Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Salud > Prevención y hábitos de vida

^

Los datos, informaciones, interpretaciones y calificaciones que aparecen en esta información corresponden exclusivamente al momento en que se realizaron y tienen, por tanto, una vigencia limitada.

Eroski Consumer analiza 143 instalaciones deportivas municipales de 18 ciudades: Las instalaciones deportivas municipales mejoran, aunque los ayuntamientos invierten menos dinero

La mayoría de las instalaciones se encuentra en buen estado de mantenimiento, limpieza, seguridad y accesibilidad, aunque fallan en información y servicios

La limpieza y la seguridad en las instalaciones, lo mejor

  Sin lugar a dudas, la limpieza y conservación de las instalaciones deportivas visitadas es uno de los aspectos más destacados del análisis. Así, la nota media obtenida en este apartado (un 'muy bien') se mantiene con respecto a un estudio similar realizado por esta revista en 2006. Es más, en cuatro años han mejorado, ya que mientras entonces suspendía un 4%, en la actualidad lo hace apenas un 1%.

En este sentido, sólo se encontraron fallos en el estado de conservación de un 11% de los casos analizados. Las deficiencias tenían que ver con el mal estado de las redes en porterías, canastas y similares (en un 10% de los casos) y con la falta de una mano de pintura que delimitara correctamente las zonas de juego (en un 12%), así como con la suciedad y mal estado del pavimento de las estancias visitadas (en un 9%).

Las diferencias entre ciudades son notables. Entre las más equipadas, Vitoria, Barcelona y San Sebastián

Asimismo, entre los más de 600 vestuarios analizados en los 143 centros deportivos incluidos en este estudio, sólo un 2% de ellos y sus duchas eran excesivamente viejos y, entre otros fallos, se observaron algunos casos con puertas sin pomo y con peligro de quedarse encerrado, azulejos rotos, humedades, tuberías oxidadas, etc. (en Alicante, uno de cada cinco necesitaba una reforma). Precisamente, la limpieza e higiene también era buena en la gran mayoría de los vestuarios, sólo un escaso 1% estaba sucio durante la visita.

En seguridad, los resultados también son positivos: sólo el 3,5% de las instalaciones suspende el examen de esta revista (en 2006, esta proporción era del 5%), aunque otro 1,4% debe conformarse con un mediocre 'aceptable' dentro de este apartado (en 2006, sin embargo, eran un 12% los que se quedaban con esta nota). Cabe señalar que la mayoría de las instalaciones deportivas municipales se encuentran convenientemente adaptadas y cuentan con las principales medidas de seguridad (luces de emergencia, extintores). Sin embargo, en un 14% de las instalaciones no se vieron carteles indicadores de salida de emergencia.

Por otro lado, en un 4% se observaron elementos que podían poner en peligro la integridad física de los usuarios: pavimentos deteriorados y con fisuras, zonas con una altura considerable y sin vallar, zonas de obras cercanas a las pistas o canchas de deporte, etc. Estas deficiencias se observaron en dos de cada diez instalaciones de Sevilla.

Además, en casi todas las instalaciones deportivas que tienen piscinas (y ésta estaba abierta, un 71%) contaban con al menos un socorrista en el recinto en el momento de la visita (sólo en un 4% no lo había). Aunque en la única instalación que se analizó en Cádiz en la que había piscina, el socorrista se encontraba trabajando en una oficina sin vigilar la piscina.

Información al usuario y servicios disponibles, aspectos mejorables

Se trata sin duda de los aspectos que peor se cuidan en este tipo de instalaciones. Así, casi una de cada siete instalaciones deportivas municipales visitadas no logra superar el análisis de esta revista y un 25% se debe conformar con un 'aceptable'. En cuatro años, han mejorado en esta materia, ya que en 2006 uno de cada cuatro espacios analizados suspendía la prueba y un 22% se calificaba con un 'aceptable'. Entre otras carencias reseñables, un 11% contaba con una deficiente señalización, ya que no se sabía dónde estaba cada dependencia o a dónde llevaba cada pasillo. Además, un 45% no informaba sobre las normas de uso particulares de cada estancia, un 36% no contaba con carteles con el horario de apertura y cierre del recinto o de los distintos servicios por no hablar de que el buzón de sugerencias se encontraba presente sólo en el 38% de los espacios estudiados.

Entre los servicios ofrecidos a los usuarios, destaca que en el 80% de los recintos analizados, había taquillas guardarropa en los vestuarios. Sin embargo, tan sólo en uno de cada cinco había papeleras o contenedores para el reciclaje y más de la mitad no contaba con servicio de cafetería o bar. Con todo, la existencia de una dependencia sanitaria (bien enfermería o bien botiquín) estaba claramente señalizada en tres de cada cuatro ocasiones.

Acercarse a estas instalaciones no siempre resulta fácil: aunque prácticamente a todas llega el autobús urbano, el metro, el tranvía e incluso el tren, sólo el 36% cuenta con carril bici en sus inmediaciones (la mejor situación se da en Vitoria y San Sebastián).

Paginación


Otros servicios


Buscar en

Información de Copyright y aviso legal

Visita nuestro canal Eroski Consumer TV

En EROSKI CONSUMER nos tomamos muy en serio la privacidad de tus datos, aviso legal. © Fundación EROSKI

Fundación EROSKI

Validaciones de esta página

  • : Conformidad con el Nivel Triple-A, de las Directrices de Accesibilidad para el Contenido Web 1.0 del W3C-WAI
  • XHTML: Validación del W3C indicando que este documento es XHTML 1.1 correcto
  • CSS: Validación del W3C indicando que este documento usa CSS de forma correcta
  • RSS: Validación de feedvalidator.org indicando que nuestros titulares RSS tienen un formato correcto