Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Salud > Atención sanitaria

^

Los datos, informaciones, interpretaciones y calificaciones que aparecen en esta información corresponden exclusivamente al momento en que se realizaron y tienen, por tanto, una vigencia limitada.

Seguros médicos privados: analizados precios y coberturas de diez compañías aseguradoras tras solicitar 480 presupuestos

El precio medio de una poliza básica puede variar de una aseguradora a otra más de un 50%

6 cuidades, una a una

 

Seguros Médicos Privados: analizados precios y coberturas de diez compañías aseguradoras tras solicitar telefónicamente 480 presupuestos, entre ellos 80 en A Coruña

El precio de una póliza básica en A Coruña puede variar de una aseguradora a otra hasta un 81%

En 4 ocasiones no se aseguraba a una mujer embarazada de un mes y en otra, aunque sí la aseguraban le pedían un suplemento de más de 2.000 euros

  En el caso de A Coruña, los técnicos de la revista actuaron como clientes potenciales interesados en conocer los precios de la póliza más básica en cobertura y de la más completa. De los 80 presupuestos solicitados telefónicamente, en 4 casos no se aseguraba a la mujer embarazada (en Fiatc y Mapfre Caja Salud) y en otros 8 la compañía solo ofrecía un tipo de seguro con un único precio para cada perfil específico, sin distinguir entre básico y completo (en Aresa, Asisa, Allianz, Axa Winterthur Salud y Sanitas).

El sexo, la edad, la salud, el lugar de residencia y el tipo de póliza que se contrate condicionan el precio final de un seguro médico privado. Pero también influye mucho la compañía. De hecho, en la capital coruñesa las tarifas mensuales del seguro más básico pueden variar hasta un 81%, en función de la aseguradora que se elija. Por ejemplo, un soltero de 35 años que desee contratar en A Coruña un seguro con las coberturas más básicas puede pagar una mensualidad de entre 9 euros en Mapfre Caja Salud (entre las prestaciones más básicas solo le cubriría la medicina privada, los análisis y las pruebas diagnósticas) y 50 euros en Axa Winterthur Salud (cubre, al menos, todas las coberturas básicas como la medicina primaria, las especialidades médicas, la hospitalización, las urgencias, los análisis y las pruebas diagnósticas).

Así, EROSKI CONSUMER comprobó que en la ciudad gallega, las primas medias mensuales más onerosas (teniendo en cuenta únicamente los seguros más básicos y más completos) correspondían a Axa Winterthur Salud (para el soltero), DKV Seguros (para la embarazada), Aresa (para la pareja mayor) y Sanitas (para la familia). Sin embargo, las más económicas se ofrecieron en Mapfre Caja Salud (en dos de los cuatro perfiles).

Respecto al resto de ciudades, en la capital coruñesa se hallaron dos de las primas medias mensuales más competitivas del estudio dentro de las pólizas con las coberturas más básicas. Correspondían a la mujer embarazada y a la familia, que pagaban 40 euros y 112 euros respectivamente; entre un 26% y un 14% más baratas que las medias del estudio: 53 euros de la embarazada y los 130 de la familia. A pesar de eso, en uno de los presupuestos solicitados en la ciudad gallega en DKV Seguros, la mujer tenía que aportar un suplemento de más de 2.000 euros, además de pagar la prima mensual. Por su parte, también en las pólizas con las coberturas más completas se encontró otro de los precios medios más económicos: la mujer embarazada podía hacer un desembolso medio mensual de 60 euros frente a los 76 de la media del resto de ciudades. El resto de tarifas coruñesas se sitúan también por debajo de la media.

En líneas generales, las diferencias en los precios entre las aseguradoras tienen que ver con el número de prestaciones que cada una ofrece al contratar una póliza. Aun así, se ha comprobado que las pólizas más completas incluyen en los cuatro perfiles las prestaciones más básicas (medicina primaria, pediatría, especialidades médicas, hospitalización, urgencias y pruebas diagnósticas), mientras que la tendencia de la mayoría de las compañías en los seguros más básicos es la de no incluir hospitalización. Asimismo, también es muy común contratar únicamente la prestación que más le interese al futuro asegurado (por ejemplo, las especialidades médicas).

