pese a todo, dos de los seis gimnasios estudiados suspenden la prueba, uno con un 'regular' y el otro con un 'mal'.

Por apartados, aunque el estado de las instalaciones y los servicios básicos de los gimnasios alicantinos logran un 'muy bien' y un 'bien' de nota media final respectivamente, el cuidado del usuario (que se resume en aspectos relacionados con la información facilitada, el seguimiento y control de personalizado y profesional de su estado físico o el propio interés por su salud y nivel de actividad física) sigue siendo deficiente: suspende con un 'regular'. Las valoraciones son similares con respecto a 2008, excepto el apartado de servicios básicos que ha pasado de un 'excelente' al actual 'bien'.

Las tarifas de los gimnasios dependen en gran medida de sus características y de la variedad de sus servicios. El pago de la matrícula de inscripción, que se paga una única vez, es obligatoria en cuatro de los seis centros estudiados en Alicante, aunque en el momento de la visita, en uno de ellos no se exigía su pago. El coste medio de la inscripción en los locales con zona de aguas o SPA (por ejemplo piscina, sauna o jacuzzi) asciende a 45 euros, mientras que en aquellos gimnasios sin SPA supone 48 euros. Pero lo que importa es la mensualidad. En Alicante, los centros estudiados cobran una media de 48 euros mes a mes, por ir todos los días al gimnasio, pero de nuevo influye si el centro cuenta o no con zonas de aguas: si disponen de ella la cantidad es de 53 euros y en los gimnasios que no cuentan con SPA la mensualidad media es de 43 euros. Con todo, se recomienda al consumidor que compare precios antes de inscribirse en un gimnasio o en otro. Por ejemplo, en la capital alicantina el gimnasio más caro al mes costaba 66,95 euros y obtuvo una calificación media final de 8,47, mientras que el centro más económico (33 euros) registró un 6,99 de nota final.

La atención al cliente pierde músculo

Hacer ejercicio físico es beneficioso para la salud cuando se practica de forma controlada o en un estado de salud adecuado. Por ello, es imprescindible que los centros presten una atención preferente al estado de salud de sus usuarios y que cuenten con profesionales acreditados que guíen a los usuarios. En especial, quienes sufren por ejemplo lesiones físicas, fuman, padecen alguna enfermedad coronaria, tienen el colesterol alto o presentan antecedentes familiares de cardiopatía. Sin embargo, EROSKI CONSUMER ha constatado que solo uno de los gimnasios visitados en Alicante asegura realizar un examen médico previo al nuevo cliente para conocer cuál es su estado físico. Además, la prueba no era completa: se limitaba a la toma de pulsaciones, las medidas de peso y altura, etc.

Monitores titulados

Para comenzar en la práctica deportiva se precisa del asesoramiento de un monitor profesional que diseñe las tablas de ejercicios y actividades. En Alicante, todos los centros visitados confirmaron que ofrecían este servicio. Además, en cinco, se observó que en todas las salas se contaba con un monitor que controlara la correcta ejecución de las actividades de los usuarios.

Por otra parte, en cuatro de los centros aseguraron que sus empleados contaban con la titulación adecuada para llevar a cabo su labor profesional. No obstante, en uno se negaron a responder a esta cuestión cuando el técnico de esta revista se interesó por este detalle. En el último gimnasio alicantino visitado la respuesta ofrecida fue ambigua o confusa, de forma que no quedaba clara la titulación específica del personal.

Barcelona

Gimnasios: analizadas 125 instalaciones en 18 capitales de nuestro país, entre ellas 12 en Barcelona

La atención y el asesoramiento médico-deportivo de los gimnasios analizados en Barcelona siguen siendo deficientes

Los precios medios por acudir a este tipo de instalaciones suponen un desembolso de 57,5 euros por la matrícula y de 52 euros por la mensualidad

  En Barcelona, los técnicos de esta revista se hicieron pasar por usuarios interesados en apuntarse y visitaron 12 gimnasios en septiembre. Se analizaron sus tarifas y horarios, el estado de las instalaciones, el equipamiento y los servicios ofertados, además de aspectos relacionados con la seguridad, su accesibilidad, y la atención y asesoramiento al cliente. Así, los locales estudiados en la capital condal logran una calificación global final de 'bien', en la media del informe e igual que en un estudio similar realizado en 2008. Pese a todo, uno de los doce gimnasios estudiados no logra superar la prueba y otro se queda en el mediocre 'aceptable'.

Por apartados, aunque el estado de las instalaciones y los servicios básicos de los gimnasios barceloneses logran un 'muy bien' de nota media final, el cuidado del usuario (que se resume en aspectos relacionados con la información facilitada, el seguimiento y control de personalizado y profesional de su estado físico o el propio interés por su salud y nivel de actividad física) sigue siendo deficiente: suspende con un 'regular'. Las valoraciones son similares con respecto a 2008, excepto el apartado de horario y aspectos relacionados con las tarifas que ha pasado de un 'bien' al actual 'aceptable'.

Las tarifas de los gimnasios dependen en gran medida de sus características y de la variedad de sus servicios. El pago de la matrícula de inscripción, que se paga una única vez, es obligatorio en once de los doce centros estudiados en Barcelona, aunque en el momento de la visita, en cuatro de ellos no se exigía su pago y en dos se ofrecían descuentos. El coste medio de la inscripción en los locales con zona de aguas o SPA (por ejemplo piscina, sauna o jacuzzi) asciende a 70 euros, mientras que en aquellos gimnasios sin SPA supone 45 euros. Pero lo que importa es la mensualidad. En Barcelona, los centros estudiados cobran una media de 52 euros mes a mes, por ir todos los días, pero de nuevo influye si el centro cuenta o no con zonas de aguas: si disponen de ella la cantidad es a 58 euros y en los gimnasios que no cuentan con SPA la mensualidad media es de 46 euros. Con todo, se recomienda al consumidor que compare precios antes de inscribirse en un gimnasio o en otro. Por ejemplo, en la capital condal el gimnasio más caro costaba al mes 79 euros y obtuvo una calificación media final de 7,08, mientras que el centro más económico (37euros), registró un 6,55 de nota final.

La atención al cliente pierde músculo

Hacer ejercicio físico es beneficioso para la salud cuando se practica de forma controlada o en un estado de salud adecuado. Por ello, es imprescindible que los centros presten una atención preferente al estado de salud de sus usuarios y que cuenten con profesionales acreditados que guíen a los usuarios. En especial, quienes sufren por ejemplo lesiones físicas, fuman, padecen alguna enfermedad coronaria, tienen el colesterol alto o presentan antecedentes familiares de cardiopatía. Sin embargo, EROSKI CONSUMER ha constatado que solo en la mitad de los doce gimnasios visitados en Barcelona aseguran realizar un examen médico previo al nuevo cliente para conocer cuál es su estado físico. Aun así, en los que sí lo realizaban la prueba era completa: chequeo, análisis de masa ósea, toma de la presión arterial, prueba de esfuerzo, etc.

Monitores titulados

Para comenzar en la práctica deportiva se precisa del asesoramiento de un monitor profesional que diseñe las tablas de ejercicios y actividades. En Barcelona, excepto en uno de los doce visitados, en el resto confirmaron que ofrecían este servicio. Sin embargo, en la mitad de ellos, se observó que no en todas las salas se contaba con un monitor que controlara la correcta ejecución de las actividades de los usuarios.

Además, en cuatro de los centros aseguraron que sus empleados contaban con la titulación adecuada para llevar a cabo su labor profesional. No obstante, en dos se negaron a responder a esta cuestión cuando el técnico de esta revista se interesó por este detalle. En el resto de gimnasios barceloneses (seis) la respuesta ofrecida fue ambigua o confusa, de forma que no quedaba clara la titulación específica del personal.

Bilbao

Gimnasios: analizadas 125 instalaciones en 18 capitales de nuestro país, entre ellas 8 en Bilbao

La atención y el asesoramiento médico-deportivo de los gimnasios analizados en Bilbao siguen siendo deficientes

Los precios medios por acudir a este tipo de instalaciones suponen un desembolso de 88 euros por la matrícula y de 74 euros por la mensualidad

  En Bilbao, los técnicos de esta revista se hicieron pasar por usuarios interesados en apuntarse y visitaron 8 gimnasios en septiembre. Se analizaron sus tarifas y horarios, el estado de las instalaciones, el equipamiento y los servicios ofertados, además de aspectos relacionados con la seguridad, su accesibilidad, y la atención y asesoramiento al cliente. Así, los locales estudiados en la capital vizcaína logran una calificación global final de 'bien', en la media del informe e igual que en un estudio similar realizado en 2008. Pese a todo, uno de los ocho gimnasios estudiados se queda en el mediocre 'aceptable'.

