Saltar el menú de navegación e ir al contenido

  • Bienvenido (ES) | Ongi etorri (euskarazko bertsioa) | Benvingut (versió en català) | Benvido (versión en galego)
  • Bienvenido (ES)
  • Boletines
    •  | Baja  | Más opciones |
  • Portadas anteriores

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Medio ambiente > Medio ambiente urbano

Λ

Contaminación Lumínica: Iluminar más para ver menos

Cada noche, las estrellas nos saludan desde el cielo, pero no siempre las vemos. ¿El culpable? Las cúpulas de luz anaranjada que levitan sobre los núcleos urbanos. Son la causa de la pobre eficiencia del alumbrado público y además, una llamada de atención, más que visible, para desarrollar proyectos que iluminen mejor, y con menos gasto.

  
El resplandor anaranjado de las lámparas de vapor de sodio oculta el cielo estrellado. Ruben García Blázquez
  
España es, junto con Italia y Portugal, el país de la Unión Europea que más derrocha en iluminación. Ruben García Blázquez

Luminarias que lucen mucho y mal

De nada sirve utilizar, por ejemplo, 3.000 vatios para iluminar una calle si la mitad de esa potencia se escapa hacia la atmósfera o hacia las fachadas de las casas colindantes. Es más lógico distribuirlos de forma correcta y ahorrar en el consumo de luz. A pesar de que la normativa actual permite que hasta un 20% de la luz que propagan las luminarias se escape por encima de ellas, la realidad es bien distinta: aún hoy se encuentran modelos que pueden enviar hacia arriba un porcentaje superior. Las luminarias diseñadas en forma de globo que aún se ven en algunos lugares son un ejemplo. Estos modelos deslumbran debido a la gran cantidad de luz indirecta que irradian y apenas iluminan el lugar donde están colocadas. La alternativa es sustituirlas por luminarias con cierre plano y horizontal que emitan toda la luz hacia abajo, donde se concentra todo el tránsito de personas y vehículos.

  
Ejemplo de nula eficiencia. Estas luminarias propagan la luz en horizontal y dejan en penumbra esta calle peatonal. Ruben García Blázquez
  
La lámpara de esta luminaria está colocada en la parte inferior. Lleva una visera para no propagar la luz hacia arriba pero no evita el problema y desperdicia energía. Ruben García Blázquez

Invasión de ecosistemas

La contaminación lumínica también está presente en costas, riberas de lagos, ríos y bosques. Los seres vivos de estos ecosistemas no escapan de la invasión lumínica. La privación de la oscuridad altera, como a las personas, sus ciclos vitales y sus comportamientos. Playas y costas teñidas de franjas luminosas y árboles que parecen navideños en cualquier época el año son postales que deberían de quedar en el recuerdo.

  
La luz de esta playa invade y altera un ecosistema. Ruben García Blázquez

Lámparas de vapor sodio y tecnología LED

La gran parte de las lámparas que hoy pueblan los núcleos habitados son de vapor de sodio de alta presión. Son lámparas de descarga que emiten una luz amarilla monocromática. Hoy en día los diodos emisores de luz, comúnmente llamados LED, están sustituyendo en algunos lugares al vapor de sodio y son la tecnología del futuro. Tienen una mayor eficiencia energética porque iluminan más que las de vapor de sodio con menos vatios, la luz que emiten es más direccional y la durabilidad de las lámparas es muy superior con el consiguiente ahorro de mantenimiento. Por contra llegan a duplicar el precio de las lámparas de vapor de sodio y su luz blanca, además de atraer a más insectos, está generada por un componente azul que debido a su longitud de onda corta se dispersa más en el ambiente.

  
Lámparas LED, de color blanco en primer plano, y anaranjadas de vapor de sodio al fondo. Ruben García Blázquez
  
La luz del vapor de sodio es dispersa y las luminarias necesitan dispositivos externos para dirigirla. Ruben García Blázquez
  
Farola de vapor de sodio encendida durante el crepúsculo. Ruben García Blázquez
  
La vida útil de las lámparas de vapor de sodio, en la imagen, es muy inferior a los LED. Ruben García Blázquez
  
Un técnico ajusta por ordenador la potencia y hora de encendido y apagado de una lámpara LED. Ruben García Blázquez

Puente la Reina, un ejemplo de eficiencia energética

Desde 2008, las calles de la localidad navarra de Puente la Reina se iluminan de forma eficiente. Gracias a una serie de modificaciones, como la integración del grupo óptico en la parte superior de las luminarias y la instalación de reguladores de flujo que permiten disminuir la potencia a partir de la madrugada se ha logrado un ahorro de 15.000 euros anuales en el recibo de la luz. Pero sin que ello suponga una reducción en la visibilidad de sus calles: las lámparas actuales, de vapor de sodio de 70 vatios, consiguen el doble de luz efectiva que las anteriores luminarias de 100 vatios.

  
En Puente la Reina han integrado la lámpara en la parte superior y han eliminado los cristales para evitar la reflexión de la luz hacia los lados. Ruben García Blázquez
  
Una mejor iluminación con un menor consumo. La mayor parte de la luz se dirige a la propia calle, donde se necesita. Ruben García Blázquez

Otros 'En imagenes' que pueden interesarte

Otros servicios


Buscar en

Información de Copyright y aviso legal

Visita nuestro canal Eroski Consumer TV

En EROSKI CONSUMER nos tomamos muy en serio la privacidad de tus datos, aviso legal. © Fundación EROSKI

Fundación EROSKI

Validaciones de esta página

  • : Conformidad con el Nivel Triple-A, de las Directrices de Accesibilidad para el Contenido Web 1.0 del W3C-WAI
  • XHTML: Validación del W3C indicando que este documento es XHTML 1.1 correcto
  • CSS: Validación del W3C indicando que este documento usa CSS de forma correcta
  • RSS: Validación de feedvalidator.org indicando que nuestros titulares RSS tienen un formato correcto