Más dinero

Quien asegura su salud no solo paga una prima y se olvida, sino que en muchas ocasiones tiene que pagar un copago, una pequeña cantidad de dinero que el asegurado abona por determinados servicios médicos. Entre las diez compañías consultadas en la capital coruñesa, en Allianz no exigían esta franquicia a ninguno de los perfiles creados por EROSKI CONSUMER. Aresa y Axa no se lo reclamaban al soltero de 35 años ni a la embarazada (esta última compañía, tampoco al matrimonio mayor) y Asisa solo liberaba de esta franquicia a la familia. En el caso de Fiatc, no exigió el copago a ninguno de los tres perfiles que aseguraba (a la embarazada no la cubría). En cifras, el copago medio más económico en A Coruña corresponde a una consulta de medicina general, pediatría y enfermería (en torno a los 2,5 euros), mientras que los servicios más onerosos son la preparación al parto (16,2 euros) y las urgencias (7,5 euros).

Límites en las coberturas

Al contratar una póliza de salud, el asegurado no puede hacer uso al instante de todas las coberturas que ha contratado, sino que tiene que esperar unos meses: son los periodos de carencia. EROSKI CONSUMER comprobó que en la capital coruñesa los cuatro perfiles debían esperar entre 6 y 10 meses para acceder a la cobertura por hospitalización (con y sin intervención quirúrgica). En concreto, la embarazada debía esperar entre 7 y 24 meses para la asistencia al parto. Por lo tanto, en la mayoría de los casos no estaría cubierto el alumbramiento del hijo que espera.

El ciudadano ha de saber, por ejemplo, que no se cubren algunas enfermedades como la de VIH, la drogodependencia y el alcoholismo. Es más, antes de aceptar un cliente, la entidad aseguradora le exige rellenar un cuestionario para evaluar su estado de salud. Si sospechan que puede tener complicaciones de salud en un futuro inmediato, podrían rechazarle e, incluso, excluir la cobertura sanitaria de esa dolencia explícitamente. Es el caso de la mujer embarazada de 35 años (uno de los cuatro perfiles propuestos por EROSKI CONSUMER), a quien en A Coruña no quisieron asegurarla en cuatro ocasiones.

Barcelona

Seguros Médicos Privados: analizados precios y coberturas de diez compañías aseguradoras tras solicitar telefónicamente 480 presupuestos, entre ellos 80 en Barcelona

El precio de una póliza básica en Barcelona puede variar de una aseguradora a otra hasta un 76%

En 2 ocasiones no se aseguraba a una mujer embarazada de un mes y, en otras dos tampoco a una diabética de 60 años

  En el caso de Barcelona, , los técnicos de la revista actuaron como clientes potenciales interesados en conocer los precios de la póliza más básica en cobertura y de la más completa. De los 80 presupuestos solicitados telefónicamente, en 2 casos no se aseguraba a la mujer embarazada y en otros 2 tampoco a la mujer diabética (en los dos casos fue en Fiatc). Asimismo, en 4 de ellos solo se ofrecía un tipo de seguro con un único precio para cada perfil específico, sin distinguir entre básico y completo (ocurrió en Asisa, Adeslas y Sanitas).

El sexo, la edad, la salud, el lugar de residencia y el tipo de póliza que se contrate condicionan el precio final de un seguro médico privado. Pero también influye mucho la compañía. De hecho, en la capital catalana las tarifas mensuales medias del seguro más básico pueden variar hasta un 76%, en función de la aseguradora que se elija. Por ejemplo, un soltero de 35 años que desee contratar en Barcelona un seguro con las coberturas más básicas puede pagar una mensualidad de entre 12 euros en DKV Seguros (póliza que cubre la medicina primaria, la atención de enfermería y ATS y las ambulancias) y 50 euros en Axa Winterthur Salud (en este caso, cubre la medicina primaria, las especialidades médicas, las urgencias, los análisis y las pruebas diagnósticas, pero no la hospitalización).

Así, EROSKI CONSUMER comprobó que en la ciudad condal, en general, las primas medias mensuales más onerosas (teniendo en cuenta únicamente los seguros más básicos y más completos) correspondían a las de Axa Winterthur Salud (con las primas mensuales medias más caras en tres de los cuatro perfiles), mientras que las más económicas se facilitaron en Aresa (en dos de los cuatro perfiles creados).

Respecto al resto de ciudades, en la capital catalana se hallaron dos de las primas medias mensuales más caras del estudio, tanto en el seguro con las coberturas más básicas como en el de las más completas. Por un lado, la mujer embarazada pagaba una media de 65 euros al mes por el primer tipo de póliza (un 17% más que la media de 53 euros) y 85 euros por el segundo tipo (un 10% más cara que la media de 76 euros). Lo mismo ocurre con el matrimonio mayor: en Barcelona pagarían 140 euros por el seguro más básico y 238 por el más completo (por encima de la media de 134 euros y 219 euros, respectivamente). Por su parte, una familia haría el segundo mayor desembolso medio en Barcelona: 136 euros por el más básico y 288 euros por el más completo.