Por apartados, aunque el estado de las instalaciones y los servicios básicos de los gimnasios bilbaínos logran un 'excelente' y un 'muy bien' de nota media final respectivamente, el cuidado del usuario (que se resume en aspectos relacionados con la información facilitada, el seguimiento y control de personalizado y profesional de su estado físico o el propio interés por su salud y nivel de actividad física) sigue siendo deficiente: suspende con un 'regular'. Las valoraciones son similares con respecto a 2008, excepto el apartado de horario y aspectos relacionados con las tarifas que ha pasado de un 'bien' al actual 'aceptable'.

Las tarifas de los gimnasios dependen en gran medida de sus características y de la variedad de sus servicios. El pago de la matrícula de inscripción, que se paga una única vez, es obligatorio en siete de los ocho centros estudiados en Bilbao, aunque en el momento de la visita, en uno de ellos no se exigía su pago y en dos se ofrecían descuentos. El coste medio de la inscripción en los locales con zona de aguas o SPA (por ejemplo piscina, sauna o jacuzzi) asciende a 135 euros, mientras que en aquellos gimnasios sin SPA supone 41 euros. Pero lo que importa es la mensualidad. En Bilbao, los centros estudiados cobran una media de 74 euros mes a mes, por ir todos los días, pero de nuevo influye si el centro cuenta o no con zonas de aguas: si disponen de ella la cantidad es a 90 euros y en los gimnasios que no cuentan con SPA la mensualidad media es de 58 euros. Con todo, se recomienda al consumidor que compare precios antes de inscribirse en un gimnasio o en otro. Por ejemplo, en la capital vizcaína el gimnasio más caro costaba al mes (115 euros) y obtuvo una calificación media final de 7,46, mientras que el centro más económico (42 euros), registró un 6,32 de nota final.

La atención al cliente pierde músculo

Hacer ejercicio físico es beneficioso para la salud cuando se practica de forma controlada o en un estado de salud adecuado. Por ello, es imprescindible que los centros presten una atención preferente al estado de salud de sus usuarios y que cuenten con profesionales acreditados que guíen a los usuarios. En especial, quienes sufren por ejemplo lesiones físicas, fuman, padecen alguna enfermedad coronaria, tienen el colesterol alto o presentan antecedentes familiares de cardiopatía. Sin embargo, EROSKI CONSUMER ha constatado que en ninguno de los gimnasios visitados en Bilbao aseguran realizar un examen médico previo al nuevo cliente para conocer cuál es su estado físico.

Monitores titulados

Para comenzar en la práctica deportiva se precisa del asesoramiento de un monitor profesional que diseñe las tablas de ejercicios y actividades. En Bilbao, todos los centros visitados confirmaron que ofrecían este servicio. Además, en los ocho, se observó que en todas las salas se contaba con un monitor que controlara la correcta ejecución de las actividades de los usuarios.

Por otra parte, en cinco de los centros aseguraron que sus empleados contaban con la titulación adecuada para llevar a cabo su labor profesional. No obstante, en dos se negaron a responder a esta cuestión cuando el técnico de esta revista se interesó por este detalle. En el último gimnasio bilbaíno visitado la respuesta ofrecida fue ambigua o confusa, de forma que no quedaba clara la titulación específica del personal.

Córdoba

Gimnasios: analizadas 125 instalaciones en 18 capitales de nuestro país, entre ellas 6 en Córdoba

Empeora la atención y el asesoramiento médico-deportivo de los gimnasios analizados en Córdoba

Los precios medios por acudir a este tipo de instalaciones suponen un desembolso de 37 euros por la matrícula y de 39,5 euros por la mensualidad

  En Córdoba, los técnicos de esta revista se hicieron pasar por usuarios interesados en apuntarse y visitaron 6 gimnasios en septiembre. Se analizaron sus tarifas y horarios, el estado de las instalaciones, el equipamiento y los servicios ofertados, además de aspectos relacionados con la seguridad, su accesibilidad, y la atención y asesoramiento al cliente. Así, los locales estudiados en la capital cordobesa logran una calificación global final de 'bien', en la media del informe y mejor que la nota obtenida en un estudio similar realizado en 2008, un 'aceptable'. De hecho, uno de los seis gimnasios estudiados se queda en el mediocre 'aceptable'.

Por apartados, aunque el estado de las instalaciones y los servicios básicos de los gimnasios cordobeses logran un 'muy bien' de nota media final, el cuidado del usuario (que se resume en aspectos relacionados con la información facilitada, el seguimiento y control de personalizado y profesional de su estado físico o el propio interés por su salud y nivel de actividad física) sigue siendo deficiente: suspende con un 'regular'. Las valoraciones mejoran con respecto a 2008, excepto el apartado de atención y asesoramiento al cliente que ha pasado de un 'aceptable' al actual 'regular'.

Las tarifas de los gimnasios dependen en gran medida de sus características y de la variedad de sus servicios. El pago de la matrícula de inscripción, que se paga una única vez, es obligatorio en dos de los seis centros estudiados en Córdoba. El coste medio de la inscripción en los locales con zona de aguas o SPA (por ejemplo piscina, sauna o jacuzzi) asciende a 29 euros, mientras que en aquellos gimnasios sin SPA supone 45 euros. Pero lo que importa es la mensualidad que se paga por acudir todos los días de la semana. En Córdoba, los centros estudiados cobran una media de 39,5 euros mes a mes, pero de nuevo influye si el centro cuenta o no con zonas de aguas: si disponen de ella la cantidad es de 41 euros y en los gimnasios que no cuentan con SPA la mensualidad media es de 38 euros. Con todo, se recomienda al consumidor que compare precios antes de inscribirse en un gimnasio o en otro. Por ejemplo, en la capital cordobesa el gimnasio con la mensualidad más cara (50 euros) obtuvo una calificación media final de 7,7, muy cercana a la del centro más económico (35 euros) también tuvo una buena nota final, un 7.

La atención al cliente pierde músculo

Hacer ejercicio físico es beneficioso para la salud cuando se practica de forma controlada o en un estado de salud adecuado. Por ello, es imprescindible que los centros presten una atención preferente al estado de salud de sus usuarios y que cuenten con profesionales acreditados que guíen a los usuarios. En especial, quienes sufren por ejemplo lesiones físicas, fuman, padecen alguna enfermedad coronaria, tienen el colesterol alto o presentan antecedentes familiares de cardiopatía. Sin embargo, EROSKI CONSUMER ha constatado que en ninguno de los gimnasios visitados en Córdoba aseguran realizar un examen médico previo al nuevo cliente para conocer cuál es su estado físico.

Monitores titulados

Para comenzar en la práctica deportiva se precisa del asesoramiento de un monitor profesional que diseñe las tablas de ejercicios y actividades. En Córdoba, todos los centros visitados confirmaron que ofrecían este servicio. Además, en los seis, se observó que en todas las salas se contaba con un monitor que controlara la correcta ejecución de las actividades de los usuarios.

Por otra parte, solo en dos de los gimnasios cordobeses analizados aseguraron que sus empleados contaban con la titulación adecuada para llevar a cabo su labor profesional. No obstante, en cuatro se negaron a responder a esta cuestión cuando el técnico de esta revista se interesó por este detalle.

Granada

Gimnasios: analizadas 125 instalaciones en 18 capitales de nuestro país, entre ellas 5 en Granada

Empeora la atención y el asesoramiento médico-deportivo de los gimnasios analizados en Granada

Los precios medios por acudir a este tipo de instalaciones suponen un desembolso de 60 euros por la matrícula y de 70,5 euros por la mensualidad

  En Granada, los técnicos de esta revista se hicieron pasar por usuarios interesados en apuntarse y visitaron 5 gimnasios en septiembre. Se analizaron sus tarifas y horarios, el estado de las instalaciones, el equipamiento y los servicios ofertados, además de aspectos relacionados con la seguridad, su accesibilidad, y la atención y asesoramiento al cliente. Así, los locales estudiados en la capital granadina logran una calificación global final de 'bien', en la media del informe y mejor que en un estudio similar realizado en 2008, obtuvo un 'aceptable'.

Por apartados, aunque el estado de las instalaciones y los servicios básicos y los horarios y aspectos relacionados con las tarifas de los gimnasios granadinos logran un 'excelente' y un 'bien' de nota media final respectivamente, el cuidado del usuario (que se resume en aspectos relacionados con la información facilitada, el seguimiento y control de personalizado y profesional de su estado físico o el propio interés por su salud y nivel de actividad física) sigue siendo deficiente: suspende con un 'regular'. Las valoraciones son similares con respecto a 2008, excepto el apartado de atención y asesoramiento al cliente que ha pasado de un 'aceptable' al actual 'regular'.

