Saltar el menú de navegación e ir al contenido

  • Bienvenido (ES) | Ongi etorri (euskarazko bertsioa) | Benvingut (versió en català) | Benvido (versión en galego)
  • Bienvenido (ES)
  • Boletines
    •  | Baja  | Más opciones |
  • Portadas anteriores

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Salud > Problemas de salud

Λ

La salud de la piel: Acné: cuando el rostro estalla

Para evitar lesiones más graves y duraderas es fundamental acudir al dermatólogo ante la aparición de los primeros granitos

  Juventud, divino tesoro, decía el poeta. Sin embargo, el despertar de esa etapa vital es también una época de revolución hormonal que, en ocasiones, pasa factura al rostro. La mayoría de adolescentes sufre el, a menudo, molesto acné, un problema dermatológico que también puede afectar a los adultos debido a diversas causas. Cuando esto sucede, los dermatólogos aconsejan acudir a su consulta ante la aparición de los primeros granitos para evitar lesiones más graves y duraderas en el tiempo.

El acné es una enfermedad de la piel muy común, visible y antiestética, que se desarrolla en distintas etapas de la vida como la adolescencia, la juventud y la del adulto joven. En estas edades, mostrar una buena imagen corporal es para muchos, determinante.

Es un error dejar pasar el tiempo sin iniciar un tratamiento

Por este motivo, el bienestar psíquico de las personas afectadas, además del alcance de sus lesiones, es una razón de peso suficiente para iniciar un tratamiento que borre el indeseable acné de las regiones corporales afectadas, que son las más ricas en la producción de grasa y, desafortunadamente, las más expuestas y difíciles de esconder: cara, cuello, hombros, espalda y tórax.

El acné y sus lesiones

  El acné vulgar, también llamado polimorfo, aparece en zonas seborreicas localizadas en el rostro y en la parte superior del tórax. El motivo reside en que son áreas de piel ricas en producción de sebo y esto favorece la posterior aparición de las lesiones típicas del acné. La secuencia de los hechos es la siguiente: en la mayoría de los casos, el acné debuta en la adolescencia ya que las hormonas adrenérgicas actúan sobre pequeños vellos invisibles (los folículos pilosos) de la cara y del tronco, que se inflaman. A continuación, se registra un aumento de la grasa que obstruye esos folículos y, en consecuencia, se forman unos granitos rojos que se llenan de pus y otras lesiones más profundas que luego cicatrizan. Por último, en ese terreno graso la bacteria "Propionibacterium acnes", que se encuentra en la superficie de la piel, coloniza las zonas dérmicas ricas en sebo y origina la inflamación característica de estos granos.

  El resultado es un rostro y un tronco salpicados con distintos tipos de granitos (negros, blancos, rojos, con pus y también grandes y dolorosos) que se distribuyen de forma aleatoria. Así, entre las lesiones típicas de esta afección cutánea figuran los sebos (o grasa que aparece primero), los comedones (o típicos poros de la piel que se taponan y a los que se conoce como espinillas, barrillos o puntos negros, aunque también puede haber granos blancos) o las pústulas (aparición de pus en granos rojos). Las pápulas (granos previamente rojos que luego se inflaman), nódulos (lesiones más profundas que duelen), máculas (o zonas de la piel descoloridas detrás de una lesión acnéica que confiere al rostro un aspecto inflamado) y las cicatrices resultantes de las distintas lesiones son otras de las cara del acné.

Más allá de la adolescencia

La cadena de cambios físicos que conducen a la aparición del acné se ralentiza con los años, aunque hay una franja de edad, comprendida entre los 35 y los 40 años, que lo sufre cada vez más. Se trata, especialmente, de mujeres que sufren un estado de nerviosismo por distintos motivos familiares y laborales, a la alimentación y al estrés, factores que pueden perpetuarlo. De hecho, el tipo más frecuente es el acné persistente, el que surge en la adolescencia pero se mantiene en la edad adulta. Pero también existe el "acné de inicio tardío", que surge en personas de más de 25 años que nunca lo habían padecido antes.

Según los últimos datos facilitados por la Asociación Española de Dermatología y Venereología (AEDV), durante la adolescencia y la juventud, el acné es la enfermedad más prevalente, puesto que afecta al 80% de los jóvenes de ambos sexos de entre los 12 y los 18 años, mientras que a partir de los 19 y hasta los 24 años ya afecta a un menor porcentaje, en concreto, a una cuarta parte de los que se encuentran en esa franja de edad.

Paginación


Otros servicios


Buscar en

Información de Copyright y aviso legal

Visita nuestro canal Eroski Consumer TV

En EROSKI CONSUMER nos tomamos muy en serio la privacidad de tus datos, aviso legal. © Fundación EROSKI

Fundación EROSKI

Validaciones de esta página

  • : Conformidad con el Nivel Triple-A, de las Directrices de Accesibilidad para el Contenido Web 1.0 del W3C-WAI
  • XHTML: Validación del W3C indicando que este documento es XHTML 1.1 correcto
  • CSS: Validación del W3C indicando que este documento usa CSS de forma correcta
  • RSS: Validación de feedvalidator.org indicando que nuestros titulares RSS tienen un formato correcto