En líneas generales, las diferencias en los precios entre las aseguradoras tienen que ver con el número de prestaciones que cada una ofrece al contratar una póliza. Aun así, se ha comprobado que las pólizas más completas incluyen en los cuatro perfiles las prestaciones más básicas (medicina primaria, pediatría, especialidades médicas, hospitalización, urgencias y pruebas diagnósticas), mientras que la tendencia de la mayoría de las compañías en los seguros más básicos es la de no incluir hospitalización. Asimismo, también es muy común contratar únicamente la prestación que más le interese al futuro asegurado (por ejemplo, las especialidades médicas).

Más dinero

Quien asegura su salud no solo paga una prima y se olvida, sino que en muchas ocasiones tiene que pagar un copago, una pequeña cantidad de dinero que el asegurado abona por determinados servicios médicos. Entre las diez compañías consultadas en la capital catalana, en Allianz y en Axa no exigieron esta franquicia a ninguno de los perfiles creados por EROSKI CONSUMER. Por su parte, la mujer embarazada era el único perfil que no debía pagar copagos en Aresa y Asisa, lo mismo que la familia en Adeslas y Fiatc (esta última entidad tampoco la exigía al soltero; a la embarazada y al matrimonio mayor no los aseguraba). En cifras, el copago medio más económico en Barcelona corresponde a una consulta de enfermería (1,9 euros) y a una de medicina general (2,6 euros), mientras que los servicios más onerosos son la preparación al parto (15,2 euros) y las urgencias (6,7 euros).

Límites en las coberturas

Al contratar una póliza de salud, el asegurado no puede hacer uso al instante de todas las coberturas que ha contratado, sino que tiene que esperar unos meses: son los periodos de carencia. EROSKI CONSUMER comprobó que en la capital catalana los cuatro perfiles debían esperar entre 6 y 10 meses para acceder a la cobertura por hospitalización (con y sin intervención quirúrgica). En concreto, en el caso de la embarazada debe esperar entre 8 y 12 meses para la asistencia al parto. Por lo tanto, en la mayoría de los casos no estaría cubierto el alumbramiento del hijo que espera.

El ciudadano ha de saber, por ejemplo, que no se cubren algunas enfermedades como la de VIH, la drogodependencia y el alcoholismo. Es más, antes de aceptar un cliente, la entidad aseguradora le exige rellenar un cuestionario para evaluar su estado de salud. Si sospechan que puede tener complicaciones de salud en un futuro inmediato, podrían rechazarle e, incluso, excluir la cobertura sanitaria de esa dolencia explícitamente. Es el caso de la mujer diabética de 60 años y la embarazada de 35 años (dos de los cuatro perfiles propuestos por EROSKI CONSUMER), a quienes en Barcelona no quisieron asegurarlas en dos ocasiones respectivamente.

Bilbao

Seguros Médicos Privados: analizados precios y coberturas de diez compañías aseguradoras tras solicitar telefónicamente 480 presupuestos, entre ellos 80 en Bilbao

El precio de una póliza básica en Bilbao puede variar de una aseguradora a otra hasta un 86%

A diferencia de otras ciudades, en la capital vizcaína se aseguraba a la mujer embarazada en todas las ocasiones pero una vez le pidieron un suplemento de más de 2.000 euros

  En el caso de Bilbao, los técnicos de la revista actuaron como clientes potenciales interesados en conocer los precios de la póliza más básica en cobertura y de la más completa. De los 80 presupuestos solicitados telefónicamente, en 7 ocasiones la compañía solo ofrecía un tipo de seguro con un único precio para cada perfil específico, sin distinguir entre básico y completo (en los casos de Aresa, Asisa y Fiatc). Además, en Axa, aunque proporcionaron todos los presupuestos, en una ocasión señalaron que quizás la mujer diabética no podría ser asegurada.