Las tarifas de los gimnasios dependen en gran medida de sus características y de la variedad de sus servicios. El pago de la matrícula de inscripción, que se paga una única vez, es obligatorio en cuatro de los cinco centros estudiados en Granada, aunque en el momento de la visita, en dos de ellos no se exigía su pago. El coste medio de la inscripción en los locales con zona de aguas o SPA (por ejemplo piscina, sauna o jacuzzi) asciende a 100 euros, mientras que en aquellos gimnasios sin SPA supone 20 euros. Pero lo que importa es la mensualidad que se paga por acudir todos los días. En Granada, los centros estudiados cobran una media de 70,5 euros mes a mes, pero de nuevo influye si el centro cuenta o no con zonas de aguas: si disponen de ella la cantidad la mensualidad es de 100 euros y en los gimnasios que no cuentan con SPA la cuota media es de 41 euros. Con todo, se recomienda al consumidor que compare precios antes de inscribirse en un gimnasio o en otro porque en la capital granadina el gimnasio más caro al mes (100 euros) obtuvo una calificación media final de 7,27, mientras que el centro más económico (40 euros) registró un 6,38 de nota final.

La atención al cliente pierde músculo

Hacer ejercicio físico es beneficioso para la salud cuando se practica de forma controlada o en un estado de salud adecuado. Por ello, es imprescindible que los centros presten una atención preferente al estado de salud de sus usuarios y que cuenten con profesionales acreditados que guíen a los usuarios. En especial, quienes sufren por ejemplo lesiones físicas, fuman, padecen alguna enfermedad coronaria, tienen el colesterol alto o presentan antecedentes familiares de cardiopatía. Sin embargo, EROSKI CONSUMER ha constatado que solo en uno de los gimnasios visitados en Granada aseguran realizar un examen médico previo al nuevo cliente para conocer cuál es su estado físico. Aun así, en el que realizaban la prueba, el examen era completo: chequeo, análisis de masa ósea, toma de la presión arterial, prueba de esfuerzo, etc.

Monitores titulados

Para comenzar en la práctica deportiva se precisa del asesoramiento de un monitor profesional que diseñe las tablas de ejercicios y actividades. En Granada, en dos de los centros visitados confirmaron que ofrecían este servicio. Aunque, lo cierto es que en los cinco gimnasios se observó que en todas las salas se contaba con un monitor que controlara la correcta ejecución de las actividades de los usuarios.

Por otra parte, en cuatro de los centros aseguraron que sus empleados contaban con la titulación adecuada para llevar a cabo su labor profesional. No obstante, en uno la respuesta ofrecida fue ambigua o confusa, de forma que no quedaba clara la titulación específica del personal.

Logroño

Gimnasios: analizadas 125 instalaciones en 18 capitales de nuestro país, entre ellas 5 en Logroño

La atención y el asesoramiento médico-deportivo de los gimnasios analizados en Logroño siguen siendo mejorables

Los precios medios por acudir a este tipo de instalaciones suponen un desembolso de 55 euros por la matrícula y de 53,5 euros por la mensualidad

  En Logroño, los técnicos de esta revista se hicieron pasar por usuarios interesados en apuntarse y visitaron 5 gimnasios en septiembre. Se analizaron sus tarifas y horarios, el estado de las instalaciones, el equipamiento y los servicios ofertados, además de aspectos relacionados con la seguridad, su accesibilidad, y la atención y asesoramiento al cliente. Así, los locales estudiados en la capital riojana logran una calificación global final de 'aceptable', por debajo de la media del informe e igual que en un estudio similar realizado en 2008. De hecho, tres de los cinco gimnasios estudiados suspenden la prueba con un 'regular'.

Por apartados, aunque el estado de las instalaciones de los gimnasios logroñeses logran un 'muy bien' de nota media final, el cuidado del usuario (que se resume en aspectos relacionados con la información facilitada, el seguimiento y control de personalizado y profesional de su estado físico o el propio interés por su salud y nivel de actividad física) sigue siendo mejorable: aprueba con un ajustad 'aceptable'. Las valoraciones son similares con respecto a 2008, excepto el apartado de servicios básicos que ha pasado de un 'muy bien' al actual 'aceptable', y el estado de las instalaciones que ha evolucionado de un 'bien' a un 'muy bien'.

Las tarifas de los gimnasios dependen en gran medida de sus características y de la variedad de sus servicios. El pago de la matrícula de inscripción, que se paga una única vez, es obligatorio en tres de los cinco centros estudiados en Logroño, aunque en el momento de la visita, en uno de ellos no se exigía su pago. El coste medio de la inscripción en los locales con zona de aguas o SPA (por ejemplo piscina, sauna o jacuzzi) asciende a 65 euros, mientras que en aquellos gimnasios sin SPA supone 45 euros. Pero lo que importa es la mensualidad. En Logroño, los centros estudiados cobran una media de 53,5 euros mes a mes, por acudir todos los días al gimnasio, pero de nuevo influye si el centro cuenta o no con zonas de aguas: si disponen de ella la cantidad es a 62 euros y en los gimnasios que no cuentan con SPA la mensualidad media es de 45 euros. Con todo, se recomienda al consumidor que compare precios antes de inscribirse en un gimnasio o en otro. En la capital logroñesa el gimnasio más caro al mes (79 euros) obtuvo una calificación media final de 4,83, mientras que el centro más económico (43 euros) registró un 5,39 de nota final.

La atención al cliente pierde músculo

Hacer ejercicio físico es beneficioso para la salud cuando se practica de forma controlada o en un estado de salud adecuado. Por ello, es imprescindible que los centros presten una atención preferente al estado de salud de sus usuarios y que cuenten con profesionales acreditados que guíen a los usuarios. En especial, quienes sufren por ejemplo lesiones físicas, fuman, padecen alguna enfermedad coronaria, tienen el colesterol alto o presentan antecedentes familiares de cardiopatía. Sin embargo, EROSKI CONSUMER ha constatado que en ninguno de los gimnasios visitados en Logroño aseguran realizar un examen médico previo al nuevo cliente para conocer cuál es su estado físico.

Monitores titulados

Para comenzar en la práctica deportiva se precisa del asesoramiento de un monitor profesional que diseñe las tablas de ejercicios y actividades. En Logroño, todos los centros visitados confirmaron que ofrecían este servicio. Además, en los cinco, se observó que en todas las salas se contaba con un monitor que controlara la correcta ejecución de las actividades de los usuarios.

Por otra parte, en ninguno de los centros informaron si sus empleados contaban con la titulación adecuada para llevar a cabo su labor profesional. De hecho, en cuatro se negaron a responder a esta cuestión cuando el técnico de esta revista se interesó por este detalle y en uno la respuesta ofrecida fue ambigua o confusa, de forma que no quedaba clara la titulación específica del personal.

Madrid

Gimnasios: analizadas 125 instalaciones en 18 capitales de nuestro país, entre ellas 12 en Madrid

La atención y el asesoramiento médico-deportivo de los gimnasios analizados en Madrid siguen siendo deficientes

Los precios medios por acudir a este tipo de instalaciones suponen un desembolso de 55,5 euros por la matrícula y de 68,5 euros por la mensualidad

  En Madrid, los técnicos de esta revista se hicieron pasar por usuarios interesados en apuntarse y visitaron 12 gimnasios en septiembre. Se analizaron sus tarifas y horarios, el estado de las instalaciones, el equipamiento y los servicios ofertados, además de aspectos relacionados con la seguridad, su accesibilidad, y la atención y asesoramiento al cliente. Así, los locales estudiados en la capital madrileña logran una calificación global final de 'aceptable', por debajo de la media del informe e igual que en un estudio similar realizado en 2008. Pese a todo, dos de los doce gimnasios estudiados suspenden la prueba con un 'regular'.

Por apartados, aunque el estado de las instalaciones y los horarios y aspectos relacionados con las tarifas de los gimnasios madrileños logran un 'muy bien' y un 'bien' de nota media final respectivamente, el cuidado del usuario (que se resume en aspectos relacionados con la información facilitada, el seguimiento y control de personalizado y profesional de su estado físico o el propio interés por su salud y nivel de actividad física) sigue siendo deficiente: suspende con un 'mal'. Las valoraciones han empeorado con respecto a 2008, especialmente el apartado de servicios básicos que ha pasado de un 'muy bien' al actual 'aceptable'.

Las tarifas de los gimnasios dependen en gran medida de sus características y de la variedad de sus servicios. El pago de la matrícula de inscripción, que se paga una única vez, es obligatorio en nueve de los doce centros estudiados en Madrid, aunque en el momento de la visita, en uno de ellos no se exigía su pago y en dos se ofrecían descuentos. El coste medio de la inscripción en los locales con zona de aguas o SPA (por ejemplo piscina, sauna o jacuzzi) asciende a 67 euros, mientras que en aquellos gimnasios sin SPA supone 44 euros. Pero lo que importa es la mensualidad. En Madrid, los centros estudiados cobran, por acudir todos los días al gimnasio, una media de 68,5 euros mes a mes, pero de nuevo influye si el centro cuenta o no con zonas de aguas: si disponen de ella la cantidad es a 62 euros y en los gimnasios que no cuentan con SPA la mensualidad media es de 75 euros. Con todo, se recomienda al consumidor que compare precios antes de inscribirse en un gimnasio o en otro. Por ejemplo, en la capital madrileña el gimnasio más caro (125 euros) obtuvo una calificación media final de 8,13, no muy alejado del centro más económico (36 euros), con un 7,25 de nota final.

