Saltar el menú de navegación e ir al contenido

  • Bienvenido (ES) | Ongi etorri (euskarazko bertsioa) | Benvingut (versió en català) | Benvido (versión en galego)
  • Bienvenido (ES)
  • Boletines
    •  | Baja  | Más opciones |
  • Portadas anteriores

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Viajes > Ideas y consejos

Λ

Viajar con niños: el juego de la planificación

Es fundamental conocer con antelación las condiciones del transporte elegido, comparar entre las ofertas y contratar un seguro si se viaja fuera de Europa

  De todo menos divertido. Esta es la conclusión a la que llegan muchos padres cuando se enfrentan a la preparación de un viaje familiar con niños pequeños. Se acabaron los tiempos de mochilero en los que se podía viajar prácticamente con lo puesto, sin saber dónde se iba a dormir, donde se comía a horas intempestivas y se trataba de disfrutar al máximo de las noches en las ciudades visitadas. Cuando se tienen niños, los viajes están reñidos con la improvisación. Las tapas a cualquier hora, las copas nocturnas y las interminables caminatas por verlo todo deben dar paso a un nuevo escenario en el que serán imprescindibles los juegos y las canciones. El espíritu aventurero debe dar el relevo a una ordenada planificación porque además de ahorrar disgustos puede resultar una experiencia rentable para el bolsillo, ya que evita el gasto en objetos olvidados en casa o de los que no disponen los hoteles en los que la familia se va a alojar.

La improvisación no tiene cabida en las maletas. Una correcta planificación exige comparar ofertas entre hoteles (hay muchas promociones tipo 2x1 o niños gratis), consultar las condiciones de los servicios de transporte y suscribir un imprescindible seguro médico si el destino está fuera de Europa. Antes de partir conviene conocer las limitaciones de los transportes, los servicios para niños de que disponen los hoteles y las coberturas de los seguros que se deben contratar.

Transporte: ojo a las limitaciones

  Una de las opciones más cómodas cuando se viaja con niños es hacerlo en el transporte particular. Eso proporciona libertad para elegir las horas del trayecto, los descansos y para poder llevar más equipaje del que se carga cuando se viaja en transporte público. Sin embargo, en muchas ocasiones, es necesario recurrir al tren, el autocar, el avión o incluso el barco. En este caso, antes de partir lo más aconsejable es llamar a la empresa que presta el servicio para conocer su política cuando se viaja con niños.

En la actualidad, en España tienen la consideración de bebés los niños menores de dos años, quienes no necesitan viajar con asiento propio en ningún tipo de transporte (autobús o autocar, avión, tren y barco). Está permitido que los bebés viajen en brazos de un adulto. En este caso no deberán pagar asiento aunque en algunos medios de transporte como el avión se verán obligados a abonar un seguro especial de vuelo, que se debe sacar con la tarjeta de embarque. Por eso, es fundamental que a la hora de comprar los billetes se informe a la compañía de que se va a viajar con un bebé o con más de uno. Incluso cuando se compran los billetes por Internet, las aerolíneas cuentan con un apartado especial para informar de si se viaja con o sin niños y de qué edad.

No obstante, si así se desea los padres pueden pagar un asiento para el bebé. En ese supuesto, se le aplicará la misma tarifa que a los niños, grupo en el que entran los chavales de entre dos y doce años. Este grupo sí que debe tener, por ley, su propio asiento.

En cualquier caso, antes de partir, conviene informarse de las condiciones particulares, normas o reglas de la compañía que presta el servicio:

  • Autobús: algunas compañías de autocares solo permiten viajar con los bebés en brazos ya que no disponen de maxicosi (el portabebés especial para autos) ni de cinturones especiales para anclar el maxicosi particular que pueda llevar la familia a los asientos y que deberá estar homologado. Si no se conoce esta norma, el día de partida la familia puede quedarse en tierra. Por eso, antes de que llegue el momento conviene consultar estas condiciones con la empresa en cuestión.
  • Tren: igualmente, en Renfe solo permiten viajar con los bebés en brazos. Por norma, no disponen de sistemas de seguridad específicos para bebés y prohíben expresamente montar encima de sus asientos cualquier tipo de sillita (tipo maxi cosi).
  • Avión: en los aviones, sin embargo, no se tiene este inconveniente. En su mayoría, las compañías cuentan con portabebés y cinturones especiales para que los pequeños de dos años puedan viajar en asiento propio. No obstante, conviene igualmente contactar con antelación con la compañía y solicitar el portabebés ya que suelen contar con un número de unidades limitado (por lo general solo dos para todo el avión). En otros muchos casos, las aerolíneas no disponen de maxicosis particulares, pero sí de los cinturones especiales para anclar estos dispositivos en el asiento. Se podrán utilizar únicamente si la familia aporta su propio maxicosi o portabebé.

Sea cual sea la política de la aerolínea, el personal de vuelo proporciona siempre el cinturón de seguridad (especialmente durante el despegue y aterrizaje) para el bebé y el personal de vuelo ayuda a colocarlo. En los viajes de largo recorrido, algunas compañías disponen también de cunas pero, igualmente, es preciso solicitarlas con antelación.

Si el menor viaja con sus padres, es aconsejable que estos lleven el libro de familia, sobre todo, en España

Si finalmente se decide que el bebé viaje en asiento propio, deberá pagar la tarifa correspondiente a los niños de entre 2 y 12 años y tendrá derecho a llevar equipaje (hasta 20 kilos en líneas aéreas tradicionales en clase turista y 30 kilos si se viaja en primera). La tarifa, en este caso, varía en función de la compañía y el destino. En vuelos nacionales generalmente se aplica un descuento del 50% sobre el precio del billete de adulto; en vuelos internacionales la reducción puede ser de hasta el 33%.

El consejo: Un buen consejo para cuando se viaja con niños en avión es intentar reservar los asientos de la parte delantera, inmediatamente detrás de la parte "business". Estos asientos ofrecen más lugar para estirarse y son mas convenientes para ir al baño o para levantarse para caminar con el bebé. Cada vez es más frecuente que las compañías aéreas permitan elegir asiento cuando se está haciendo la reserva, incluso por Internet. Si no es así, sería aconsejable llegar al aeropuerto temprano con el objetivo de conseguir esos asientos. Las compañías aéreas suelen guardarlos para familias con niños.

Paginación


Otros servicios


Buscar en

Información de Copyright y aviso legal

Visita nuestro canal Eroski Consumer TV

En EROSKI CONSUMER nos tomamos muy en serio la privacidad de tus datos, aviso legal. © Fundación EROSKI

Fundación EROSKI

Validaciones de esta página

  • : Conformidad con el Nivel Triple-A, de las Directrices de Accesibilidad para el Contenido Web 1.0 del W3C-WAI
  • XHTML: Validación del W3C indicando que este documento es XHTML 1.1 correcto
  • CSS: Validación del W3C indicando que este documento usa CSS de forma correcta
  • RSS: Validación de feedvalidator.org indicando que nuestros titulares RSS tienen un formato correcto