El sexo, la edad, la salud, el lugar de residencia y el tipo de póliza que se contrate condicionan el precio final de un seguro médico privado. Pero también influye mucho la compañía. De hecho, en la capital vizcaína las tarifas mensuales del seguro más básico pueden variar hasta un 86%, en función de la aseguradora que se elija. Por ejemplo, un matrimonio que ronda los 60 años y que desea contratar en Bilbao un seguro con las coberturas más básicas puede pagar una mensualidad de entre 42 euros en Adeslas (entre las prestaciones más básicas le cubriría la medicina primaria, las especialidades médicas, los análisis y las pruebas diagnósticas) y 292 en Allianz (entre las coberturas básicas, cubriría las mismas que en el caso anterior excepto la medicina primaria y se añaden la hospitalización y las urgencias).

Así, EROSKI CONSUMER comprobó que en la capital vizcaína, en general, las primas medias mensuales más onerosas (teniendo en cuenta únicamente los seguros más básicos y más completos) correspondían a las de Allianz (con las primas mensuales medias más caras en tres de los cuatro perfiles), mientras que las más económicas se facilitaron en Caser (para tres de los cuatro perfiles creados).

Respecto al resto de ciudades, en la capital bilbaína casi todas las primas mensuales medias facilitadas por las diez compañías a los cuatro perfiles se encontraban por encima de la media, tanto las de las pólizas con las coberturas más básicas como las de las más completas. Sin embargo, se halló una excepción: aunque el precio medio que debería pagar una familia con dos hijos en Bilbao por una póliza básica sería 148 euros (la más cara del estudio y un 14% más caro que la media), por una póliza completa es todo lo contrario, pagaría la prima más barata del estudio (185 euros, un 25% más barato que los 246 euros de la media). Con todo, es importante destacar que en uno de los presupuestos solicitados en la ciudad bilbaína en Asisa, la mujer embarazada tenía que aportar un suplemento de más de 2.000 euros, además de pagar la prima mensual.

En líneas generales, las diferencias en los precios entre las aseguradoras tienen que ver con el número de prestaciones que cada una ofrece al contratar una póliza. Aun así, se ha comprobado que las pólizas más completas incluyen en los cuatro perfiles las prestaciones más básicas (medicina primaria, pediatría, especialidades médicas, hospitalización, urgencias y pruebas diagnósticas), mientras que la tendencia de la mayoría de las compañías en los seguros más básicos es la de no incluir hospitalización. Asimismo, también es muy común contratar únicamente la prestación que más le interese al futuro asegurado (por ejemplo, las especialidades médicas).

Más dinero

Quien asegura su salud no solo paga una prima y se olvida, sino que en muchas ocasiones tiene que pagar un copago, una pequeña cantidad de dinero que el asegurado abona por determinados servicios médicos. Entre las diez compañías consultadas en la capital bilbaína, en Allianz y en Fiatc no exigían esta franquicia a ninguno de los perfiles creados por EROSKI CONSUMER. Por su parte, Aresa y Axa no se lo reclamaron al soltero de 35 años y esta última tampoco a la embarazada (igual que Mapfre) ni al matrimonio mayor. En cifras, el copago medio más económico en Bilbao corresponde a una consulta de enfermería (2,3 euros) y a una de medicina general (2,6 euros), mientras que los servicios más onerosos son la preparación al parto (7,4 euros) y las urgencias (7,1 euros).

Límites en las coberturas

Al contratar una póliza de salud, el asegurado no puede hacer uso al instante de todas las coberturas que ha contratado, sino que tiene que esperar unos meses: son los periodos de carencia. EROSKI CONSUMER comprobó que en la capital vizcaína los cuatro perfiles debían esperar entre 3 y 12 meses para acceder a la cobertura por hospitalización (con y sin intervención quirúrgica). En concreto, en el caso de la embarazada debía esperar entre 8 y 24 meses para la asistencia al parto. Por lo tanto, en la mayoría de los casos no estaría cubierto el alumbramiento del hijo que espera.

El ciudadano ha de saber, por ejemplo, que no se cubren algunas enfermedades como la de VIH, la drogodependencia y el alcoholismo. Es más, antes de aceptar un cliente, la entidad aseguradora le exige rellenar un cuestionario para evaluar su estado de salud. Si sospechan que puede tener complicaciones de salud en un futuro inmediato, podrían rechazarle e, incluso, excluir la cobertura sanitaria de esa dolencia explícitamente. En Bilbao, por ejemplo, aunque no se rechazó a ninguno de los perfiles creados, a la embarazada le pidieron en una ocasión un suplemento de más de 2.000 euros en Asisa. Es más, en Axa Winterthur Salud a la diabética de 60 años le facilitaron un presupuesto antes de confirmar si podían asegurarla o no.