La atención al cliente pierde músculo

Hacer ejercicio físico es beneficioso para la salud cuando se practica de forma controlada o en un estado de salud adecuado. Por ello, es imprescindible que los centros presten una atención preferente al estado de salud de sus usuarios y que cuenten con profesionales acreditados que guíen a los usuarios. En especial, quienes sufren por ejemplo lesiones físicas, fuman, padecen alguna enfermedad coronaria, tienen el colesterol alto o presentan antecedentes familiares de cardiopatía. Sin embargo, EROSKI CONSUMER ha constatado que solo en cuatro de los gimnasios visitados en Madrid aseguran realizar un examen médico previo al nuevo cliente para conocer cuál es su estado físico. Pero únicamente en un caso la prueba era completa: chequeo, análisis de masa ósea, toma de la presión arterial, prueba de esfuerzo, etc.

Monitores titulados

Para comenzar en la práctica deportiva se precisa del asesoramiento de un monitor profesional que diseñe las tablas de ejercicios y actividades. En Madrid, todos los centros visitados confirmaron que ofrecían este servicio. Además, en los doce, se observó que en todas las salas se contaba con un monitor que controlara la correcta ejecución de las actividades de los usuarios.

Por otra parte, en tres de los centros aseguraron que sus empleados contaban con la titulación adecuada para llevar a cabo su labor profesional. No obstante, en siete se negaron a responder a esta cuestión cuando el técnico de esta revista se interesó por este detalle. En el resto (dos), la respuesta ofrecida fue ambigua o confusa, de forma que no quedaba clara la titulación específica del personal.

Málaga

Gimnasios: analizadas 125 instalaciones en 18 capitales de nuestro país, entre ellas 8 en Málaga

La atención y el asesoramiento médico-deportivo de los gimnasios analizados en Málaga siguen siendo deficientes

Los precios medios por acudir a este tipo de instalaciones suponen un desembolso de 72,5 euros por la matrícula y de 57 euros por la mensualidad

  En Málaga, los técnicos de esta revista se hicieron pasar por usuarios interesados en apuntarse y visitaron 8 gimnasios en septiembre. Se analizaron sus tarifas y horarios, el estado de las instalaciones, el equipamiento y los servicios ofertados, además de aspectos relacionados con la seguridad, su accesibilidad, y la atención y asesoramiento al cliente. Así, los locales estudiados en la capital malagueña logran una calificación global final de 'bien', en la media del informe y mejor que en un estudio similar realizado en 2008, obtuvo un 'aceptable'. Precisamente, dos de los ocho gimnasios estudiados se quedan también en el mediocre 'aceptable'.

Por apartados, aunque el estado de las instalaciones y los horarios y aspectos relacionados con las tarifas de los gimnasios malagueños logran un 'muy bien' de nota media final respectivamente, el cuidado del usuario (que se resume en aspectos relacionados con la información facilitada, el seguimiento y control de personalizado y profesional de su estado físico o el propio interés por su salud y nivel de actividad física) sigue siendo deficiente: suspende con un 'regular'. Las valoraciones son similares con respecto a 2008, excepto el apartado de servicios básicos que ha pasado de un 'muy bien' al actual 'aceptable'.

Las tarifas de los gimnasios dependen en gran medida de sus características y de la variedad de sus servicios. El pago de la matrícula de inscripción, que se paga una única vez, es obligatorio en tres de los ocho centros estudiados en Málaga, aunque en el momento de la visita, en uno no se exigía su pago y otro ofrecía descuentos. El coste medio de la inscripción en los locales con zona de aguas o SPA (por ejemplo piscina, sauna o jacuzzi) asciende a 105 euros, mientras que en aquellos gimnasios sin SPA supone 40 euros. Pero lo que importa es la mensualidad que pagan los clientes que acuden todos los días a estas instalaciones deportivas. En Málaga, los centros estudiados cobran una media de 57 euros mes a mes, pero de nuevo influye si el centro cuenta o no con zonas de aguas: si disponen de ella la cantidad es a 68 euros y en los gimnasios que no cuentan con SPA la mensualidad media es de 46 euros. Con todo, se recomienda al consumidor que compare precios antes de inscribirse en un gimnasio o en otro. Por ejemplo, en la capital malagueña el establecimiento con la mensualidad más cara (68 euros) obtuvo una calificación media final de 8,5, aunque la del centro más económico (39 euros) también tuvo una buena nota final, un 6,3.

La atención al cliente pierde músculo

Hacer ejercicio físico es beneficioso para la salud cuando se practica de forma controlada o en un estado de salud adecuado. Por ello, es imprescindible que los centros presten una atención preferente al estado de salud de sus usuarios y que cuenten con profesionales acreditados que guíen a los usuarios. En especial, quienes sufren por ejemplo lesiones físicas, fuman, padecen alguna enfermedad coronaria, tienen el colesterol alto o presentan antecedentes familiares de cardiopatía. Sin embargo, EROSKI CONSUMER ha constatado que solo en uno de los gimnasios visitados en Málaga aseguran realizar un examen médico previo al nuevo cliente para conocer cuál es su estado físico, aunque en este caso, se trata de una prueba completa: chequeo, análisis de masa ósea, toma de la presión arterial, prueba de esfuerzo, etc.

Monitores titulados

Para comenzar en la práctica deportiva se precisa del asesoramiento de un monitor profesional que diseñe las tablas de ejercicios y actividades. En Málaga, todos los centros visitados confirmaron que ofrecían este servicio. Además, en los ocho, se observó que en todas las salas se contaba con un monitor que controlara la correcta ejecución de las actividades de los usuarios.

Por otra parte, en siete de los ocho centros aseguraron que sus empleados contaban con la titulación adecuada para llevar a cabo su labor profesional. No obstante, en uno la respuesta ofrecida fue ambigua o confusa, de forma que no quedaba clara la titulación específica del personal.

Murcia

Gimnasios: analizadas 125 instalaciones en 18 capitales de nuestro país, entre ellas 8 en Murcia

Los servicios básicos que ofrecen los gimnasios analizados en Murcia son insuficientes

Los precios medios por acudir a este tipo de instalaciones suponen un desembolso de 30 euros por la matrícula y de 48 euros por la mensualidad

  En Murcia, los técnicos de esta revista se hicieron pasar por usuarios interesados en apuntarse y visitaron 8 gimnasios en septiembre. Se analizaron sus tarifas y horarios, el estado de las instalaciones, el equipamiento y los servicios ofertados, además de aspectos relacionados con la seguridad, su accesibilidad, y la atención y asesoramiento al cliente. Así, los locales estudiados en la capital murciana logran una calificación global final de 'aceptable', peor que la media del informe y que el resultado de un estudio similar realizado en 2008 (obtuvo un 'bien' entonces). Con todo, tres de los ocho gimnasios estudiados suspenden la prueba con un 'regular'.

Por apartados, aunque el estado de las instalaciones de los gimnasios murcianos logran un 'muy bien' de nota media final respectivamente, los servicios básicos suspenden con un 'regular' y el cuidado del usuario (que se resume en aspectos relacionados con la información facilitada, el seguimiento y control de personalizado y profesional de su estado físico o el propio interés por su salud y nivel de actividad física) sigue siendo mejorable: aprueba con un ajustado 'aceptable'. Las valoraciones son similares con respecto a 2008, excepto en el apartado de servicios básicos que ha pasado de un 'muy bien' al actual 'regular'.

Las tarifas de los gimnasios dependen en gran medida de sus características y de la variedad de sus servicios. El pago de la matrícula de inscripción, que se paga una única vez, es obligatorio en dos de los ocho centros estudiados en Murcia, aunque en el momento de la visita, en los dos no se exigía su pago. El coste medio de la inscripción en los locales sin SPA (ninguno de los estudiados en la localidad murciana contaban con piscina, sauna o jacuzzi) supone 30 euros. Pero lo que importa es la mensualidad, que en este caso se cobra por acudir todos los días al gimnasio. En Murcia, en los centros estudiados la cuota mensual media es de 48 euros. Con todo, se recomienda al consumidor que compare precios antes de inscribirse en un gimnasio o en otro. Por ejemplo, en la capital murciana el gimnasio más caro al mes (55 euros) obtuvo una calificación media final de 5,86, mientras que el centro más económico (38 euros)registró un 6,21 de nota final.

Oferta de servicios insuficiente

La elección de un gimnasio no es tarea fácil. Los establecimientos deportivos son cada vez más grandes y su gama de actividades y servicios aumenta año tras año. Las que más se ofertan en los centros estudiados en Murcia son las más conocidas: en todos había fitness o musculación y gimnasia de mantenimiento; y en seis de ellos, se impartía aeróbic, método pilates y spinning. Pero muchos usuarios acuden al gimnasio para realizar ejercicio en las máquinas. Es ahí donde se detectaron algunas deficiencias: en dos la cantidad de máquinas a disposición de los socios era escasa y entre ellas no había espacio suficiente (una cuestión de seguridad para no chocarse con otra persona u objeto al realizar los ejercicios). Además, en un gimnasio no había mucha variedad de máquinas.

