Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Alimentación > Aprender a comer bien

^

Comer de chiringuito

Los platos y tapas de los bares playeros no son necesariamente de peor calidad o menos saludables, pero conviene elegir con criterio y componer cada día menús equilibrados

Comer de bocadillo, mejor sólo de vez en cuando

En el listado de platos de los chiringuitos, bocadillos y sándwiches ocupan lugar destacado. De tortilla de patata, vegetales con atún, de jamón serrano con tomate, de pechugas de pollo, de queso, de calamares, de ternera... los bocadillos aportan sobre todo hidratos de carbono (del pan) y proteínas de buena calidad (de carnes y pescados) que ayudan a afrontar el día hasta el momento en que se tome una comida o cena más completa. En los bocadillos el pan aporta energía en forma de carbohidratos complejos y almidón (y fibra, sobre todo en las variedades integrales), cierta cantidad de proteínas, algo de grasa y minerales y vitaminas. El contenido del bocadillo es muy importante: nada tienen que ver la pechuga de pavo o pollo con el chorizo y el paté, ni estos últimos con el atún de lata o una loncha de jamón acompañada de tomate. Los productos más grasos, salados y calóricos han de consumirse en cantidades pequeñas y con menor frecuencia. En cualquier caso, los sabrosos y prácticos bocatas no deben sustituir por norma a los platos de cuchara y tenedor, ya que supondría reducir el consumo de alimentos imprescindibles como vegetales, legumbres, carnes y pescados.

Contar calorías

A continuación se indican las calorías que aporta una ración estándar de algunos de los alimentos y platos más consumidos en los chiringuitos.

Ración de alimento (gramos y/o mililitros) Energía (calorías)
Patatas bravas (300 g patatas) + Salsa rosa (100 g) 867 + 580
Pescadito frito (200 g) 422
Aceitunas verdes c/ hueso (15 unidades, 60 g) 66
Queso Manchego (10 taquitos, 50-75 g) 207-311
Croquetas (4 unidades, 100 g) 186
Rabas o calamares (10 unidades, 100 g) 191
Pan (cada rebanada de 4 dedos) 94
Refresco: botellín (225 ml) / lata (300 ml) 90-120
Vaso de tinto de verano (200 ml) 95
Vaso de sangria (200 ml) 142
Caña: 1/5 de cerveza (200 ml) 66

Cantidades de alimentos extraídas de: Tablas de medidas caseras de alimentos. Nutrición y dietética clínica, Jordi Salas Salvado. Ed. Masson.

¿Rebajar el listón de exigencia?

  Un chiringuito que ofrece alimentos y bebidas debe cumplir la normativa de higiene alimentaria y realizar su actividad bajo los principios del Análisis de Peligros y Puntos de Control Críticos (APPCC). Asimismo, ha de aplicar en el establecimiento buenas prácticas de higiene y programas de limpieza y desinfección, además de tratamientos preventivos y programas de control de plagas. Y sus empleados deben tener formación suficiente en cuestiones de manipulación de alimentos y seguridad alimentaria. La Administración asegura que controla estos establecimientos y que sus inspecciones afectan sobre todo al transporte y la conservación de alimentos (no se debe romper la cadena de frío), a la infraestructura del local y a la cualificación del personal. Pero nunca está de más que los consumidores permanezcan atentos y exijan, además de un servicio correcto, unas prácticas adecuadas en estos locales de comidas.

Comer, bien, de chiringuito

  • La comida saludable no está reñida forzosamente con el chiringuito; escoja platos y alimentos frescos y ligeros como ensaladas, sopas frías, gazpachos y salmorejo. Deje el tapeo y los bocadillos para contadas ocasiones.
  • Un plato de arroz o una fideuá que contenga en pequeñas proporciones carne o pescado y verduras es una opción perfecta si se acompaña de una ensalada y fruta de postre.
  • El consumo de pescado crudo o poco cocinado supone un riesgo, por la posible presencia de Anisakis simplex, parásito que puede causar trastornos digestivos y reacciones alérgicas. Exija que se haya congelado con antelación, la ley lo obliga.
  • Asegúrese de que la mayonesa no es casera, sino comercial, y de que las tortillas están bien cuajadas o se han hecho con huevo pasteurizado. Hay que evitar contraer una salmonelosis en vacaciones.
  • Los refrescos, mejor en su versión light: su sabor es parecido y aportan menos calorías y nada de azúcar.
  • El elevado aporte energético, de azúcares y de grasas saturadas de algunos helados y postres dulces aconseja consumirlos con moderación y sólo de vez en cuando.
  • Cervezas, tintos de verano y sangrías son bebidas de baja graduación, pero se ha de controlar su consumo para que no se conviertan en fuente de alcohol y de calorías que acaben comprometiendo la salud y la seguridad.
  • Asegúrese de que el chiringuito cumple los mínimos sanitarios y de que el personal cumple con las normas básicas de higiene.

Paginación


Otros servicios


Buscar en

Información de Copyright y aviso legal

Visita nuestro canal Eroski Consumer TV

En EROSKI CONSUMER nos tomamos muy en serio la privacidad de tus datos, aviso legal. © Fundación EROSKI

Fundación EROSKI

Validaciones de esta página

  • : Conformidad con el Nivel Triple-A, de las Directrices de Accesibilidad para el Contenido Web 1.0 del W3C-WAI
  • XHTML: Validación del W3C indicando que este documento es XHTML 1.1 correcto
  • CSS: Validación del W3C indicando que este documento usa CSS de forma correcta
  • RSS: Validación de feedvalidator.org indicando que nuestros titulares RSS tienen un formato correcto