Madrid

Seguros Médicos Privados: analizados precios y coberturas de diez compañías aseguradoras tras solicitar telefónicamente 480 presupuestos, entre ellos 80 en Madrid

El precio de una póliza básica en Madrid puede variar de una aseguradora a otra hasta un 72%

En 2 casos no se aseguraba a una mujer embarazada de un mes, en otros 2 tampoco a la diabética de 60 años y en 4 ni siquiera al matrimonio mayor

  En el caso de Madrid, los técnicos de la revista actuaron como clientes potenciales interesados en conocer los precios de la póliza más básica en cobertura y de la más completa. De los 80 presupuestos solicitados telefónicamente, en 2 no se aseguraba a la mujer embarazada (Mapfre Caja Salud), en otros 2 tampoco a la diabética (en Fiatc) y en 4 al matrimonio de mayores (Allianz y Axa Winterthur Salud). Además, en DKV Seguros, aunque proporcionaron todos los presupuestos, en dos ocasiones señalaron que quizás la mujer diabética no podría ser asegurada. Asimismo, en 5 ocasiones la compañía sólo ofrecía un tipo de seguro con un único precio para cada perfil específico, sin distinguir entre básico y completo (Asisa y Axa Winterthur Salud).

El sexo, la edad, la salud, el lugar de residencia y el tipo de póliza que se contrate condicionan el precio final de un seguro médico privado. Pero también influye mucho la compañía. De hecho, en la capital madrileña las tarifas mensuales del seguro más básico pueden variar hasta un 72%, en función de la aseguradora que se elija. Por ejemplo, una familia con dos hijos pequeños que desee contratar en Madrid un seguro con las coberturas más básicas puede pagar una mensualidad de entre 61 euros en Mapfre Caja Salud (entre las prestaciones más básicas le cubriría la medicina primaria y pediatría, los análisis y las pruebas diagnósticas) y 218 euros en Allianz (entre las coberturas básicas, cubriría las especialidades médicas, la hospitalización, las urgencias, los análisis y las pruebas diagnósticas).

Así, EROSKI CONSUMER comprobó que en la capital española, en general, las primas medias mensuales más onerosas (teniendo en cuenta únicamente los seguros más básicos y más completos) correspondían a las de Axa Winterthur Salud (para el soltero), Aresa (para la embarazada), Sanitas (para el matrimonio mayor) y DKV Seguros (para la familia). Por el contrario, Mapfre Caja Salud era la compañía que ofrecía las primas medias más competitivas en dos de los cuatro perfiles creados.

Respecto al resto de ciudades, en Madrid las primas medias del seguro con las coberturas más básicas se encontraban en los cuatro perfiles por debajo de la media. Sin embargo, en las pólizas con las coberturas más completas la tendencia era diferente: aunque se halló el precio mensual medio más bajo para el soltero de 35 años (53 euros frente a los 55 euros de la media), también se encontró el más alto para la familia (353 euros frente a los 246 euros de la media).

En líneas generales, las diferencias en los precios entre las aseguradoras tienen que ver con el número de prestaciones que cada una ofrece al contratar una póliza. Aun así, se ha comprobado que las pólizas más completas incluyen en los cuatro perfiles las prestaciones más básicas (medicina primaria, pediatría, especialidades médicas, hospitalización, urgencias y pruebas diagnósticas), mientras que la tendencia de la mayoría de las compañías en los seguros más básicos es la de no incluir hospitalización. Asimismo, también es muy común contratar únicamente la prestación que más le interese al futuro asegurado (por ejemplo, las especialidades médicas).

Más dinero

Quien asegura su salud no solo paga una prima y se olvida, sino que en muchas ocasiones tiene que pagar un copago, una pequeña cantidad de dinero que el asegurado abona por determinados servicios médicos. Entre las diez compañías consultadas en la capital madrileña, en Allianz, Axa y Fiatc no exigieron esta franquicia a ninguno de los tres perfiles creados por EROSKI CONSUMER que aseguraban: el soltero de 35 años, la embarazada y la familia. En ninguno de los tres casos, cubrían al matrimonio mayor. En cifras, el copago medio más económico en Madrid corresponde a una consulta de enfermería (1,7 euros) y a una de medicina general (2,3 euros), mientras que los servicios más onerosos son la preparación al parto (15,8 euros) y las urgencias (6 euros).