La atención al cliente pierde músculo

Hacer ejercicio físico es beneficioso para la salud cuando se practica de forma controlada o en un estado de salud adecuado. Por ello, es imprescindible que los centros presten una atención preferente al estado de salud de sus usuarios y que cuenten con profesionales acreditados que guíen a los usuarios. En especial, quienes sufren por ejemplo lesiones físicas, fuman, padecen alguna enfermedad coronaria, tienen el colesterol alto o presentan antecedentes familiares de cardiopatía. Sin embargo, EROSKI CONSUMER ha constatado que en ninguno de los gimnasios visitados en Murcia realizan un examen médico previo al nuevo cliente para conocer cuál es su estado físico.

Monitores titulados

Para comenzar en la práctica deportiva se precisa del asesoramiento de un monitor profesional que diseñe las tablas de ejercicios y actividades. En Murcia, todos los centros visitados confirmaron que ofrecían este servicio. Además, en siete, se observó que en todas las salas se contaba con un monitor que controlara la correcta ejecución de las actividades de los usuarios.

Por otra parte, en ninguno de los centros visitados respondieron a la cuestión de si los empleados contaban con la titulación adecuada para llevar a cabo su labor profesional cuando el técnico de esta revista se interesó por este detalle.

Oviedo

Gimnasios: analizadas 125 instalaciones en 18 capitales de nuestro país, entre ellas 5 en Oviedo

Mejora la atención y el asesoramiento médico-deportivo de los gimnasios analizados en Oviedo

Los precios medios por acudir a este tipo de instalaciones suponen un desembolso de 54,5 euros por la mensualidad

  En Oviedo, los técnicos de esta revista se hicieron pasar por usuarios interesados en apuntarse y visitaron 5 gimnasios en septiembre. Se analizaron sus tarifas y horarios, el estado de las instalaciones, el equipamiento y los servicios ofertados, además de aspectos relacionados con la seguridad, su accesibilidad, y la atención y asesoramiento al cliente. Así, los locales estudiados en la capital ovetense logran una calificación global final de 'aceptable', peor que la media del informe e igual que en un estudio similar realizado en 2008. De hecho, uno de los cinco gimnasios estudiados no logra superar la prueba (obtiene un 'regular') y otros dos se quedan en el mediocre 'aceptable'.

Por apartados, aunque el estado de las instalaciones de los gimnasios ovetenses analizados logra un 'muy bien' de nota media final, la oferta de servicios básicos y el cuidado del usuario (que se resume en aspectos relacionados con la información facilitada, el seguimiento y control de personalizado y profesional de su estado físico o el propio interés por su salud y nivel de actividad física) sigue siendo mejorable: aprueba, aunque con un ajustado 'ajustable'. Las valoraciones difieren con respecto a 2008, especialmente en el apartado de atención y asesoramiento al cliente, que pasa de un 'mal' al 'aceptable' actual; y en el de servicios básicos, que evoluciona al contrario, de un 'muy bien' al 'aceptable' de la actualidad.

Las tarifas de los gimnasios dependen en gran medida de sus características y de la variedad de sus servicios. El pago de la matrícula de inscripción, que se paga una única vez, es obligatorio en tres de los cinco centros estudiados en Oviedo, aunque en el momento de la visita, en uno de ellos se ofrecían descuentos. En los locales con zona de aguas o SPA visitados (por ejemplo piscina, sauna o jacuzzi) no se pagaba matrícula, mientras que en aquellos gimnasios sin SPA el coste medio de la inscripción supone 47 euros. Pero lo que importa es la mensualidad. En Oviedo, los centros estudiados cobran una media, por acudir todos los días al gimnasio, de 54,5 euros mes a mes, pero de nuevo influye si el centro cuenta o no con zonas de aguas: si disponen de ella la cantidad es de 60 euros y en los gimnasios que no cuentan con SPA la mensualidad media es de 49 euros. Con todo, se recomienda al consumidor que compare precios antes de inscribirse en un gimnasio o en otro. Por ejemplo, en la capital ovetense el gimnasio más caro al mes (67 euros) obtuvo una calificación media final de 7,05, mientras que el centro más económico (39,5 euros), registró un 4,91 de nota final.

La atención al cliente pierde músculo

Hacer ejercicio físico es beneficioso para la salud cuando se practica de forma controlada o en un estado de salud adecuado. Por ello, es imprescindible que los centros presten una atención preferente al estado de salud de sus usuarios y que cuenten con profesionales acreditados que guíen a los usuarios. En especial, quienes sufren por ejemplo lesiones físicas, fuman, padecen alguna enfermedad coronaria, tienen el colesterol alto o presentan antecedentes familiares de cardiopatía. Sin embargo, EROSKI CONSUMER ha constatado que solo en uno de los cinco gimnasios visitados en Oviedo realizan un examen médico previo al nuevo cliente para conocer cuál es su estado físico y este no es completo, sino que únicamente se toman las pulsaciones, peso y altura, etc.

Monitores titulados

Para comenzar en la práctica deportiva se precisa del asesoramiento de un monitor profesional que diseñe las tablas de ejercicios y actividades. En Oviedo, en todos los visitados confirmaron que ofrecían este servicio y, además, en todas las salas se contaba con un monitor que controlara la correcta ejecución de las actividades de los usuarios.

Aunque eso sí, ninguno de los centros informaron sobre si sus empleados contaban con la titulación adecuada para llevar a cabo su labor profesional.

Pamplona

Gimnasios: analizadas 125 instalaciones en 18 capitales de nuestro país, entre ellas 5 en Pamplona

Empeora la atención y el asesoramiento médico-deportivo de los gimnasios analizados en Pamplona

Los precios medios por acudir a este tipo de instalaciones suponen un desembolso de 87,5 euros por la matrícula y de 60,5 euros por la mensualidad

  En Pamplona, los técnicos de esta revista se hicieron pasar por usuarios interesados en apuntarse y visitaron 5 gimnasios en septiembre. Se analizaron sus tarifas y horarios, el estado de las instalaciones, el equipamiento y los servicios ofertados, además de aspectos relacionados con la seguridad, su accesibilidad, y la atención y asesoramiento al cliente. Así, los locales estudiados en la capital navarra logran una calificación global final de 'bien', en la media del informe y mejor que la nota obtenida en un estudio anterior realizado en 2008 (un 'aceptable'). Pese a todo, dos de los cinco gimnasios estudiados suspende la prueba con un 'regular' y otro se queda en el mediocre 'aceptable'.

Por apartados, aunque el estado de las instalaciones y el horario y aspectos relacionados con las tarifas de los gimnasios pamploneses logran un 'muy bien' y un 'bien' de nota media final respectivamente, el cuidado del usuario (que se resume en aspectos relacionados con la información facilitada, el seguimiento y control de personalizado y profesional de su estado físico o el propio interés por su salud y nivel de actividad física) sigue siendo deficiente: suspende con un 'regular'. En general, las valoraciones son similares con respecto a 2008, aunque el apartado de atención y asesoramiento al cliente evoluciona de manera negativa en tres años: pasa de un 'aceptable' al actual 'regular'.

Las tarifas de los gimnasios dependen en gran medida de sus características y de la variedad de sus servicios. El pago de la matrícula de inscripción, que se paga una única vez, es obligatorio en cuatro de los centros estudiados en Pamplona, aunque en el momento de la visita, en dos de ellos no se exigía su pago y en otro se ofrecían descuentos. El coste medio de la inscripción en los locales con zona de aguas o SPA (por ejemplo piscina, sauna o jacuzzi) asciende a 125 euros, mientras que en aquellos gimnasios sin SPA supone 50 euros. Pero lo que importa es la mensualidad, que se abona por acudir todos los días al gimnasio. En Pamplona, los centros estudiados cobran una media de 60,5 euros mes a mes, pero de nuevo influye si el centro cuenta o no con zonas de aguas: si disponen de ella la cantidad es de 68 euros y en los gimnasios que no cuentan con SPA la mensualidad media es de 53 euros. Con todo, se recomienda al consumidor que compare precios antes de inscribirse en un gimnasio o en otro . Por ejemplo, en la capital navarra el gimnasio con al mensualidad más cara (71 euros) obtuvo una calificación media final de 7,78, mientras que el centro más económico (45 euros), registró un 4,95 de nota final.

La atención al cliente pierde músculo

Hacer ejercicio físico es beneficioso para la salud cuando se practica de forma controlada o en un estado de salud adecuado. Por ello, es imprescindible que los centros presten una atención preferente al estado de salud de sus usuarios y que cuenten con profesionales acreditados que guíen a los usuarios. En especial, quienes sufren por ejemplo lesiones físicas, fuman, padecen alguna enfermedad coronaria, tienen el colesterol alto o presentan antecedentes familiares de cardiopatía. Sin embargo, EROSKI CONSUMER ha constatado que en ninguno de los gimnasios visitados en Pamplona realizan un examen médico previo al nuevo cliente para conocer cuál es su estado físico.

