Saltar el menú de navegación e ir al contenido

  • Bienvenido (ES) | Ongi etorri (euskarazko bertsioa) | Benvingut (versió en català) | Benvido (versión en galego)
  • Bienvenido (ES)
  • Boletines
    •  | Baja  | Más opciones |
  • Portadas anteriores

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Medio ambiente > Energía y ciencia

Λ

La ciudad flotante del transporte

Olor a industria y salitre, grúas gigantes de colores primarios escalando hacia el cielo, camiones avanzando en hora punta, miles de contenedores de mercancía apilados, vagones de tren, buques pesados en plena descarga... Así suena la sinfonía diaria en un puerto comercial.

  
Vista panorámica del Puerto de Bilbao desde el monte Serantes (Santurtzi). Rubén García Blázquez

Bajo la batuta de la Autoridad Portuaria

España cuenta con 46 puertos comerciales, espacios regulados por su propia normativa y gestionados por una Autoridad Portuaria, vinculada al Ministerio de Fomento. Entre sus tareas está la de ceder, mediante licencias a las empresas privadas (estibadoras, navieras, de almacenaje y depósito, etc.) un espacio en el puerto para que realicen su actividad con plenas garantías.

  
Agente de la Policía Portuaria controlando el tránsito de pasajeros de un crucero en la estación marítima de Getxo. Rubén García Blázquez
  
El Puerto de Bilbao tiene 350 hectáreas de superficie terrestre y 1.972 de superficie de flotación en las que operan decenas de empresas. Rubén García Blázquez

Creadores de empleo y riqueza

Más de la mitad del comercio exterior español con el resto de la Unión Europea pasa por alguno de nuestros puertos, cuya actividad representa más del 1% del PIB español y da trabajo a cerca de 150.000 personas. Cualquier compañía que exporta sus productos o los importar por mar contrata los servicios de los transitarios, empresas especializadas que gestionan todas las operaciones administrativas y da transporte hasta el lugar de destino. Se ocupan de almacenar la mercancía, de solicitar los permisos, de contratar los seguros y de todos los trámites necesarios para entregar la mercancía en su destino.

  
Fila de camiones esperando el turno para entrar en la terminal de contenedores. Rubén García Blázquez
  
Un buque abandona el muelle de graneles sólidos y cargas secas. Rubén García Blázquez

Mercancías, pasajeros y transporte rodado

En los diversos muelles del puerto operan las empresas estibadoras, que se encargan de cargar y descargar los buques, mediante grúas, las mercancías. Los muelles se dividen y diferencian en función del tipo de carga: los de graneles líquidos, para productos petrolíferos y químicos y aceites; los de sólidos, para chatarras, cemento y minerales; los terminales de contenedores, que admiten productos variados, y los muelles de mercancía general. Los puertos de interés general también disponen de terminales de cruceros y cuentan con muelles habilitados, donde embarcan y desembarcan ferris y barcos que transportan automóviles y camiones.

  
Dique de Poniente y atraque para productos petroliferos (Zierbena). Rubén García Blázquez
  
Muelle de graneles sólidos. Rubén García Blázquez
  
Muelles de mercancía general. Rubén García Blázquez
  
Zona industrial del Puerto de Bilbao. Planta de gas y energía eléctrica. Rubén García Blázquez
  
Embarque de camiones en el ferry Cap Finisterre con destino a Portsmouth desde uno de los muelles provistos con rampa RO-RO. Rubén García Blázquez
  
Salida del ferry Cap Finisterre. Rubén García Blázquez
  
Entrada en la terminal de cruceros del buque Grand Mistral tras su travesía por Brujas, Amsterdam, Dover y Le Havre. Rubén García Blázquez
  
Desembarco de pasajeros del Grand Mistral en la estación marítima de Getxo. Rubén García Blázquez

La versatilidad del contenedor

Además de las grúas, propias del paisaje portuario, si algo llama la atención del espectador profano son los terminales de contenedores. Facilitan las labores de carga y descarga y permiten que un mismo barco viaje con mercancía de múltiples clientes. Además se emplea como una unidad de medida para contabilizar fácilmente la carga: un contenedor de 20 pies, que mide seis metros de largo y puede transportar más de 20 toneladas, equivale a un TEU, una unidad de medida de carga en el transporte marítimo.

  
Vista parcial de la terminal de contenedores desde el monte Serantes (Santurtzi). Rubén García Blázquez
  
Grúa transtainer de una estibadora descargando contenedores del buque Marcalabria. Rubén García Blázquez
  
Grúa transtainer desde otro ángulo. Rubén García Blázquez
  
Transtainer colocando la carga en un remolque con la ayuda de varios operarios. Rubén García Blázquez

Otros 'En imagenes' que pueden interesarte

Otros servicios


Buscar en

Información de Copyright y aviso legal

Visita nuestro canal Eroski Consumer TV

En EROSKI CONSUMER nos tomamos muy en serio la privacidad de tus datos, aviso legal. © Fundación EROSKI

Fundación EROSKI

Validaciones de esta página

  • : Conformidad con el Nivel Triple-A, de las Directrices de Accesibilidad para el Contenido Web 1.0 del W3C-WAI
  • XHTML: Validación del W3C indicando que este documento es XHTML 1.1 correcto
  • CSS: Validación del W3C indicando que este documento usa CSS de forma correcta
  • RSS: Validación de feedvalidator.org indicando que nuestros titulares RSS tienen un formato correcto