Límites en las coberturas

Al contratar una póliza de salud, el asegurado no puede hacer uso al instante de todas las coberturas que ha contratado, sino que tiene que esperar unos meses: son los periodos de carencia. EROSKI CONSUMER comprobó que en la capital madrileña los cuatro perfiles debían esperar entre 3 y 10 meses para acceder a la cobertura por hospitalización (con y sin intervención quirúrgica). En concreto, en el caso de la embarazada debía esperar entre 8 y 24 meses para la asistencia al parto. Por lo tanto, en la mayoría de los casos no estaría cubierto el alumbramiento del hijo que espera.

El ciudadano ha de saber, por ejemplo, que no se cubren algunas enfermedades como la de VIH, la drogodependencia y el alcoholismo. Es más, antes de aceptar un cliente, la entidad aseguradora le exige rellenar un cuestionario para evaluar su estado de salud. Si sospechan que puede tener complicaciones de salud en un futuro inmediato, podrían rechazarle e, incluso, excluir la cobertura sanitaria de esa dolencia explícitamente. Es el caso de la mujer diabética de 60 años y la embarazada de 35 años (dos de los cuatro perfiles propuestos por EROSKI CONSUMER), a quienes en Madrid no quisieron asegurarlas en dos ocasiones respectivamente (al matrimonio en cuatro). Además, a la diabética de 60 años le facilitaron dos presupuestos antes de confirmar si podían asegurarla o no.

Sevilla

Seguros Médicos Privados: analizados precios y coberturas de diez compañías aseguradoras tras solicitar telefónicamente 480 presupuestos, entre ellos 80 en Sevilla

El precio de una póliza básica en Sevilla puede variar de una aseguradora a otra hasta un 82%

En 2 ocasiones no se aseguraba a una mujer embarazada de un mes y, en otras dos tampoco al matrimonio de 60 años

  En el caso de Sevilla, los técnicos de la revista actuaron como clientes potenciales interesados en conocer los precios de la póliza más básica en cobertura y de la más completa. De los 80 presupuestos solicitados telefónicamente, en 2 no se aseguraba a la mujer embarazada (en Caser) y en otros 2 tampoco al matrimonio mayor (en Allianz). Asimismo, en 5 de ellos solo se ofrecía un tipo de seguro con un único precio para cada perfil específico, sin distinguir entre básico y completo (ocurrió en Asisa, Axa Winterthur Salud y Sanitas).

El sexo, la edad, la salud, el lugar de residencia y el tipo de póliza que se contrate condicionan el precio final de un seguro médico privado. Pero también influye mucho la compañía. De hecho, en la capital andaluza las tarifas mensuales del seguro más básico pueden variar hasta un 82%, en función de la aseguradora que se elija. Por ejemplo, un soltero de 35 años que desee contratar en Sevilla un seguro con las coberturas más básicas puede pagar una mensualidad de entre 10 euros en Mapfre Caja Salud (entre las prestaciones más básicas le cubriría la medicina primaria, la hospitalización, las urgencias, los análisis y las pruebas diagnósticas, pero no las especialidades médicas) y 56 euros en Allianz (entre las coberturas básicas, cubre las especialidades médicas, la hospitalización, las urgencias, los análisis y las pruebas diagnósticas, pero no la medicina primaria).

Así, EROSKI CONSUMER comprobó que en la capital sevillana, en general, las primas medias mensuales más onerosas (teniendo en cuenta únicamente los seguros más básicos y más completos) correspondían a las de Axa Winterthur Salud (con las primas mensuales medias más caras en dos de los cuatro perfiles), mientras que las más económicas se facilitaron en Mapfre Caja Salud (para el soltero), Fiatc (para la embarazada), Adeslas (para el matrimonio mayor) y DKV Seguros (para la familia).

Respecto al resto de ciudades, en Sevilla se hallaron dos de las primas medias mensuales más baratas del estudio. En primer lugar, en las pólizas con las coberturas más básicas, correspondía al soltero de 35 años, que podía pagar una media de 31 euros mes a mes, un 14% más barata que la media de 36 euros. En segundo lugar, en las pólizas con las coberturas más completas, el precio mensual para la familia con dos niños pequeños era de una media de 189 euros mes a mes, la segunda cifra más económica del estudio y por debajo de la media de 246 euros de este perfil. El resto de tarifas rondaban la media.

En líneas generales, las diferencias en los precios entre las aseguradoras tienen que ver con el número de prestaciones que cada una ofrece al contratar una póliza. Aun así, se ha comprobado que las pólizas más completas incluyen en los cuatro perfiles las prestaciones más básicas (medicina primaria, pediatría, especialidades médicas, hospitalización, urgencias y pruebas diagnósticas), mientras que la tendencia de la mayoría de las compañías en los seguros más básicos es la de no incluir hospitalización. Asimismo, también es muy común contratar únicamente la prestación que más le interese al futuro asegurado (por ejemplo, las especialidades médicas).