Monitores titulados

Para comenzar en la práctica deportiva se precisa del asesoramiento de un monitor profesional que diseñe las tablas de ejercicios y actividades. En Pamplona, todos los centros visitados confirmaron que ofrecían este servicio. Además, en tres, se observó que no en todas las salas se contaba con un monitor que controlara la correcta ejecución de las actividades de los usuarios.

Por otra parte, solo en uno de los centros aseguraron que sus empleados contaban con la titulación adecuada para llevar a cabo su labor profesional. No obstante, en otro se negaron a responder a esta cuestión cuando el técnico de esta revista se interesó por este detalle. En el resto de los gimnasios visitados en la capital navarra (tres) la respuesta ofrecida fue ambigua o confusa, de forma que no quedaba clara la titulación específica del personal.

San Sebastian

Gimnasios: analizadas 125 instalaciones en 18 capitales de nuestro país, entre ellas 5 en San Sebastián

Empeora la atención y el asesoramiento médico-deportivo de los gimnasios analizados en San Sebastián

Los precios medios por acudir a este tipo de instalaciones suponen un desembolso de 80 euros por la matrícula y de 73 euros por la mensualidad

  En San Sebastián, los técnicos de esta revista se hicieron pasar por usuarios interesados en apuntarse y visitaron 5 gimnasios en septiembre. Se analizaron sus tarifas y horarios, el estado de las instalaciones, el equipamiento y los servicios ofertados, además de aspectos relacionados con la seguridad, su accesibilidad, y la atención y asesoramiento al cliente. Así, los locales estudiados en la capital guipuzcoana logran una calificación global final de 'bien', en la media del informe e igual que en un estudio similar realizado en 2008. Pese a todo, uno de los cinco gimnasios estudiados se queda en el mediocre 'aceptable'.

Por apartados, aunque el estado de las instalaciones y los horarios y aspectos relacionados con las tarifas de los gimnasios donostiarras logran un 'excelente' y un 'bien' de nota media final respectivamente, el cuidado del usuario (que se resume en aspectos relacionados con la información facilitada, el seguimiento y control de personalizado y profesional de su estado físico o el propio interés por su salud y nivel de actividad física) sigue siendo deficiente: suspende con un 'regular'. Las valoraciones mejoran en general con respecto a 2008, excepto el apartado de atención y asesoramiento al cliente, que en tres años evoluciona de manera negativa: pasa de un 'bien' al actual 'regular'.

Las tarifas de los gimnasios dependen en gran medida de sus características y de la variedad de sus servicios. El pago de la matrícula de inscripción, que se paga una única vez, es obligatorio en cuatro de los cinco centros estudiados en San Sebastián, aunque en el momento de la visita, en uno no se exigía su pago y en dos se ofrecían descuentos. El coste medio de la inscripción en los locales con zona de aguas o SPA (por ejemplo piscina, sauna o jacuzzi) asciende a 100 euros, mientras que en aquellos gimnasios sin SPA supone 60 euros. Pero lo que importa es la mensualidad, que se paga por acudir todos los días al gimnasio. En San Sebastián, los centros estudiados cobran una media de 73 euros mes a mes, pero de nuevo influye si el centro cuenta o no con zonas de aguas: si disponen de ella la cantidad es de 85 euros y en los gimnasios que no cuentan con SPA la mensualidad media es de 61 euros. Con todo, se recomienda al consumidor que compare precios antes de inscribirse en un gimnasio o en otro. Por ejemplo, en la capital guipuzcoana el gimnasio con la mensualidad más cara (85 euros) obtuvo una calificación media final de 7,06, no muy alejado del centro más económico (43 euros), con un 6,82 de nota final.

La atención al cliente pierde músculo

Hacer ejercicio físico es beneficioso para la salud cuando se practica de forma controlada o en un estado de salud adecuado. Por ello, es imprescindible que los centros presten una atención preferente al estado de salud de sus usuarios y que cuenten con profesionales acreditados que guíen a los usuarios. En especial, quienes sufren por ejemplo lesiones físicas, fuman, padecen alguna enfermedad coronaria, tienen el colesterol alto o presentan antecedentes familiares de cardiopatía. Sin embargo, EROSKI CONSUMER ha constatado que solo en uno de los gimnasios visitados en San Sebastián aseguran realizar un examen médico previo al nuevo cliente para conocer cuál es su estado físico, y este no es completo, únicamente se toman pulsaciones, medidas de peso y altura, etc.

Monitores titulados

Para comenzar en la práctica deportiva se precisa del asesoramiento de un monitor profesional que diseñe las tablas de ejercicios y actividades. En la capital donostiarra, solo en tres de los centros visitados confirmaron que ofrecían este servicio. Pero en los cinco, se observó que en todas las salas se contaba con un monitor que controlara la correcta ejecución de las actividades de los usuarios.

Por otra parte, en cuatro de los centros aseguraron que sus empleados contaban con la titulación adecuada para llevar a cabo su labor profesional. No obstante, en uno la respuesta ofrecida fue ambigua o confusa, de forma que no quedaba clara la titulación específica del personal.

Sevilla

Gimnasios: analizadas 125 instalaciones en 18 capitales de nuestro país, entre ellas 8 en Sevilla

Empeora la atención y el asesoramiento médico-deportivo de los gimnasios analizados en Sevilla

Los precios medios por acudir a este tipo de instalaciones suponen un desembolso de 102 euros por la matrícula y de 60,5 euros por la mensualidad

  En Sevilla, los técnicos de esta revista se hicieron pasar por usuarios interesados en apuntarse y visitaron 8 gimnasios en septiembre. Se analizaron sus tarifas y horarios, el estado de las instalaciones, el equipamiento y los servicios ofertados, además de aspectos relacionados con la seguridad, su accesibilidad, y la atención y asesoramiento al cliente. Así, los locales estudiados en la capital sevillana logran una calificación global final de 'bien', en la media del informe e igual que en un estudio similar realizado en 2008.

Por apartados, aunque el estado de las instalaciones y los servicios básicos y los servicios básicos de los gimnasios sevillanos logran un 'excelente' y un 'bien' de nota media final respectivamente, el cuidado del usuario (que se resume en aspectos relacionados con la información facilitada, el seguimiento y control de personalizado y profesional de su estado físico o el propio interés por su salud y nivel de actividad física) ha empeorado: suspende con un 'mal'. Las valoraciones difieren con respecto a 2008, destacando la evolución negativa del apartado de atención y asesoramiento al cliente que ha pasado de un 'aceptable' al actual 'mal'. Por el contrario, el estado de las instalaciones ha mejorado mucho, llegando a la excelencia.

Las tarifas de los gimnasios dependen en gran medida de sus características y de la variedad de sus servicios. El pago de la matrícula de inscripción, que se paga una única vez, es obligatorio en todos los centros estudiados en Sevilla, aunque en el momento de la visita, en uno de ellos no se exigía su pago y en otro se ofrecían descuentos. El coste medio de la inscripción en los locales con zona de aguas o SPA (por ejemplo piscina, sauna o jacuzzi) asciende a 150 euros, mientras que en aquellos gimnasios sin SPA supone 54 euros. Pero lo que importa es la mensualidad, cuando el cliente acude todos los días al gimnasio. En Sevilla, los centros estudiados cobran una media de 60,5 euros mes a mes, pero de nuevo influye si el centro cuenta o no con zonas de aguas: si disponen de ella la cantidad es de 67 euros y en los gimnasios que no cuentan con SPA la mensualidad media es de 54 euros. Con todo, se recomienda al consumidor que compare precios antes de inscribirse en un gimnasio o en otro. Por ejemplo, en la capital sevillana el gimnasio con la mensualidad más cara (71 euros) obtuvo una calificación media final de 8,5, mientras que el centro más económico (30 euros) se conformó con un 5,9.

La atención al cliente pierde músculo

Hacer ejercicio es beneficioso para la salud cuando se practica de forma controlada o en un estado de salud adecuado. Por ello, es imprescindible que los centros presten una atención preferente al estado de salud de sus usuarios y que cuenten con profesionales acreditados que guíen a los usuarios. En especial, quienes sufren por ejemplo lesiones físicas, fuman, padecen alguna enfermedad coronaria, tienen el colesterol alto o presentan antecedentes familiares de cardiopatía. Sin embargo, EROSKI CONSUMER ha constatado que solo en dos de los gimnasios visitados en Sevilla aseguran realizar un examen médico previo al nuevo cliente para conocer cuál es su estado físico, y en ninguno la prueba era completa: solo tomaban las pulsaciones, medidas de peso y altura, etc.

