Saltar el menú de navegación e ir al contenido

  • Bienvenido (ES) | Ongi etorri (euskarazko bertsioa) | Benvingut (versió en català) | Benvido (versión en galego)
  • Bienvenido (ES)
  • Boletines
    •  | Baja  | Más opciones |
  • Portadas anteriores

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Solidaridad > Economía solidaria

Λ

Ayuda domiciliaria: los mejores cuidados, en casa

La ayuda domiciliaria a las personas mayores hace posible que vivan y disfruten la vejez en su propia casa, pero conviene contratar personal titulado y experimentado

  Soledad, tristeza, menos dinero que nunca, deterioro físico y enfermedades... abundan los miedos asociados a una fase tan natural como poco aceptada del ser humano: el envejecimiento. Casi por inercia se tiende a pensar que malestar, dependencia y abandono vienen en un pack indivisible una vez se superan los 70-75 años. Pero no siempre es así. Uno de los factores que influye en la calidad de vida es un entorno agradable. Somos animales de costumbres: nos gusta despertar cada mañana en una habitación que conocemos al dedillo, vivir en el barrio de toda la vida, rodeados de nuestras pertenencias y recuerdos más queridos. En las personas mayores, el abandono del entorno habitual puede causar un fuerte desarraigo emocional, por lo que, en general, conviene no sólo retrasarlo sino incluso evitarlo mientras sea posible.

El problema se manifiesta cuando los ancianos se mantienen firmes en su propósito de no abandonar su casa. Un contexto que provoca apresuradas idas y venidas de los familiares y un temor continuado a que se caigan o sufran un accidente doméstico. Ante esta situación, los servicios de ayuda domiciliaria son una opción eficaz tanto para los mayores como para los familiares que les atienden. En muchos casos, la ayuda personalizada de un profesional que asiste al anciano en las tareas domésticas, en su higiene personal o, simplemente, acompañándole durante unas horas al día se convierte en necesaria esencial. Según las proyecciones que se realizan sobre el aumento de población, en apenas diez años el número de mayores de 65 años crecerá más de un 25%. Las necesidades al respecto, por tanto, se presumen crecientes.

Aunque estos servicios los prestan desde hace años tanto entidades públicas como empresas privadas especializadas en este servicio, no son pocos quienes por ahorrarse unos euros contratan, para cuidar a sus mayores, a particulares que carecen no sólo de la titulación adecuada sino, en ocasiones, incluso de los mínimos conocimientos para realizar la tarea encomendada. Los expertos en salud de EROSKI CONSUMER aconsejan que siempre que se pueda evitar no se cometa el error de priorizar absolutamente el criterio económico frente a la calidad y seguridad del servicio. Pagar un poco menos puede salir muy caro. Saber dónde hay que acudir para solicitar la ayuda domiciliaria pública y, en su caso, conocer las pautas a seguir para contratar una asistencia privada eficaz y no muy cara ayuda a conseguir que los mayores se encuentren en las mejores manos. La guía práctica Cómo atender a los mayores (http://mayores.consumer.es/) informa de un modo muy sencillo y ordenado sobre por qué se envejece, cuáles son las señales de alarma ante las que hay deben reaccionar los familiares, cómo se debe planificar el cuidado de la persona mayor y dónde y cómo pedir ayuda.

Vivir solo y en casa, pero con ayuda

  Los servicios de ayuda a domicilio no sólo prestan asistencia en las labores diarias del hogar, también impiden situaciones de soledad extrema y aislamiento social. Hacer la compra diaria, acudir a una revisión médica o a cualquier otra gestión es cosa bien distinta si se hace solo o acompañado, sobre todo si se superan los 75 años y no se goza de buena salud. Con independencia de que la ayuda a domicilio sea prestada por organismos públicos, empresas privadas o particulares, los servicios que se ofrecen son muy diversos, y conviene conocerlos. La asistencia domiciliaria puede incluir la atención personal del mayor (higiene, seguimiento en la alimentación y medicación, y apoyo en las horas de la comida), y también cuidados especiales (hacer la cama con el enfermo encamado, farmacovigilancia, cambio de pañales...) si el anciano sufre discapacidad o enfermedad. Todo ello, además del apoyo en las labores domésticas -limpieza y orden en el hogar- y del acompañamiento en paseos, lecturas o meriendas.

La ayuda domiciliaria se presta por horas: puede suponer desde un par de horas cada día hasta la asistencia permanente, 24 horas del día los siete días de la semana. Si la persona mayor tiene suerte y disfruta de la ayuda a domicilio ofrecida por entidades públicas, el propio Ayuntamiento o el organismo responsable de prestarla se ocupa de establecer la duración del servicio y sus horarios, tras evaluar la situación personal del solicitante.

Paginación


Otros servicios


Buscar en

Información de Copyright y aviso legal

Visita nuestro canal Eroski Consumer TV

En EROSKI CONSUMER nos tomamos muy en serio la privacidad de tus datos, aviso legal. © Fundación EROSKI

Fundación EROSKI

Validaciones de esta página

  • : Conformidad con el Nivel Triple-A, de las Directrices de Accesibilidad para el Contenido Web 1.0 del W3C-WAI
  • XHTML: Validación del W3C indicando que este documento es XHTML 1.1 correcto
  • CSS: Validación del W3C indicando que este documento usa CSS de forma correcta
  • RSS: Validación de feedvalidator.org indicando que nuestros titulares RSS tienen un formato correcto