Más dinero

Quien asegura su salud no solo paga una prima y se olvida, sino que en muchas ocasiones tiene que pagar un copago, una pequeña cantidad de dinero que el asegurado abona por determinados servicios médicos. Entre las diez compañías consultadas en la capital sevillana, en Axa y Fiatc no exigieron esta franquicia a ninguno de los perfiles creados por EROSKI CONSUMER. Por su parte, la mujer embarazada era el único perfil que no debía pagar copagos en Aresa y la familia en Asisa y en Sanitas. En Allianz tampoco pedían esta franquicia a ninguno de los tres perfiles que aseguraban (el matrimonio mayor no podría contratar un seguro). En cifras, el copago medio más económico en Sevilla corresponde a una consulta de enfermería (1,6 euros) y a una de medicina general y pediatría (2 euros), mientras que los servicios más onerosos son la preparación al parto (5 euros).

Límites en las coberturas

Al contratar una póliza de salud, el asegurado no puede hacer uso al instante de todas las coberturas que ha contratado, sino que tiene que esperar unos meses: son los periodos de carencia. EROSKI CONSUMER comprobó que en la capital andaluza los cuatro perfiles debían esperar entre 3 y 10 meses para acceder a la cobertura por hospitalización (con y sin intervención quirúrgica). En concreto, en el caso de la embarazada debía esperar entre 8 y 10 meses para la asistencia al parto. Por lo tanto, en la mayoría de los casos no estaría cubierto el alumbramiento del hijo que espera.

El ciudadano ha de saber, por ejemplo, que no se cubren algunas enfermedades como la de VIH, la drogodependencia y el alcoholismo. Es más, antes de aceptar un cliente, la entidad aseguradora le exige rellenar un cuestionario para evaluar su estado de salud. Si sospechan que puede tener complicaciones de salud en un futuro inmediato, podrían rechazarle e, incluso, excluir la cobertura sanitaria de esa dolencia explícitamente. Es el caso del matrimonio mayor de 60 años y la embarazada de 35 años (dos de los cuatro perfiles propuestos por EROSKI CONSUMER), a quienes en Sevilla no quisieron asegurarlas en dos ocasiones respectivamente.

Valencia

Seguros Médicos Privados: analizados precios y coberturas de diez compañías aseguradoras tras solicitar telefónicamente 480 presupuestos, entre ellos 80 en Valencia

El precio de una póliza básica en Valencia puede variar de una aseguradora a otra hasta un 68%

En 2 ocasiones no se aseguraba al matrimonio mayor y en otras dos sí proporcionaron un presupuesto pero señalaron que quizás la mujer diabética no podría ser asegurada

  En el caso de Valencia, los técnicos de la revista actuaron como clientes potenciales interesados en conocer los precios de la póliza más básica en cobertura y de la más completa. De los 80 presupuestos solicitados telefónicamente, en 2 no se aseguraba al matrimonio mayor (en Axa Winterthur) y en otras dos ocasiones sí proporcionaron un presupuesto aunque señalaron que quizás la mujer diabética no podría ser asegurada (en Fiatc). Asimismo, en 5 de ellos sólo se ofrecía un tipo de seguro con un único precio para cada perfil específico, sin distinguir entre básico y completo (ocurrió en Allianz, Asisa y Axa Winterthur).

El sexo, la edad, la salud, el lugar de residencia y el tipo de póliza que se contrate condicionan el precio final de un seguro médico privado. Pero también influye mucho la compañía. De hecho, en la capital valenciana las tarifas mensuales del seguro más básico pueden variar hasta un 68%, en función de la aseguradora que se elija. Por ejemplo, una familia con dos hijos que desee contratar en Valencia un seguro con las coberturas más básicas puede pagar una mensualidad de entre 61 euros en Mapfre Caja Salud (entre las prestaciones más básicas le cubriría la medicina primaria y pediatría, los análisis y las pruebas diagnósticas) y 188 euros en Sanitas (entre las coberturas básicas, cubre las mencionadas en la póliza anterior, más las especialidades médicas y las urgencias).