Monitores titulados

Para comenzar en la práctica deportiva se precisa del asesoramiento de un monitor profesional que diseñe las tablas de ejercicios y actividades. En Sevilla, en todos los centros visitados confirmaron que ofrecían este servicio y también se observó que en todas las salas se contaba con un monitor que controlara la correcta ejecución de las actividades de los usuarios.

Por otra parte, en seis de los centros aseguraron que sus empleados contaban con la titulación adecuada para llevar a cabo su labor profesional. No obstante, en dos la respuesta ofrecida fue ambigua o confusa, de forma que no quedaba clara la titulación específica del personal.

Valencia

Gimnasios: analizadas 125 instalaciones en 18 capitales de nuestro país, entre ellas 8 en Valencia

Empeora la atención y el asesoramiento médico-deportivo de los gimnasios analizados en Valencia

Los precios medios por acudir a este tipo de instalaciones suponen un desembolso de 68,5 euros por la matrícula y de 74,5 euros por la mensualidad

  En Valencia, los técnicos de esta revista se hicieron pasar por usuarios interesados en apuntarse y visitaron 8 gimnasios en septiembre. Se analizaron sus tarifas y horarios, el estado de las instalaciones, el equipamiento y los servicios ofertados, además de aspectos relacionados con la seguridad, su accesibilidad, y la atención y asesoramiento al cliente. Así, los locales estudiados en la capital valenciana logran una calificación global final de 'aceptable', peor que la media del informe e igual que en un estudio similar realizado en 2008. Así, dos de los ocho gimnasios estudiados superan la prueba con un mediocre 'aceptable'.

Por apartados, aunque el estado de las instalaciones y los servicios básicos de los gimnasios valencianos analizados logran un 'muy bien' y un 'bien' de nota media final respectivamente, el cuidado del usuario (que se resume en aspectos relacionados con la información facilitada, el seguimiento y control de personalizado y profesional de su estado físico o el propio interés por su salud y nivel de actividad física) sigue siendo mejorable: suspende con un rotundo 'mal'. Las valoraciones difieren con respecto a 2008, pero destaca especialmente el apartado de atención y asesoramiento al cliente por su evolución negativa, que pasa de un 'aceptable' al 'mal' actual.

Las tarifas de los gimnasios dependen en gran medida de sus características y de la variedad de sus servicios. El pago de la matrícula de inscripción, que se paga una única vez, es obligatorio en todos los centros estudiados en Valencia, aunque en el momento de la visita, en uno de ellos no se pagaba y en otro se ofrecían descuentos. El coste medio de la inscripción en los locales con zona de aguas o SPA (por ejemplo piscina, sauna o jacuzzi) asciende a 75 euros, mientras que en aquellos gimnasios sin SPA supone 62 euros. Pero lo que importa es la mensualidad, que paga un cliente que acude todos los días al gimnasio. En Valencia, los centros estudiados cobran una media de 74,5 euros mes a mes, pero de nuevo influye si el centro cuenta o no con zonas de aguas: si disponen de ella la cantidad es a 71 euros y en los gimnasios que no cuentan con SPA la mensualidad media es de 78 euros. Con todo, se recomienda al consumidor que compare precios antes de inscribirse en un gimnasio o en otro. Por ejemplo, en la capital valenciana el gimnasio con la mensualidad más cara (160 euros) obtuvo una calificación media final de 6,2, muy cerca de la del centro más económico (33 euros), un 5,8.

La atención al cliente pierde músculo

Hacer ejercicio físico es beneficioso para la salud cuando se practica de forma controlada o en un estado de salud adecuado. Por ello, es imprescindible que los centros presten una atención preferente al estado de salud de sus usuarios y que cuenten con profesionales acreditados que guíen a los usuarios. En especial, quienes sufren por ejemplo lesiones físicas, fuman, padecen alguna enfermedad coronaria, tienen el colesterol alto o presentan antecedentes familiares de cardiopatía. Sin embargo, EROSKI CONSUMER ha constatado que solo en tres de los ocho gimnasios visitados en Valencia realizan un examen médico previo al nuevo cliente para conocer cuál es su estado físico y no en todos es un chequeo completo: en dos de ellos solo toman las pulsaciones y miden el peso y la altura, etc.

Monitores titulados

Para comenzar en la práctica deportiva se precisa del asesoramiento de un monitor profesional que diseñe las tablas de ejercicios y actividades. En Valencia, en seis los locales visitados confirmaron que ofrecían este servicio, aunque en tres, se observó que no en todas las salas se contaba con un monitor que controlara la correcta ejecución de las actividades de los usuarios.

Además, en siete de los centros aseguraron que sus empleados contaban con la titulación adecuada para llevar a cabo su labor profesional. No obstante, en uno la respuesta ofrecida fue ambigua o confusa, de forma que no quedaba clara la titulación específica del personal.

Valladolid

Gimnasios: analizadas 125 instalaciones en 18 capitales de nuestro país, entre ellas 6 de Valladolid

Empeora la atención y el asesoramiento médico-deportivo de los gimnasios analizados en Valladolid

Los precios medios por acudir a este tipo de instalaciones suponen un desembolso de 38,5 euros por la matrícula y de 41,5 euros por la mensualidad

  En Valladolid, los técnicos de esta revista se hicieron pasar por usuarios interesados en apuntarse y visitaron 6 gimnasios en septiembre. Se analizaron sus tarifas y horarios, el estado de las instalaciones, el equipamiento y los servicios ofertados, además de aspectos relacionados con la seguridad, su accesibilidad, y la atención y asesoramiento al cliente. Así, los locales estudiados en la capital castellana logran una calificación global final de 'aceptable', peor que la media del informe ('bien') y sin cambios con respecto a 2008. Así, uno de los seis gimnasios no logra aprobar el examen de la revista y otros dos se quedan en un mediocre 'aceptable'.

Por apartados, aunque el estado de las instalaciones recibe un 'muy bien', el resto de parámetros presenta bastantes carencias: con un mediocre 'aceptable' se valoraron los apartados de servicios básicos y de horarios y aspectos relacionados con las tarifas. Con todo, en materia de atención y asesoramiento al cliente, los gimnasios analizados suspenden con un 'regular'. Unas notas que apenas han mejorado en el estado de las instalaciones y han empeorado en cuanto a la oferta de servicios y la atención al cliente, en relación con 2008.

Las tarifas de los gimnasios dependen en gran medida de sus características y de la variedad de sus servicios. El pago de la matrícula de inscripción, que se paga una única vez, es obligatorio en cuatro de los seis centros estudiados en Valladolid. El coste medio de la inscripción en los locales con zona de aguas o SPA (por ejemplo piscina, sauna o jacuzzi) asciende a 37 euros, mientras que en aquellos gimnasios sin SPA supone 40 euros. Pero lo que importa es la mensualidad que pagan los clientes por acudir todos los días al gimnasio. En Valladolid, los centros estudiados cobran una media de 41,5 euros mes a mes, pero de nuevo influye si el centro cuenta o no con zonas de aguas: si disponen de ella la cantidad es de 35 euros y en los gimnasios que no cuentan con SPA la mensualidad media es de 48 euros. Con todo, se recomienda al consumidor que compare precios antes de inscribirse en un gimnasio u en otro. Por ejemplo, en la capital vallisoletana el gimnasio con la mensualidad más cara (60 euros) obtuvo una calificación media final de 6,4, similar a la del centro más económico (33 euros), con un 6,6 de nota final.

La atención al cliente pierde músculo

Hacer ejercicio físico es beneficioso para la salud cuando se practica de forma controlada o en un estado de salud adecuado. Por ello, es imprescindible que los centros presten una atención preferente al estado de salud de sus usuarios y que cuenten con profesionales acreditados que guíen a los usuarios. En especial, quienes sufren por ejemplo lesiones físicas, fuman, padecen alguna enfermedad coronaria, tienen el colesterol alto o presentan antecedentes familiares de cardiopatía. Sin embargo, EROSKI CONSUMER ha constatado que en solo dos de los seis gimnasios visitados en Valladolid realizan un examen médico previo al nuevo cliente para conocer cuál es su estado físico. Sin embargo, no se trata de un chequeo completo, únicamente se toman las pulsaciones, medidas de peso y altura, etc.

Monitores titulados

Para comenzar en la práctica deportiva se precisa del asesoramiento de un monitor profesional que diseñe las tablas de ejercicios y actividades. En Valladolid, en cinco de los seis locales visitados confirmaron que ofrecían este servicio. Además, en todos se observó durante las visitas que en todas las salas se contaba con un monitor que controlara la correcta ejecución de las actividades de los usuarios.

Por otra parte, solo en dos de los seis gimnasios analizados en la capital castellana aseguraron que sus empleados contaban con la titulación adecuada para llevar a cabo su labor profesional. En otro no informaron sobre ello y en tres, la respuesta ofrecida fue ambigua o confusa, de forma que no quedaba clara la titulación específica del personal.

Vitoria

Gimnasios: analizadas 125 instalaciones en 18 capitales de nuestro país, entre ellas 5 en Vitoria

La atención y el asesoramiento médico-deportivo de los gimnasios analizados en Vitoria siguen siendo deficientes

Los precios medios por acudir a este tipo de instalaciones suponen un desembolso de 103 euros por la matrícula y de 62,5 euros por la mensualidad

  En Vitoria, los técnicos de esta revista se hicieron pasar por usuarios interesados en apuntarse y visitaron 5 gimnasios en septiembre. Se analizaron sus tarifas y horarios, el estado de las instalaciones, el equipamiento y los servicios ofertados, además de aspectos relacionados con la seguridad, su accesibilidad, y la atención y asesoramiento al cliente. Así, los locales estudiados en la capital alavesa logran una calificación global final de 'bien', en la media del informe y mejor que la nota obtenida en un estudio anterior realizado en 2008 (un 'aceptable'). Pese a todo, uno de los cinco gimnasios estudiados suspende la prueba y otro se queda en el mediocre 'aceptable'.

Por apartados, aunque el estado de las instalaciones y los servicios básicos de los gimnasios vitorianos logran un 'muy bien' y un 'bien' de nota media final respectivamente, el cuidado del usuario (que se resume en aspectos relacionados con la información facilitada, el seguimiento y control de personalizado y profesional de su estado físico o el propio interés por su salud y nivel de actividad física) sigue siendo deficiente: suspende con un 'regular'. Las valoraciones son similares con respecto a 2008.

Las tarifas de los gimnasios dependen en gran medida de sus características y de la variedad de sus servicios. El pago de la matrícula de inscripción, que se paga una única vez, es obligatorio en todos los centros estudiados en Vitoria, aunque en el momento de la visita, en dos no se exigía su pago y en otro se ofrecían descuentos. El coste medio de la inscripción en los locales con zona de aguas o SPA (por ejemplo piscina, sauna o jacuzzi) asciende a 137 euros, mientras que en aquellos gimnasios sin SPA supone 69 euros. Pero lo que importa es la mensualidad que se abona por acudir todos los días al gimnasio. En Vitoria, los centros estudiados cobran una media de 62,5 euros mes a mes, pero de nuevo influye si el centro cuenta o no con zonas de aguas: si disponen de ella la cantidad es a 66 euros y en los gimnasios que no cuentan con SPA la mensualidad media es de 59 euros. Con todo, se recomienda al consumidor que compare precios antes de inscribirse en un gimnasio o en otro. Aun así, en la capital alavesa el gimnasio con la mensualidad más cara (68 euros) obtuvo una calificación media final de 7,7, mientras la del centro más económico (57 euros) suspendió con un 4,7.

La atención al cliente pierde músculo

Hacer ejercicio físico es beneficioso para la salud cuando se practica de forma controlada o en un estado de salud adecuado. Por ello, es imprescindible que los centros presten una atención preferente al estado de salud de sus usuarios y que cuenten con profesionales acreditados que guíen a los usuarios. En especial, quienes sufren por ejemplo lesiones físicas, fuman, padecen alguna enfermedad coronaria, tienen el colesterol alto o presentan antecedentes familiares de cardiopatía. Sin embargo, EROSKI CONSUMER ha constatado que solo en tres de los gimnasios visitados en Vitoria aseguran realizar un examen médico previo al nuevo cliente para conocer cuál es su estado físico. Aun así, entre los que sí lo realizaban, en concreto en dos de ellos, la prueba era completa: chequeo, análisis de masa ósea, toma de la presión arterial, prueba de esfuerzo, etc.

Monitores titulados

Para comenzar en la práctica deportiva se precisa del asesoramiento de un monitor profesional que diseñe las tablas de ejercicios y actividades. En Vitoria, todos los centros visitados confirmaron que ofrecían este servicio. Aunque en dos, se observó que no en todas las salas se contaba con un monitor que controlara la correcta ejecución de las actividades de los usuarios.

Por otra parte, en tres de los centros aseguraron que sus empleados contaban con la titulación adecuada para llevar a cabo su labor profesional. No obstante, en dos se negaron a responder a esta cuestión cuando el técnico de esta revista se interesó por este detalle.

Zaragoza

Gimnasios: analizadas 125 instalaciones en 18 capitales de nuestro país, entre ellas 8 de Zaragoza

La atención y el asesoramiento médico-deportivo de los gimnasios analizados en Zaragoza, aunque mejora, sigue siendo deficiente

Los precios medios por acudir a este tipo de instalaciones suponen un desembolso de 71,5 euros por la matrícula y de 60,5 euros por la mensualidad

  En Zaragoza, los técnicos de esta revista se hicieron pasar por usuarios interesados en apuntarse y visitaron 8 gimnasios en septiembre. Se analizaron sus tarifas y horarios, el estado de las instalaciones, el equipamiento y los servicios ofertados, además de aspectos relacionados con la seguridad, su accesibilidad, y la atención y asesoramiento al cliente. Así, los locales estudiados en la capital aragonesa logran una calificación global final de 'bien', igual que la media del informe y algo mejor que el 'aceptable' logrado en 2008. De hecho, solo uno de los ocho gimnasios estudiados se queda en un mediocre 'aceptable'.

Por apartados, aunque el estado de las instalaciones y la oferta de servicios de los gimnasios zaragozanos analizados logran un 'excelente' y un 'muy bien', respectivamente, de nota media final; el apartado de atención y asesoramiento al cliente suspende con un `regular', dejando en evidencia las carencias en este sentido. En cuanto al apartado de horarios y aspectos relacionados con las tarifas, la valoración final tampoco es del todo satisfactoria, ya que no logra más que un mediocre 'aceptable'. Unas notas que han mejorado, aunque no considerablemente, comparado con las valoraciones otorgadas en 2008.

Las tarifas de los gimnasios dependen en gran medida de sus características y de la variedad de sus servicios. El pago de la matrícula de inscripción, que se paga una única vez, es obligatorio en los ocho centros estudiados en Zaragoza. El coste medio de la inscripción en los locales con zona de aguas o SPA (por ejemplo piscina, sauna o jacuzzi) asciende a 83 euros; mientras que en aquellos gimnasios sin SPA supone 60 euros. Pero lo que importa es la mensualidad que se abona por acudir todos los días al gimnasio. En Zaragoza, los centros estudiados cobran una media de 60,5 euros mes a mes, pero de nuevo influye si el centro cuenta o no con zonas de aguas: si disponen de ella la cantidad es de 66 euros y en los gimnasios que no cuentan con SPA la mensualidad media es de 55. Con todo, se recomienda al consumidor que compare precios antes de inscribirse en un gimnasio o en otro. Por ejemplo, en la capital zaragozana el gimnasio con la mensualidad más cara (90 euros) obtuvo una calificación media final de 7,4, mientras que el centro más económico (40 euros) se quedaba en un 5.

La atención al cliente pierde músculo

Hacer ejercicio físico es beneficioso para la salud cuando se practica de forma controlada o en un estado de salud adecuado. Por ello, es imprescindible que los centros presten una atención preferente al estado de salud de sus usuarios y que cuenten con profesionales acreditados que guíen a los usuarios. En especial, quienes sufren por ejemplo lesiones físicas, fuman, padecen alguna enfermedad coronaria, tienen el colesterol alto o presentan antecedentes familiares de cardiopatía. Sin embargo, EROSKI CONSUMER ha constatado que solo en uno de los ocho gimnasios visitados en Zaragoza realizan un examen médico previo al nuevo cliente para conocer cuál es su estado físico. Sin embargo, no es chequeo completo, únicamente se toman las pulsaciones, medidas de peso y altura, etc.

Monitores titulados

Para comenzar en la práctica deportiva se precisa del asesoramiento de un monitor profesional que diseñe las tablas de ejercicios y actividades. En Zaragoza, en todos los visitados confirmaron que ofrecían este servicio. Además, en la misma proporción se observó durante las visitas que en todas las salas se contaba con un monitor que controlara la correcta ejecución de las actividades de los usuarios.

Por otra parte, en cinco de los ocho centros no dieron información alguna acerca de si sus empleados contaban con la titulación adecuada para llevar a cabo su labor profesional; mientras que en los otros tres casos, la respuesta ofrecida fue ambigua o confusa, de forma que no quedaba clara la titulación específica del personal.

Paginación


Otros servicios


Buscar en

Información de Copyright y aviso legal

Visita nuestro canal Eroski Consumer TV

En EROSKI CONSUMER nos tomamos muy en serio la privacidad de tus datos, aviso legal. © Fundación EROSKI

Fundación EROSKI

Validaciones de esta página

  • : Conformidad con el Nivel Triple-A, de las Directrices de Accesibilidad para el Contenido Web 1.0 del W3C-WAI
  • XHTML: Validación del W3C indicando que este documento es XHTML 1.1 correcto
  • CSS: Validación del W3C indicando que este documento usa CSS de forma correcta
  • RSS: Validación de feedvalidator.org indicando que nuestros titulares RSS tienen un formato correcto