Así, EROSKI CONSUMER comprobó que en la capital valenciana, en general, las primas medias mensuales más onerosas (teniendo en cuenta únicamente los seguros más básicos y más completos) correspondían a las de Adeslas (con las primas mensuales medias más caras en dos de los cuatro perfiles) y Aresa (con los precios medios más caros en los otros dos perfiles), mientras que las más económicas se facilitaron en Caser (para el soltero), Fiatc (para la embarazada), Allianz (para el matrimonio mayor) y Mapfre Caja Salud (para la familia).

Respecto al resto de ciudades, en Valencia se hallaron dos de las primas medias mensuales más caras del estudio. Tanto en el seguro con las coberturas más básicas como en el de las más completas, correspondía al soltero de 35 años que pagaría una media de 43 euros mes a mes por el primer tipo de póliza (un 21% más que la media de 36 euros) y 57 euros por el segundo tipo de póliza (por encima de la media de 55 euros). Sin embargo, en esta ciudad también se encontraron las tarifas medias más económicas del informe para el matrimonio mayor: por el seguro más básico pagarían 121 euros y por el más completo, haría un desembolso mensual de 200 euros; en ambos casos un 9% por debajo de las medias de 134 euros y 219 euros respectivamente.

En líneas generales, las diferencias en los precios entre las aseguradoras tienen que ver con el número de prestaciones que cada una ofrece al contratar una póliza. Aun así, se ha comprobado que las pólizas más completas incluyen en los cuatro perfiles las prestaciones más básicas (medicina primaria, pediatría, especialidades médicas, hospitalización, urgencias y pruebas diagnósticas), mientras que la tendencia de la mayoría de las compañías en los seguros más básicos es la de no incluir hospitalización. Asimismo, también es muy común contratar únicamente la prestación que más le interese al futuro asegurado (por ejemplo, las especialidades médicas).

Más dinero

Quien asegura su salud no solo paga una prima y se olvida, sino que en muchas ocasiones tiene que pagar un copago, una pequeña cantidad de dinero que el asegurado abona por determinados servicios médicos. Entre las diez compañías consultadas en la capital valenciana, en Allianz y en Fiatc no exigieron esta franquicia a ninguno de los perfiles creados por EROSKI CONSUMER. Por su parte, Aresa y Axa Winterthur Salud tampoco pedían copagos al soltero de 35 años ni a la embarazada. La familia no tenía que hacer ningún desembolso por cada servicio médico Asisa ni tampoco en Axa. En cifras, el copago medio más económico en Valencia corresponde a una consulta de enfermería (2,2 euros) y a una de medicina general y pediatría (en torno a los 2,6 euros), mientras que los servicios más onerosos las urgencias (6,2 euros).

Límites en las coberturas

Al contratar una póliza de salud, el asegurado no puede hacer uso al instante de todas las coberturas que ha contratado, sino que tiene que esperar unos meses: son los periodos de carencia. EROSKI CONSUMER comprobó que en la capital valenciana los cuatro perfiles debían esperar entre 6 y 10 meses para acceder a la cobertura por hospitalización (con y sin intervención quirúrgica). En concreto, en el caso de la embarazada debía esperar entre 8 y 24 meses para la asistencia al parto. Por lo tanto, en la mayoría de los casos no estaría cubierto el alumbramiento del hijo que espera.

El ciudadano ha de saber, por ejemplo, que no se cubren algunas enfermedades como la de VIH, la drogodependencia y el alcoholismo. Es más, antes de aceptar un cliente, la entidad aseguradora le exige rellenar un cuestionario para evaluar su estado de salud. Si sospechan que puede tener complicaciones de salud en un futuro inmediato, podrían rechazarle e, incluso, excluir la cobertura sanitaria de esa dolencia explícitamente. Es el caso de la mujer diabética de 60 años (uno de los cuatro perfiles propuestos por EROSKI CONSUMER), a quien en Valencia le proporcionaron un presupuesto en dos ocasiones, pero señalaron que quizás no podrían asegurarla.

Paginación


Otros servicios


Buscar en

Información de Copyright y aviso legal

Visita nuestro canal Eroski Consumer TV

En EROSKI CONSUMER nos tomamos muy en serio la privacidad de tus datos, aviso legal. © Fundación EROSKI

Fundación EROSKI

Validaciones de esta página

  • : Conformidad con el Nivel Triple-A, de las Directrices de Accesibilidad para el Contenido Web 1.0 del W3C-WAI
  • XHTML: Validación del W3C indicando que este documento es XHTML 1.1 correcto
  • CSS: Validación del W3C indicando que este documento usa CSS de forma correcta
  • RSS: Validación de feedvalidator.org indicando que nuestros titulares RSS tienen un formato correcto